Diabetes mellitus

8 febrero 2012

Diferencias de presión entre el brazo izquierdo y el derecho aumentan el riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:47
Investigadores británicos asocian una variación de 15 miligramos Hg o más a un mayor riesgo de enfermedad vascular periférica (2,5 veces mayor), enfermedades cerebrovasculares preexistentes (1,6) y mortalidad cardiovascular (70%).
esfigmomanometro
La diferencia de presión sanguínea entre el brazo izquierdo y el derecho de un paciente podría indicar que padece una enfermedad vascular. Así se desprende del metaanálisis realizado por investigadores de la University of Exeter, en Devon (Reino Unido), publicada en la versión ‘on line’ de The Lancet. Este descubrimiento sugiere que se debería medir la presión sanguínea en ambos brazos de forma rutinaria.
Los  autores, que revisaron 28 investigaciones acerca de las diferencias de presión entre ambas extremidades, encontraron evidencias que sugieren que una diferencia de 15 miligramos Hg o más está asociada con un mayor riesgo de enfermedad vascular periférica (2,5 veces mayor), enfermedades cerebrovasculares preexistentes (1,6); mortalidad cardiovascular (70%).
Los investigadores, dirigidos por el doctor Christopher E. Clark, del Peninsula College of Medicine and Dentistry, en la Universidad de Exeter, señalan que estos resultados indican que “una diferencia en la presión sanguínea sistólica de 10 mm Hg o más o de 15 mm Hg o más entre brazos podría identificar a los pacientes con alto riesgo de enfermedad vascular periférica asintomática y de mortalidad, que podrían beneficiarse de más valoraciones”.
Según estos expertos, “los descubrimientos de este estudio deberían incorporarse a las futuras guías para la hipertensión y la medición de la presión sanguínea para justificar su medición en los dos brazos y promover controles dirigidos a la enfermedad vascular periférica y el manejo de factores de riesgo agresivos en sujetos con una diferencia sistólica entre brazos demostrable”.
The Lancet (2012); doi:10.1016/S0140-6736(11)61710-8

No hay comentarios

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.

Disculpa, los comentarios están cerrados.

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus