Diabetes mellitus

8 febrero 2012

Evaluación económica del tratamiento de diabetes tipo 2 con saxagliptina en Colombia

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 9:26
Autores: Jorge F. Elgart(1), Lorena Gonzalez(1), Joaquin E. Caporale(1), Juan E. Valencia(2), Juan J. Gagliardino(1)
Filiación:
(1)CENEXA. Centro de Endocrinología Experimental y Aplicada, Universidad Nacional de La Plata, La Plata, Argentina
(2)Bristol Myers-Squibb de Colombia, Cali, Colombia
Correspondencia: jelgart@cenexa.org

La FDA aprueba ‘Jentadueto’ para el tratamiento de la diabetes tipo 2 en adultos

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:21
El nuevo tratamiento combina el inhibidor de la DPP-4, linagliptina y metformina en un solo comprimido, dos veces al día, para disminuir la glucemia en adultos con diabetes tipo 2.
Boehringer Ingelheim y Eli Lilly and Company anuncian la aprobación por la Food and Drug Administration (FDA) estadounidense de “Jentadueto” (linagliptina/metformina clorhidrato). Se trata de un nuevo comprimido que combina el inhibidor de la dipeptidil peptidasa-4 (DPP-4), linagliptina, con metformina1 y representa una nueva opción terapéutica basada en un solo comprimido, administrado dos veces al día, para adultos con diabetes tipo 2 que requieren un mejor control de su glucemia. Linagliptina (5 mg, una vez al día) se comercializa con el nombre de Trajenta™ (linagliptina).
Linagliptina/metformina HClTM es un medicamento de prescripción que se usa en combinación con dieta y ejercicio para mejorar el control glucémico en adultos con diabetes tipo 2 en los que está indicado el tratamiento con linagliptina y metformina. A la dosis máxima, linagliptina/metformina HClTM muestra disminuciones de los niveles de hemoglobina A1c (HbA1c o A1C) de hasta un 1,7% respecto a placebo (+0,1% para placebo y -1,6% para linagliptina/metformina HClTM).
La A1C es un parámetro que se mide en los diabéticos para obtener un índice del control glucémico durante los últimos dos a tres meses. Linagliptina/metformina HClTM no provoca un cambio significativo del peso corporal. Linagliptina/metformina HClTM se puede administrar en monoterapia o en combinación con sulfonilurea, un medicamento de prescripción frecuente para la diabetes tipo 2. Linagliptina/metformina HClTM no está previsto para el tratamiento de la diabetes tipo 1 o la cetoacidosis diabética (niveles altos de cuerpos cetónicos en sangre u orina). No se ha estudiado su combinación con insulina. La ficha técnica de linagliptina/metformina HClTM incluye una advertencia destacada alertando del riesgo de acidosis láctica, una posible complicación metabólica grave secundaria a la acumulación de metformina durante el tratamiento con linagliptina/metformina HClTM.
El Dr. Lance Sloan del Texas Institute for Kidney and Endocrine Disorders afirma respecto a la aprobación de ‘Jentadueto’ que “la mayoría de las personas con diabetes tipo 2 necesitan más de un medicamento para disminuir su glucemia, debido a la naturaleza compleja de la enfermedad,” por ello “Jentadueto” es una buena noticia ya que combina dos fármacos antidiabéticos en un solo comprimido, lo que lo convierte en una buena opción para personas que necesitan más de un medicamento y en quienes está indicado el uso de linagliptina y metformina”.
JANO.es • 03 Febrero 2012 12:13
http://www.jano.es/jano/actualidad/ultimas/noticias/janoes/fda/aprueba/jentadueto/tratamiento/diabetes/tipo/2/adultos/_f-11+iditem-16199+idtabla-1?utm_source=JANO&utm_medium=email&utm_campaign=Jano+diario+-+03%2F02%2F2012

Eficacia de la pregabalina en caso de neuropatía diabética dolorosa

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 9:16
La pregabalina es una alternativa adecuada para el tratamiento de los pacientes con dolor neuropático de origen diabético a pesar de ser relativamente más costosa que la amitriptilina
Dres. Bansal D, Bhansali A, Dutta P y colaboradores
SIIC
Diabetic Medicine 26(10):1019-1026, Oct 2009

El descenso de la sensibilidad a la insulina deteriora la fluidez verbal en personas mayores

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:12
Un estudio muestra que la reducción de la capacidad de esta hormona para estimular el metabolismo de la glucosa también afecta a la tasa de envejecimiento cognitivo.
anciano-y-comida
Investigadores de la Uppsala University, en Suecia, liderados por Christian Benedict han demostrado que una reducida sensibilidad a la insulina está vinculada a un menor tamaño cerebral y al deterioro del habla en individuos mayores. Este hallazgo, publicado en Diabetes Care, viene a respaldar las terapias que incrementan la sensibilidad a la insulina como estrategia contra el envejecimiento cognitivo.
En una investigación anterior publicada en Molecular Neurobiology Benedict había demostrado que cuando la insulina llega al cerebro aumenta la función cerebral en humanos. Dado que la capacidad de la insulina para estimular el metabolismo de la glucosa se reduce con la edad, este experto se planteó la posbilidad de que la menor actividad hormonal también tuviera efectos sobre la tasa de envejecimiento cognitivo en personas mayores.
En el nuevo estudio, Benedict, junto con otros científicos de su universidad, de Reino Unido y de Estados Unidos, analizó de forma sistemática a 331 hombres y mujeres de alrededor de 75 años. El estudio consistió en la medición de la estructura cerebral de cada participante, empleando apra ello tomografía de resonancia magnética (MRT); las capacidades del habla se probaron pidiéndoles que nombrasen a tantos animales como les fuera posible en un minuto.
“Hemos descubierto que, en los mayores que mantenían la sensibilidad a la insulina alta, los cerebros eran mayores y tenían más materia gris en regiones importantes para la capacidad del lenguaje, en comparación con aquellos que tenían una menor sensibilidad a la insulina”, señala.
“Tambjién hemos observado que la mayor sensibilidad a la insulina está asociada con mejores puntuaciones en los test de lenguaje. Nuestros descubrimientos ofrecen una posible explicación de por qué los métodos que mejoran la sensibilidad a la insulina, como el ejercicio, suponen una prometedora estrategia para contrarrestar el envejecimiento cognitivo al final de la vida”, concluye.
JANO.es • 02 Febrero 2012 10:06
Diabetes Care (2012); doi: 10.2337/dc11-2075
http://www.jano.es/jano/actualidad/ultimas/noticias/janoes/descenso/sensibilidad/insulina/deteriora/fluidez/verbal/personas/mayores/_f-11+iditem-16185+idtabla-1?utm_source=JANO&utm_medium=email&utm_campaign=Jano+diario+-+02%2F02%2F2012

Los péptidos natriúreticos producidos en el corazón ayudan a descomponer la grasa

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:05
corazon
Un estudio muestra cómo estas sustancias activan un mecanismo molecular similar al que se activa cuando el cuerpo está expuesto al frío y quema grasa para generar calor.
Un estudio del Instituto de Investigación Médica Sanford-Burnham sugiere que el corazón desempeña un papel crucial en la descomposición de la grasa. El trabajo, publicado en el Journal of Clinical Investigation, detalla cómo las hormonas liberadas por el corazón estimulan el metabolismo de las células de grasa. Estas hormonas activan un mecanismo molecular similar al que se activa cuando el cuerpo está expuesto al frío y quema grasa para generar calor.
“Existe la posibilidad de que estas hormonas del corazón -llamadas péptidos natriuréticos cardíacos- sean liberadas para contribuir a la descomposición de las grasas”, explica Sheila Collins, profesora en el Centro de Diabetes e Investigación de la Obesidad en la Sanford-Burnham y autora principal del estudio, quien agrega que “los péptidos natriuréticos también podrían conducir a un aumento en el número de células de grasa marrón, que es muy importante en la protección contra la obesidad inducida por dieta”.
Las células de grasa marrón, a diferencia de las células de grasa blanca -asociada a la grasa corporal- no sólo almacenan la grasa, sino que también convierten las calorías en energía, un proceso que en la obesidad funciona mal.
En su estudio, realizado con ratones, Collins y su equipo encontraron que los efectos metabólicos causados por los péptidos natriuréticos dependen, en gran medida, de la relación de dos tipos diferentes de receptores en la superficie de las células de grasa; uno de ellos, llamado NPRA, es un receptor de señalización, y su presencia ayuda a aumentar las células de grasa marrón y quemar grasa blanca; y el otro, llamado NPRC, impide que los péptidos natriuréticos activen el NPRA, resultando en una mayor acumulación de células de grasa blanca.
Cuando fueron expuestos al frío, los ratones del estudio mostraron cantidades elevadas de péptidos natriuréticos en su sistema circulatorio y mayores niveles del receptor de NPRA, en relación con el receptor de NPRC, sobre las células de grasa. Como resultado, los ácidos grasos se movilizaron y se activó el mecanismo de quema de grasa marrón.
Comprender qué regula los receptores NPRA y NPRC y, por lo tanto, cómo los péptidos natriuréticos controlan la grasa blanca, podría conducir a nuevas dianas terapéuticas para controlar la obesidad y la enfermedad metabólica. Además, una mayor información acerca de cómo funciona este sistema también podría dar esperanza a los pacientes que sufren de caquexia cardíaca, una dolencia grave que se da en pacientes con insuficiencia cardíaca crónica. Los altos niveles de péptidos natriuréticos son característicos de la insuficiencia cardíaca, y se utilizan como marcadores de la severidad de la enfermedad.
JANO.es • 06 Febrero 2012 17:40
http://www.jano.es/jano/actualidad/ultimas/noticias/janoes/hormona/producida/corazon/ayuda/descomponer/grasa/_f-11+iditem-16218+idtabla-1?utm_source=JANO&utm_medium=email&utm_campaign=Jano+diario+-+06%2F02%2F2012

El deporte y las bajas temperaturas activan el tejido adiposo que adelgaza.

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:55

Una de las líneas de trabajo más prometedoras e interesantes en la investigación contra la obesidad se centra en la grasa. Pero no en la responsable del sobrepeso, de color blanquecino y amarillento, sino en la parda o marrón, que, curiosamente, quema calorías y adelgaza.
 adipocitos
El gran reto en el que trabajan distintos laboratorios consiste en saber activar su funcionamiento, es decir, descubrir el interruptor que permita adelgazar a voluntad. Dos relevantes artículos recién publicados apuntan en dos direcciones: pasar frío y hacer ejercicio.
 
Estas dos pistas son más importantes de lo que pueden parecer a simple vista (es conocida la relación del frío y el ejercicio en el adelgazamiento).
 
En el caso del frío, nunca se había demostrado en humanos (sí en ratones) que una exposición a bajas temperaturas sirviera para activar la grasa parda. Hasta 2009 tampoco se había descrito la presencia y actividad de este nuevo tejido en adultos humanos. Se creía que solo estaba presente en ratas y bebés, que lo usan para mantener su temperatura corporal.
Hasta 2009 no se describió la presencia de grasa parda en adultos
 
Un artículo publicado en el Journal of clinical investigation, coordinado por André Carpentier, de la Universidad de Sherbrooke, en Quebec, ha dado este paso en un ensayo en el que participaron seis hombres de entre 23 y 42 años a los que se sometió a frío moderado durante fracciones de dos horas (su temperatura en la piel cayó entre 3,8 y 0,4 grados).
 
“El trabajo tiene una gran importancia clínica”, apunta Francesc Villarroya, miembro del Centro de Investigación Biomédica en Red (Ciber) de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición. “Un estímulo tan simple como un ambiente frío genera un impacto y pone en marcha el funcionamiento de esta grasa buena que consume calorías”, indica. Además, va más lejos: “Se podría inducir una relación entre la obesidad y temperaturas excesivamente altas en las casas”.
 
El deporte también activa el tejido adiposo marrón -en sus células abundan las mitocondrias, de ahí su tonalidad-, según un trabajo publicado en Nature entre cuyos autores figura Bruce Spiegelman, profesor de Biología y Medicina en el Dana-Faber Cancer Institute de la Universidad de Harvard.
 
Este equipo de investigadores ha descubierto (esta vez sí, en ratones) una hormona nueva (que han bautizado como irisina) que genera el músculo cuando se ejercita y que se dirige a la grasa parda con la misión de despertar su funcionamiento.
 
De esta forma, al hacer deporte, “no solo se queman calorías por el movimiento, sino que además existe un consumo extra por la activación de este tejido” que, también, pero de forma paralela, consume las reservas de lípidos, comenta Francesc Villarroya. Este investigador promete nuevos hallazgos: “Esta área del metabolismo está estallando”.
Por Jaime Prats. El País, Madrid.
http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=74393

Diferencias de presión entre el brazo izquierdo y el derecho aumentan el riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:47
Investigadores británicos asocian una variación de 15 miligramos Hg o más a un mayor riesgo de enfermedad vascular periférica (2,5 veces mayor), enfermedades cerebrovasculares preexistentes (1,6) y mortalidad cardiovascular (70%).
esfigmomanometro
La diferencia de presión sanguínea entre el brazo izquierdo y el derecho de un paciente podría indicar que padece una enfermedad vascular. Así se desprende del metaanálisis realizado por investigadores de la University of Exeter, en Devon (Reino Unido), publicada en la versión ‘on line’ de The Lancet. Este descubrimiento sugiere que se debería medir la presión sanguínea en ambos brazos de forma rutinaria.
Los  autores, que revisaron 28 investigaciones acerca de las diferencias de presión entre ambas extremidades, encontraron evidencias que sugieren que una diferencia de 15 miligramos Hg o más está asociada con un mayor riesgo de enfermedad vascular periférica (2,5 veces mayor), enfermedades cerebrovasculares preexistentes (1,6); mortalidad cardiovascular (70%).
Los investigadores, dirigidos por el doctor Christopher E. Clark, del Peninsula College of Medicine and Dentistry, en la Universidad de Exeter, señalan que estos resultados indican que “una diferencia en la presión sanguínea sistólica de 10 mm Hg o más o de 15 mm Hg o más entre brazos podría identificar a los pacientes con alto riesgo de enfermedad vascular periférica asintomática y de mortalidad, que podrían beneficiarse de más valoraciones”.
Según estos expertos, “los descubrimientos de este estudio deberían incorporarse a las futuras guías para la hipertensión y la medición de la presión sanguínea para justificar su medición en los dos brazos y promover controles dirigidos a la enfermedad vascular periférica y el manejo de factores de riesgo agresivos en sujetos con una diferencia sistólica entre brazos demostrable”.
The Lancet (2012); doi:10.1016/S0140-6736(11)61710-8

Desacreditan un estudio que relacionaba el vino tinto con la ralentización del envejecimiento

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:42
Se descubre que el trabajo, realizado por un investigador de la Universidad de Connecticut, incluía al menos 145 datos inventados.
Un equipo de investigadores de la Universidad de Connecticut, en Estados Unidos, ha puesto en duda la existencia de un vínculo entre el resveratrol -una sustancia contenida en el vino tinto- y la ralentización del envejecimiento, tras descubrir datos falsos en un estudio que acreditaba dicha relación.
El investigador Dipak K. Das, que había dirigido el Centro de Investigación Cardiovascular de la universidad mencionada, afirmó en un estudio sobre el resveratrol que “la pulpa de la uva era tan cardiosaludable como su piel, aunque poseía diferentes propiedades antioxidantes”.
Una denuncia anónima llevó a la apertura de una investigación sobre el trabajo de Das, que contenía al menos 145 inclusiones de datos inventados o falsificados.
La universidad ha decidido no aceptar los 890.000 dólares (unos 697.618 euros) que le fueron concedidos en ayudas federales, según señalan en un comunicado, y ha comenzado ya los procedimientos para realizar las destituciones pertinentes.
Asimismo, los responsables del centro han alertado del suceso a las 11 revistas que publicaron los datos del estudio de Das, entre ellas Antioxidants & Redox Signaling, donde Das desempeñó el cargo de editor jefe.
La investigación de Das fue promovida por una compañía que fabrica resveratrol bajo el nombre de “Longevinex”. De hecho, el propio Das aparecía en un vídeo en que publicitaba este compuesto como la próxima “Aspirina”.

El consumo de alcohol provoca obesidad abdominal

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:37

jovenes-tomando-cerveza

Por primera vez un estudio confirma que los hombres y las mujeres que beben alcohol de forma continuada sufren en mayor medida obesidad abdominal, un factor conocido por su peligrosa relación con la mortalidad en adultos. El efecto del alcohol en la grasa acumulada es mayor en el caso de la cerveza que en el del vino, aunque ambos tienen un marcado efecto sobre esta adiposidad.
Resultados recientes del estudio prospectivo europeo sobre cáncer y nutrición (EPIC) revelan que el consumo de alcohol a lo largo de la vida en hombres y mujeres produce adiposidad abdominal con aumento del perímetro de la cintura. Además, en los hombres provoca obesidad general con aumento del Índice de Masa Corporal (IMC).
El trabajo, realizado durante nueve años y publicado en el European Journal of Clinical Nutrition, contempla una muestra de 258.177 individuos de edades comprendidas entre 25 y 70 años procedentes de 10 países europeos (Francia, Italia, Grecia, Holanda, Alemania, Suecia, Noruega, Reino Unido y España).
“Es el único estudio realizado hasta la fecha que analiza el consumo de alcohol en una amplia muestra de personas adultas de diferentes regiones europeas y examina el papel de la exposición durante mucho tiempo al alcohol en la obesidad abdominal y general”, explica a SINC María Dolores Chirlaque, investigadora de la Consejería de Sanidad de la Región de Murcia y una de las autoras del trabajo.
La mayoría de estudios se basan en el consumo reciente de alcohol durante un periodo corto de tiempo. Además, en este trabajo el método de medición está validado y las mediciones antropométricas no son autoinformadas, sino recogidas por entrevistadores entrenados.
“Queda ahora por analizar si el abandono del uso del alcohol, o un consumo bajo de este, revierte la obesidad abdominal y en cuánto tiempo. Estas cuestiones aún sin contestar suponen nuevas hipótesis para el futuro”, subraya Chirlaque, que también pertenece, junto a varios de los autores, al Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP).
Debido a que los mayores incrementos del perímetro de la cintura se observan en consumos altos de alcohol a lo largo de la vida adulta, los resultados no desaconsejan un consumo moderado, aunque sí alertan sobre el consumo excesivo por su asociación con la obesidad abdominal.
Beber vino es más light.
Los investigadores analizaron también el efecto específico de determinados tipos de bebidas alcohólicas, entre ellas la cerveza y el vino. Si bien el efecto del alcohol sobre la obesidad abdominal se explica en gran medida por el consumo de alcohol a lo largo de la vida, el consumo de cerveza tiene más influencia que el de vino, aunque ambos tienen un marcado efecto sobre la aparición y acumulación de esta grasa.
Por su parte, los hombres que consumen más cerveza presentan un exceso de riesgo del 75% de obesidad abdominal, mientras que los elevados consumidores de vino exceden del riesgo un 25%. En las categorías altas de consumo de cerveza y vino, el exceso de riesgo para la cerveza es casi el doble que para el vino en las mujeres.
Así, los hombres que consumen tres o más vasos diarios de cerveza incrementan un 50% su riesgo de padecer obesidad abdominal mientras que los que consumen uno o dos lo incrementan un 15%. Sin embargo, las mujeres que beben uno o dos vasos diarios a lo largo de la vida tienen un riesgo ligeramente mayor de desarrollar obesidad abdominal que las que no llegan a consumir medio vaso. Las que consumen tres o más vasos diarios duplican su riesgo.
Con respecto al vino, las mujeres que toman tres o más vasos tienen un riesgo incrementado en un 60% de tener sobrepeso abdominal que las que no llegan a beber medio vaso. En varones, el aumento de riesgo en las categorías de alto consumo de vino es el 28%.
Referencia bibliográfica:
MM Bergmann et al.: “The association of lifetime alcohol use with measures of abdominal and general adiposity in a large-scale European cohort”. European Journal of Clinical Nutrition, octubre de 2011.
http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=74306

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus