Diabetes mellitus

16 noviembre 2011

Investigan el vínculo entre enfermedades autoinmunes y heridas que no sanan

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 17:36

herida-en-rodilla

Científicos de la Universidad de Georgetown (Estados Unidos) han descubierto que aquellas heridas que tardan en cicatrizar o no lo hacen del todo pueden tener como causa subyacente alguna enfermedad autoinmune, según los resultados de una investigación que será presentada el martes, 8 de noviembre, en la reunión anual del American College of Rheumatology, en Chicago.
   El estudio fue motivado por la aguda observación la reumatóloga de Georgetown, Victoria Shanmugam, quien comenzó a notar algo bastante inusual en sus pacientes con enfermedades autoinmunes, ya que las heridas abiertas que tenían se curaban muy lentamente. La recuperación de estos pacientes fue aún más prolongada en aquellos que padecían diabetes, una enfermedad perjudicial para los vasos sanguíneos y la reparación de la piel.
   Shanmugam y sus colaboradores realizaron una revisión de los historiales de pacientes que buscaron atención médica debido a heridas de gran volumen en el Hospital de la Universidad de Georgetown, para determinar la prevalencia de enfermedades autoinmunes.
   El estudio incluyó a pacientes con heridas abiertas -por lo general úlceras en las piernas – que fueron tratados durante un período de tres meses en 2009. De los 340 pacientes, el 49 por ciento tenía diabetes; pero lo sorprendente, según Shanmugam, es que el 23 por ciento tenía enfermedades subyacentes autoinmunes.
   De los 78 pacientes de la cohorte que tenían una enfermedad autoinmune, la mayoría tenía artritis reumatoide, lupus o vasculopatía livedoide, un tipo de enfermedad vascular.
   Shanmugam afirma que sus resultados también muestran que las heridas asociadas a enfermedades autoinmunes que no cicatrizan pueden ser “emocionalmente agotadoras y costosas económicamente”, debido a que requieren visitas al médico durante muchos meses, además de implicar un riesgo siempre presente de infecciones graves. A veces, las infecciones pueden conducir a una cirugía o a la amputación de miembros; aunque, más a menudo, requieren injertos de piel, que aún no pueden resolver totalmente el problema.
   Los autores esperan que los resultados de su estudio se abran camino en la conciencia médica general. Si bien es demasiado invasivo y costoso recomendar que todos los pacientes con heridas que tardan en cicatrizar se hagan la prueba de enfermedades autoinmunes, “si un médico tiene un paciente con una úlcera en la pierna que no sana después de tres o cuatro meses, es recomendable buscar la presencia de un trastorno autoinmune”.
http://www.europapress.es/salud/noticia-investigan-vinculo-enfermedades-autoinmunes-heridas-no-sanan-20111105231829.html

¿Tiene límite el ejercicio para las personas con diabetes?

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 17:30
caricatura-de-ejercicio-y-diabetes
Los pacientes que realicen ejercicio deben medir sus niveles de glucosa.
Lo más recomendable es iniciar actividades sencillas como una caminata de 30 minutos
Antes de iniciar cualquier programa de ejercicio es importante realizar una valoración física y de salud
 La relación entre el deporte y la diabetes es considerada como un tratamiento para mejorar la salud de personas que tienen una enfermedad o padecimiento crónico, como es el caso de las personas que viven con diabetes.
La especialista en Medicina del Deporte de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Karina Carmona-Solís, señaló que antes de iniciar cualquier programa de ejercicio es importante realizar una valoración física y de salud.
“Primero se debe saber si el padecimiento está controlado, además de determinar la condición física del enfermo y a partir de ello se debe diseñar un programa de ejercicios de manera individual, esto con el fin de evitar que el deporte pueda causar más complicaciones a la salud”.
“También es importante mencionar que no todas las personas son aptas para hacer ejercicio, porque hay pacientes que pueden tener alteraciones en los pies, lesiones y úlceras, y en estos casos hay que tener cuidado”, puntualizó Carmona-Solís.
De esta forma lo más recomendable es iniciar con actividades sencillas como una caminata de 30 minutos.
Maratón, cómo no
La coordinadora del Diplomado de Educador en Diabetes de la Universidad Iberoamericana (UIA), Gladys Bilbao Morcelle, explicó que el problema no es la enfermedad sino el control que se pueda tener de ella para poder hacer la actividad física. Incluso hay pacientes que hacen maratones, triatlón, y todo se encuentra bien.
“Sin embargo, lo que nunca se debe hacer es tomar el medicamento, no desayunar e irse a hacer ejercicio porque invariablemente los niveles de glucosa van a bajar, y tampoco pueden no tomarse el medicamento, comer mucho y no hacer nada porque es seguro que va subir la glucosa; por lo que un paciente controlado, que se cuide y lleve un auto monitoreo, es un paciente que puede hacer prácticamente lo que quiera”, indicó.
Los ejercicios más recomendables son los aeróbicos porque implican actividades de mucho movimiento que hacen que la energía del cuerpo sea mejor utilizada, además de que producen un fortalecimiento del corazón.
Entre dichas actividades están la caminata, natación, ciclismo, bicicleta fija, escaladora y spinning, a una intensidad moderada.
Incluso los deportes acuáticos pueden ayudar a gastar entre 250 y 300 calorías por hora de ejercicio, lo cual redunda en un mejor aprovechamiento de la glucosa sanguínea.
“Sin embargo, otros ejercicios como levantar pesas, que es un ejercicio anaeróbico y necesita de un mayor esfuerzo, no a todos les puede convenir”, añadió Bilbao.
Otro punto que los pacientes que viven con diabetes deben tener en cuenta previo al inicio de la actividad física es la medición de los niveles de glucosa.
Los niveles óptimos en ayuno son de 10 a 12 horas una cifra menor a 100 mg/dl, y dos horas después de los alimentos 140 mg/dl.
De igual forma, si los niveles de glucosa están entre 100 mg/dl y 250 mg/dl se puede realizar ejercicio, pero con 300 mg/dl o más no se debe ejercitar porque se corre el riesgo de que la cifra aumente aún más.
Y después del ejercicio, también debe existir una medición  para asegurarse de que no se presente una hipoglucemia.
Otro punto a tomar en cuenta antes de comenzar con un programa de actividad física es alimentación e hidratación, ambas vitales para no descompensar los niveles necesarios para que las personas que viven con diabetes tengan una buena calidad de vida.
CIUDAD DE MÉXICO (06/NOV/2011).-
Con información de la Agencia ID.
CRÉDITOS:
Informador Redacción / LEER Nov-06 17:14 hrs
http://www.informador.com.mx/tecnologia/2011/335794/6/tiene-limite-el-ejercicio-para-las-personas-con-diabetes.htm

Fármaco ayuda a adelgazar a monos gordos

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 17:05

 ¿Funcionará en humanos?
Bloquea el suministro sanguíneo a las células grasas.
Un medicamento experimental que bloquea el suministro sanguíneo a las células grasas ayudó a monos obesos a adelgazar, una señal de que podría funcionar en los seres humanos, indicaron investigadores estadounidenses.
El fármaco, conocido como Adipotide, toma un enfoque diferente al de otras medicinas para bajar de peso, que generalmente intentan controlar el apetito, alterar la absorción de grasa o aumentar el metabolismo con el fin de ayudar a las personas a adelgazar.
“El desarrollo de este compuesto para uso humano brindaría una forma no quirúrgica de reducir verdaderamente la grasa blanca acumulada”, dijo Renata Pasqualini, del Centro del Cáncer MD Anderson, de la University of Texas, cuyo estudio fue publicado en la revista Science Translational Medicine.
El medicamento funciona buscando y adhiriéndose a proteínas en la superficie de los vasos sanguíneos que alimentan a las grasas blancas, el tipo que se acumula debajo de la piel.
Una vez que se le une, el fármaco emite una molécula sintética que dispara un proceso natural de muerte celular que elimina las células grasas.
Pruebas iniciales del medicamento en ratones obesos mostraron que los ayudaba a perder el 30 por ciento de su peso corporal.
El último estudio incluyó a 15 monos que se habían vuelto obesos casi de la misma forma que lo hacen los humanos, por comer de más y hacer muy poca actividad física.
Diez monos fueron tratados y cinco conformaron el grupo de control. Al final del estudio, los monos que habían recibido tratamiento perdieron en promedio un 38,7 por ciento de su grasa corporal total, comparado con un 14,8 por ciento de los otros animales.
Los monos bajo tratamiento también perdieron un 27 % de su grasa abdominal.
Los efectos colaterales fueron una mayor eliminación de orina y deshidratación leve, ambos síntomas de insuficiencia renal leve. Pero fueron cuestiones reversibles y que variaban según la dosis.
Los investigadores ahora planean probar el fármaco en pacientes obesos que están siendo tratados por cáncer de próstata.
“La obesidad es un factor de riesgo importante para desarrollar cáncer, aproximadamente equivalente al consumo de tabaco, y ambos son potencialmente reversibles”, señaló en un comunicado el doctor Wadih Arap, también del Centro MD Anderson, que participó del estudio.
“Los pacientes oncológicos obesos tienen peores resultados en las cirugías (y tratamientos) con radiación o quimioterapia”, agregó.
Los pacientes que participarán de la investigación recibirán inyecciones diarias del medicamento durante 28 días consecutivos.
“La pregunta es si su cáncer prostático mejorará si podemos reducir su peso corporal y los riesgos de salud asociados”, dijo Arap.
Los laboratorios han tenido dificultades para obtener aprobación en Estados Unidos para comercializar medicamentos nuevos contra la obesidad. Vivus Inc, Arena Pharmaceuticals Inc y Orexigen Therapeutics Inc han sufrido reveses este año debido a preocupaciones referidas a temas de seguridad.
Más de un tercio de los estadounidenses tienen sobrepeso y más de un cuarto son obesos, lo que eleva sus probabilidades de desarrollar problemas de salud como diabetes tipo 2, enfermedad cardíaca, hipertensión, hígado graso y algunos cánceres.
Por Julie Steenhuysen
CHICAGO (Reuters) –
Reuters
 
http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=73554

MODY: Diabetes del adulto de inicio juvenil

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 17:00
 Diagnóstico y tratamiento
MODY: Diabetes del adulto de inicio juvenil
A pesar de la amplia disponibilidad de las pruebas genéticas moleculares, la identificación de los pacientes con MODY sigue siendo un desafío para los médicos.
Dres. Gaya Thanabalasingham, Katharine R Owen
BMJ 2011;343:d6044
 
La diabetes del adulto de inicio juvenil (MODY) comprende un grupo heterogéneo de enfermedades monogénicas que se caracterizan por la disfunción de las células β. Se estima que MODY es la causa del 1-2% de la diabetes en los pacientes con dicho diagnóstico, pero la estimación de la prevalencia no será precisa hasta que se hayan hecho estudios de detección en la población general. Es importante distinguir MODY tipo 1 de la diabetes tipo 2 porque el tratamiento óptimo es diferente. Por otra parte, los familiares de primer grado de estos pacientes tienen el 50% de probabilidad de heredar la misma mutación, que de hecho confiere un riesgo de desarrollar diabetes.2 superior al 95%

Revisión cuestiona beneficios de reducir ingesta sal

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 16:56

 sal-y-salero

Reducir el consumo de sal en las dietas de la población general no tendría un impacto positivo generalizado sobre la salud, según indica una revisión de más de 160 estudios científicos publicada el miércoles.
En un análisis que reactiva el debate sobre los efectos de la sal sobre la salud, expertos que escribieron en American Journal of Hypertension y la revista de Cochrane Library dijeron que la revisión sistemática sumó pruebas a la creciente evidencia que sugiere que los funcionarios deberían revaluar las políticas que aconsejan a todos un menor consumo de sal.
La revisión -que analizó los resultados de 167 estudios previos- reveló que mientras que disminuir la ingesta de sal reduce la presión sanguínea en las personas con presión normal o alta, también genera aumentos en algunas hormonas y otros compuestos que pueden afectar negativamente la salud cardíaca.
“Realmente no puedo ver, si se observa la evidencia total, que haya alguna razón para creer que hay un beneficio neto de disminuir la ingesta de sal en la población general”, dijo a Reuters Niels Graudal, del Hospital Universitario de Copenhague, en Dinamarca, quien dirigió la revisión.
Se sabe que reducir el consumo de sal disminuye la presión sanguínea, pero la investigación aún debe demostrar si eso se traduce en una mejor salud cardíaca general en toda la población.
Pese a ello, muchos países cuentan con guías gubernamentales que piden a las personas reducir su ingesta de sal o sodio por el bien de su salud a largo plazo.
La presión arterial elevada, o hipertensión, es una de las principales causas de accidente cerebrovascular (ACV), ataque cardíaco y otras enfermedades cardiovasculares, que en conjunto son los mayores factores de muerte en todo el mundo, ya que producen más de 17 millones de muertes cada año.
“La pregunta no es sobre si ‘deberíamos’ reducir la ingesta de sal, sino sobre ‘cómo'”, dijo Graham MacGregor, profesor de medicina cardiovascular y presidente del grupo Acción Mundial sobre la Sal, quien dijo que está fuertemente en desacuerdo con los hallazgos de Gradual.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) ubica a la reducción del consumo de sal entre la lista de las 10 mejores medidas para disminuir las tasas de enfermedad crónica.
Francesco Cappuccio, jefe del Centro para la Nutrición de la Universidad de Warwick, colaborador de la OMS, coincide con MacGregor.
Según Cappuccio, el estudio difundido el miércoles “no debería distraer nuestra atención de la implementación de políticas de reducción del (consumo de) sal a nivel poblacional en todo el mundo, como indican los gobiernos nacionales, la Organización Mundial de la Salud y Naciones Unidas”.
¿BENEFICIO NETO?
Pero una serie de estudios que observaron el consumo de sal recientemente sugirieron que la evidencia de base para las políticas poblacionales de reducción de la ingesta de sal no sería tan fuerte como se pensaba inicialmente.
Una revisión anterior de Cochrane Library realizada por investigadores británicos y publicada en julio no halló evidencia de que disminuciones pequeñas en el consumo de sal reduzcan el riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca o de morir prematuramente.
Y otra investigación de científicos belgas publicada en mayo indicó que las personas que ingerían mucha sal no eran más propensas a desarrollar hipertensión, y eran además estadísticamente menos proclives a morir por enfermedad cardíaca, que aquellas con bajo consumo de sal.
Graudal dijo que sus resultados muestran que cuando la ingesta de sal es reducida, hay aumentos en ciertas hormonas y grasas conocidas como lípidos “que podrían ser dañinos si persisten en el tiempo”.
El experto añadió que dado que ninguno de los estudios en la revisión pudo medir los efectos sobre la salud a largo plazo, su equipo no pudo concluir “si las dietas bajas en sal mejoran o empeoran los resultados sanitarios”.
Graudal manifestó que el creciente número de estudios que cuestionan el beneficio neto del menor consumo de sal deberían llevar a los funcionarios de salud pública a revisar sus guías.
MacGregor rebatió la conclusión de Graudal sobre la falta de beneficio neto de la reducción del consumo de sal y dijo que la revisión “claramente muestra una vez más que disminuir la ingesta de sal reduce la presión sanguínea”.
Este estudio, contrariamente a lo que señalan sus autores, “respalda la enorme evidencia de que reducir el consumo de sal será inmensamente beneficioso para prevenir ACV, ataques cardíacos e insuficiencia cardíaca”, indicó en un comunicado enviado a Reuters.
Por Kate Kelland
LONDRES (Reuters) -Reuters Health
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_118541.html

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus