Diabetes mellitus

25 julio 2012

Información sobre las grasas trans

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 14:49

dulce-con-crema-blancagrasas-trans

1.¿Qué son las grasas trans?
Las grasas trans aparecen como resultado de añadir hidrógeno a los ácidos grasos insaturados de los aceites vegetales (soja, girasol) en un proceso físico-químico llamado hidrogenación. Se obtiene una grasa semisólida más estable gracias a que contiene más ácidos grasos saturados (los que le dan la consistencia).
2.¿Por qué se emplean?
La hidrogenación genera grasas con mayores propiedades funcionales de sabor, textura y estabilidad, más resistentes a la oxidación y el “enranciamiento”, y más económicas que otros aceites. Los alimentos a los que se añaden se conservan más tiempo y adquieren una textura y una cremosidad que no se consigue, por el momento, de otra manera.
3.¿Por qué surgen las grasas trans?
Hace años la industria alimentaria usaba grasa animal (manteca, sebo, mantequilla) para elaborar sus productos. Cuando los científicos determinaron que estas grasas, por su riqueza en grasas saturadas y colesterol, aumentaban el colesterol LDL (malo), las empresas buscaron alternativas más sanas. Comenzaron a emplear aceites parcialmente hidrogenados (grasas trans) por su menor contenido de grasas saturadas. En ese momento, no se conocían los efectos negativos derivados del consumo de grasas trans.
4.¿Hay alguna diferencia entre aceite o grasa hidrogenada o parcialmente hidrogenada?
Los aceites parcialmente hidrogenados contienen grasas trans. Los aceites totalmente hidrogenados, sin embargo, contienen predominantemente grasas saturadas, pero no trans, porque la hidrogenación completa convierte las grasas insaturadas en saturadas.
5.¿Se puede calcular qué cantidad de grasas trans contiene un producto que lleva aceite parcialmente hidrogenado?
La cantidad de grasas trans de un producto depende del grado de hidrogenación, y esta información sólo la conoce la empresa productora. En España habrá que esperar a que se implemente una normativa que obligue a los fabricantes a incluir este dato en la etiqueta nutricional (aunque hay empresas que voluntariamente ya incluyen este dato).
6.¿Cuánta cantidad de grasas trans comemos al día?
No es posible conocer la cifra exacta porque desconocemos la cantidad de grasas trans que contienen los alimentos. Según datos de análisis comparativos de Consumer EROSKI, algunas marcas de sobaos contienen hasta un 1,42% de grasastrans, los cruasanes hasta un 1,58%, los snacks entre un 0,2% y un 0,5%, las magdalenas entre un 0,05% y un 0,20%, y muchas margarinas no llegan a un 0,5% de grasas trans (frente al 17% de hace décadas). Por el momento, para reducir el consumo de grasas trans debemos elegir los productos que no incluyan el término “parcialmente hidrogenado” entre sus ingredientes.
http://revista.consumer.es/web/es/20071201/alimentacion/72064.php

Restaurantes de comida rápida de Nueva York reducen grasas trans

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:37

grasas-trans

NUEVA YORK (Reuters Health) – Los consumidores de comida rápida de Nueva York están comiendo mucha menos grasa dañina que hace cuatro años, cuando se implementaron las restricciones a su uso en los restaurantes, según revela un estudio de la ciudad.
Las grasas trans, especialmente comunes en los aceites vegetales hidrogenados, están asociadas con un aumento del riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca en el largo plazo.
El nuevo estudio, que halló que el contenido del menú promedio se redujo de 3 a 0,5 gramos de grasas trans, no prueba que las restricciones evitarán la enfermedad cardíaca o las muertes tempranas.
Aun así, “es un pequeño paso hacia adelante”, dijo Alice Lichtenstein, de Tufts University, Boston, que escribió un editorial sobre el estudio publicado en Annals of Internal Medicine.
“Sólo se trata de las grasas trans. No tiene efecto alguno en las calorías. No quiere decir que se pueda comer la cantidad que se desee. Tenemos que pensar estos cambios en el contexto de la alimentación integral. Es un cambio pequeño en la dirección correcta. Necesitamos más”, agregó.
En el 2006, la ciudad de Nueva York prohibió que los restaurantes sirvan alimentos con aceite vegetal hidrogenado y los que contengan 0,5 gramos o más de grasas trans por porción. Esta restricción se implementó en el 2008.
Los autores entrevistaron a los clientes que salían de 168 restaurantes de comida rápida de 11 cadenas populares. Lo hicieron un año antes y un año después de la aplicación de la norma.
Los restaurantes incluían a las cadenas McDonald, Burger King, Subway, KFC y Pizza Hut.
A partir de los tickets de compra de los 6.969 clientes entrevistados en el 2007, el equipo determinó que el menú promedio tenía 2,9 gramos de grasas trans. En el 2009, ese valor había descendido a 0,5 gramos entre los 7.885 clientes entrevistados.
La compra de los menús sin grasas trans pasó del 32 al 59 por ciento con la implementación de las restricciones.
Es más: durante el estudio, aumentó la cantidad de grasas saturadas en los menús, de modo que la cantidad de grasas “dañinas” en el menú promedio disminuyó significativamente.
Las grasas trans “se pueden reemplazar con aceites más saludables, de modo que sabíamos que era algo que se podía modificar”, dijo Christine Curtis, del Departamento de Salud e Higiene Mental de la ciudad de Nueva York, y coautora del estudio.
“Nos dio mucho gusto ver estos resultados”, agregó. El estudio “demuestra realmente que las normas locales pueden reducir la exposición a las grasas trans”, sostuvo.
Curtis opinó que la prohibición podría influir positivamente en la salud pública. “Podría reducir significativamente el riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular”, dijo.
Sin embargo, Lichtenstein fue más cautelosa. “No podemos esperar que esto se traduzca repentinamente en una reducción de las tasas de enfermedad cardíaca (…) Pero si avanzamos lentamente, seguramente obtendremos un beneficio”, agregó.
Para Lichtenstein, otras dos estrategias para una alimentación más saludable es reducir el sodio y utilizar carnes magras en el menú de los restaurantes de Nueva York.
Y los autores coinciden en que, a partir de estos resultados, otras ciudades podrían mejorar la calidad de los menús que ofrecen sus restaurantes, por lo menos en cuanto a las grasas trans.
FUENTE: Annals of Internal Medicine, online 16 de julio del 2012

Por Genevra Pittman

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_127440.html

Subrayan los beneficios de la terapia incretínica en pacientes con diabetes de tipo 2

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:31
Las guías clínicas son cada vez más partidarias de este tratamiento en fases más tempranas de la enfermedad que las inicialmente propuestas.
El presidente de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), el doctor Javier Salvador, ha señalado que los tratamientos antidiabéticos basados en el sistema incretínico -agonistas de receptores de GLP-1 e inhibidores de la enzima DPP-4- han supuesto “toda una innovación” en el abordaje de la diabetes por sus efectos biológicos, su tolerancia clínica y su posibilidad de combinar con otros tratamientos como metformina, glitazonas o sulfonilureas.
Así lo ha expuesto el Dr. Salvador durante el VI Congreso Europeo de Farmacología; concretamente, en la sesión ‘Nuevas fronteras de los fármacos basados en incretinas para el tratamiento de la diabetes mellitus’, patrocinada por Lilly Diabetes y organizada por la Sociedad Española de Farmacología (SEF).
En dicho encuentro, los especialistas han abordado las características de los dos grupos de fármacos pertenecientes al tratamiento incretínico disponibles en la actualidad -inhibidores DPP-4 (iDPP-4) y agonistas de receptores de GLP-1 (a-GLP-1)-, así como sus propiedades diferenciales, sus indicaciones y su perfil terapéutico en el control de la hiperglucemia, el balance energético y sobre órganos y sistemas claves en las complicaciones de la diabetes y en la esperanza de vida de los pacientes con diabetes tipo 2.
En la actualidad, las guías clínicas indican cada vez más estos fármacos en fases más tempranas que las inicialmente propuestas, ya que su perfil de acción supone un importante avance de cara a la individualización del tratamiento para la diabetes tipo 2.
“El bajo riesgo de hipoglucemia, así como el no incremento o incluso la reducción del peso asociado a su uso, les diferencia claramente de la mayoría de fármacos antidiabéticos; además sus efectos extrapancreáticos suponen un valor añadido insoslayable”, ha explicado el endocrinólogo.
De hecho, la Asociación Americana para la Diabetes (ADA) y la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD) han publicado recientemente un nuevo consenso que también habla de posicionar la terapia incretínica en el segundo escalón del abordaje de la diabetes tipo 2.
“Esto supone un cambio significativo respecto a algunas guías terapéuticas anteriores que proponían el uso de estos fármacos cuando la reserva funcional pancreática es menor, al igual que las probabilidades de éxito”, ha indicado el Dr. Salvador.
JANO.es • 23 Julio 2012 11:22
http://www.jano.es/jano/actualidad/ultimas/noticias/janoes/subrayan/beneficios/terapia/incretinica/pacientes/diabetes/tipo/2/_f-11+iditem-17660+idtabla-1?utm_source=JANO&utm_medium=email&utm_campaign=Jano+diario+-+23%2F07%2F2012

Advierten de que los niveles bajos de glucosa son “tan peligrosos” como las hiperglucemias

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:27
El seminario ‘Hot Challenges in Diabetes’, organizado por Boehringer Ingelhem-Lilly, aborda las últimas novedades sobre la enfermedad.
El seminario Hot Challenges in Diabetes, organizado por la alianza Boehringuer-Lilly, ha abordado los principales retos de la enfermedad, como la terapia individualizada en el tratamiento de la diabetes tipo 2 (DM2); la hipoglucemia como factor de riesgo cardiovascular o la terapia con incretinas y su papel en la enfermedad cardiovascular.
El Dr. Pedro de Pablos, del Departamento de Endocrinología y Diabetes del Hospital Dr. Negrín (Las Palmas de Gran Canaria), ha defendido la necesidad de individualizar el tratamiento y adaptar las herramientas disponibles al estilo de vida y a las particularidades de cada paciente. Una necesidad que, según el Dr. De Pablos, ya se puso de manifiesto en 1993, en las guías clínicas para el manejo de la enfermedad.
“La diabetes tipo 2″, ha añadido este especialista, “requiere la participación activa del paciente. Él es el protagonista de la película, tiene que haber un grado de compromiso por su parte y los médicos tenemos que facilitar la adherencia al tratamiento”. La personalización, sin embargo, no significa que el médico no juegue un papel importante en el tratamiento. En opinión del Dr. De Pablos, “individualización no significa inercia terapéutica, todas las personas con diabetes deben recibir educación sobre su enfermedad, asistencia medica periódica y la combinación de medicamentos adecuados en el tiempo preciso”.
En el debate posterior a la presentación, se ha reivindicado un modelo de tratamiento individualizado. “No se puede pretender que los niveles de glucemia, hemoglobina glicosilada o peso corporal de un paciente mejoren si tiene visita médica únicamente cada 6 meses”, ha puntualizado una de las asistentes.
Hipoglucemia como factor de riesgo cardiovascular
El profesor Antonio Ceriello, del Instituto de Investigaciones Médicas August Pi i Sunyer de Barcelona (IDIBAPS), se ha centrado, por su parte, en la hipoglucemia como factor independiente de riesgo cardiovascular, una tendencia de investigación que relaciona las disminuciones de la glucemia con una mayor probabilidad de sufrir ateroesclerosis. “En mi época de estudiante me enseñaron los efectos negativos de la hiperglucemia, pero ahora sé que los niveles bajos de glucosa también son peligrosos”, apunta Ceriello.
En este sentido, el Dr. Francisco Javier Ampudia-Blasco, endocrinólogo y médico adjunto del Hospital Clínico Universitario de Valencia, ha señalado que “en un corazón vulnerable, como puede ser el de un paciente con DM2, una hipoglucemia puede ser realmente peligrosa. Si a esto le añadimos que algunas hipoglucemias son silentes, es decir, el paciente no reconoce los síntomas, nos encontramos ante una situación de enorme riesgo”.
El Prof. Ceriello también ha relacionado la hipoglucemia con el “síndrome de muerte en la cama” que suele darse en adultos jóvenes con diabetes tipo 1, y ha advertido de que es importante prestar atención a la manera como el paciente se recupera de las disminuciones de glucosa. “Si se pasa de una hipoglucemia a una hiperglucemia, el daño cardiovascular que se produce es más grave que si va seguida de una normoglucemia”.
Estudio ORIGIN
Siguiendo con la enfermedad cardiovascular, otro de los principales puntos de interés del seminario ha sido el efecto de la terapia con incretinas sobre la función del corazón y de los vasos sanguíneos. A este respecto, el Dr. Ampudia-Blasco ha recalcado que “existen cada vez más datos que apoyan que este tipo de terapias pueden tener un rol importante en la disminución de la función endotelial. Se ha visto, además, cómo mejoran la contractilidad y la perfusión de los vasos sanguíneos a nivel cardíaco”.
Por último, el Dr. Juan José Gorgojo, de la Unidad de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Fundación Alcorcón (Madrid), ha repasado los principales temas de actualidad presentados en el Congreso de la Asociación Americana de Diabetes (ADA). Entre ellos, el estudio ORIGIN que, en palabras del Dr. Ampudia-Blasco, “ha sido positivo porque ha demostrado que la insulina glargina no aumenta la incidencia de cánceres aunque, por otro lado, los resultados muestran que el uso temprano de esta insulina no es mejor que el tratamiento estándar en la prevención de los eventos cardiovasculares”.

Las almendras son un reemplazo saludable para la dieta

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:23
almendras 
 Un nuevo estudio revela que utilizar almendras para reemplazar alimentos poco saludables ayudaría a los que hacen dieta a controlar las calorías y reducir el colesterol al mismo tiempo.
“Los frutos secos, en este caso las almendras, no deberían estar en la lista de ‘no comer’, se pueden incorporar al plan para adelgazar, con la precaución de controlar la porción”, dijo el doctor Gary Foster, quien dirigió el estudio de Temple University, Filadelfia.
La investigación, publicada en American Journal of Clinical Nutrition, contó con el apoyo del Consejo de Comerciantes de Almendras de California e incluyó a 123 adultos obesos, sin otras enfermedades, que hicieron dieta durante 18 meses. Las mujeres consumieron entre 1.200 y 1.500 calorías por día y los hombres, entre 1.500 a 1.800 calorías.
Al azar, la mitad recibió dos paquetes de 28 gramos de almendras (unas 24 almendras por paquete) para comer por día. Eso equivale a unas 350 calorías. El resto aceptó no consumir frutos secos (grupo control).
A los seis meses, el grupo control había adelgazado algo más que los que habían consumido almendras: 7,25 kilogramos contra 5,5 kilogramos, en promedio. Pero al año, ambos grupos habían recuperado algo de peso y ya no existía diferencia en la cantidad total de peso que habían adelgazado.
A los seis meses, el colesterol del grupo que habían comido almendras había disminuido 8,7 mg/dL, comparado con 0,1 mg/dL en el grupo control, por lo que ambos grupos estaban por debajo de los 200 mg/dL de colesterol total que recomiendan los CDC.
A los 18 meses, ambos grupos tenían el colesterol más alto, pero en el grupo que habían consumido almendras seguía más bajo, aunque la diferencia podría atribuirse al azar.
“Esto nos demuestra que se pueden comer almendras durante un régimen para adelgazar, bajar de peso significativamente y obtener beneficios en términos de colesterol y triglicéridos”, dijo Foster.
Aun así, aclaró: “Las almendras no hacen adelgazar; contienen calorías”.
Son especialmente ricas en magnesio, potasio y vitamina E, y aportan fibra y calcio, según precisó el Consejo de Comerciantes de Almendras de California.
“El mensaje para los que hacen dieta no es ‘Coma todas las almendras que quiera y adelgazará’, sino que se pueden incorporar a una dieta controlada para adelgazar”, dijo Foster.
Por Natasja Sheriff
NUEVA YORK (Reuters Health)
FUENTE: American Journal of Clinical Nutrition, online 27 de junio del 2012
http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=76817

Control glucémico intensivo y nefropatía terminal de la diabetes 2

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 14:17
Dres. Steven G. Coca, Faramarz Ismail-Beigi, Nowreen Haq, Harlan M. Krumholz, Chirag R. Parikh
Arch Intern Med. 2012;172(10):761-769
Se examinó si la forma de tratamiento se asoció con beneficios en los resultados renales clínicamente importantes entre los pacientes con DMT2.
Los estudios epidemiológicos han demostrado una asociación entre el mal control glucémico y las complicaciones microvasculares en los pacientes con diabetes mellitus tipo 2 (DMT2). Los estudios aleatorizados y controlados han demostrado que el control glucémico intensivo  (CGI) reduce la albuminuria. Sin embargo, es menos claro si este control evita las consecuencias renales clínicas finales (por ej. la disminución progresiva del índice de filtrado glomerular), además de la albuminuria en los pacientes con DMT2

18 julio 2012

Añadir exenatida al tratamiento con insulina en diabetes tipo 2 mejora el control glucémico

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 16:43
Se trata del único agonista de receptores de GLP-1 aprobado como terapia adyuvante a un régimen con insulina.
La Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios, dependiente del Ministerio de Sanidad, ha anunciado la autorización de comercialización del fármaco de Lilly y Amylin para la diabetes tipo 2, exenatida dos veces al día (Byetta), como terapia coadyuvante a insulina basal, con o sin metformina o pioglitazona, para el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2, en pacientes adultos que no hayan alcanzado un adecuado control glucémico con estos medicamentos. Se trata del único agonista del receptor de GLP-1 disponible con esta nueva indicación.
“Esta autorización de comercialización de exenatida dos veces al día como terapia coadyuvante a insulina basal nos permite cumplir uno de nuestros objetivos en Lilly Diabetes, como es el de ampliar las opciones terapéuticas para aquellas personas que viven con diabetes y que todavía hoy no encuentran solución adecuada a sus necesidades de tratamiento”, comenta el Dr. Jesús Reviriego, gerente del Departamento Médico de Lilly Diabetes.
Añadir exenatida dos veces al día al tratamiento con insulina basal, en personas con diabetes tipo 2, mejora el control glucémico general y postprandial, favorece la pérdida de peso y disminuye otros factores de riesgo cardiovascular, sin aumento del riesgo de hipoglucemias y con una menor necesidad de incrementar la dosis de insulina (frente al brazo de control).
JANO.es • 16 Julio 2012 12:43

La grasa beige, otro grupo de adipocitos que pueden ayudar a perder peso.

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 16:34
adipocitos
 El hallazgo de la grasa parda, capaz de quemar calorías y reducir los depósitos de grasa mala responsables del sobrepeso, supuso todo un descubrimiento. Y despertó la esperanza de contar con una nueva vía para combatir la epidemia de obesidad que se está extendiendo por todo el mundo. La revista Cell ha publicado  en su edición digital un artículo que describe la existencia en adultos de una clase distinta de grasa buena, que también tiene la facultad de quemar calorías como la parda, bautizada como grasa beige. Y que cuenta con una importante ventaja respecto a su hermana, la grasa parda. “Se puede inducir su actividad de forma más sencilla, por lo que tiene mucho mayor interés como objetivo terapéutico para combatir la obesidad”, explica Francesc Villarroya, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Barcelona, y uno de los mayores expertos en la materia en España.
 
La actividad investigadora en torno a la grasa parda o marrón está en plena ebullición desde que se describiera en 2009 su presencia en personas adultas. Hasta entonces se consideraba que este tejido lo tenían solo los bebés para mantener la temperatura corporal. El hecho de que se encontrara en etapas más avanzadas del desarrollo, en la edad adulta, abría las puertas a su uso para combatir la obesidad y disparaba su atractivo entre científicos y laboratorios. Pero para ello faltaba describir —primero— y saber usar a voluntad —después—, los mecanismos por los que la grasa parda se activa y consume los depósitos de grasa blanca, los denostados michelines.
 
 Hasta el momento se sabía que existía un tipo de grasa, la parda, que consumía calorías y combatía los depósitos de lípidos. Hace décadas que se conocía su existencia en roedores. Algo más tarde se descubrió en bebés y en 2009 varios investigadores anunciaron que también estaba en presente en el cuerpo de los adultos.
 Bruce Spiegelman sostiene en el trabajo publicado en Cell que en adultos no hay grasa parda, sino un tercer tipo de célula grasa diferente de las otras dos denominada beige.
 La grasa beige también adelgaza. Pero mientras en los bebés las células adiposas buenas surgen del músculo, en adultos lo hacen de los propios depósitos de la grasa mala, donde se encuentran los precursores de la grasa beige.
 El equipo de Spiegelman describe en el mismo trabajo que una hormona denominada irisina provoca la aparición de grasa beige en la grasa blanca, al activar las formas latentes de este tejido adiposo bueno.
 Otras investigaciones han comporbado el mismo efecto con el frío u otras hormonas, como la FG21, que se produce en el hígado.
 
El estudio que recoge Cell, dirigido por Bruce Spiegelman, del Dana Faber Cancer Institute, aporta importantes pistas sobre, al menos, uno de sus mecanismos de activación, que pasa por la hormona irisina. Pero, además, introduce un cambio de concepto total. Sostiene que, en realidad, lo que se halló en 2009 en adultos por tres grupos de investigadores no era la grasa parda de los recién nacidos sino otra, la beige.
 
Para ello, ha recurrido a comparar los perfiles genéticos de ambos tejidos, y ha llegado a la conclusión de que son distintos. Los dos tipos de células grasas tienen la facultad de quemar reservas de lípidos y cuentan con una presencia abundante de mitocondrias los orgánulos que aportan energía a la célula y que dan el tono pardo a este tejido.
 
Entre otras diferencias, mientras la grasa parda expresa altos niveles de termogenina (UCP1), una proteína que necesitan las mitocondrias para quemar calorías y generar calor, la grasa beige suele expresarla en menor medida.
 
Además, existe otra diferencia fundamental. Los bebés nacen con esta grasa buena (la parda), mientras que en adultos, la aparición de la grasa beige se puede inducir. En este aspecto reside la importancia para el uso clínico del nuevo tejido descubierto: reacciona con relativa facilidad a determinados estímulos como el frío o algunas hormonas (por ejemplo la irisina), que incrementan la expresión de termogenina, poniendo en marcha el motor celular del consumo de calorías. Y todo ello con una efectividad similar al de la grasa parda de los bebés, según destaca el estudio. Por ello, sería mucho más fácil de usar.
 
Activar las propiedades adelgazantes mediante la exposición al frío no parece una opción razonable. Por eso, las miradas se dirigen hacia las hormonas sobre las que existe evidencia de que despiertan la actividad adelgazante de la grasa beige. Spiegelman ha apostado por la irisina.
 
En enero, el grupo del investigador estadounidense ya publicó que esta hormona se genera en los músculos en respuesta al ejercicio y estimula la acción adelgazante de la grasa buena. Ahora, en el trabajo cuyo avance publica la edición electrónica de Cell, Spielgman sostiene que esta molécula es la llave de contacto que estimula a la grasa blanca a producir grasa beige (cuyos precursores estarían en forma latente en el interior de los depósitos lípidos). La irisina serviría para estimular la aparición de la grasa buena en la mala, y combatir a esta última.
 
“En los últimos tres años se han descrito otras tres moléculas con este mismo efecto estimulante en la grasa buena”, explica Villaroya. Por ejemplo la hormona FG21, que se produce en el hígado como respuesta a la ingesta de grasa. “Pero una cosa es demostrar su eficacia fisiológicamente, y otra farmacológicamente”. En ello están Spiegelman y muchos otros colegas. En busca del fármaco adelgazante que active la grasa buena.

El ejercicio puede proteger al cerebro que envejece

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 16:26

mujer-y-ejercicio

 Se acumula la evidencia de que el ejercicio ofrece cierta protección contra la pérdida de memoria y la enfermedad de Alzheimer. Tres estudios recientes muestran que una variedad de actividades físicas se asocian con unos cerebros más sanos en los adultos mayores.
Un estudio halló que los adultos mayores normalmente sedentarios que caminaban a un paso moderado tres veces por semana durante un año mejoraban el tamaño de la región del cerebro que tiene que ver con la memoria.
Un segundo estudio halló que el entrenamiento en resistencia (con pesas) dos veces por semana ayudaba a las mujeres con señales leves de declive mental a mejorar sus puntuaciones en pruebas de memoria y pensamiento. Y el tercero mostró que el ejercicio realizado para la fuerza y el equilibrio también mejoraba la memoria.
Ninguno de los hallazgos ofrecen una receta clara para evitar los declives mentales y el Alzheimer, pero en conjunto, la creciente acumulación de investigación sugiere firmemente que la actividad física es esencial para un envejecimiento saludable del cerebro, y podría ayudar a prevenir el Alzheimer, aseguró Heather Snyder, directora principal asociada de relaciones médicas y científicas de la Asociación del Alzheimer (Alzheimer’s Association).
“Estos estudios realmente comienzan a fortalecer la literatura sobre el impacto que la actividad física podría tener en la reducción del riesgo de la enfermedad de Alzheimer”, apuntó Snyder.
Los estudios fueron presentados el domingo en la reunión anual de la Asociación de Alzheimer, en Vancouver.
En un estudio, investigadores de tres universidades de EE. UU. dividieron a 120 adultos mayores sedentarios sin demencia en dos grupos. Un grupo hizo ejercicio aeróbico, caminando en una pista a un paso moderado durante 30 a 45 minutos tres veces por semana, y el otro hizo ejercicio de estiramiento y tonificación.
Un año más tarde, las IRM del cerebro mostraron que el tamaño del hipocampo, una región del cerebro que tiene que ver con la memoria, aumentó en dos por ciento en el grupo que caminó. En el grupo de estiramiento y tonificación, el volumen cerebral del hipocampo se redujo en 1.5 por ciento.
Tras los 50 o los 55, los adultos pierden alrededor del uno por ciento del volumen cerebral al año, señaló el autor líder del estudio Kirk Erickson, profesor asistente de psicología de la Universidad de Pittsburgh. Una reducción marcada del hipocampo puede ser una señal de la enfermedad de Alzheimer.
Los nuevos hallazgos muestran que “el hipocampo sigue siendo muy plástico durante toda la vida, incluso en la vejez”, aseguró Erickson. “No solo podemos evitar que se encoja, sino que podemos aumentar el tamaño del cerebro en un periodo relativamente corto, apenas un año tras lograr que la gente se haga más activa”.
Erickson y colegas también midieron las concentraciones en sangre del factor neurotrófico derivado del cerebro (FNDC), que es importante para el aprendizaje, la memoria y otras funciones cerebrales, señaló Erickson.
Hallaron que las personas que tenían mayores aumentos en el tamaño del hipocampo también tenían una mejora más grande en el FNDC, lo que sugiere un cerebro más sano, dijo.
Pero no está claro en qué forma el volumen cerebral o los niveles de FNDC se relacionan con la memoria o las habilidades de pensamiento. El hecho de que ambos grupos (los que realizaron ejercicio aeróbico y el grupo de estiramiento y tonificación) rindieron más en las pruebas de pensamiento y memoria tras un año señala que varios tipos de ejercicio pueden actuar sobre distintas regiones del cerebro o distintas redes cerebrales, apuntó Erickson. En lugar de decir que un tipo de ejercicio es más importante que otro, es probable que la respuesta sea más compleja, y varios tipos de actividad física afecten distintos aspectos de la salud cerebral, comentó Erickson.
Para evaluar justo ese tipo de teoría, investigadores de la Universidad de Columbia Británica y de la Universidad de Illinois, en Urbana, dividieron a 86 mujeres de 70 a 80 años de edad que ya mostraban señales de declive mental leve en tres grupos. Un grupo hizo entrenamiento de resistencia (pesas) dos veces por semana, otro hizo entrenamiento aeróbico (caminar) dos veces por semana, y el tercero realizó ejercicios de equilibrio y tonificación dos veces por semana.
Tras seis meses, el grupo de entrenamiento en resistencia mostró una mejora significativa en el rendimiento en pruebas de atención y memoria, en comparación con los otros dos grupos, hallaron los investigadores. El entrenamiento en resistencia también llevó a cambios funcionales en tres regiones del cerebro que tienen que ver con la memoria. El grupo de entrenamiento aeróbico mostró mejoras en el equilibrio, la movilidad y la capacidad cardiovascular.
El tercer estudio, de investigadores del Centro Nacional de Geriatría y Gerontología de Japón, se enfocó en 47 adultos mayores con deterioro leve de la memoria, que se dividieron en dos grupos. Un grupo realizó 90 minutos de ejercicio supervisado dos veces por semana, y el otro, el grupo de control, asistió a unas cuentas sesiones de educación en salud.
El grupo de ejercicio realizó entrenamiento en fuerza, aeróbicos y ejercicios para mejorar el equilibrio, durante un año.
Los del grupo de ejercicio mostraron una mejora en una tarea de memoria y en pruebas que medían su capacidad de usar el lenguaje, en comparación con los del grupo de educación, aunque ambos grupos mostraron mejoras en la memoria, señalaron los investigadores.
“Hay mucha evidencia disponible que sugiere que el ejercicio puede resultar beneficioso de muchas formas, ya sea al reducir el riesgo de obesidad y de aumento de peso o la inflamación”, aseguró Erickson. “El ejercicio se asocia con una mayor esperanza de vida, y se ha mostrado repetidas veces que se asocia con una reducción en el riesgo de demencia. Parece que hay una relación muy directa entre la actividad física y la integridad del cerebro”.
Debido a que estas investigaciones se presentan en una reunión médica, sus datos y conclusiones deben ser considerados como preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.
Además, los expertos anotaron que aunque estos estudios hallaron una asociación entre el ejercicio y un envejecimiento cerebral más sano, los investigadores no probaron una relación causal.
DOMINGO, 15 de julio (HealthDay News) —
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTES: Heather Snyder, Ph.D, senior associate director, medical and scientific relations, Alzheimer’s Association; Kirk Erickson, Ph.D., assistant professor, psychology, University of Pittsburgh; July 15, 2012, abstracts, Alzheimer’s Association International Conference 2012, Vancouver, British Columbia, Canada
HealthDay
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_127282.html

Asociaciones médicas apoyan a los edulcorantes como una ayuda en la dieta

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 16:20

planta-de-estevia

 Los edulcorantes no nutritivos como Splenda, Equal y Sweet’N Low podrían tener un papel a desempeñar en el mantenimiento del peso, o incluso en perderlo, siempre y cuando las personas no los usen como excusa para luego permitirse alimentos ricos en calorías.
El respaldo de seis substitutos del azúcar como ayuda dietaria proviene de una declaración científica publicada el lunes por dos importantes organizaciones, la American Heart Association y la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association).
“Podría haber un beneficio entre las personas que los usan con inteligencia y que no compensan luego en el día y anulan el beneficio”, señaló Christopher Gardner, autor líder de la nueva declaración científica.
Según la información de respaldo del documento, que aparece simultáneamente en las revistas Circulation y Diabetes Care, unos 6,000 alimentos y bebidas del mercado de EE. UU. contienen al menos uno de los seis edulcorantes no nutritivos disponibles.
Cuatro de ellos, la sucralosa (Splenda), el acesulfamo K, el neotame (fabricado por NutraSweet) y la sacarina (Sweet’N Low), son edulcorantes artificiales, y la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) los regula como aditivos alimentarios. El aspartamo (Equal o NutraSweet) se compone de tres aminoácidos y la stevia es un derivado de una planta, así que técnicamente ninguno de los dos se considera “artificial”, pero sí cuentan con la aprobación de la FDA, explicó Gardner.
Independientemente de dónde provienen, los edulcorantes no nutritivos se han hecho cada vez más populares. En 1965, apenas tres por ciento de los estadounidenses los usaban en sus dietas. Para 2004, esa cifra alcanzaba el quince por ciento.
Sin embargo, su aumento en popularidad no ha sido acompañado por una reducción en el consumo de azúcares añadidas, que contribuyen a la obesidad, la diabetes y a muchos problemas de salud más, anotó la declaración científica.
En general, la literatura científica sobre los edulcorantes no nutritivos es escasa, pero hay cierta evidencia de que beber refrescos de dieta con cero calorías en lugar de refrescos azucarados podría ayudar a reducir las calorías.
Ninguno de los tipos de bebida tiene ningún valor nutricional, pero las personas que beben refrescos de dieta no tienden a compensar con galletas u otras calorías vacías más tarde, apuntó Gardner.
Por otro lado, añadió que las personas que comen comidas que contienen edulcorantes no nutritivos son más propensas a compensar con artículos ricos en azúcar más tarde.
En este momento, no está claro qué efectos los edulcorantes no nutritivos podrían tener sobre la pérdida o aumento reales de peso, sobre la ingesta total de calorías o carbohidratos, o si tienen algún efecto sobre otros factores de riesgo de la enfermedad cardiaca y la diabetes.
Pero hay cierta evidencia (mayormente anecdótica) de que consumir productos con edulcorantes no nutritivos puede ayudar a las personas con diabetes a vigilar su ingesta de azúcar, un componente clave de la gestión de la enfermedad, apuntó Gardner.
“Elegir refrescos de dieta en lugar de refrescos o incluso elegir alimentos con edulcorantes no nutritivos puede tener un impacto directo sobre la ingesta de azúcar y [se puede usar] como una herramienta viable para lograr que las personas vigilen su ingesta de azúcar”, aseguró.
De forma similar, si se va a tomar ese café de cualquier forma, “usar un paquetito azul, amarillo o rosa ayuda”, comentó Gardner.
Pero en general, los edulcorantes no nutritivos probablemente no sean la respuesta final para mantener un peso saludable y permanecer sano.
“No creo que sean la cura mágica para perder peso”, comentó Nancy Copperman, directora de iniciativas de salud pública del Sistema de Salud North Shore-LIJ en Great Neck, Nueva York.
Gardner, autor de la declaración, se mostró de acuerdo. “Si las personas cuentan que esto sea la forma de controlar las calorías y el azúcar, no es así”, advirtió. “El impacto mayor tiene que provenir de una dieta sana en general. Nunca convertirá la comida basura en comida sana simplemente por eliminar el contenido de azúcar. Nunca encontrará edulcorantes no nutritivos en las zanahorias, el brócoli ni los frijoles, todas las cosas que les decimos a las personas que coman”.
LUNES, 9 de julio (HealthDay News) —
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTES: Christopher Gardner, Ph.D., associate professor of medicine, Stanford University School of Medicine, Stanford, Calif.; Nancy Copperman, M.S., R.D., C.D.N., director of public health initiatives, North Shore-LIJ Health System, Great Neck, N.Y.; July 9, 2012, Circulation/Diabetes Care online
HealthDay
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_127101.html

Página siguiente »

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus