Diabetes mellitus

27 junio 2012

El abordaje de la obesidad en mujeres precisa tratamiento psicológico

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:40
obesa
Una encuesta a 380 personas realizada por el Instituto Médico Europeo de la Obesidad muestra que el 52% estaba en su peso normal, el 37% tenía sobrepeso, y el 11%, obesidad.
El tratamiento psicológico en el abordaje de la obesidad en mujeres es “fundamental” puesto que, en su aparición, influyen elementos emocionales que, en hombres, no tienen tanto peso, sostiene Rubén Bravo, portavoz del Instituto Médico Europeo de la Obesidad, entidad que ha presentado un estudio que mide el grado de tolerancia de ambos sexos ante la obesidad con motivo del Día Europeo de esta problemática, que tiene lugar este sábado.
Este experto, en declaraciones a Europa Press, ha reconocido que en hombres el detonante del sobrepeso y la obesidad es “más sencillo”, puesto que suele ser solamente la comida, pero en mujeres radica en ocasiones en “un problema de ansiedad, de no saber gestionar (la situación), y de buscar la felicidad”.
No obstante, la encuesta, en la que han participado 380 personas (216 mujeres y 164 hombres) de las que el 52 por ciento estaban en su peso normal, el 37 por ciento tenía sobrepeso, y el 11 por ciento obesidad, revela que las mujeres suelen ser más intolerantes con sus homólogas obesas, al no entender que su aparición atiende a una enfermedad.
“Las mujeres que están acostumbradas a cuidarse en su día a día se muestran poco comprensibles hacia las mujeres obesas, porque ya dan por hecho que se trata de una falta de voluntad y dejadez”, ha precisado Bravo. Además, el 41 por ciento de las mujeres creen que la obesidad supone un problema estético frente al 21 por ciento de los hombres.
Trabas en el mundo laboral
Por otro lado, respeto a la cuestión laboral, las mujeres son más reticentes a que una persona obesa ocupe un puesto de trabajo cara al público (el 76%) que los hombres (un 14%). En este sentido, el portavoz del Instituto Médico Europeo de la Obesidad describe las situaciones a las que tienen que enfrentarse muchas personas obesas que, aun teniendo un currículum brillante, encuentran trabas por su aspecto físico a la hora de realizar una entrevista con el directivo o gente de la empresa.
En este sentido, todas las mujeres encuestadas que padecían problemas de obesidad denunciaron haber experimentado algún tipo de rechazo en el ámbito laboral frente al 36 por ciento de los hombres.
En relación al plano sentimental, el sondeo revela que, a pesar de que todos entablarían amistad con una persona obesa, el 67 por ciento de las mujeres con peso normal o sobrepeso remediable no se casaría con una persona obesa. Esta opinión contrasta claramente con la de los hombres, quienes no tienen tantas reticencias a la hora de llegar al altar con una mujer con sobrepeso u obesidad (el 17%).
“Este hecho no nos debe extrañar tanto, sabiendo que las españolas se colocan entre las mujeres que más se cuidan y menos obesidad tienen en la Unión Europea”, ha declarado Bravo. Los hombres españoles, sin embargo, “tienden más a mimar la barriga de la felicidad” y son los que más problemas de obesidad presentan en toda la Unión Europea, ha señalado.
Intolerancia a los kilos
Por otra parte, a medida que las mujeres aumentan de peso son más intolerantes con los kilos que sobran: el 76 por ciento de las mujeres con normopeso, el 94 % con un sobrepeso remediable y un 96 con problemas de obesidad muestran su rechazo.
“Profundizando en los resultados, nos damos cuenta que cuanto más aumenta el exceso de peso, la intolerancia hacia los propios kilos y los kilos de los demás también aumenta, sobre todo en las mujeres, existiendo autocracias profunda y disconformidad”, ha señalado este experto.
En general, sus afectados, bien sean hombres y mujeres, “no se conforman con ser obesos, no lo asumen, se sienten mal y luchan por dejar de serlo”, ha aclarado, en relación al número creciente de personas con esta problemática que decide someterse a un tratamiento. A pesar de que la media de edad de estos pacientes ronda los 35-45 años, ha advertido de que cada vez hay más adolescentes que acuden al especialista para seguir un tratamiento, a consecuencia del estilo de vida actual.
JANO.es • 15 Mayo 2012 18:55
http://www.jano.es/jano/actualidad/ultimas/noticias/janoes/abordaje/obesidad/mujeres/precisa/tratamiento/psicologico/_f-11+iditem-17066+idtabla-1?utm_source=JANO&utm_medium=email&utm_campaign=Jano+diario+-+16%2F05%2F2012

La obesidad y sus paradojas

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 8:29

obesos

La obesidad y sus paradojas. En IntraMed
Dr. Carlos Tajer.
Un polémico artículo que pone en tela de juicio nuestras creencias sobre el tema de la obesidad. Reflexiones inteligentes y a menudo contraintuitivas que no lo dejarán indiferente. Comentario de la Dra. Mónica Katz que expresa una posición contraria

Los suplementos de calcio podrían incrementar el riesgo cardíaco

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:20
Muchos estadounidenses mayores toman complementos de calcio para prevenir la pérdida ósea, pero podían aumentar significativamente el riesgo de un ataque cardiaco, sugiere un estudio reciente.
 Esos complementos no ayudan a prevenir ataques cardiacos ni accidentes cerebrovasculares (ACV), como habían sugerido algunas investigaciones anteriores, afirman los autores del estudio. Pero el calcio de la dieta podría reducir el riesgo, anotaron.
 “Aunque una ingesta moderadamente alta de calcio a partir de la dieta podría conllevar un riesgo más bajo de ataque cardiaco, no sucede así con la ingesta complementaria de calcio”, aseguró la investigadora líder Sabine Rohrmann, de la división de epidemiología y prevención del cáncer del Instituto de Medicina Social y Preventiva de la Universidad de Zúrich, en Suiza.
 
“En lugar de tomar complementos de calcio, los hombres y las mujeres que deseen aumentar su ingesta de calcio deben confiar en los alimentos, como los productos lácteos bajos en grasa o el agua mineral, [que son] ricos en calcio”, sentenció.
 
El informe aparece en la edición en línea del 23 de mayo de la revista Heart.
 
Para el estudio, el grupo de Rohrmann recolectó datos sobre casi 24,000 personas de Heidelberg, Alemania, que participaron en un estudio llamado Investigación prospectiva europea sobre el cáncer y la nutrición.
 
Todos los participantes tenían entre 35 y 64 años cuando se unieron al estudio entre 1994 y 1998.
 
Los investigadores les preguntaron sobre sus dietas y si tomaban complementos de vitaminas y/o minerales.
 
Durante un seguimiento promedio de once años, hubo 354 ataques cardiacos, 260 ACV y 267 muertes por causas cardiovasculares entre todos los participantes, anotaron los investigadores.
 
Los participantes cuya ingesta de calcio de todas las fuentes era moderada, de 820 miligramos (mg) al día, tenían un riesgo más bajo de ataque cardiaco que aquellos cuya ingesta era inferior, hallaron los investigadores.
 
Sin embargo, aquellos cuya ingesta superaba los 1,100 mg no tenían un riesgo sustancialmente más bajo. Tampoco hubo una cantidad en que el calcio se relacionara con un menor riesgo de ACV.
 
Cuando el equipo de Rohrmann observó específicamente los complementos de calcio, halló un aumento de 86 por ciento en los ataques cardiacos entre las personas que los tomaban con regularidad, en comparación con las personas que no tomaban ningún complemento.
El Dr. Robert Recker, director del Centro de Investigación sobre la Osteoporosis de la Universidad de Creighton y presidente de la Fundación Nacional de la Osteoporosis (National Osteoporosis Foundation) no estuvo de acuerdo con los resultados.
 
“Estos hallazgos me parecen dudosos”, dijo. “Es difícil comprender por qué el calcio de la dieta puede reducir el riesgo de ataque cardiaco, y los complementos aumentarlo”.
 
Recker señaló que cree que los hallazgos podrían reflejar un sesgo en el que los que ya estaban en riesgo de ataque cardiaco tomaron complementos con la esperanza de reducir el riesgo, pero algunos sufrieron de ataques cardiacos de cualquier forma.
 
Dado que el mecanismo no puede ser descrito, los hallazgos podrían tener fallas, anotó.
 
Recker añadió que los complementos de calcio sí previenen un número significativo de fracturas. “En Estados Unidos, la incidencia de fracturas por la osteoporosis es mayor que la incidencia combinada de enfermedad cardiaca, ataque cardiaco y ACV”, señaló.
 
Recomendó tomar un complemento de calcio solo si no se obtiene suficiente calcio de la dieta. Si no consume muchos productos lácteos, Recker aconsejó tomar dos dosis separadas de 500 mg de calcio al día.
 
Pero el Dr. Ian Reid, profesor de medicina y endocrinología de la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda, y autor de un editorial acompañante en la revista, apuntó que los hallazgos son similares a su propio estudio.
 
“Este estudio provee evidencia confirmatoria de que el calcio tomado como complemento parece aumentar el riesgo de ataques cardiacos, mientras que tener una dieta que incluya algunos alimentos ricos en calcio no parece conferir el mismo riesgo”, comentó.
 
Reid sugirió que las dosis altas de calcio podrían dañar las paredes de los vasos sanguíneos, lo que lleva a ataques cardiacos.
 
“La mayoría de personas no deben tomar complementos de calcio”, aseguró. “Se debe obtener el calcio necesario de la dieta, en lugar de tomar complementos”.
 
En términos de la reducción de las fracturas, Reid dijo que según su estudio, que fue publicado en una edición en línea de la revista BMJ en julio de 2010, los complementos de calcio podrían reducir las fracturas en 10 por ciento, pero pueden aumentar el riesgo de ataque cardiaco en 25 por ciento.
 
Dijo que su estudio mostró que si mil personas reciben calcio durante cinco años, se prevendrán 26 fracturas, pero también habrá 14 ataques cardiacos, 10 ACV y 13 muertes.
 
En un comentario sobre el nuevo estudio, el Dr. Gregg Fonarow, profesor de cardiología de la Universidad de California en Los Ángeles, añadió que “se ha planteado la hipótesis de que los cambios abruptos en las concentraciones de calcio en sangre con los complementos de calcio podría contribuir a efectos cardiovasculares adversos”.
 
Declaró que “aunque se necesitan más estudios, los complementos de calcio solo deben ser usados en las personas en que los beneficios potenciales superen a los riesgos potenciales”.
 
Aunque el estudio encontró una relación entre la ingesta de calcio y los ataques cardiacos, no demuestra que exista una relación de causa y efecto.
 
FUENTES: Sabine Rohrmann, Ph.D., M.P.H., professor, cancer epidemiology and prevention division, Institute of Social and Preventive Medicine, University of Zurich, Switzerland; Ian Reid, M.D., faculty of medical and health sciences, University of Auckland, New Zealand; Robert R. Recker, M.D., professor, medicine, director, Osteoporosis Research Center, Creighton University, Omaha, Neb., and president, National Osteoporosis Foundation; Gregg C. Fonarow, M.D., professor, cardiology, University of California, Los Angeles; May 23, 2012, Heart, online.

Los adolescentes que hacen más de cuatro comidas al día están más delgados

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:16
Un estudio del CSIC revela que ciertos hábitos saludables, como comer menos pero de forma más frecuente y sin prisas, están asociados con una menor cantidad de grasa corporal, al margen de la actividad física que se realice.
La influencia benéfica del desayuno puede ser especialmente relevante en los adolescentes varones que no practican ninguna actividad física.
Que la clave para prevenir la obesidad es mantener unos hábitos alimenticios saludables no parece una novedad. Sin embargo, un nuevo estudio liderado por el Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos y Nutrición (ICTAN), adscrito al CSIC, va un paso más allá.
El trabajo demuestra que ciertos hábitos saludables, como comer más de cuatro veces al día y hacerlo de forma pausada, se relacionan con una menor cantidad de grasa corporal, independientemente de la actividad física que se realice durante el tiempo libre.
La información relativa a la grasa se obtuvo a través de la suma de seis pliegues cutáneos y de la circunferencia de la cintura de 1.978 adolescentes (1.017 chicas) entre 13 y 18 años procedentes de cinco ciudades españolas (Granada, Madrid, Murcia, Santander y Zaragoza). También se evaluó el papel de la actividad física en el tiempo libre.
“Para dilucidar cuál es el efecto sobre la obesidad de los hábitos dietéticos es necesario estudiarlos en conjunto con otros hábitos, como la actividad física”, explica a SINC Sonia Gómez Martínez, primera autora del trabajo e investigadora en el departamento de Metabolismo y Nutrición del ICTAN.
Los chicos medían y pesaban más, además de poseer un mayor perímetro de la cintura y de comer de forma más rápida. Sin embargo, según el estudio, publicado en el Journal of Adolescent Health, en ellos la grasa acumulada era menor.
Asimismo, los autores observaron que la influencia benéfica del desayuno puede ser especialmente relevante en los adolescentes varones que no practican ninguna actividad física, ya que los que se saltaban esta comida mostraban los valores de grasa corporal más altos.
“Con los resultados obtenidos se ha demostrado que una de cada cuatro chicas y uno de cada tres chicos españoles tienen sobrepeso o son obesos”, afirma Gómez Martínez.
Necesidades especiales
La maduración sexual y el aumento de talla y peso son las características que marcan las necesidades nutricionales de los adolescentes, que durante esta etapa desarrollan el 20% de la altura que tendrán como adulto y el 50% de su masa muscular y ósea.
Estos procesos requieren una elevada cantidad de energía y nutrientes, de ahí que la alimentación deba estar diseñada para cubrir el gasto que se origina. Durante la adolescencia, son tres los minerales que tienen especial importancia: el calcio, el hierro y el zinc.
Mientras que el calcio es fundamental en el crecimiento de la masa ósea, el hierro interviene en el desarrollo de tejidos hemáticos (los glóbulos rojos) y del tejido muscular, y el zinc en el desarrollo de la masa ósea y muscular.
Entre las recomendaciones diarias para la alimentación de los adolescentes se halla la ingestión de tres o cuatro tazas de leche o yogur para el aporte de calcio, vitamina D y riboflavina; cinco o más raciones de frutas o verduras; dos porciones de alimentos proteínicos magros; de seis a once porciones de cereales, pasta, arroz y patata; y pequeñas cantidades de alimentos ricos en grasa y en azúcar.

El calcio alimentario es mejor que los suplementos de este mineral por lo que respecta al riesgo de ECV

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 8:11
Los autores de otro estudio que indica que los suplementos de calcio podrían incrementar el riesgo de IM dicen que las personas que necesitan más calcio debieran intentar primero y antes que nada aumentar la ingesta alimentaria de este mineral . Al comunicar sus hallazgos en el número de junio de 2012 de Heart, la Dra. Kuanrong Li (Centro de Investigación de Cáncer de Alemania, Heidelberg, Alemania) y sus colaboradores llegan a la conclusión de que los suplementos de calcio “se debieran tomar con precaución”.
No diría que los suplementos de calcio son nocivos, pero tampoco diría que son inocuos.
La autora principal, nutricionista Dra. Sabine Rohrmann (Universidad de Zurich, Suiza), dijo a heartwire: “No diría que los suplementos de calcio son nocivos, pero tampoco diría que son inocuos”, Y si bien no considera que debiera haber todavía una advertencia para no utilizar tales suplementos, “pues se necesita más investigación”, recomienda que los médicos inicialmente traten de alentar a quien consideren que tenga deficiencia de calcio a obtener el mineral que necesitan de su alimentación.
“Mi consejo es que los médicos debieran analizar muy bien la alimentación de sus pacientes y tratar de hacer ajustes (recomendar los alimentos apropiados). Si la ingesta de calcio no es tan alta debieran recomendar un suplemento que tenga una dosis máxima de 500 mg. Sería mejor incluso recomendar una dosis más baja que se tomara dos veces al día”.
Y el Dr. Ian R. Reid quien junto con su colega, el Dr. Mark J. Bolland (Universidad de Auckland, Nueva Zelanda), son autores de un editorial concomitante , están de acuerdo. Dijo a heartwire: “El consejo general es que los pacientes no se debieran autorrecetar suplementos de calcio, sino debieran tratar de satisfacer sus necesidades de calcio (700 a 1000 mg/día) de una alimentación equilibrada. Esto se refleja en las recomendaciones de la American Society of Bone and Mineral Research”.
“Existen desde luego intereses comerciales creados que se resisten a este consejo” añade Reid. “Además hay algunos médicos que siguen casados con la idea de utilizar suplementos de calcio, pero creo que deben valorar los indicios crecientes de los efectos adversos y sopesar esto tomando en cuenta los datos relativamente escasos de su eficacia -el empleo de suplementos de calcio sólo parece reducir casi un 10% el riesgo de fractura-. Por consiguiente, el balance del riesgo frente al beneficio es negativo”.
Las grandes cargas de calcio podrían proporcionar una “espiga” y favorecer la aterogénesis.
Tanto Li et al como Reid y Bolland – quienes previamente han publicado artículos sobre este tema – dicen que consideran que la “espiga” de las concentraciones sanguíneas de calcio que ocurre tras la administración de suplementos de grandes cargas de calcio podría ser la causa del incremento del riesgo de IM, posiblemente al favorecer o acelerar la aterogénesis.
Debiéramos volver a ver el calcio como un componente importante de una alimentación equilibrada y no como una panacea económica para el problema general de la osteoporosis posmenopáusica.
En cambio, señalan, el calcio alimenticio se toma en pequeñas cantidades que se distribuyen durante todo el día, por lo general junto con materia grasa y proteínas, de manera que como resultado se absorbe con lentitud y produce escaso cambio en las concentraciones séricas de calcio.
Reid y Bolland dicen: “Los suplementos de calcio han sido ampliamente adoptados por los médicos y el público, basándose en que son una forma natural y, por tanto, inocua de evitar fracturas por osteoporosis”.
Añaden: “Ahora resulta cada vez más evidente que el tomar este oligoelemento en una o dos dosis diarias no es natural y que no reproduce los mismos efectos metabólicos que el calcio de los alimentos. Debiéramos volver a ver el calcio como un componente importante de una dieta equilibrada y no como una panacea económica para el problema general de la osteoporosis posmenopáusica”.
“Aumentan los datos” indicativos de un efecto cardiovascular de los suplementos de calcio
Li et al analizaron datos epidemiológicos de una de dos cohortes alemanas, de Heidelberg, que participaron en el European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition Study (EPIC — investigación prospectiva europea del cáncer y la nutrición). Participaron 23 980 individuos de 35 a 64 años de edad, sin complicaciones cardiovasculares importantes al incorporarse. Se utilizó un cuestionario de frecuencia de alimentos (CFA) autoadministrado para valorar el consumo de 148 productos alimenticios en los 12 meses anteriores a la fecha de incorporación. Y en la entrevista inicial y los cuestionarios de seguimiento, se les preguntó a los participantes si habían tomado con regularidad suplementos de vitaminas/minerales en las últimas cuatro semanas.
Después de un promedio de seguimiento de 11 años, se documentaron 354 IM, 260 accidentes cerebrovasculares y 267 muertes por causas cardiovasculares. No hubo ninguna relación entre el uso de suplementos de calcio y el accidente cerebrovascular o la mortalidad por causas CV. Sin embargo, los usuarios de cualquier suplemento que contenía calcio tuvieron un incremento significativo en el riesgo de infarto de miocardio en comparación con los no usuarios de suplementos (CRI: 1,86; IC del 95%: 1,17 a 2,96) después del ajuste multifactorial. Este efecto fue aún más acentuado en quienes utilizaron sólo los suplementos de calcio, por contraposición a suplementos de combinación que contenían calcio (CRI: IC del 95%: 1,12 a 5,12).
Si bien Rohrmann admite que el número de episodios fue pequeño, sólo 20 IM entre 851 usuarios de cualquier suplemento y sólo siete IM entre las 256 personas que tomaban sólo suplementos de calcio, en comparación con 256 IM entre 15.959 no usuarios de suplementos, dice que los hallazgos de todas maneras son válidos “pues tienen significación estadística”.
Así mismo, dice que los nuevos resultados se suman a los de varios otros estudios de observación de metanálisis realizados en los últimos años que han dejado entrever un vínculo entre los suplementos de calcio y un incremento del riesgo de IM.
Reid y Bolland en su comentario editorial están de acuerdo con que esta es otra pieza del rompecabezas. “Por tanto, se están acumulando constantemente datos indicativos de un verdadero efecto cardiovascular del empleo de suplementos de calcio, planteando la interrogante de si estos son lo suficientemente importantes para anular los efectos útiles en las fracturas”.
Esto no significa que el calcio no sea importante, pero recomendaría a las personas que utilicen fuentes alimentarias como una alternativa a los suplementos.
Li et al también determinaron que la ingesta alimentaria total de calcio tenía un efecto algo protector contra el IM, aunque no observaron una relación lineal, como se ha informado con anterioridad. En comparación con los individuos del cuartil más bajo de ingesta de calcio de alimentos y de productos lácteos, los del tercer cuartil tuvieron una reducción del riesgo de IM de cerca del 30% (CRI de 0,69 y 0,68), lo cual fue significativo. Sin embargo, aunque las personas del cuartil más alto también tuvieron un riesgo más bajo de IM que las del cuartil más bajo, esta diferencia no fue significativa, dijo Rohrmann.
Señaló: “No soy una experta en osteoporosis, pero las personas menores de 50 años de edad necesitan unos 1000 mg de calcio al día y las mayores de 50 alrededor de 1200 mg. Y lo que sabemos por la bibliografía es que una dosis mucho mayor que esta no confiere gran beneficio. Así mismo, hay cosas mucho más eficaces que el calcio para recomendar en la prevención de la osteoporosis, como el ejercicio y la vitamina D. Esto no significa que el calcio no sea importante, pero recomendaría a las personas que utilicen fuentes alimentarias como una alternativa a los suplementos. Para quienes no toleran bien los productos lácteos, son fuentes abundantes de calcio brócoli, calabaza y col y se comercializan aguas minerales y jugos de naranja que están fortificados con dosis más bajas de calcio que los suplementos”.
La cobertura por la prensa “está bien” en general, dice la investigadora.
El artículo de Li et al y el comentario editorial acompañante generó gran cobertura por la prensa de todo el mundo la semana pasada y una búsqueda hasta el día de hoy permitió identificar 199 artículos sobre el tema.
Muchos aparecieron con el encabezamiento de que los suplementos de calcio incrementaban a casi el doble el riesgo de infarto de miocardio. Sin embargo, muchas de estas noticias aclaraban en el texto que tales suplementos debieran verse con precaución, más que llegar a recomendar que se abandonase su uso. Otros encabezamientos de noticias fueron más circunspectos, incluido el de New York Times, que utilizó el encabezamiento “Tomar calcio puede plantear riesgos para la salud” .
Algunas publicaciones fueron ambiguas en sus artículos; la página Web de Daily Telegraph de Reino Unido [4] publicó un artículo titulado “Que no cunda el pánico por la nueva investigación sobre la relación del infarto de miocardio con el calcio”, que enlazaba a una entrevista en video con Natasha Stewart, enfermera cardiológica principal de la British Heart Foundation (BHF). Recomendaba a quienes les ha recetado suplementos de calcio su médico que los siguieran tomando pero que lo consultaran si tenían alguna duda. Hizo notar: “No hay que preocuparse sobre estos resultados; necesitamos más investigación”. Sin embargo, otro artículo sobre el mismo estudio que también se publicó en esta página Web [5] afirmaba con vehemencia “Las píldoras de calcio aumentan al doble de riesgo de infarto de miocardio”, lo mismo que el encabezamiento del artículo que apareció en la página inicial de la versión impresa de ese diario. Reportajes más responsables trataron de exponer los dos lados de la historia , tratando de dilucidar los mensajes importantes para los lectores.
En general, Rohrmann dijo a heartwire, la cobertura por la prensa “estuvo bien”. “Esperábamos que los médicos que tratan a pacientes con osteoporosis dudaran de nuestros resultados. Como nutricionista, siempre recomendaría que las personas traten de obtener sus nutrimentos de los alimentos, y creo que demasiada gente se basa en los suplementos para compensar una alimentación no equilibrada. Sin embargo, es importante que los pacientes aclaren la situación con su médico”.
Reid está de acuerdo, y aconseja a los pacientes: “Si su médico le ha recetado suplementos de calcio, entonces debiera comentar el asunto con él antes de modificar su empleo de suplementos. Sin embargo, si usted mismo ha comenzado con los suplementos de calcio, entonces es probable que éstos estén haciendo más mal que bien y sería adecuado suspenderlos. No obstante, el comentar esto a su médico también es una medida adecuada”.
(Artículo original en inglés, heartwire; 30 mayo 2012) Heidelberg, Alemania
22 DE JUNIO DE 2012 Lisa Nainggolan
http://www.theheart.org/es/article/1412325.do

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus