Diabetes mellitus

20 abril 2015

El mal olor corporal tiene los días contados

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:01

Descubren una vía genética bacteriana implicada en la producción del olor corporal.
Para muchas personas, el olor corporal es un desafortunado efecto secundario de su vida cotidiana y es causado por las bacterias en la piel que rompen las moléculas secretadas naturalmente presentes en el sudor. Ahora, investigadores de la Universidad de York, en Reino Unido, en colaboración con Unilever, han estudiado el microbioma de las axilas e identificado un conjunto único de enzimas en la bacteria ‘Staphylococcus hominis’ que es eficaz a la hora romper las moléculas de sudor en compuestos conocidos como tioalcoholes, un componente importante del característico mal olor corporal.
En el trabajo, presentado en la Conferencia Anual de la Sociedad para la Microbiología General que se celebra en Birmingham, Reino Unido, el equipo de científicos evaluó la capacidad de más de 150 bacterias aisladas de muestras de piel de la axila para producir malos olores.
Luego, identificaron los genes que codifican las proteínas responsables de la producción de los tioalcoholes, que son acres en pequeñas cantidades, como una parte por trillón. Un gen en particular presente en ‘S. Hominis’ se encuentra también en otras dos especies de ‘Staphylococcus’, que también mostraron ser fuertes productores de tioalcohol.
Para confirmar que estos genes eran necesarios y suficientes para la producción del mal olor, el equipo los llevó a la bacteria de laboratorio ‘Escherichia coli’, que fue entonces capaz de producir el mal olor corporal cuando se cultivó en presencia de moléculas de sudor humano.
“Este trabajo es un avance significativo en nuestra comprensión de los procesos bioquímicos específicos involucrados en la producción del olor corporal. Fue sorprendente que esta vía en particular del olor corporal se rige por sólo un pequeño número de las muchas especies bacterianas que residen en la axila. Hemos abierto la posibilidad de inhibir la formación de olor corporal usando compuestos diseñados para apuntar a las proteínas específicas que controlan la liberación de malos olores”, señala el director de la investigación, Dan Bawdon, de la Universidad de York.
Aunque estos tioalcoholes se conocían desde hace mucho tiempo por participar en el olor corporal, se sabía poco sobre la forma en que eran producidos por las bacterias en la axila. Los desodorantes y antitranspirantes tradicionales actúan matando no selectivamente las bacterias de la axila o mediante el bloqueo de nuestras glándulas sudoríparas, respectivamente, pero los autores de este trabajo esperan que sus hallazgos se utilicen para producir compuestos que se dirijan específicamente a la producción de tioalcohol, dejando la microbiota de las axilas intacta.

http://www.elmedicointeractivo.com/noticias/internacional/132570/el-mal-olor-corporal-tiene-los-dias-contados

Mecanismos biológicos adaptativos que “defienden” el peso

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 8:47

¿Por qué es tan difícil bajar de peso?
Las estrategias para el descenso de peso deben considerar los mecanismos biológicos que se oponen a ello.

En el sitio IntraMed

La teneligliptina es un nuevo fármaco util para la estabilización de las fluctuaciones de la glucemia durante el día

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 8:41

La teneligliptina es un inhibidor de la dipeptidil peptidasa 4 que estabiliza las fluctuaciones de la glucemia durante todo el día y, por consiguiente, podría suprimir la progresión de las complicaciones diabéticas.

En el sitio IntraMed

Los cardiólogos ratifican bajar la presión arterial a menos de 140/90 mmHg para prevenir ataques cardiacos e ictus

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:36

esfigmomanometro

Las cifras más bajas de 130/80 mmHg puede ser apropiada en algunos individuos con enfermedad cardiaca que ya han experimentado un derrame cerebral o ataque al corazón previo.
Una nueva declaración científica emitida conjuntamente por la Asociación Americana del Corazón, el Colegio Americano de Cardiología y la Sociedad Americana de Hipertensión refuerza el objetivo de reducir a menos de 140/90 mmHg para prevenir ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares en pacientes con hipertensión y enfermedad de la arteria coronaria.
El documento, publicado en la revista ‘Hypertension’, sugiere también reducir la presión arterial a menos 130/80 mmHg en algunos individuos con enfermedad cardiaca que ya han experimentado un derrame cerebral, ataque al corazón o pequeño ictus u otros trastornos cardiovasculares como un estrechamiento de las arterias de las piernas o aneurisma de la aorta abdominal.
La nueva declaración ofrece un resumen del tratamiento de la hipertensión en los pacientes que tienen la presión arterial alta y que han sufrido un accidente cerebrovascular, ataque cardiaco o algunas otras formas de enfermedades del corazón, subraya Elliott Antman, presidente de la Asociación Americana del Corazón y profesor de Medicina de la Facultad de Medicina de Harvard, Estados Unidos.
“El comité de redacción refuerza el objetivo de menos de 140/90 para prevenir ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares en pacientes con hipertensión y enfermedad de la arteria coronaria -subraya–. Esto es importante porque ha surgido confusión en la comunidad clínica en el último año en relación con el objetivo apropiado a la hora de gestionar la presión arterial en la población en general”.
Según la declaración, realizada por expertos reconocidos internacionalmente en el ámbito de la cardiología y la investigación de la presión arterial alta, una meta más baja de menos de 130/80 mmHg puede ser apropiada en algunos individuos con enfermedad cardiaca que ya han experimentado un derrame cerebral, ataque al corazón o mini-ictus (también llamado un ataque isquémico transitorio o AIT) u otras patologías cardiovasculares.
Bajar la presión sanguínea se puede realizar de forma segura y la gran mayoría de las personas no tendrá problemas cuando se utilicen los medicamentos estándar, escribe el comité. Sin embargo, estos expertos recomiendan que los médicos tengan precaución en pacientes con obstrucciones de las arterias coronarias, aconsejando que la presión arterial se debe bajar lentamente y no esforzarse por reducir la presión arterial diastólica (número inferior) a menos de 60 mmHg, particularmente en mayores de 60 años.
La declaración ofrece recomendaciones específicas basadas en la evidencia y contraindicaciones para ayudar a los médicos a seleccionar qué medicamentos antihipertensivos usar en pacientes con diversos tipos de enfermedades del corazón. Para la mayoría de los enfermos, eso supone tomar un betabloqueante solo o en combinación con otras clases de fármacos.
“En el espectro de fármacos disponibles para el tratamiento de la hipertensión, los betabloqueantes asumen un lugar central en los pacientes con enfermedad arterial coronaria”, resalta Clive Rosendorff, presidente del comité de redacción de la declaración, profesor de Medicina en la Escuela Icahn de Medicina del Centro Médico de Mount Sinai, en Nueva York, y director de educación médica de postgrado en la Administración de Ancianos en el Bronx, Nueva York.
Además de su efecto sobre la presión arterial, los betabloqueadores disminuyen la frecuencia cardiaca y reducen la fuerza de la contracción cardiaca, lo que rebaja el consumo de oxígeno del corazón. También aumentan el flujo de sangre al corazón al prolongar el tiempo entre las contracciones, que es cuando la sangre fluye hacia el músculo cardiaco.
“Además de tratar la hipertensión, esta declaración también reconoce la importancia de la modificación de otros factores de riesgo de ataque cardiaco, accidente cerebrovascular y otras enfermedades vasculares, incluyendo la obesidad abdominal, niveles anormales de colesterol, la diabetes y el tabaquismo”, resalta Rosendorff.

http://www.elmedicointeractivo.com/noticias/internacional/132458/los-cardiologos-ratifican-bajar-la-presion-arterial-a-menos-de-14090-mmhg-para-prevenir-ataques-cardiacos-e-ictus

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus