Diabetes mellitus

26 julio 2015

Vinculan el peso bajo al nacer con un riesgo más alto de padecer diabetes tipo 2 décadas después

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 21:24

El riesgo de sufrir diabetes tipo 2 podría verse afectado tanto por el peso al nacer como por el estilo de vida, según un estudio reciente.
“Encontramos que tanto el peso bajo al nacer como un estilo de vida malsano se asociaron con un riesgo significativamente más alto de diabetes tipo 2″, comentaron el Dr. Lu Qi, profesor asistente del departamento de nutrición y epidemiología de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard, en Boston, y sus colaboradores, en un comunicado de prensa de la revista BMJ, donde se publicaron los hallazgos el 21 de julio.
Además, el efecto más pronunciado se observó en las personas que tenían un peso bajo al nacer y que también llevaban estilos de vidas malsanos en la edad adulta, halló el equipo de Qi.
¿De qué manera influye el peso por debajo del normal de un recién nacido con el riesgo de una persona de sufrir la diabetes tipo 2 en un momento mucho más tardío en la vida? Una experta no relacionada con el estudio dijo que podría deberse a lo que se conoce como la “hipótesis del genotipo ahorrador”.
Esta teoría mantiene que “el crecimiento fetal deficiente lleva a adaptaciones metabólicas realizadas por el feto en un entorno [uterino] con una cantidad limitada de nutrientes”, explicó la Dra. Patricia Vuguin, endocrinóloga pediátrica del Centro Médico Pediátrico Cohen, en New Hyde Park, Nueva York.
Pero cuando la persona crece y se encuentra rodeada de grandes cantidades de alimentos ricos en calorías y que engordan, “el cuerpo no puede adaptarse y contrae enfermedades crónicas, como la diabetes tipo 2″, explicó.
El estudio de la Universidad de Harvard contó con casi 150,000 hombres y mujeres sanos. Se dio seguimiento a su salud y sus conductas durante entre 20 y 30 años. Los investigadores examinaron el peso al nacer de los participantes y también evaluaron qué tan saludables eran sus estilos de vida, basándose en 5 factores: la dieta, fumar, la actividad física, el consumo de alcohol y la grasa corporal.
Durante el periodo de seguimiento, se diagnosticaron más de 11,700 nuevos casos de diabetes tipo 2 entre los participantes.
El estudio no fue diseñado para determinar causalidad. Pero según el equipo de Qi, hubo asociaciones consistentes entre un peso bajo al nacer y el riesgo de diabetes, y entre un estilo de vida malsano y el riesgo de diabetes, y una interacción significativa entre los dos factores juntos y el riesgo de diabetes.
Esto sugiere que algunos casos de diabetes tipo 2 dependen de que una persona presente tanto factores del inicio de la vida (como tener un peso más bajo de lo normal al nacer) como factores de momentos más tardíos de la vida, como el estilo de vida, dijeron los investigadores.
“Los hallazgos sugieren que la mayoría de los casos de diabetes tipo 2 podrían evitarse con la adopción de un estilo de vida más sano, pero una mejora simultánea de los factores prenatales y los posnatales podría evitar más casos”, concluyó el equipo de Qi.
Vuguin se mostró de acuerdo, diciendo que es probable que prevenir la diabetes “mediante la promoción de una dieta sana debería ser una prioridad, sobre todo para las personas que se expusieron a un entorno deficiente durante su vida fetal”.
Otro experto dijo que es probable que el problema solo vaya a peor. “Con la epidemia de obesidad mundial, incluso entre los adolescentes, ahora sufrimos un ‘doble revés’ [el peso bajo al nacer y el estilo de vida] que provoca un amento de la obesidad y la diabetes en los adultos”, dijo el Dr. Dereck LeRoith, profesor de diabetes en la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

Artículo por HealthDay, traducido por Hola Doctor
FUENTES: Patricia Vuguin, M.D., pediatric endocrinologist, Cohen Children’s Medical Center, New Hyde Park, N.Y.; Derek LeRoith, M.D., professor of medicine, endocrinology, diabetes and bone disease, Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York City; BMJ, news release, July 21, 2015

El tratamiento con pioglitazona no está ligado al cáncer de la vejiga en 10 años, aunque nuevos datos apuntan a un posible riesgo aumentado de cáncer de próstata y cáncer pancreático

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 21:16

La  pioglitazona, del grupo de las tiazolidinedionas  parece estar asociada a un riesgo creciente del cáncer de la vejiga, no obstante nuevos datos sugieren  un riesgo creciente posible para el cáncer de próstata y del cáncer pancreático.
Los nuevos resultados de diez años, a partir de tres amplios análisis  de la base de datos,  fueron publicados recientemente en  JAMA  por James D. Lewis y colaboradores, del centro para la epidemiología y la bioestadística clínicas, de la universidad de Pennsylvania, de Philadelphia.
La  pioglitazona es utilizado actualmente por un cuarto de los pacientes con diabetes tipo 2 en los Estados Unidos. En un estudio grande, de diez años, no encontramos ninguna asociación estadístico significativa entre el uso de la pioglitazona y el riesgo creciente del cáncer de la vejiga, que debe tranquilizar a los clínicos y a los pacientes
Balance en el riesgo
Los nuevos hallazgos salen de un estudio de seguimiento observacional durante 10 años por la FDA(Food and Drug Administration in US) y la EMA(European Medicines Agency). Un análisis de cinco años interino había demostrado un pequeño  riesgo relativo en  1.4 significativo para el  cáncer de la vejiga entre los pacientes que recibían la pioglitazona por más de  2 años. En respuesta, la FDA y EMA revisaron la etiqueta de la droga pero permitieron la comercialización continuada, hasta que finalizaran  los resultados actuales. En uno de los dos editoriales acompañantes a la publicación, Joshua M Sharfstein, MD, del Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, Baltimore, Maryland, y Aaron S Kesselheim, MD, JD, de la  Division of Pharmacoepidemiology and Pharmacoeconomics, Brigham y Women’s Hospital and Harvard Medical School, Boston, Massachusetts, señalan que el caso de la pioglitazona es uno de los ejemplos de la necesidad de la FDA a desarrollar  un marco estandardizado para las decisiones reguladoras sobre seguridad de la droga en situaciones de  incertidumbre. ” Puede no ser factible para que la FDA reconcilie todos los intereses y opiniones competentes sobre cuestiones complejas de la seguridad de la droga. Una meta más realista es un marco riguroso, justo, y transparente que exprese  seguridad de la droga y menos una crisis recurrente y  otra tarea difícil que hacen frente a una agencia muy importante,” señalan en el editorial Sharfstein y Kesselheim .
En un segundo editorial de JAMA el editor diputado ejecutivo Phil B Fontanarosa y otros dos editores declaran que la revista ” continuará repasando los estudios que evalúan la relación potencial entre las drogas, los dispositivos, o los resultados del medicamento  y los eventos adversos. Cada manuscrito será considerado y basado en su validez científica, así como la importancia de los resultados y de los méritos del mensaje principal del estudio.” Publicando los resultados de estos estudios, los editores expresan, “JAMA continuará proporcionando a médicos  la información que puede utilizar en discusiones con los pacientes y los cuerpos reguladores pueden utilizar en decisiones de política sobre las ventajas y los riesgos de varias terapias.”
Los resultados a los 10 años son tranquilizantes, aunque el riesgo no puede ser eleiminado.  Los tres estudios fueron un análisis de  cohorte de 193,099 personas con diabetes en edades a partir de los 40  años, un estudio jerarquizado de 464 pacientes con cáncer de la vejiga comparados con 464 controles, y un estudio de cohorte separado de  236,507 individuos  con diabetes, eso analizaba el riesgo de 10 cánceres adicionales basados en uso contra el no use de la pioglitazona. Todos los datos fueron de  Kaiser Permanente Northern California.
De los  193,099 adultos con diabetes, 34,181  habían recibido pioglitazona durante el seguimiento  y  1261 (0.65%) recibió un diagnóstico de cáncer de la vejiga.
La incidencia cruda del cáncer de la vejiga era 89.8 y 75.9 por 100.000 personas-años en usuarios y no usuarios de la pioglitazona, respectivamente. La etapa del cáncer no se diferenció entre los usuarios de la pioglitazona y los no usuarios. Después de ajustar según los factores de confusión  potenciales, no había asociación entre siempre-utiliza  pioglitazona y  cáncer de la vejiga, con un cociente del peligro (hora) de 1.06. El uso de otras medicaciones para la diabetes tampoco estuvo  asociado con el  riesgo de cáncer de la vejiga. Los resultados fueron similares en el estudio de casos y controles los cuales incluyeron ajustes autoreportados para historia de hábito de fumar, raza/etnicidad y ocupaciones asociadas a cáncer de vejiga, frecuencia de infecciones urinarias y hemoglobina A1c. En este análisis el riesgo relativo para el uso-siempre de pioglitazona no fue significativo con 1.18 (95%  intervalo de confiancia [CI], 0.78 – 1.80).
En un tercer análisis 38,190 individuos(16%) de 236, 507 habían usado siempre poglitazona y 15, 992(6,8%) habían recibido el diagnóstico de algún tipo de cáncer. El uso del pioglitazona estuvo asociado a un incremento en el riesgo de cáncer de próstata, con incidencia cruda de 453 vs 449 por 100,000 personas-años(HR, 1,13; 95% CI,1,02-1,26) y de cáncer pancreático(81 vs 48 por 100,000 personas-año; HR, 1,41; 95% CI, 1,16-1,71). Otros tipos de cáncer no estuvieron significativamente relacionados con el uso de la pioglitazona.
Sin embargo, los autores observan que otras medicaciones de la diabetes también fueron asociadas al cáncer pancreático, que sugiere causalidad reversa porque la hiperglucemia es una manifestación temprana del cáncer pancreático. Esta explicación es apoyada por la observación de que el cáncer pancreático disminuía  con el  tiempo desde el  inicio de la enfermedad. “El incremento de los riesgos de cancer de prostate y de pancreas asociado con el uso de pioglitazona amerita otras investigaciones para analizar si las asociaciones observadas son causales o debido a la ocasión, confusión residual, o causalidad reversa”, concluyeron  Lewis y cols.
JAMA. 2015;314(3):265-277. Abstract
JAMA. 2015;314(3):233-234. Sharfstein Editorial
JAMA. 2015;314(3):235-236. Fontanarosa Editorial

Allogeneic Mesenchymal Precursor Cells in Type 2 Diabetes

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 21:09

1.    Jay S. Skyler(1),Vivian A. Fonseca(2), Karen R. Sega(3),  Julio Rosenstock(4),
on behalf of the MSB-DM003 Investigators
Author Affiliations
1).-Diabetes Research Institute, University of Miami, Miami, FL
2).-Tulane University Health Sciences Center, New Orleans, LA
3).-Mesoblast Inc., New York, NY
4).-Dallas Diabetes and Endocrine Center at Medical City, Dallas, TX
Corresponding author: Jay S. Skyler, jskyler@med.miami.edu.

Abstract
OBJECTIVE To assess the safety, tolerability, and feasibility of adult allogeneic bone marrow–derived mesenchymal precursor cells (MPCs) in type 2 diabetes inadequately controlled with metformin either alone or with one additional oral antidiabetic agent.
RESEARCH DESIGN AND METHODS The study was a dose-escalating randomized placebo-controlled trial assessing one intravenous (IV) infusion of MPCs (rexlemestrocel-L; Mesoblast Inc.) 0.3 × 106/kg (n = 15), 1.0 × 106/kg (n = 15), or 2.0 × 106/kg (n = 15) or placebo (n = 16). Study duration was 12 weeks.
RESULTS Subjects (21 women, 40 men) with a mean ± SD baseline HbA1c 8.3 ± 1.0% (67 ± 10.9 mmol/mol), BMI 33.5 ± 5.5 kg/m2, and diabetes duration 10.1 ± 6.0 years were enrolled at 18 U.S. sites. No acute adverse events (AEs) were associated with infusion. No serious AEs, serious hypoglycemia AEs, or discontinuations due to AEs over 12 weeks were found. No subjects developed donor-specific anti-HLA antibodies or became sensitized. The safety profile was comparable among treatment groups. Compared with placebo, a single IV infusion of rexlemestrocel-L reduced HbA1c at all time points after week 1. The adjusted least squares mean ± SE dose-related differences in HbA1c from placebo in the rexlemestrocel-L groups ranged from −0.1 ± 0.2% (−1.1 ± 2.2 mmol/mol) to −0.4 ± 0.2% (4.4 ± 2.2 mmol/mol) at 8 weeks and from 0.0 ± 0.25% to −0.3 ± 0.25% (−3.3 ± −2.7 mmol/mol) at 12 weeks (P < 0.05 for 2.0 × 106/kg dose at 8 weeks). The clinical target HbA1c <7% (53 mmol/mol) was achieved by 33% (5 of 15) of the subjects who received the 2.0 × 106/kg dose vs. 0% of those who received placebo (P < 0.05).
CONCLUSIONS This short-term study demonstrates the safety and feasibility of up to 246 million MPCs in subjects with type 2 diabetes.

http://care.diabetesjournals.org/content/early/2015/07/01/dc14-2830.abstract

Los agonistas del GLP-1 podrían ayudar a perder peso

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 21:03

Los agonistas del GLP-1 para tratar la diabetes también parecen ayudar a los pacientes a perder peso al cambiar la forma en que el cerebro responde a la comida, sugiere un estudio reciente.
Los investigadores han estado intentando averiguar cómo unos medicamentos basados en las hormonas intestinales, llamados agonistas del receptor de GLP-1, también ayudan a las personas con diabetes tipo 2 a perder el exceso de peso.
Un equipo holandés dijo que los fármacos podrían reducir los antojos y aumentar la satisfacción cuando se come. Los investigadores observaron específicamente al agonista del receptor de GLP-1 inyectable exenatida (Bydureon, Byetta).
Los hallazgos se presentaron recientemente en la reunión anual de la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association, ADA), en Boston. Los estudios presentados en reuniones generalmente se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.
“Cuando uno come, libera varias hormonas. La GLP-1 es una de ellas”, explicó en un comunicado de prensa de la ADA la Dra. Liselotte van Bloemendaal, estudiante doctoral del Centro de Diabetes del Centro Médico de la Universidad VU de Ámsterdam, Holanda.
“Esas hormonas portan información al sistema nervioso central sobre el estatus nutricional para regular el apetito. Usando IRM funcional [que mide la actividad cerebral al detectar cambios en el flujo sanguíneo], observamos los centros de recompensa en los cerebros de individuos obesos con y sin diabetes tipo 2, y medimos la respuesta a la anticipación de beber leche con chocolate mientras recibían un agonista del receptor de GLP-1 por vía intravenosa o un placebo”, explicó.
Cuando se administró el medicamento, el cerebro no anticipó tanto la recompensa del alimento. Los investigadores dijeron que esto podría llevar a una reducción en los antojos. El fármaco también pareció aumentar la sensación de recompensa de los alimentos mientras las personas comían, lo que podría reducir la ingesta en exceso, según van Bloemendaal.
Los hallazgos podrían conducir a nuevos tratamientos para la obesidad, planteó. Van Bloemendaal también desea determinar si estos medicamentos pueden reducir el deseo intenso por las drogas, el alcohol y la nicotina.

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_153016.html

17 julio 2015

La diabetes tipo 2 puede dañar habilidades cognitivas

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 20:29

cien-cerebro-150x150

En apenas dos años, las personas con diabetes tipo 2 podrían contraer problemas con el flujo sanguíneo al cerebro, lo que podría reducir sus habilidades de pensamiento y memoria, sugiere un estudio de tamaño reducido.

“Nuestro hallazgo más importante es que vinculamos la aceleración del declive cognitivo con una regulación dañada del flujo sanguíneo en el cerebro”, señaló la autora principal del estudio, la Dra. Vera Novak, profesora asociada de neurología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, en Boston.

El problema que los investigadores encontraron fue la dilatación de los vasos sanguíneos, que permite que más sangre fluya a través del cerebro. Unas cantidades adecuadas de sangre son esenciales para las habilidades de pensamiento y otras actividades.

Los investigadores encontraron que mientras más altos eran los niveles promedio de glucosa en sangre de una persona en los meses anteriores (medida por Hb A1C), peor era el problema con la dilatación de los vasos sanguíneos, señaló Novak.

El estudio aparece en la edición en línea del 8 de julio de la revista Neurology. Fue financiado por el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento de EE. UU., la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association, ADA), el Centro de Ciencias Clínicas y Traslacionales de la Universidad de Harvard, y el Centro Nacional de Recursos para la Investigación de EE. UU.

En el estudio, los investigadores evaluaron a 40 personas. Su edad promedio era de 66 años. 19 de los voluntarios del estudio tenían diabetes tipo 2, y 21 no sufrían de la enfermedad del azúcar en la sangre.

En la diabetes tipo 2, el cuerpo no usa la insulina con eficiencia, y al final no puede producir suficiente insulina para controlar los niveles de azúcar en la sangre, según la ADA. La insulina es una hormona que es esencial para metabolizar los carbohidratos de los alimentos. Más de 29 millones de personas en Estados Unidos tienen diabetes, y la mayoría tienen diabetes tipo 2, según la ADA.

Los investigadores evaluaron a todos los participantes al inicio del estudio, y una vez más dos años más tarde. Los voluntarios completaron pruebas del pensamiento y la memoria. También se sometieron a IRM para observar el flujo sanguíneo en el cerebro, y a análisis de sangre para medir sus niveles promedio de azúcar en sangre e la inflamación.

A los dos años, los que tenían diabetes tipo 2 presentaban menos capacidad de regular el flujo sanguíneo al cerebro cuando esto resultaba necesario, y puntuaron más bajo en las pruebas de pensamiento y memoria.

En una prueba que observaba el aprendizaje y la memoria, las puntuaciones de los que sufrían de diabetes se redujeron en un promedio del 12 por ciento, de 46 a 41 puntos. Los que no tenían diabetes tipo 2 permanecieron en un promedio de 55 puntos durante los dos años.

Un declive de 46 a 41 equivaldría aproximadamente a recordar 10 palabras en una prueba de memoria la primera vez, y a luego recordar solo 8 o 9 dos años más tarde, explicó Novak. “Fue [en] apenas dos años, eso es lo preocupante”.

Mientras más altos eran los niveles de inflamación, peor era la regulación del flujo sanguíneo, encontró el equipo de investigación. Esto sucedió incluso en las personas que tenían un buen control de su diabetes.

La regulación del flujo sanguíneo se redujo en un 65 por ciento en las personas con diabetes tipo 2, encontraron los investigadores.

El Dr. Marc Gordon, jefe de neurología del Hospital Zucker Hillside del Sistema de Salud Judío North Shore Long Island, en Manhasset, dijo que sugerir que la diabetes tipo 2 está vinculada con una inflamación y un estrés en las células que puede conducir a problemas en los vasos sanguíneos no es algo nuevo.

“Lo nuevo de esto es que están documentando que los cambios en los vasos sanguíneos en respuesta a las circunstancias es lo que parece predecir un declive en la cognición”, señaló Gordon, que también es profesor de neurología y psiquiatría de la Escuela de Medicina Judía Hofstra North Shore Long Island.

En otras palabras, dijo, parece que la incapacidad de los vasos sanguíneos de responder a varias demandas es lo que conduce al problema en el pensamiento, aunque la inflamación también tiene un rol en el daño de los vasos sanguíneos.

En investigaciones anteriores, Novak encontró que el cerebro de una persona con diabetes es, en promedio, unos cinco años más viejo que el cerebro de alguien sin la afección. “En esencia, el cerebro diabético envejece con más rapidez”, planteó.

Los investigadores añadieron que se necesita un estudio con un grupo más numeroso de personas y que dure más tiempo para comprender mejor la forma en que la diabetes tipo 2 podría afectar el flujo sanguíneo al cerebro.
________________________________________
FUENTES: Vera Novak, M.D., Ph.D., associate professor, neurology, Harvard Medical School, and director, Syncope and Falls in the Elderly Laboratory, Beth Israel Deaconess Medical Center, Boston; Marc Gordon, M.D., chief, neurology, Zucker Hillside Hospital, North Shore Long Island Jewish Health System, Manhasset, N.Y., and professor, neurology and psychiatry, Hofstra North Shore-Long Island Jewish School of Medicine; Aug. 4, 2015, Neurology

http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=87272&uid=445164&fuente=inews

El pie de riesgo de acuerdo con su estratificación en pacientes con diabetes mellitus

Filed under: Artículos cubanos — Arturo Hernández Yero @ 20:20

Rev Cubana Endocrinol vol.26 no.2 Ciudad de la Habana mayo.-ago. 2015

Dr. Eduardo Álvarez Seijas(I), MSc. Karel Mena Bouza(II), Dr. Orestes Faget Cepero(I), Dra. Ana Ibis Conesa González(I), Dra. Emma Domínguez Alonso(III)
I)Centro de Atención al Diabético de La Habana (CAD) del Instituto Nacional de Endocrinología (INEN). La Habana, Cuba.
II)Hospital Clinicoquirúrgico “Agustino Neto”. Guantánamo, Cuba.
III)Instituto Nacional de Endocrinología (INEN). La Habana, Cuba.

Alimentos más eficaces para bajar el colesterol

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 20:13

alimentos-sanos

Una lista elaborada por la Harvard Medical School incluye los diez alimentos considerados como los más eficaces para ayudar a bajar el colesterol. Forman parte de ella desde las nueces y el pescado azul a otros alimentos menos reconocidos como la berenjena, la avena, la okra y algunas frutas. La Fundación Española del Corazón contribuye en el ámbito formativo e informativo con la publicación on line de dos semanas de menús adecuados para quienes tienen hipercolesterolemia. En las distintas comidas de cada día deberían estar presentes los alimentos “aliados”, combinados con el resto de los que conforman la dieta.
Los diez alimentos “anticolesterol”
Avena, cebada y otros granos integrales, las legumbres, la berenjena y la okra, los frutos secos, los aceites vegetales (se podría destacar el aceite de oliva), frutas como manzanas, uvas, fresas y cítricos, la soja, el pescado graso y, en caso preciso, los alimentos enriquecidos con esteroles y estanoles y los suplementos de fibra se incluyen en la lista de los alimentos “anticolesterol”. El mayor interés para el consumidor es conocer los componentes de los alimentos y los modos por los que estos son capaces de reducir el colesterol plasmático y, al mismo tiempo, aprender maneras de consumirlos, con el fin de integrarlos de forma habitual en los menús diarios.
-La avena. Aúna en su composición un conjunto de sustancias cuyo efecto ha demostrado la reducción de las tasas de colesterol plasmático: grasas insaturadas (no mucha cantidad, pero sí de buena calidad, como el ácido graso esencial linoleico), avenasterol, fibra y lecitina. El avenasterol es un fitosterol con capacidad de disminuir la absorción de colesterol en el intestino, al igual que la lecitina.
Ideas para consumir avena: la forma tradicional de comer avena es en copos, mezclada con frutas, leche o yogur. Los copos de avena sirven también para espesar cremas y purés y para dar sabor y consistencia a una sopa de verduras-    -La cebada. La cebada comparte con la avena su riqueza en un tipo de fibra soluble, los betaglucanos, que han demostrado ser eficaces en la reducción del colesterol-LDL, el perjudicial. Los efectos hipocolesterolemiantes del consumo de avena o cebada como alimento han sido poco evaluados; sí está más estudiado el efecto de los concentrados de betaglucano. Nuevas investigaciones se centran en el tocotrienol, una forma de vitamina E con potente efecto antioxidante, localizado en las cáscaras de los granos de cebada, avena y arroz, en este último cereal integral, es más abundante. Los ensayos clínicos con sendos compuestos se han realizado en forma de complemento dietético, no como alimento, si bien los consumidores habituales de arroz integral, de avena y de pan integral o de salvado, se beneficiarán de estos efectos.
Ideas de platos con cebada: a la cebada en grano se le puede dar el mismo tratamiento culinario que al arroz, aunque le cuesta más cocerse. Algunas propuestas para probar este saludable cereal son una menestra de verduras salteada con cebada, en ensalada con arroz salvaje, calabacín y bonito o en sopa con lentejas.
-Las legumbres. Algunos fitoquímicos de las leguminosas están implicados de forma directa en la reducción del colesterol sérico y en la prevención de la formación de la capa de ateroma que degenera en enfermedades cardiovasculares. Las lectinas favorecen el transporte de colesterol sanguíneo y su metabolismo y reducen así el riesgo de acumulación en las paredes de las arterias. Las saponinas disminuyen la absorción de colesterol en el tracto digestivo, por lo que su aportación también es beneficiosa. Además, las legumbres tienen fibra e isoflavonas con efectos positivos demostrados en las dislipemias.
Ideas para consumir legumbres: en ensalada, en sopas, cremas, en forma de paté vegetal como el humus elaborado con garbanzos, guarnición de carnes o pescados.
-La berenjena, la okra y frutas como manzanas, uvas, fresas y cítricos. El efecto hipocolesterolemiante de estos vegetales se debe en parte a su aporte de fibra, un compuesto que limita y retrasa la absorción intestinal del colesterol, al favorecer la mezcla con los ácidos biliares y que el conjunto se elimine por las heces. La okra es una hortaliza poco o nada conocida en nuestro entorno, que destaca por su riqueza en fibra soluble y mucílagos. Se come cocida, cruda en ensalada o deshidratada.
-Los frutos secos, en particular las nueces. Las nueces suponen un aporte interesante de ácido alfa-linolénico, que el organismo transforma en ácidos grasos omega-3 y contiene también fitosteroles, ambos reconocidos por su papel en la reducción del colesterol.
Ideas para consumir frutos secos a diario: además de comer un puñado de nueces a diario (4-6 unidades), hay otras formas apetitosas de incorporar y alternar los frutos secos a la dieta: añadirlos a las ensaladas, a platos de arroz, pasta y cuscús, probar las cremas de untar de frutos secos (cacahuete, avellana, semillas de sésamo), preparar dulces y postres que los lleven (bizcochos, magdalenas, compotas).
-Los aceites vegetales, entre los que destaca el aceite de oliva. Este último es rico en ácidos grasos monoinsaturados (ácido oleico), vitamina E y fitosteroles, todos ellos compuestos cardioprotectores.
Idea sana: disponer en la despensa siempre de una botella de aceite de oliva virgen extra, el tipo de aceite de mayor calidad nutricional, y emplear un poco cada día para aliñar las ensaladas y las verduras, acompañar al pan tostado del desayuno, etc.
-La soja. El consumo habitual de soja como leguminosa (o como aceite) aporta una cantidad significativa de grasa de alta calidad nutricional -ácido linoléico y oleico-, lecitina e isoflavonas con repercusiones beneficiosas para el organismo por su eficacia reductora del colesterol sérico. Las isoflavonas, en especial la genisteína, una de las más abundantes en la soja, han demostrado ejercer una acción inhibitoria de la agregación plaquetaria y una actividad antioxidante sobre las lipoproteínas de alta densidad (LDL), lo que ayuda en la disminución del colesterol plasmático.
Ideas para consumirla: la soja en grano se puede preparar hervida o guisada, como cualquier legumbre. A partir de ella se obtienen multitud de derivados como los brotes germinados de soja, la bebida de soja, el tofu, el tempeh, el tamari o salsa de soja, el seitan -que por su aspecto se conoce como “carne vegetal”- o el miso o pasta fermentada, elaborada con las semillas de soja y que da sabor y cuerpo a sopas o cremas.
-El pescado graso. Los pescados azules tienen de media unos diez g de grasa rica en ácidos grasos poliinsaturados de la serie omega-3, como el DHA (docosahexaenoico) y el EPA (eicosahexaenoico), reconocidos por su capacidad para disminuir los triglicéridos plasmáticos, aumentar la vasodilatación arterial, reducir el riesgo de trombosis y la tensión arterial. Todos estos efectos se postulan como protectores de las enfermedades cardiovasculares. No obstante, su efecto sobre los niveles de LDL-colesterol y HDL-colesterol depende del tipo de paciente y de sus niveles iniciales de colesterol.
Ideas para ingerir omega-3: los expertos nutricionistas aconsejan un consumo de pescado azul fresco de dos a tres veces por semana, de 140 g por ración por persona y día. Es obligada la presencia en los menús semanales de pescados azules como las sardinas, boquerones o anchoas, atún, bonito, salmón, verdel o chicharro.
ALIMENTOS ENRIQUECIDOS
Los alimentos enriquecidos o los complementos dietéticos con esteroles y estanoles y con fibra se pueden contemplar como coadyuvantes del tratamiento dietético para el control de la hipercolesterolemia límite o moderada (entre 200 y 249 mg/dl), siempre bajo asesoramiento facultativo. Conviene saber que al tomarlos no siempre se resuelve el problema y que se deben hacer analíticas periódicas para comprobar la evolución de la dislipemia.

http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/enfermedad/2011/08/05/202346.php

Cuestionan la seguridad de los ftalatos usados en plásticos

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 20:01

envases_ftalatos

Los investigadores dijeron que ven un vínculo con la hipertensión y la diabetes en los niños.
Dos sustancias supuestamente más seguras que se usan para reemplazar a una dañina en el plástico y otros productos de consumo suponen riesgos para la salud parecidos, según un nuevo estudio.

Las sustancias diisononil ftalato (DINP) y diisodecil ftalato (DIDP), que pertenecen a una clase de sustancias conocidas como ftalatos, se asocian con un riesgo más alto de hipertensión y diabetes en los niños y en los adolescentes, hallaron los investigadores del Centro Médico Langone de la NYU en la ciudad de Nueva York.

Las dos sustancias se usan durante la fabricación para el fortalecimiento del papel plástico para envolver, jabón, productos cosméticos y envases de alimentos procesados. Se usan como reemplazo de otra sustancia, el di(2-etilhexil) ftalato (DEHP), que anteriormente se había visto que tenía unos efectos nocivos similares en la salud humana, dijeron los investigadores.

“Nuestra investigación se añade a las preocupaciones crecientes con respecto a que las sustancias presentes en el ambiente podrían ser contribuyentes independientes a la resistencia a la insulina, un nivel alto de la presión arterial y otros trastornos metabólicos”, dijo el investigador principal, el Dr. Leonardo Trasande, en un comunicado de prensa del centro médico.

En un estudio publicado en línea el 9 de julio en la revista Hypertension, los investigadores dijeron que por cada aumento de 10 veces de la cantidad de DINP o DIDP consumida, hubo un aumento de 1.1 milímetros de mercurio (mm Hg) en la presión arterial.

Y en un estudio publicado en mayo en la revista Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, los investigadores dijeron que habían descubierto un vínculo entre las concentraciones de DINP y DIDP y un aumento de la resistencia a la insulina, un precursor de la diabetes.

Los investigadores dijeron que uno de cada tres adolescentes con los niveles más altos de DINP presentaba la mayor resistencia a la insulina, mientras que los que tenían las concentraciones más bajas de las sustancias, solamente uno de cada cuatro presentaba una resistencia a la insulina.

Los reguladores europeos prohibieron el DEHP en 2004, y los fabricantes en Estados Unidos empezaron a reemplazar el DEHP por el DINP y el DIDP a lo largo de la última década, dijeron los autores del estudio.

“Las alternativas al DIDP y al DINP incluyen el papel encerado y el papel de aluminio; de hecho, una intervención dietética que introdujo alimentos frescos que no estaban enlatados o envasados en plástico redujo sustancialmente los metabolitos de ftalatos”, dijo Trasande.

“Nuestro estudio añade más preocupaciones sobre la necesidad de realizar pruebas de toxicidad a las sustancias antes de usarlas ampliamente, lo que no se requiere según la actual ley federal”, añadió.

Hay una cantidad de modos “seguros y simples” mediante los cuales se puede limitar la exposición a los ftalatos, dijo Trasande. No ponga comida que esté dentro de envases de plástico o cubierta por papel plástico en el microondas. Lave los envases plásticos de alimentos a mano en lugar de ponerlos en el lavavajillas, donde las sustancias resistentes pueden aumentar la transferencia de las sustancias a los alimentos.

Otro modo de protegerse es evitando el uso de envases de plástico con los números 3, 6 o 7 en el fondo, que indican que contienen ftalatos, dijo Trasande.

FUENTE: NYU Langone Medical Center

http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=87283&uid=445164&fuente=inews

6 julio 2015

Humalog® 200 unidades/ml, la primera insulina de acción rápida concentrada, ya disponible en España

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:42

humalog-200

La nueva formulación está destinada a aquellas personas con diabetes que necesitan más de 20 unidades de insulina de acción rápida cada día.
Lilly lanza en España Humalog® 200 unidades/ml solución inyectable en pluma precargada (insulina lispro en una concentración de 200 unidades/ml) para mejorar el control glucémico en personas con diabetes tipo 1 y tipo 2. Se presenta en una pluma precargada que permite proporcionar la dosis necesaria con la mitad del volumen de inyección que se utilizaría con la presentación de Humalog® (insulina lispro 100 unidades/ml) que se comercializa en España desde 1996.
Humalog 200 unidades/ml solución inyectable en pluma precargada no necesita conversión de dosis, ya que su cálculo se realiza en unidades, como el resto de las insulinas. Además, la pluma KwikPen®, mejorada, permite administrar las dosis necesarias de unidad en unidad, hasta un máximo de 60 unidades. La no conversión de dosis y el mantenimiento del mismo dispositivo de inyección buscan garantizar la seguridad del paciente.
La aparición de Humalog® 200 unidades/ml “puede ayudar a mejorar el cumplimiento terapéutico de la diabetes porque al inyectarse menos volumen de líquido, el paciente puede tener mayor bienestar. Además, los dispositivos de administración de insulina durarán más tiempo, con lo que se necesitará ir menos a la farmacia para adquirir medicación”, indica el Dr. Francisco J. Tinahones, jefe de Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Regional Universitario y del Hospital Universitario Virgen de la Victoria de Málaga. Así, esta nueva alternativa terapéutica proporciona tanto a los pacientes como a los profesionales sanitarios más opciones de tratamiento para satisfacer las necesidades del abordaje individualizado de la diabetes.
“La diabetes es una enfermedad crónica y progresiva que, con el tiempo, suele demandar incrementos de dosis de insulina para mejorar el control glucémico del paciente. Con el lanzamiento de la primera insulina de acción rápida de 200 unidades/ml reafirmamos nuestro compromiso de buscar respuestas para las necesidades de las personas con diabetes”, explica el Dr. Jesús Reviriego, director médico de Lilly Diabetes.
La nueva formulación de Humalog® 200 unidades/ml está destinada a personas con diabetes que necesitan más de 20 unidades de insulina de acción rápida cada día. “Estos son los pacientes que más notarán los beneficios de una mayor reducción del volumen de líquido”, continúa el Dr. Tinahones.
Según un estudio realizado a nivel europeo con datos de más de 6.600 pacientes1, la media de unidades de insulina de acción rápida que se administran las personas con diabetes tipo 1 y tipo 2 se encuentra alrededor de las 20 unidades al día. “Los pacientes que utilizan estas dosis son los que encontrarán un mayor beneficio en esta nueva formulación.”, detalla el Dr. Tinahones.
La aprobación de Humalog® 200 unidades/ml se basó en un estudio clínico de farmacocinética y farmacodinámica que demostró la bioequivalencia de esta nueva formulación respecto a la de Humalog 100 unidades/ml.

Evolución de la pluma precargada KwikPen®
Los avances también se han extendido a la pluma precargada KwikPen®. La nueva versión de la pluma contiene 600 unidades de insulina, es decir, el doble del contenido que se incluía en Humalog® (insulina lispro 100 unidades/ml), sin necesidad de convertir las dosis, lo que permite a los pacientes utilizar menos plumas y alargar los plazos de visita a la oficina de farmacia para adquirir más medicación. “Además, el uso de este nuevo dispositivo es verdaderamente fácil e intuitivo”, remarca el Dr. Tinahones.
Lilly recibió la autorización de comercialización de Humalog® 200 unidades/ml solución inyectable en pluma precargada por parte de la Comisión Europea en octubre de 2014.

Referencias:
1 GfK® Diabetes Tracker Iberia 2015
2 International Diabetes Federation. Diabetes Atlas, 6th Edition: Fact Sheet. 2013.
Fuente: http://www.vademecum.es/noticia-150701

4 julio 2015

Manejo de la diabetes en pacientes con enfermedad renal crónica

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 14:49

Diabetes y nefropatía diabética
La diabetes mellitus es una epidemia creciente y es la causa más común de enfermedad renal crónica e insuficiencia renal. Una guía actualizada de manejo para el médico práctico.

Autor: Allison J Hahr and Mark E Molitch Clinical Diabetes and Endocrinology 2015, 1:2 Management of diabetes mellitus in patients with chronic kidney disease
En el sitio IntraMed

Página siguiente »

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus