Diabetes mellitus

30 agosto 2013

¿Deberían todas las personas mayores de 65 tomar estatinas?

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:20

pildoras-en-mano

Los hombres y las mujeres mayores de 65 años de edad que están en riesgo de sufrir alguna enfermedad cardiovascular, pero de los que no se sabe que tengan problemas cardiacos, podrían beneficiarse de los medicamentos para bajar el colesterol, sugiere un estudio reciente.

Los investigadores afirmaron que las estatinas, como el Crestor y el Lipitor, pueden reducir el riesgo de ataque cardiaco y de accidente cerebrovascular (ACV), aunque no parece que eviten la muerte por enfermedad cardiovascular o por otras causas a corto plazo.

“Esta es la primera vez que se demuestra el beneficio que reportan estos medicamentos en esta población de pacientes”, afirmó el autor principal del estudio, el Dr. Pasquale Perrone-Filardi, del departamento de ciencias biomédicas avanzadas de la Universidad Federico II de Nápoles, en Italia.

Estos hallazgos cubren una brecha en las actuales directrices, según Perrone-Filardi. Hasta la fecha, no ha habido ninguna evidencia firme de que las estatinas beneficien a los pacientes que no hayan tenido un ataque cardiaco o un ACV, afirmó. Tampoco ha habido una evidencia que muestre los beneficios de tomar los medicamentos para lo que se llama la prevención primaria.

“[Estos nuevos datos] no [me harían] recomendar a todos los pacientes más mayores que tomasen estatinas, pero quizá sí a los pacientes con hipertensión o aterosclerosis”, señaló Perrone-Filardi.

Para el nuevo estudio, el equipo de Perrone-Filardi revisó los datos de ocho ensayos publicados con anterioridad que contaron con casi 25,000 participantes. Estos pacientes estaban en riesgo de contraer alguna enfermedad cardiovascular, pero no habían sufrido ningún ataque cardiaco o ACV previos.

Este tipo de estudio, llamado metaanálisis, intenta encontrar patrones comunes en los datos de varios ensayos no relacionados entre sí.

En estos ensayos, en los que se comparaban las estatinas y placebos en pacientes a los que se realizó un seguimiento promedio de tres años y medio, las estatinas redujeron el riesgo de ataque cardiaco en aproximadamente un 29 por ciento y el de ACV en casi un 24 por ciento, hallaron los investigadores.

Sin embargo, con respecto a la prevención de la muerte por cualquier causa, las estatinas no tuvieron ningún efecto, afirmaron los investigadores.

A pesar de los nuevos hallazgos, Perrone-Filardi no cree que todas las personas mayores de 65 deban tomar estatinas. Los pacientes que se beneficiarían son los que tienen un riesgo alto de enfermedades cardiovasculares, indicó.

“El problema es que la edad es uno de los factores de riesgo principales de las enfermedades cardiovasculares, así que resulta difícil detectar en la población de personas mayores quiénes son los que tienen un riesgo cardiovascular muy alto”, afirmó.

El estudio, que no fue financiado por ninguna farmacéutica ni por ninguna otra fuente externa, fue publicado el 28 de agosto en la revista Journal of the American College of Cardiology.

En Estados Unidos, las directrices ya recomiendan las estatinas para la prevención primaria del ataque cardiaco y el ACV, indicó un experto.

“Se ha demostrado que las estatinas reducen sustancialmente los eventos cardiovasculares mortales y no mortales en los individuos en los que no sabe si tienen una enfermedad cardiovascular, incluso en hombres y mujeres con un nivel de colesterol que se considera normal”, afirmó el Dr. Gregg Fonarow, vocero de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).

Las directrices de Estados Unidos recomiendan la terapia de estatinas para la prevención primaria en hombres y mujeres independientemente de su edad. Las directrices de la Sociedad Europea de Cardiología (European Society of Cardiology), sin embargo, no recomiendan el uso de las estatinas en las personas mayores, señaló Fonarow.

Los beneficios de las estatinas superan a los riesgos para la prevención primaria en los ensayos clínicos realizados hasta ahora, afirmó Fonarow, profesor de cardiología de la Universidad de California, en Los Ángeles.

“Dado que las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la causa principal de muerte, discapacidad y de gastos en la atención de la salud, tanto en hombres como en mujeres a partir de 65 años de edad (la mayoría de los hombres y mujeres en este rango de edad tienen un riesgo intermedio o alto de sufrir algún evento cardiovascular), las estatinas, junto con una dieta sana y el ejercicio de forma regular, representa una de las… estrategias más efectivas para la salud cardiovascular individual y a nivel poblacional”, señaló Fonarow.

Los costos son algo a tomar en cuenta para cualquier medicamento que se toma con regularidad. En la edición de abril de 2012 de la revista Consumer Reports se afirmaba que el costo de las estatinas variaba mucho, desde unos 12 dólares hasta más de 500 dólares al mes. No obstante, el artículo hablaba de estatinas genéricas que pueden valer solo unos pocos dólares al mes si los proporcionan los programas de alguna cadena de tiendas importante.

MIÉRCOLES, 28 de agosto (HealthDay News) —

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Pasquale Perrone-Filardi, M.D., Ph.D., department of advanced biomedical sciences, Federico II University, Naples, Italy; Gregg Fonarow, M.D., spokesman, American Heart Association, and professor, cardiology, University of California, Los Angeles; April 22, 2012, Consumer Reports Health Best Buy Drugs: Statin Drugs to Treat High Cholesterol and Heart Disease; Aug. 28, 2013, Journal of the American College of Cardiology

HealthDay

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_140212.html

Un estudio podría explicar el motivo de que algunas personas obesas no contraigan diabetes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:13

Un nivel relativamente bajo de inflamación podría ser la clave, afirman los investigadores.

Generalmente se cree que los obesos están en mayor riesgo de contraer diabetes tipo 2 y enfermedades cardiacas, pero un estudio reciente sugiere que el riesgo podría tener que ver más con la inflamación que con el peso excesivo.

Investigadores de Irlanda reportan que la inflamación crónica podría afectar el riesgo de enfermedad cardiaca y diabetes, que son provocadas por los llamados factores metabólicos, que incluyen una glucemia alta, hipertensión y colesterol alto. Los hallazgos podrían ayudar a explicar por qué hasta el 35 por ciento de los obesos no se ven afectados por los trastornos metabólicos, un fenómeno que se conoce como obesos metabólicamente sanos.

“En nuestro estudio, las personas metabólicamente sanas (tanto las obesas como las no obesas) tenían unos niveles más bajos de una variedad de marcadores de la inflamación”, aseguró en un comunicado de prensa de la Sociedad Endocrina (Endocrine Society) la autora del estudio, Catherine Phillips, del Colegio Universitario de Cork. “Independientemente del índice de masa corporal, las personas con perfiles favorables de inflamación también tendían a tener unos perfiles metabólicos saludables”.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores examinaron información sobre 2,040 personas entre los 50 y los 60 años de edad que participaron en el Estudio de diabetes y enfermedades cardiacas de Cork y Kerry.

Los participantes fueron encuestados sobre su estilo de vida, y se sometieron a exámenes físicos y pruebas sanguíneas para evaluar su índice de masa corporal (IMC, una medida basada en la estatura y el peso), su perfil metabólico y su nivel de inflamación.

Tras examinar ciertas señales de inflamación, los investigadores hallaron que los que no estaban afectados por trastornos metabólicos tenían unos conteos más bajos de glóbulos blancos y de proteínas de respuesta a la fase aguda, que por lo general se elevan en respuesta a la inflamación.

El estudio, que aparece en la edición actual de la revista Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, también halló que los que no tenían ningún trastorno metabólico presentaban unos niveles más elevados de adiponectina, una hormona con propiedades antiinflamatorias. Esto sucedió tanto entre los delgados como entre los obesos que eran metabólicamente sanos.

“Desde el punto de vista de la salud pública, necesitamos unos mejores métodos para identificar qué personas obesas se enfrentan a un mayor riesgo de diabetes y de enfermedades cardiacas”, concluyó Phillips. “Los marcadores de inflamación ofrecen una estrategia potencial para determinar qué personas podrían beneficiarse más de las intervenciones médicas”.

Mary Elizabeth Dallas

MARTES, 27 de agosto (HealthDay News)

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTE: The Endocrine Society, news release, Aug. 27, 2013

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_140169.html

29 agosto 2013

La fosforilación inespecífica de STAT3 contribuye a la resistencia del músculo esquelético a la insulina en la diabetes de tipo 2

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 13:45

Un estudio publicado por la American Diabetes Association se focalizó en analizar el rol que cumple el transductor de señal y activador de la transcripción 3 (STAT3) en la diabetes.

STAT3 interviene en la resistencia a la insulina inducida por citocinas y nutrimentos. No se ha definido completamente el papel que desempeña STAT3 en la aparición de resistencia del músculo esquelético a la insulina y la patogenia de la diabetes de tipo 2 (DT2).

Los autores valoraron la hipótesis de que la señalización de STAT3 contribuye a la resistencia del músculo esquelético a la insulina en la DT2. Se determinó la abundancia de proteína y fosforilación de las moléculas señalizadoras de STAT3 en muestras de biopsia de músculo esquelético de individuos preobesos con IMC y edad equiparables y tolerancia a la glucosa normal (TGN) y en pacientes con DT2.

Se determinó el papel directo que desempeña STAT3 en la aparición de la resistencia del músculo esquelético a la insulina provocada por los lípidos utilizando ARN de interferencia pequeño (si)RNA). STAT3 fosforilado, cinasa de Janus 2 fosforilada (JAK2) y el supresor de señalización de citocina 3 (SOCS3) aumentó en abundancia en el músculo esquelético en pacientes con diabetes de tipo 2.

La fosforilación de STAT3 se correlacionó positivamente con las concentraciones de ácidos grasos libres y las mediciones de la sensibilidad a la insulina en pacientes con TGN pero no en aquellos con DT2. La exposición al palmitato condujo a una fosforilación inespecífica de STAT3, aumento de la abundancia de proteína de SOCS3 y la aparición de resistencia a la insulina y los miotubos L6.

Estos efectos se evitaron mediante el silenciamiento de STAT3 mediado por siRNA. En resumen, STAT3 es fosforilada de manera inespecífica en el músculo esquelético de pacientes con diabetes de tipo 2. El silenciamiento del gen de STAT3 evita la resistencia a la insulina provocada por lípidos en los miotubos cultivados.

En conjunto, los resultados del estudio implican la señalización excesiva de STAT3 en la patogenia de la resistencia del músculo esquelético a la insulina en la diabetes de tipo 2.

http://www.medcenter.com/Medscape/content.aspx?bpid=12&id=85515&LangType=15370

Se han confirmado miles de casos de narcolepsia provocados por la vacuna contra la gripe A / H1N1

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 13:40

durmiendo

El British Medical Journal (BMJ), una de las revistas médicas más prestigiosas del mundo, ha publicado un estudio en el que demuestra el espectacular aumento de casos de narcolepsia provocado por la vacuna Pandemrix, muy utilizada para tratar la gripe H1N1 en 2009. El Pandemrix en un producto de la empresa farmaceútica GlaxoSmithKline (GSK). (1)

Las autoridades finlandesas y suecas ya habían informado del problema en agosto de 2010, al constatar que el riesgo de padecer narcolepsia se había multiplicado por 13 en los niños y jóvenes vacunados. (2)

La narcolepsia es un trastorno neurológico terrible. Las personas afectadas pueden caer dormidas a la mínima emoción, como por ejemplo una simple carcajada. ¿Puede imaginarse una vida así, en la que reír se convierta en algo peligroso? Por desgracia, éste no es el único síntoma de la narcolepsia. También puede provocar alucinaciones, parálisis, problemas de concentración, agitación, dificultades para conciliar el sueño con normalidad, terribles pesadillas e incluso catalepsia (ese trastorno repentino del sistema nervioso que provoca la pérdida momentánea de la movilidad y de la sensibilidad, paralizando por completo el cuerpo y haciendo que la persona se desplome literalmente mientras está realizando sus tareas cotidianas). Por eso, los afectados ya no pueden realizar ninguna actividad potencialmente peligrosa, ni siquiera conducir.

Hasta el momento no se conoce ningún remedio. Por lo general, a las víctimas se les administran medicamentos muy fuertes para controlar los síntomas. Se trata sobre todo de anfetaminas o medicamentos similares, como el Adderall. Todos estos medicamentos pueden provocar graves efectos secundarios, como taquicardia, diarrea, nerviosismo, fatiga, vómitos, ansiedad, palpitaciones, temblores y episodios maniáticos.

Negarlo primero… para acabar admitiéndolo después.

Ante tal catástrofe sanitaria, en un primer momento se dijo que el aumento de la narcolepsia vivido en Finlandia y Suecia se debía probablemente a peculiaridades locales.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), que es el organismo adscrito al Ministerio de Sanidad responsable de garantizar la seguridad de los medicamentos, entre otros asuntos, se hizo eco por primera vez de lo que estaba ocurriendo en esos países nórdicos el 18 de febrero de 2011. Y lo hizo para afirmar que “la información disponible es insuficiente para establecer una relación causal entre la narcolepsia y la vacunación con Pandemrix”, que fue la que se administró ampliamente en la campaña de vacunación 2009-2010.

Apenas dos meses después, la AEMPS lanzó una “actualización de la información” con un cambio radical de criterio. Haciéndose eco de los resultados preliminares de nuevos estudios y de casos espontáneos que empezaban a producirse en otros países europeos, reconoció “un incremento de riesgo de narcolepsia en niños y adolescentes vacunados con Pandemrix” y recomendó a los profesionales sanitarios “la evaluación beneficio/riesgo individual” antes de administrar la vacuna. (3)

En otros países se llevaron a cabo importantes estudios. Y de hecho, una investigación francesa coordinada por el Dr. Antoine Pariente, que formaba parte de una serie de estudios europeos que se hicieron públicos el 20 de septiembre de 2012, ya mencionaba que en las personas vacunadas se multiplicaba por cuatro el riesgo de desarrollar narcolepsia.

La noticia ocupó alguna página de los periódicos en septiembre del año pasado, pero ahora es el British Medical Journal quien da la voz de alarma. Y el estudio en el que se basa, realizado con pacientes de Reino Unido, presenta un incremento aún mayor que en Finlandia o Suecia, al multiplicarse el riesgo por ¡¡14,4!! (4)

Según los investigadores, los casos de narcolepsia provocados por el Pandemrix deberían contarse por miles.

Los investigadores examinaron los informes sobre los niños que fueron diagnosticados con narcolepsia durante el período en el que les fue administrada la vacuna. Tuvieron acceso a las listas de los 23 centros especializados en narcolepsia según la British Sleep Society y la British Paediatric Neurology Association. Se fijaron normas estrictas para excluir del estudio a todos aquellos niños cuyo diagnóstico de narcolepsia no había sido determinado con claridad.

Se enviaron cuestionarios a los diferentes médicos implicados para asegurarse de que los niños habían recibido efectivamente la vacuna Pandemrix y para confirmar la fecha de administración. Toda esta información se comparó con los datos sobre la aparición de los casos de narcolepsia. La conclusión de estos investigadores fue rotunda:

“El estudio demuestra un aumento significativo del riesgo de narcolepsia en los niños que, en Inglaterra, recibieron la cepa de la vacuna pandémica Pandemrix con el adyuvante AS03 (escualeno). Nuestro estudio ha proporcionado un cociente de probabilidad de 14,4 (4,3 de 48,5) en el análisis primario. Estas cifras son compatibles con el riesgo relativo del 13 descubierto en Finlandia en un estudio epidemiológico analítico retrospectivo”.

Sus resultados indican que el Pandemrix provocó 14,4 veces más casos de narcolepsia que lo que habría cabido esperar.

Una de las razones por las que se podría explicar que el aumento de la narcolepsia no se notara en Inglaterra es el hecho de que la vacuna Pandemrix no se había administrado de manera generalizada entre los niños, mientras que en Finlandia, donde rápidamente se detectó la tragedia, sí se había hecho así. En Inglaterra, la cobertura de vacunación general fue del 27,3% (para los grupos de riesgo fue del 43,9% y del 26,3% para los niños que no se encontraban en situación de riesgo). Las personas infectadas con H1N1 se consideraban grupo de riesgo.

Lo que ahora mismo está claro es que el Pandemrix ha provocado miles de casos de narcolepsia en niños de todo el mundo en unos pocos años.

Hoy en día no hay manera de negar la realidad de esta catástrofe provocada por una vacuna que se impuso a la población de forma precipitada, tras una campaña alarmista sobre una enfermedad que de hecho resultó ser benigna.

Los investigadores han sido todavía más explícitos:

“El aumento de riesgo de narcolepsia tras la vacunación con el coadyuvante AS03 de la vacuna pandémica A/H1N1 señala una asociación causal, similar a las conclusiones obtenidas en el caso de Finlandia.”

Por tanto, ya no hay manera de escapar de la realidad: el coadyuvante AS03 del Pandemrix provoca la narcolepsia. Ahora la cuestión es saber qué otras enfermedades autoinmunes pueden llegar a aparecer en los próximos años como consecuencia de esta vacuna.

Escualeno: el coadyuvante que destruye vidas

Los investigadores han aclarado asimismo que lo que ha provocado la narcolepsia ha sido el coadyuvante AS04 utilizado en el Pandemrix. En los fármacos, los coadyuvantes son las sustancias que se añaden para ayudar a que despliegue su acción el componente principal. Numerosas voces se han querido sumar a la prevención de los riesgos que conlleva que el ingrediente activo del AS04 sea el escualeno.

Pero aunque se prohibiera el escualeno, el problema de los coadyuvantes peligrosos seguiría ahí. Los investigadores han demostrado que el aluminio, otro coadyuvante utilizado en las vacunas, es responsable de un amplio abanico de efectos no deseados, como el lupus eritematoso, la miofascitis macrofágica, la artrosis reumatoide, el síndrome antifosfolípidos, así como otros trastornos muy debilitantes.

Existe una nueva generación de coadyuvantes transgénicos realizada con bacterias que fabrican partículas de tipo antígeno (es decir, que introducidas en el organismo dan lugar a reacciones de defensa, tales como la formación de anticuerpos). Éstas desempeñan el papel de antígenos y de coadyuvantes y conllevan riesgos parecidos al del escualeno. Todos son lípidos. Desde hace décadas, se sabe que la inyección de un lípido es susceptible de provocar enfermedades autoinmunes. Durante los primeros años de experimentación con esta clase de coadyuvantes, se determinó que eran demasiado peligrosos como para utilizarse en las vacunas. De hecho, se utilizan en experimentos con animales para provocarles trastornos autoinmunes con el fin de permitir la puesta en marcha de tratamientos contra las enfermedades humanas que replican.

¿Cómo es posible fingir que semejantes coadyuvantes no son peligrosos?

La realidad es que la tragedia de la que hablamos aquí se podía haber evitado por completo. Los riesgos de la inyección de escualeno se conocen ya desde hace décadas. No hay ninguna excusa para utilizarlo en las vacunas.

El precio que hay que pagar

Los niños afectados están condenados a una vida de invalidez como consecuencia de la narcolepsia, pero también de los medicamentos que se les recetarán para tratarla. Cuando además nos enteramos de que la enfermedad contra la que se suponía que se les estaba protegiendo ha resultado ser benigna, nos damos cuenta de que esta tragedia es totalmente imperdonable.

Asimismo, está igual de claro que a estos niños les espera una vida de sufrimiento, y todo por una única y sencilla razón: la codicia. Porque las personas que sufren de narcolepsia como consecuencia del Pandemrix pagan, en realidad, un precio muy alto por la codicia de GSK, de las agencias gubernamentales y de los médicos.

Creo que esta información es tan terrible que tiene que conocerse. Por eso en esta ocación les animo especialmente a reenviar el e-mail de hoy a todo su entorno.

Juan-M Dupuis, a partir de un texto de Heidi Stevenson, publicado en Gaia Health.

Fuentes

1.    “Risk of narcolepsy in children and young people receiving AS03 adjuvanted pandemic A/H1N1 2009 influenza vaccine: retrospective analysis”, British Medical Journal (BMJ); Elizabeth Miller, Nick Andrews, Lesley Stellitano, Julia Stowe, Anne Marie Winstone, John Shneerson, Christopher Verity, 26.02.13

2.    “National Institute for Health and Welfare recommends discontinuation of Pandemrix vaccinations”, National Institute for Health and Welfar, 25.08.2010

3.    Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS). Nota informativa MUH (FV) 03/2011 sobre “Pandemrix (vacuna frente a la gripe A/H1N1 pandémica) y casos de narcolepsia”, de 18.02.11, y Actualización de la Información en Nota informativa MUH (FV) 05/2011, de 15.04.11

4.    “Le vaccin Pandemrix soupçonné d’entraîner des risques de narcolepsie”, publicado por Le Monde el 20.09.2012.

16 agosto 2013

Ancianos con diabetes mellitus de tipo 2: retos actuales para la salud pública cubana

Filed under: Artículos cubanos — Arturo Hernández Yero @ 16:56

Ancianos con diabetes mellitus de tipo 2: retos actuales para la salud pública cubana

MsC. María de la Caridad Casanova MorenoI y MsC. Maricela Trasancos DelgadoII

I Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología, Pinar del Río, Cuba.

II Hospital General Docente “Abel Santamaría Cuadrado”, Pinar del Río, Cuba.

Valor pronóstico de glucemia en ayunas al ingreso en personas con infarto agudo del miocardio

Filed under: Artículos cubanos — Arturo Hernández Yero @ 16:49

Valor pronóstico de la primera glucemia en ayunas al ingreso hospitalario en personas con infarto agudo del miocardio

Dra. Irina Valdés Janllura,(I) Dr. Manuel Emiliano Licea Puig,(I) Dra. Irma Fernández Maderos,(II) Dra. Nurys Bárbara Armas Rojas(III)

(I) Instituto Nacional de Endocrinología (INEN). La Habana, Cuba.

(II) Centro de Investigaciones Médico-Quirúrgicas (CIMEQ). La Habana, Cuba.

(III) Instituto Nacional de Cardiología y Cirugía Cardiovascular. La Habana, Cuba.

Una sola prueba podría revelar la necesidad de usar insulina en el embarazo

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 16:42

embarazada-sentada

El diagnóstico de diabetes mellitus gestacional (DMG) podría hacerse sólo con una prueba de reacción a la glucosa (GCT, por su nombre en inglés), dijeron investigadores.

Los autores de un nuevo estudio aseguran que las embarazadas con más de 200 mg/dL en la prueba con 50 gramos son más propensas a necesitar insulina para controlar la DMG.

“Los médicos pueden utilizar los resultados de esta prueba para diagnosticar la DMG en las embarazadas sin exponerlas al test oral de tolerancia a la glucosa durante tres horas (OGTT)”, publica el equipo en American Journal of Obstetrics and Gynecology.

“De hecho, hallamos que las mujeres con GCT >200 mg/dL tenían una necesidad aún mayor de insulina que las mujeres diagnosticadas con OGTT con 100 g”, dijo la autora principal, doctora Teresa Hillier, endocrinóloga del Centro para la Investigación de la Salud de Kaiser Permanente en Portland, Oregon, y Honolulu, Hawái.

Con su equipo, analizó información de 64.687 embarazadas sin diabetes preexistente evaluadas para detectar DMG durante 16 años en dos regiones de un plan de salud de Estados Unidos. Tenían por lo menos 18 años y distintas etnias. Ningún embarazo fue gemelar y todos los partos fueron de bebés con vida.

A todas las mujeres se les hizo una GCT con 50 g en una hora. A las 11.243 mujeres (el 17,4 por ciento) con un resultado mayor a 140 mg/dL se le realizó una segunda prueba (OGTT de 100 g en tres horas): 595 (el 0,9 por ciento de la cohorte) tenía un resultado de GCT superior a 200 mg/dL.

El 2 por ciento de las embarazadas necesitó insulina (entre el 0,1 por ciento de las mujeres con GCT normal hasta el 49,9 por ciento de las mujeres con GCT mayor a 200 mg/dL).

Las mujeres diagnosticadas a las 16 semanas de gestación eran obesas o pertenecían a etnias de alto riesgo, como las afroamericanas, las chinas, las filipinas, las hawaianas y las japonesas, y necesitaban insulina con mucha más frecuencia que las participantes de bajo riesgo.

El doctor Didac Mauricio, jefe médico del Departamento de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Germans Trias i Pujol, en Badalona, España, consideró que estos resultados aportan información importante y modificarían la práctica clínica.

“En nuestra clínica para embarazadas, conversamos sobre estos resultados y casi seguramente usaremos la GCT de 50 g como prueba diagnóstica de la DMG sin otros análisis”, dijo.

Uno de los coautores, doctor Keith Ogasawara, perinatólogo jefe del Departamento de Obstetricia y Ginecología de Kaiser Permanente, en Hawái, Honolulu, agregó: “Las mujeres de alto riesgo con DMG detectada con una pesquisa durante el primer trimestre (a las 16 semanas de gestación) son mucho más propensas a necesitar insulina que las mujeres con DMG diagnosticada entre las 24 y 28 semanas. La detección temprana beneficiaría a esas mujeres”.

Hillier y Ogasawara indicaron que, por ahora, las herramientas de pesquisa y diagnóstico de la DMG son un punto de controversia clínica.

El Congreso Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos recomienda la pesquisa de dos pasos, mientras que la Asociación Estadounidense de Diabetes aconseja utilizar el OGTT de 75 g en un paso con criterios unificados para las embarazadas.

Por Lorraine L. Janeczko

NUEVA YORK (Reuters Health) –

FUENTE: American Journal of Obstetrics and Gynecology, online 1 de julio del 2013

Reuters Health

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_139528.html

Identifican un gen relacionado con la obesidad

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 16:36

gen-molecula

Los investigadores han identificado un gen asociado con el sobrepeso y la obesidad tanto en pacientes psiquiátricos como en personas de la población en general.

Se sabía que el gen CRTC1 tiene que algo que ver con la obesidad y el equilibrio energético (las calorías que se toman al comer y al beber frente a las calorías quemadas mediante la actividad física) en los animales, pero se desconocía su papel en los seres humanos.

En este estudio, los investigadores examinaron si diferentes versiones del gen CRTC1 estaban asociadas con el peso en los pacientes psiquiátricos y en las personas de la población en general.

“Nuestros resultados sugieren que el CRTC1 juega un papel importante en la gran cantidad de casos de sobrepeso y obesidad observados en los pacientes psiquiátricos. Además de esto, el CRTC1 podría tener relevancia en la genética de la obesidad en la población en general, con lo que mejora nuestra comprensión de los múltiples mecanismos que ejercen una influencia sobre la obesidad”, escribieron Eva Choong, del Hospital de la Universidad de Lausana, en Suiza, y sus colaboradores.

El estudio aparece en la edición en línea del 7 de agosto de la revista JAMA Psychiatry.

Los investigadores también hallaron una fuerte asociación entre las variantes del CRTC1 y los niveles de grasa en las mujeres mayores de 45 años. Este hallazgo muestra la necesidad de se realicen más investigaciones sobre el vínculo entre los niveles de grasa y la reproducción, indicaron los investigadores en un comunicado de prensa de la revista.

MIÉRCOLES, 7 de agosto (HealthDay News) —

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTE: JAMA Psychiatry, news release, Aug. 7, 2013

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_139590.html

Los antibióticos del grupo de las quinolonas pueden provocar cambios bruscos en la glucemia de las personas con diabetes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 16:31

Los pacientes de diabetes que toman una cierta clase de antibióticos son más propensos a padecer fluctuaciones acusadas en la glucemia que los que toman otros tipos de fármacos, según un nuevo estudio.

El aumento del riesgo era bajo, pero los médicos deberían tenerlo en cuenta a la hora de recetar esta clase de antibióticos, conocidos como fluoroquinolonas, a personas con diabetes, indicaron los investigadores. Este tipo de antibióticos, que incluyen medicamentos como el Cipro (ciprofloxacina), el Levaquin (levofloxacina) y el Avelox (moxifloxacina), se usan comúnmente para tratar algunas enfermedades, entre las que se encuentran las infecciones en el tracto urinario y la neumonía adquirida en la comunidad.

Un experto comentó que el estudio debería servir como una llamada de alerta para los médicos.

“Dada la cantidad de alternativas que hay, los médicos pueden pensar en recetar otros antibióticos… en lugar de las fluoroquinolonas (sobre todo la moxifloxacina) a los pacientes con diabetes”, señaló el Dr. Christopher Ochner, profesor asistente de pediatría y medicina adolescente en la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York. “En general, este estudio demuestra que se ha de poner más atención en las interacciones particulares del medicamento con la afección”.

El estudio contó con aproximadamente 78,000 personas con diabetes en Taiwán. Los investigadores observaron el uso que los pacientes hicieron de tres clases de antibióticos: las fluoroquinolonas, las cefalosporinas de segunda generación (la cefuroxima, el cefaclor o el cefprozil), o los macrólidos (claritromicina o azitromicina).

Los investigadores también observaron las visitas a la sala de emergencias u hospitalizaciones por cambios bruscos en la glucemia en los pacientes en los 30 días anteriores a que empezaran a tomar los antibióticos.

Los resultados mostraron que los pacientes que tomaron las fluoroquinolonas eran más propensos a sufrir grandes fluctuaciones en el nivel de azúcar en la sangre que los que tomaron los otros tipos de antibióticos. El nivel de riesgo varió en función de la fluoroquinolona específica de que se tratara, según el estudio, que fue publicado en la revista Clinical Infectious Diseases.

La incidencia de la hiperglucemia (nivel alto de azúcar en la sangre) por cada 1,000 personas fue de 6.9 para las personas que tomaban moxifloxacina, 3.9 para las que tomaban levofloxacina y 4.0 para las que tomaban ciprofloxacina. La incidencia de la hipoglucemia (un nivel bajo de azúcar en la sangre) fue de 10 por cada 1,000 personas que tomaban moxifloxacina, 9.3 para las que tomaban levofloxacina y 7.9 para las que tomaban ciprofloxacina.

La incidencia de la hiperglucemia por cada 1,000 personas fue de 1.6 para las personas que tomaban la clase de antibióticos macrólidos y de 2.1 para las personas que tomaban cefalosporinas. La incidencia de hipoglucemia por cada 1,000 personas fue de 3.7 en el caso de los macrólidos y de 3.2 en el caso de las cefalosporinas.

“Nuestros resultados identificaron a la moxifloxacina como el medicamento asociado con el riesgo más alto de hipoglucemia, seguido de la levofloxacina y la ciprofloxacina”, escribieron la Dra. Mei-Shu Lai, de la Universidad Nacional de Taiwán, y sus colaboradores.

Según ellos, los médicos deberían tener en cuenta otros antibióticos si existe la preocupación de que los pacientes pudieran sufrir fluctuaciones acusadas de azúcar en la sangre.

“El estudio… no prueba que haya una conexión causal entre las fluoroquinolonas y la falta de regulación del azúcar en la sangre”, señaló Ochner. Pero considera que el estudio ofrece evidencias de que las personas con diabetes podrían estar en un riesgo mayor en el caso particular de la moxifloxacina.

“Si se va a recetar moxifloxacina a los pacientes con diabetes, en ese caso debería haber la expectativa de obtener algún beneficio adicional que justificara el aumento del riesgo”, indicó Ochner.

Pero otra experta afirmó que podría haber otras explicaciones de por qué las personas que toman fluoroquinolonas tenían más fluctuaciones en la glucemia.

“Es difícil extraer la conclusión de que las fluoroquinolonas por sí mismas son las culpables, ya que todos estos pacientes tenían infecciones, y éstas pueden llevar a la hipo o la hiperglucemia a las personas con diabetes”, aseguró la Dra. Alyson Myers, endocrinóloga en el Hospital de la Universidad de North Shore, en Nueva York.

“Además, las personas del grupo de las fluoroquinolonas eran más propensas a tener una enfermedad renal crónica o a estar tomando esteroides: la primera puede aumentar la tasa de hipoglucemia y la segunda puede aumentar la tasa de hiperglucemia”, apuntó Myers. “Otro factor que puede crear confusión sería el tipo de tratamiento para la diabetes que estaban recibiendo los pacientes, dado que tanto las sulfonilureas como la insulina están asociadas con un riesgo mayor de hipoglucemia que otros medicamentos para la diabetes”.

JUEVES, 15 de agosto (HealthDay News) —

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Christopher Ochner, M.D., assistant professor, pediatrics and adolescent medicine, Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York City; Alyson Myers, M.D., endocrinologist, North Shore University Hospital, Manhasset, N.Y.; Clinical Infectious Diseases, news release, Aug. 15, 2013

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_139797.html

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus