Diabetes mellitus

29 octubre 2011

La población mundial se duplicó en sólo 44 años, desde 1967.

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:41
ONU, informe
ONU quiere vida mejor para 7.000 millones habitantes del mundo
– En vez de preocuparse por los números absolutos cuando la población mundial llegue a 7.000 millones de habitantes la próxima semana, deberíamos pensar en cómo mejorar la vida en el planeta, dijo Naciones Unidas en un reporte.
“Se trata del consumo y la población”, declaró el director ejecutivo del Fondo de Población de la ONU, Babatunde Osotimehin, en una conferencia de prensa para lanzar el reporte, en referencia al impacto de las personas en el medio ambiente y el crecimiento económico.
Mientras que las crecientes poblaciones podrían ser una carga para los recursos del mundo, el reporte de la ONU llamado “Estado de la Población Mundial 2011″ difundido el miércoles indicó que un factor que contribuye a esa situación es el consumo excesivo por parte de las sociedades actuales.
“Con planificación e inversiones adecuadas que confieran poder para que las personas hagan elecciones que no sean sólo buenas para ellas mismas (…) nuestro mundo de 7.000 millones de habitantes puede tener ciudades sustentables, fuerzas laborales productivas que alimenten la economía y poblaciones jóvenes que contribuyan al bienestar de sus sociedades”, dijo Osotimehin en el reporte.
Es vital comprometerse con los jóvenes y fomentar sus capacidades emprendedoras para impulsar las economías y evitar una potencial alienación, agregó.
Los menores de 25 años representan el 43 por ciento de la población y hasta el 60 por ciento en algunos países. Este grupo debe ser educado y entrenado para que los países tengan una fuerza de trabajo dinámica, indicó el documento.
De lo contrario, se verá una pérdida de ideas, innovación e ingresos impositivos.
Un factor que fomentó el reciente estallido de la Primavera Arabe fue la alta tasa de desempleo, de casi un 25 por ciento, dijo el informe citando a la Organización Internacional del Trabajo.
FERTILIDAD E INMIGRACION
La ONU también sostuvo que la inmigración será más significativa en el siglo actual, con muchas personas cruzando fronteras o moviéndose dentro de sus propios países.
El reporte analizó nueve países para ver cómo respondían a las diferentes tasas de fertilidad e inmigración.
En algunos de los países más pobres, las altas tasas de fertilidad han atrofiado el desarrollo y perpetuado la pobreza, según el informe.
En algunas de las naciones más ricas, en cambio, las bajas tasas de fertilidad y la poca cantidad de personas que ingresan al mercado laboral plantearon dudas con respecto a la proyección del crecimiento económico y la viabilidad de los sistemas de seguridad social.
Todos los países tienen una población que envejece en cierta medida. La proporción mundial de personas mayores de 60 años se prevé que crecerá del 11 por ciento en el 2009 al 22 por ciento en el 2050.
Se necesita más financiamiento, tanto de los gobiernos como de las fundaciones, sostuvo Osotimehin en la conferencia.
“La planificación familiar, por ejemplo, no ha sido financiada como se debería”, enfatizó.
Por Avril Ormsby
LONDRES (Reuters)
http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=73319&pagina=2

Se diagnostican más cánceres mamarios en diabéticas

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:36

Las mujeres diabéticas recientemente diagnosticadas serían más propensas a desarrollar también cáncer mamario que aquellas sin diabetes, sugiere un estudio efectuado en Canadá.
No es la primera vez que se asocia la diabetes con nuevos casos de cáncer mamario u otros tumores.
Pero los resultados también indican que uno de los motivos por el que los médicos detectan más tumores mamarios en las diabéticas es porque los buscan mejor y no necesariamente porque la diabetes aumente el riesgo de desarrollar cáncer.
“Nos preguntamos si la relación observada tuvo algo que ver con el hecho de que las diabéticas consultan más al médico”, dijo el coautor del estudio, doctor Jeffrey Johnson, de la University of Alberta, en Edmonton, Canadá.
El experto agregó que es posible también que las variaciones de los niveles de insulina y azúcar en sangre que produce la diabetes faciliten el crecimiento de los tumores mamarios.
Y mientras que esto podría explicar en parte el aumento del cáncer mamario observado, las consultas médicas y los test adicionales “parecerían influir de alguna manera”.
El equipo de Johnson analizó datos de 170.000 mujeres de British Columbia. A la mitad se le acababa de diagnosticar diabetes tipo 2; la otra mitad actuó como grupo de control.
Durante los cuatro a cinco años posteriores, se les diagnosticó cáncer mamario a unas 2.400 mujeres (el 1,4 por ciento de las participantes). La tasa de cáncer fue similar en ambos grupos, según publica el equipo en la revista Diabetes Care.
Pero al dividir a las participantes por edad y analizar el período inmediatamente posterior al diagnóstico de diabetes, el equipo halló que las mujeres mayores y posmenopáusicas con diabetes eran algo más propensas que las mujeres sin diabetes a desarrollar el cáncer.
Entre las mayores de 55 años, las mujeres con diabetes diagnosticada en los tres últimos meses eran un 30 por ciento más propensas a que también se les diagnosticara cáncer mamario que el grupo de control, aunque la diferencia no fue estadísticamente significativa.
Pero después de unos pocos meses, no hubo diferencia en la frecuencia del diagnóstico de cáncer mamario en mujeres con y sin diabetes.
Johnson opinó que este resultado no descarta otras explicaciones, como los factores de riesgo comunes entre ambas enfermedades o un crecimiento tumoral impulsado por las hormonas.
El doctor Christos Mantzoros, de la Escuela de Medicina de Harvard, en Boston, dijo que los resultados podrían significar que el aumento de los diagnósticos del cáncer mamario se deba a un mayor seguimiento y una mejor pesquisa en las diabéticas o que las raíces comunes de la enfermedad hicieran que ambas enfermedades se desarrollen en un período breve.
“Las diabéticas tienen que estar más atentas y sus médicos deben controlarlas para detectarles tumores asociados con la diabetes, incluidos, pero no limitados a, los de pecho”, indicó Mantzoros, que no participó del estudio.
El panel federal de expertos de Estados Unidos denominado U.S. Preventive Services Task Force recomienda que las mujeres se hagan una mamografía cada dos años entre los 50 y los 74 años.
FUENTE: Diabetes Care, online 4 de octubre del 2011
http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=73288

Diagnóstico, clasificación y tratamiento de la diabetes

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 8:30
 La edad de comienzo y el índice de masa corporal no alcanzan
Diagnóstico, clasificación y tratamiento de la diabetes
Es necesario asegurar que los pacientes con formas menos comunes de diabetes reciban un diagnóstico, clasificación y tratamiento adecuados.
Dr. Andrew Farmer, Robin Fox
BMJ 2011;342:d3319
 
Un informe reciente del Royal College of General Practitioners y del NHS Diabetes indica que en la práctica general la clasificación diagnóstica del 10-15% de los pacientes con diabetes puede ser inexacta, y que esto puede tener un efecto considerable en la atención del paciente. El informe propone un nuevo enfoque para la clasificación de los diferentes tipos de diabetes y pide mayores esfuerzos en la comprobación de la exactitud de los diagnósticos, además de tratar de mejorar la educación y la clasificación en la atención primaria. Los autores se preguntan si estas preocupaciones son legítimas y si las soluciones propuestas tienen practicidad.
17 OCT 11 |

Muchas personas piensan que su obesidad no es un problema

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:26

gordos-caminando

Muchos pacientes con sobrepeso y obesos atendidos en los departamentos de emergencias de los hospitales no consideran que su peso plantee un riesgo para la salud, y muchos señalan que los médicos nunca le han dicho lo contrario, halla un estudio reciente.
 
Los investigadores plantearon dos preguntas a 450 pacientes seleccionados al azar que fueron atendidos en el departamento de emergencias de Shands en la Universidad de Florida: ¿Cree que su peso actual daña su salud?, y ¿Le ha dicho alguna vez un médico u otro profesional de la salud que tiene sobrepeso?
 
De los que reportaron que su peso era malsano, apenas 19 por ciento dijeron que habían hablado al respecto con un proveedor de atención de salud. Y apenas 30 por ciento de los que reportaron que un proveedor de la atención de salud les había dicho que su peso era malsano estaban de acuerdo con esa opinión, según el estudio.
 
Los investigadores también midieron el índice de masa corporal (IMC) y la circunferencia de la cintura, indicadores de la grasa corporal.
 
Alrededor de 47 por ciento de los hombres obesos y con sobrepeso dijeron que consideraban que su peso era un problema, mientras que 53 por ciento no lo dijeron.
 
Las mujeres parecían estar más al tanto de los problemas de salud que la obesidad plantea, señaló el autor del estudio, el Dr. Matthew Ryan, profesor asistente de medicina de emergencias en la Universidad de Florida, en Gainesville. Alrededor del 62 por ciento de las mujeres obesas o con sobrepeso dijeron que su peso dañaba su salud.
 
Solo entre las personas obesas, las que tenían un IMC a partir de 30, alrededor del 70 por ciento dijo que su peso no era bueno para la salud. Aún así, esto significa que tres de cada diez personas obesas no consideran su peso como un problema de salud, aunque claramente es así, señaló Ryan.
 
“Vemos las manifestaciones de la obesidad en el departamento de emergencias. La obesidad se relaciona directamente con otras enfermedades, como hipertensión, diabetes, cánceres, osteoartritis, enfermedad de la vesícula biliar, enfermedad cardiaca, accidentes cerebrovasculares y síndrome metabólico”, advirtió Ryan. “Vemos las exacerbaciones agudas de enfermedades crónicas”.
 
A pesar de los riesgos de salud, apenas 36 por ciento de los hombres con sobrepeso u obesos y 50 por ciento de las mujeres con sobrepeso u obesas reportaron que habían tenido una conversación con el médico sobre el peso.
 
“Es desconcertante”, señaló Keri Gans, dietista registrada y vocera de la Asociación Americana de Dietética (American Dietetic Association). “Las personas necesitan que los médicos les digan de forma directa que si no pierden peso se ponen en un mayor riesgo de enfermedad. Si los médicos no les dicen eso, quizás piensen que no hay nada de qué preocuparse”.
 
El estudio fue presentado el sábado en la reunión del Colegio Americano de Médicos de Emergencias (American College of Emergency Physicians), en San Francisco. Debido a que este estudio se presentó en una reunión médica, sus datos y conclusiones deben ser considerados como preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.
 
Investigaciones anteriores han sugerido una discontinuidad entre el peso de los estadounidenses y las percepciones que tienen sobre el mismo. Una encuesta de Harris Interactive/HealthDay de casi 2,500 adultos de EE. UU., llevada a cabo en agosto de 2010, halló que 30 por ciento de aquellos cuyos IMC estaba en el rango de sobrepeso (de 25 a 29.9) creían que tenían un peso normal. Alrededor del 70 por ciento de los que eran obesos pensaban que simplemente tenían sobrepeso.
 
Entre los mórbidamente obesos, 39 por ciento pensaban que tenían sobrepeso, no obesidad, halló el estudio.
 
Un segundo estudio de Ryan, que también fue presentado en la conferencia, halló que las personas con sobrepeso y obesas aparecen de forma desproporcional en el departamento de emergencias.
 
Alrededor del 39 por ciento de las personas atendidas en la sala de emergencias de Florida eran obesas, frente a una tasa de obesidad de 26.6 por ciento en la población adulta general de ese estado según estadísticas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.
 
Aunque los investigadores no observaron si habían acudido a emergencias debido a problemas relacionados con la obesidad, cabe suponer que algunos lo hicieron así, dijo Ryan, y añadió que cree que las cifras serían similares en otros departamentos de emergencias.
 
La investigación halló diferencias raciales en las actitudes sobre el peso. Entre los estadounidenses negros con sobrepeso y obesos, 53 por ciento dijeron que el peso era malo para su salud, y 40 por ciento dijeron que los médicos habían conversado con ellos al respecto. Entre los blancos, 60 por ciento de los que tenían sobrepeso u obesidad dijeron que su peso era malo para la salud, y 48 por ciento conversaron sobre ello con un médico.
 
Alrededor del 33 por ciento de los participantes del estudio eran negros, 52 por ciento blancos y los demás pertenecían a otras etnias.
 
Entre los factores que podrían influir sobre si la gente conversa o no sobre el peso con los médicos quizás se incluyan si tienen un médico de cabecera o fuente regular de atención, algo que los investigadores no preguntaron. También es posible que las personas estén avergonzadas de que les indicaran perder peso y no haberlo logrado, y por tanto mintieran diciendo que el médico nunca lo había mencionado, o simplemente que los consejos cayeran en “oídos sordos”, apuntó Gans.
 
Ryan recomienda que los pacientes salgan de emergencias con una remisión a un dietista y otros especialistas en la pérdida de peso, y que los médicos de atención primaria se aseguren de sacar el tiempo para abordar el tema con los pacientes.
 
Gans se mostró de acuerdo. Aunque los médicos de emergencias tienen poco tiempo, cuando los pacientes están enfermos y preocupados por su salud podría ser el momento oportuno para fomentar cambios.
 
“Desafortunadamente, nada sucede hasta que el paciente se siente temeroso”, aseguró Gans. “Lo veo muy frecuentemente. Les pregunto si tienen que esperar a tener diabetes para comenzar a perder peso. Si tienen que sufrir un ataque cardiaco. Y algunos contestan que sí”.
 
FUENTES: Matthew Ryan, M.D., Ph.D., assistant professor, emergency medicine, University of Florida, Gainesville; Keri Gans, R.D., spokesperson, American Dietetic Association; Oct. 15, 2011, presentations, American College of Emergency Physicians annual meeting, San Francisco
http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=73224

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus