Diabetes mellitus

24 febrero 2013

KAZANO, nueva combinación para el tratamiento de la diabetes tipo 2

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 20:43
La alogliiptina fue aprobada por la FDA el 25 de enero de 2013 para utilización sola o combinada en tres diferentes formulaciones.
-Alogliptina sola
-Alogliptina más metformina
-Alogliptina más pioglitazona
La alogliptina sola se denomina Nesina; la combinación de este inhibidor de la DPP-4 con la metformina se llama Kazano y la formulación de alogliptina más pioglitazona se denomina Oseni. Todas son fabricadas por Takeda Pharmaceuticals USA, Inc. (Deerfield, Illinois). 
En relación con las dosis, la alogliptina sola se presenta en tabletas de 25 mg y en casos de pacientes con insuficiencia renal se debe ajustar la dosis a 12.5 mg/día si el filtrado glomerular está entre 30-60 mL/min/1.73 m2 y si el filtrado es <30 mL/min/1.73 m2 la dosis sería de 6.25 mg/día.
La formulación de alogliptina más metformina se presentan con 12.5 mg de alogliptina más 1000 mg de metformina y la combinación con la pioglitazona se presenta en 6 diferentes dosis: 25 mg de alogliptina más 15, 30 o 45 mg de pioglitazona y 12.5 mg de alogliptina más 15, 30 o 45 mg de pioglitazona.
El efecto adverso más frecuente observado con la alogliptina fue la nasofaringitis comparado contra placebo.

MODY: Diabetes del adulto de inicio juvenil

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 20:22
 Diagnóstico y tratamiento del MODY
A pesar de la amplia disponibilidad de las pruebas genéticas moleculares, la identificación de los pacientes con MODY sigue siendo un desafío para los médicos.
Dres. Gaya Thanabalasingham, Katharine R Owen
BMJ 2011;343:d6044

Relacionan una dieta rica en carbohidratos con la recurrencia del cáncer de colon

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 20:16
Una investigación reciente sugiere que los pacientes de cáncer de colon de etapa avanzada se enfrentan a un mayor riesgo de recurrencia del cáncer o muerte si consumen una dieta rica en carbohidratos, lo que amplía la evidencia de que el estilo de vida afecta al avance de la enfermedad.
Lo mismo parece suceder entre los pacientes cuya dieta se halla generalmente en el extremo superior de los niveles de ingesta de la llamada carga glucémica, lo que incluye un consumo frecuente de artículos como el pan, las papas y los productos horneados, apuntaron los investigadores.
Ambos hallazgos amplían estudios anteriores que observaban que la obesidad y la conducta sedentaria podrían aumentar el riesgo de recurrencia del cáncer y muerte. Los investigadores anotaron que el exceso de peso y el ejercicio insuficiente tienen un impacto negativo sobre los niveles de insulina, lo que a su vez aumenta el riesgo de hiperinsulinemia (una afección en que los pacientes tienen demasiada insulina en la sangre) entre los pacientes que han sobrevivido a una primera batalla contra el cáncer de colon.
Además, los autores del nuevo estudio, liderado por el Dr. Jeffrey Meyerhardt del Instituto Oncológico Dana-Farber, en Boston, sugirieron que sus hallazgos podrían reflejar con firmeza esas preocupaciones sobre la obesidad y la falta de ejercicio, dado que los que comen carbohidratos en exceso y dietas muy glucémicas son más propensos a tener peso en exceso.
El equipo de Meyerhardt reportó sus hallazgos en la edición del 7 de noviembre de la revista Journal of the National Cancer Institute.
“Dado que los pacientes que consumen cargas glucémicas elevadas o muchos carbohidratos tras un diagnóstico de cáncer quizás hayan consumido una dieta similar antes del diagnóstico, no podemos excluir la posibilidad de que los individuos con esas exposiciones dietéticas adquieran tumores que sean biológicamente más agresivos”, apuntó Meyerhardt en un comunicado de prensa de la revista.
Para explorar la conexión potencial entre la dieta y la supervivencia al cáncer de colon, los investigadores analizaron datos de más de mil pacientes de cáncer de colon en etapa 3.
Todos los pacientes habían provisto información detallada sobre sus dietas en un periodo de seis meses mientras participaban en un estudio sobre un tratamiento de quimioterapia, además de otros seis meses después de que el estudio terminó.
Tras evaluar el impacto de los carbohidratos, la fructosa (un tipo de azúcar), y las cargas y los índices glucémicos sobre el desarrollo del cáncer de colon, el equipo de Meyerhardt concluyó que había una conexión entre el cáncer, los carbohidratos y la carga glucémica.
Un editorial acompañante del Dr. Neal Meropol y del Dr. Nathan Berger (ambos de la división de hematología y oncología del Centro Médico de los Hospitales Universitarios Case y de la Facultad de Medicina de la Universidad de Case Western Reserve, en Cleveland), apuntó que los hallazgos de Meyerhardt concuerdan con la idea bien conocida de que las células cancerosas son en realidad ávidas consumidoras de azúcar.
Sin embargo, Lona Sandon, dietista registrada y profesora asistente de nutrición clínica del Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas, en Dallas, advirtió que los hallazgos del nuevo estudio no se deben interpretar en exceso.
“Una de las cosas más importantes sobre este estudio es que es observacional”, dijo Sandon. “No prueba causalidad, solo una relación”.
“No podemos hacer recomendaciones dietéticas basándonos solo en este estudio”, añadió. “Y es insuficiente para cambiar las recomendaciones [dietéticas] ya existentes, que son mantener un peso sano, aumentar la actividad física y elegir una dieta sana limitando el exceso de azúcares”.
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTES: Lona Sandon, M.Ed., R.D., assistant professor, clinical nutrition, University of Texas Southwestern Medical Center at Dallas; Journal of the National Cancer Institute, news release, Nov. 7, 2012
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_131151.html

16 febrero 2013

Vinculan por primera vez la diabetes con el consumo de bebidas light

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 15:23
nina-tomando-refresco
Investigadores franceses publicaron en la edición de febrero de la revista American Journal of Clinical Nutrition los resultados de un estudio epidemiológico que asocia, por primera vez, el consumo regular de bebidas light al riesgo -superior al doble- de contraer diabetes tipo 2.
El resultado es sumamente relevante ya que contradice lo que uno creería naturalmente: el riesgo es más grave para los grandes consumidores de bebidas con edulcorantes que para aquellos que toman bebidas con azúcar.
Los autores de la investigación trabajaron con un grupo de 66.118 mujeres, a las que siguieron de cerca durante catorce años. Sólo tuvieron en cuenta los casos de diabetes aparecidos durante el seguimiento -entre 1993 y 2007-. Sus resultados asocian un consumo promedio de bebidas con edulcorante superior a 1,5 litro por semana -es decir, alrededor de cinco latitas- con un riesgo aumentado de un 130% de contraer diabetes Tipo 2, en contraste con las personas que no las consumen.
Este riesgo sube nada más que un 50% para el caso de un nivel de consumo equivalente de bebidas con azúcar. En tanto que el consumo de frutas exprimidas -sea cual sea su nivel- no fue vinculado con ningún riesgo mayor de diabetes.
Los autores de este estudio, que fue dirigido por Francoise Clavel-Chapelon y Guy Fagherazzi (Inserm, Institut Gustave-Roussy y Universidad Paris-Sud), se esforzaron por corregir los efectos de otros parámetros susceptibles de influir en la aparición de la diabetes azucarada: edad, tabaquismo, actividad física, régimen alimentario, etc. A falta de un mecanismo consensuado capaz de explicar la conexión estadística, los investigadores no pretenden demostrar con estos resultados una relación de causalidad estricta entre el consumo de edulcorantes y el aumento de riesgo de diabetes.
“No hicimos más que constatar una conexión estadística en una población grande”, resumió Fagherazzi. “Un mecanismo posible es que el cerebro, engañado por el gusto azucarado de los edulcorantes, ponga en marcha la secreción de insulina, que hace bajar las tasas de glucemia, equivocadamente, porque no hubo aporte de azúcares. Esta baja artificial podría favorecer la toma posterior de azúcares para compensar. Pero esto es nada más que una hipótesis”.
La sucursal francesa de la Asociación Internacional para los Edulcorantes (ISA Frances) reaccionó enérgicamente el jueves pasado frente a estos trabajos franceses. Los consideró “dignos de interés” pero llamó a considerarlos “con prudencia”.
La publicación de estos trabajos aparece en un mal momento para la Autoridad Europea de Seguridad de los Alimentos (EFSA). Esta hizo pública, en enero pasado, la versión preliminar de su primera evaluación completa sobre los riesgos del aspartame, el principal edulcorante utilizado por la industria agroalimentaria.
Los especialistas de la agencia de Parma (Italia) consideran que por lo que se sabe el aspartame no presenta peligro, pero su opinión está abierta a los comentarios de las partes involucradas -asociaciones, industriales, científicos- hasta el 15 de febrero. La opinión definitiva de la EFSA, que tendrá en cuenta todos los comentarios de los interesados, debe darse a conocer en la próxima primavera boreal.
Traducción: Silvia Simonetti
LE MONDE. ESPECIAL
 http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=79204&uid=445164&fuente=inews

Oxidative Stress and Birth Defects in Infants of Women with Pregestational Diabetes

Filed under: Artículos cubanos — Arturo Hernández Yero @ 15:11

Sonia Clapés PhD, Tammy Fernández MD, Gipsis Suárez MD

Publicado en Medicc Reviews

14 febrero 2013

¿Ser vegetariano reduce el riesgo cardíaco?

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 19:52
No se pudo probar la existencia de diferencias del estilo de vida sin determinar entre los vegetarianos y los amantes de la carne que pudieran explicar la brecha en el riesgo cardíaco.
vegetales
 Un estudio de Reino Unido demuestra que los vegetarianos tienen un tercio menos riesgo de ser hospitalizados o morir por cardiopatías que los que comen carne y pescado.
Ahora, “estamos algo más seguros de que hay algo en la dieta vegetariana que reduce el riesgo de padecer enfermedad cardíaca”, dijo la autora principal, Francesca Crowe, de la Universidad de Oxford.
Aun así, con su equipo no pudo probar la existencia de diferencias del estilo de vida sin determinar entre los vegetarianos y los amantes de la carne que pudieran explicar la brecha en el riesgo cardíaco.
El equipo de Crowe siguió a unos 45.000 habitantes de Inglaterra y Escocia que en los años 90 habían respondido un cuestionario sobre la dieta, el estilo de vida y el estado de salud general. Un tercio de los participantes tenía una alimentación vegetariana, sin carne ni pescado.
En los 11-12 años siguientes, 1.066 tuvieron que ser internados por cardiopatías, como infartos, y 169 murieron por esas causas.
Tras considerar la edad, el nivel de ejercicio y otros factores, el equipo halló que los vegetarianos eran un 32 por ciento menos propensos que los carnívoros a desarrollar enfermedad cardíaca. Al tener en cuenta el peso en la ecuación, el efecto cayó al 28 por ciento.
La reducción del riesgo cardíaco podría atribuirse a que los vegetarianos tenían valores de colesterol y presión más bajos, según publica el equipo en American Journal of Clinical Nutrition.
El colesterol total promedio de los consumidores de carne era de 222 mg/dL y la presión sistólica (valor máximo de lectura) era de 134 mm Hg, comparado con 203 mg/dL de colesterol total y 131 mm Hg de presión sistólica en los vegetarianos. La presión diastólica (valor mínimo) era similar entre los grupos.
Crowe señaló que la diferencia entre los niveles de colesterol de los carnívoros y los vegetarianos equivale a la mitad del beneficio que brinda el tratamiento con estatinas.
“Si una persona quiere reducir su riesgo cardíaco con un cambio de alimentación, una forma de hacerlo es adoptar la dieta vegetariana”, comentó Crowe, aunque aclaró que no es necesario abandonar la carne, sino eliminar la grasa saturada presente en la manteca, el helado, los quesos y las carnes.
FUENTE: American Journal of Clinical Nutrition
Reuters
  Por Genevra  Pittman
NUEVA YORK (Reuters Health) –
http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=79105

Haciendo posible el debate sobre la medicina basada en evidencias

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 19:45
Por el Dr. Carlos Tajer
La medicina basada en evidencias (MBE) es propuesta hoy como la forma “natural” de pensar y practicar la medicina. Aunque ha sido cuestionada con argumentos de lo más diversos (poco humanista, elitista, despreciativa de la experiencia, funcional al comercio de la salud, etc.), las críticas no han conmovido su estructura. Nacida a principios de la década de los noventa, la MBE es sin duda el pensamiento dominante en la medicina de hoy. Sin embargo, cada vez percibimos con mayor claridad las inmensas distorsiones de la práctica médica y el llamado malestar en la medicina. Conviene reflexionar sobre las virtudes y las limitaciones de la MBE para contribuir al debate acerca de los valores de la medicina y su trascendencia.

Actividad física y dieta reducen predisposición a la obesidad

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 19:40
La investigación abre una puerta de esperanza frente a la creencia de que contra la genética no se podía luchar, manifestó Dolores Corella, coordinadora de la investigación.
Realizar ejercicios físicos y mantener una alimentación adecuada anula la predisposición genética a padecer obesidad, destaca un estudio divulgado en la revista Plos One, destaca PL.
Según explican los autores del trabajo, las personas no tienen porqué ser obesas, siempre y cuando practiquen deporte y tengan un alto grado de adherencia a la dieta mediterránea.
El informe, elaborado por especialistas del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn), España, analizó los dos principales genes relacionados con la obesidad: el FTO (responsable de la acumulación de grasa) y el MC4R.
Tras analizar los resultados observamos que los efectos del FTO confieren una predisposición a la obesidad, asociándose significativamente con un mayor índice de masa corporal, y prevalencia de exceso de peso, mientras que MC4R tenía efectos aditivos, explicaron los investigadores.
Los individuos con presencia simultánea de ambas variantes genéticas presentaban mayor peso que si solo tenían una de las variantes, indicaron.
La investigación abre una puerta de esperanza frente a la creencia de que contra la genética no se podía luchar, manifestó Dolores Corella, coordinadora de la investigación.
En 2011 otro estudio, esta vez británico, también determinó que el efecto del gen FTO sobre el riesgo de obesidad es casi un 30 por ciento más débil entre aquellas personas que desarrollan actividad física.
Juventud Rebelde
digital@juventudrebelde.cu
7 de Febrero del 2013 12:45:09 CDT
http://www.juventudrebelde.cu/ciencia-tecnica/2013-02-07/actividad-fisica-y-dieta-reducen-predisposicion-a-la-obesidad/

El descubrimiento de células madres podría generar nuevas terapias

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 19:35

Científicos de la Universidad de Melbourne(Australia) han identificado unas células madre del páncreas del adulto que se pueden convertir en células productoras de insulina, este hallazgo puede ser el origen de nuevas terapias. La investigación, que contó con el apoyo de la Fundación para la Investigación de la Diabetes Juvenil,  el Consejo Australiano Nacional de Salud e Investigaciones Médicas y el gobierno del estado de Victoria, ofrece más pruebas de que las células madre no sólo se producen en embriones. Además de identificar y aislar células madre procedentes de páncreas de adultos, los investigadores han desarrollado una técnica para transformar dichas células madres en células productoras de insulina, que pueden segregar  la hormona como respuesta al aumento de la glucosa.Se espera que, a largo plazo, las personas con diabetes tipo 1 puedan regenerar sus propias células productoras de insulina, si se consigue superar el ataque inmune a las células que producen insulina.
Fuente: Diabetes Voice 2012, 57(4)

5 febrero 2013

Los diabéticos tipo 2 pueden comer sin riesgos después de aplicarse insulina

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 11:35

 A veces, a las personas con diabetes tipo 2 se les recomienda esperar después de aplicarse insulina para que el producto se disemine por el organismo antes de comer. Pero un nuevo estudio de Alemania demuestra que esa espera sería innecesaria.
En un grupo de 100 diabéticos, los autores observaron que los niveles de azúcar en sangre se mantenían estables sin importar si luego de aplicarse insulina habían esperado entre 20 y 30 minutos para empezar a comer. Y la mayoría de los diabéticos prefería empezar a comer inmediatamente.
“Es un resultado muy promisorio. Mejorará la adherencia y la satisfacción”, dijo el doctor Aaron Cypess, endocrinólogo de la Clínica del Centro de Diabetes Joslin, Boston, y que no participó del estudio.
La insulina permite que las células del organismo puedan utilizar la glucosa, o el azúcar en sangre, como combustible. Pero en las personas con diabetes tipo 2, las células son resistentes a la insulina o el cuerpo no produce suficiente cantidad de la hormona, de modo que la glucosa queda en la sangre y puede aumentar de manera peligrosa.
La insulina inyectable está disponible en una nueva forma de acción rápida, pero es muy costosa y muchos todavía utilizan insulina humana, que demora en activarse en el organismo. De modo que los médicos recomiendan esperar antes de empezar a comer para evitar un auge de azúcar en sangre.
Pero no todos los especialistas piensan que esa espera sea necesaria. Entonces, el equipo de Nicolle Mueller, del Hospital Universitario de Jena, organizó al azar dos grupos de pacientes con diabetes tipo 2.
Durante cuatro semana, un grupo de 49 pacientes esperó 20 minutos antes de comer después de aplicarse insulina humana. Luego, durante otras cuatro semanas, ese grupo comía inmediatamente después de la aplicación. El segundo grupo, de 48 diabéticos, hizo lo mismo, pero en orden inverso.
Con un análisis de sangre que determina los niveles de glucosa en el tiempo, el equipo observó que todos los participantes tendían a tener niveles de azúcar en sangre más altos que el valor ideal, aunque la diferencia en esos niveles entre los dos experimentos (con y sin espera) fue de un insignificante 0,08 por ciento.
Alrededor del 87 por ciento de los participantes dijo que “prefería significativamente” eliminar los 20 minutos de espera. Cypess recomendó que los pacientes conversen con sus médicos antes de modificar el uso de la insulina. “¿Qué haría si un paciente que cumple moderadamente mis recomendaciones? Le diría que lo intente”, sostuvo, porque es mejor que las personas coman más cerca de la aplicación de la insulina.
“Esto es muy útil porque si los pacientes deben esperar tantos minutos para comer después de aplicarse insulina, baja la adherencia al tratamiento”, agregó.
Cypess aconsejó no extrapolar estos resultados a las personas con diabetes tipo 1, en las que el organismo no produce insulina. “Hay que conversar con el médico”, insistió el especialista.
Por Andrew M. Seaman
NUEVA YORK (Reuters Health) –
FUENTE: Diabetes Care, online 28 de enero del 2013.
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_133677.html

Página siguiente »

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus