Diabetes mellitus

23 febrero 2011

¿Engordar es contagioso?

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 18:17

Cuanto más obesos son los amigos o más amigos obesos se tiene, la probabilidad de sufrir sobrepeso es mayor, según un estudio.

El primer cigarrillo es, en la mayoría de las ocasiones, un acto de imitación. Se empieza a fumar para representar un rol social y sentirse integrado en el grupo donde el tabaco está bien visto. Un estudio de Harvard sugiere ahora que la obesidad entre amigos también se comparte. Se copian los malos hábitos alimentarios y se participa de los malos resultados. La investigadora Alison Hill, autora del informe, no deja lugar a dudas: “Tener amigos obesos multiplica por dos la posibilidad de serlo”.

Cuanto más obesos son los amigos o más amigos obesos se tiene, más probabilidad hay de sufrir sobrepeso. Ésta es la premisa con la que concluye el estudio liderado por Alison Hill, investigadora de Harvard, publicado por la revista ‘Computational Biology’. En la búsqueda de las causas de la proliferación de los casos de obesidad, sobre todo en el alarmante aumento en niños y adolescentes, los investigadores aplicaron el modelo matemático desarrollado por la Framingham Heart Study, un proyecto de la Universidad de Boston que identifica los factores comunes de enfermedades contagiosas a lo largo del tiempo en la ciudad de Framingham.
La clave que descubre el trabajo es que a las personas con exceso de peso les unen vínculos personales más allá de los familiares
El resultado del proceso de datos cuantificó las posibilidades de padecer obesidad: la probabilidad de sufrir peso excesivo es el doble si se tienen cuatro amigos obesos. El porcentaje aumenta conforme aumenta el número de amigos obesos. Este factor se suma a otros condicionantes, que son determinantes o inocuos, según la persona. Los malos hábitos, la dieta desequilibrada y la falta de ejercicio físico tienen un gran impacto en el aumento de peso. Pero, y aquí estriba la novedad, el índice de masa corporal (IMC) superior a 30 está condicionado también por las relaciones sociales. Esta teoría que hasta ahora podía intuirse, hoy está fundamentada. La clave que descubre el trabajo es que a las personas con exceso de peso les unen vínculos personales más allá de los familiares, lo que certifica que el problema no es sólo clínico o genético o de hábitos familiares. El problema de la obesidad es también social.
Dime con quién vas…
El porcentaje de riesgo se dispara hasta el 171% si la relación de amistad es la de mejores amigos
El refranero establece que arrimarse a un buen árbol asegura la buena sombra, y así es. El estudio apunta en este sentido que no es mayor la atracción entre las personas obesas, sino el hecho de que la obesidad se contagia, se propaga entre la pandilla, entre el grupo de amigos. Esta cuestión deja en evidencia que se deben intentar mejorar las razones medioambientales y controlar las causas genéticas en la lucha contra la obesidad, pero también puede ser conveniente el tratamiento grupal de esta enfermedad crónica.
La conciencia es más laxa si es colectiva y esto se fortalece en la adolescencia, cuando la pandilla es el núcleo de autoafirmación más importante. Los amigos son determinantes hasta el punto, demuestra el estudio, que el porcentaje que aumenta las posibilidades de sufrir obesidad entre amigos es de un 57%. La cifra se dispara hasta el 171% si la relación de amistad es la de mejores amigos. Sin embargo, la relación de pareja apenas influye en un 37%. También la posibilidad de un mayor IMC aumenta hasta un 40% si la persona obesa es el hermano.
…y te diré qué comes
Hay tendencias insanas en la dieta de niños y adolescentes que son comunes y compartidas o imitadas entre amigos. Por una parte, algunos niños incitan a sus padres a que todos los días, o casi todos, les compren para desayunar los bollos, los cereales chocolateados o las galletas rellenas que desayunan sus amigos de clase o de la pandilla. Incluso preferirían almorzar la chocolatina o el bollo que comen sus amigos en el recreo del colegio.
Es común entre adolescentes aprovechar las horas de descanso entre clases para comprar bollos, chucherías o snacks salados, como patatas fritas o similares, y que en ocasiones les sirven de almuerzo. También destacan las amistades con preferencias y gustos por alimentos poco sanos, aunque con sabores muy marcados, que son quienes acaban por imponer colmar el menú de las cenas y las celebraciones con pizzas, fritos, refrescos, snacks y postres dulces.
Sin embargo, tal y como se evidencia en la investigación, las amistades tienen una parte positiva, ya que los buenos hábitos también son contagiosos.
Un amigo puede ayudar a perder peso
Si el riesgo es social, la solución también puede serlo
La científica Hill no quiere desdeñarla y apunta que conocer el impacto que una amistad puede tener en el peso es una oportunidad. Si el riesgo es social, razona, la solución también puede serlo y, por ello, las intervenciones encaminadas a combatir la epidemia de la obesidad pueden experimentar una mejoría en la relación coste-eficacia, ya que la mejora de una persona se extiende a su círculo.
Aunque el estudio no lo buscó, concluyó que si bien la obesidad se contagia, el peso saludable (normopeso), también. Si en una clase en una escuela se asume la importancia de comer sano y hacer ejercicio, y si cada uno de sus miembros lo acepta y busca, esa inercia será contagiosa y comunitaria. El siguiente paso es aprovechar este fenómeno y poner en marcha estrategias preventivas e intervenciones que multipliquen los efectos positivos que se afianzan e imitan entre los lazos sociales.
ESTUDIOS SOBRE LA OBESIDAD
Admitida como epidemia por la Organización Mundial de la Salud, la obesidad preocupa y ocupa cada día más. Las consecuencias sobre la salud, su relación directa con patologías como la diabetes y el menor bienestar han llevado a multiplicar estudios, estrategias y acciones desde las instituciones para corregir la tendencia. Hay de todo tipo y ofrecen una visión sobre la importancia, el riesgo y la afectación global que alcanza la obesidad.
Algunos estudios la relacionan con el síndrome metabólico, con el deterioro cognitivo e, incluso, con las demencias y la menor cantidad y calidad de semen, entre otros muchos problemas y patologías.
Los investigadores buscan las causas y encuentran, entre otros factores, la comida basura, el peligro de las dietas hipercalóricas, la Proteína C reactiva, un biomarcador de inflamación y daño en los tejidos o genes que inhiben la sensación de saciedad.
Aunque las causas y los factores que agravan el riesgo de un IMC superior a 30 (entendido como obesidad) son variadas, contradictorias y numerosas, también se ha concluido que el binomio alimentación y ejercicio es una herramienta eficaz y segura para evitar ser obesos.
Autor: Por MAITE ZUDAIRE
Fecha de publicación: 15 de febrero de 2011

http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/enfermedad/2011/02/15/198916.php

Analizan el riesgo de enfermedad cardiovascular y mortalidad en usuarios de hipoglucemiantes orales

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 8:42

Los diferentes tipos de hipoglucemiantes orales se asocian con distintos niveles de riesgo cardiovascular o de mortalidad por todas las causas.

La diabetes tipo 2 se asocia con la duplicación del riesgo de mortalidad, predominantemente de tipo cardiovascular. Esta circunstancia puede verse influenciada negativamente por los hipoglucemiantes orales (HO) que mostraron algunos efectos adversos, particularmente en pacientes con antecedentes de insuficiencia cardíaca. La ecuación riesgo-beneficio continúa siendo objeto de debates y por este motivo, expertos del Department of Epidemiology and Public Health, del Imperial College London, en el Reino Unido y otros centros británicos de investigación experimental, estudiaron el riesgo de infarto de miocardio, insuficiencia cardíaca congestiva y mortalidad por todas las causas, asociada con la prescripción de HO en diabéticos de ambos sexos. Tomando en cuenta los resultados de un estudio previo, los autores ampliaron los datos incluyendo un grupo más numeroso (n = 91.521) y otras variables cardiovasculares, además de analizar los riesgos relacionados con el uso de tiazoledinedionas.
Material y métodos
Se analizó la base de datos de la práctica médica general del Reino Unido, del período 1990-2005, que incluía 91.521 diabéticos. Los principales criterios de valoración fueron el infarto de miocardio incidente, la insuficiencia cardíaca congestiva y la mortalidad por todas las causas. Los intervalos de tiempo del uso de cada droga de tratamiento se categorizaron de acuerdo con la clase de droga, excluyéndose los períodos durante los que no se utilizaron HO, o se recurrió al empleo de insulina.
Resultados
La incidencia de infarto de miocardio en el lapso analizado alcanzó a 3.588 casos, la de insuficiencia cardíaca congestiva a 6.900 episodios y la de muerte, a 18.548. La monoterapia con sulfonilureas de primera o de segunda generación se asoció con un riesgo superior y significativo (de 24% a 61%; p< 0,001) de mortalidad por todas las causas, en comparación con metformina. Otro tanto se observó en el caso de las sulfonilureas de segunda generación respecto a la riesgo de insuficiencia cardíaca congestiva: 18% a 30% más de riesgo; (p = 0,01 y p< 0,001).
El uso de pioglitazona produjo una reducción del 31% al 39% en el riesgo de mortalidad por todas las causas (p = 0,02 a p< 0,001), comparada con metformina. La comparación entre rosiglitazona y pioglitazona mostró que esta última se asociaba a un riesgo entre 34% y 41% menor de mortalidad por todas las causas (p = 0,14 a p = 0,01), que la rosiglitazona. Para ninguna de las tiazoledinedionas se observó incremento del riesgo de infarto de miocardio.
Discusión y conclusiones
El estudio londinense brinda un panorama de los riesgos versus beneficios en el ámbito “real” de la práctica médica.
Comparado con la monoterapia con metformina, se enfrenta mayor riesgo de mortalidad con el uso de sulfonilureas de primera o de segunda generación, lo que confirma resultados de estudios previos. El mecanismo subyacente ha sido relacionado con la inhibición de los canales de potasio, lo que lleva a un aumento del potasio intracelular. Esto resulta beneficioso en las células beta del páncreas ya que de este modo se secreta insulina, pero nocivo para los cardiomiocitos y las células musculares lisas vasculares, porque se afecta negativamente el preacondicionamiento isquémico, un mecanismo que protege de la lesión isquémica.
Los autores no demostraron un mayor riesgo de infarto de miocardio asociado con tiazolidinedionas, cuando se la comparan con metformina. Dos metaanálisis previos que informaron sobre lo contrario fueron objetados por limitaciones tales como períodos cortos de seguimiento, baja tasa de eventos, ausencia de registro del tiempo hasta la aparición del evento, resultados incompletos y heterogeneidad de los efectos en estudios combinados. En términos generales, no existen aun evidencias claras o concluyentes sobre los posibles beneficios vs riesgos en la esfera cardiovascular de la terapia con una tiazolidineadiona.
En esta investigación, la rosiglitazona se asoció con menor mortalidad que la metformina; estos hallazgos concuerdan con lo del estudio PROspective PioglitAzone Clinical Trial In Macro- Vascular Events Study (PROACTIVE), que constituye el mayor estudio clínico aleatorizado con pioglitazona en enfermedad cardiovascular desarrollado hasta la fecha. El PROACTIVE mostró que la pioglitazona redujo el riesgo global de eventos macrovasculares y disminuyó de manera significativa el riesgo de mortalidad por todas las causas, infarto de miocardio o accidentes cerebrovasculares (cociente de riesgos instantáneos: 0,84, IC95% 0,72 a 0,98). Es decir que, a pesar del incremento en el riesgo de insuficiencia cardíaca, la pioglitazona posee un posible efecto cardiovascular protector. La pioglitazona, que no comparte con la rosiglitazona su papel en la respuesta inflamatoria hepática y endotelial, exhibe un riesgo de mortalidad asociada significativamente menor que esta última.
En síntesis, el perfil de riesgo desfavorable de las sulfonilureas explica el uso preferencial de metfomina como tratamiento inicial en la diabetes 2. Los autores confirmaron el perfil de riesgo más favorable de la pioglitazona con respecto a la rosiglitazona, asociado con una reducción del riesgo de mortalidad por todas las causas. Estos hallazgos deberían ser valorados, sostienen los expertos, en el momento de prescribir tratamientos antidiabéticos.
Tzoulaki I y col. Risk of cardiovascular disease and all cause mortality among patients with type 2 diabetes prescribed oral antidiabetes drugs: retrospective cohort study using UK general practice research database BMJ 339:b4731,2009.
Editora Médica Digital

http://www.diabetesonline.com.ar/default.asp?Pagina=profesional/art-dest/art_0242.asp

20 febrero 2011

Control estricto de la glucemia en unidades de cuidados intensivos

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 12:45
El control estricto de la glucemia en los pacientes críticos internados en unidades de cuidados intensivos se asoció con mayores tasas de mortalidad

Dres. Finfer S, Chittock D, Ronco J y colaboradores
SIIC
Tomado del sitio IntraMed

 

16 febrero 2011

Acta Diabetológica

Filed under: Revistas — Arturo Hernández Yero @ 10:14

Acta Diabetológica. Revista con artículos originales de libre acceso

Diabetologia

Filed under: Revistas — Arturo Hernández Yero @ 9:54

Diabetologia. Revista de elevado nivel de impacto

Diabetes Care

Filed under: Revistas — Arturo Hernández Yero @ 9:52

Diabetes Care. Revista con artículos originales y de revisión en clínica de diabetes.

El manejo estructurado de la diabetes puede mejorar el control de la glucemia y reducir los valores de HbA1c en la diabetes tipo2 no tratada con insulina.

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 9:10
El manejo estructurado de la diabetes puede mejorar el control de la glucemia y reducir los valores de HbA1c en la diabetes tipo 2 no tratada con insulina.
Estas son las principales conclusiones de los datos obtenidos en el Estudio STeP que acaban de publicarse en “Diabetes Care”.
- Integrar la automedición estructurada de la glucemia (AMG) en un programa de tratamiento interdisciplinario puede ser positivo en la interacción entre médicos y pacientes
- En el estudio han participado 483 pacientes y la duración del mismo ha sido de doce meses
Un enfoque innovador para el manejo de la diabetes, que incluye automedición estructurada de la glucemia (AMG), visualización de datos y análisis de patrones, con los consiguientes ajustes en el tratamiento, puede reducir significativamente los valores de HbA1c, mejorar el control de la glucemia y proporcionar más calidad de vida a los pacientes. Estas son las principales conclusiones de los datos obtenidos en el Estudio STeP (‘Structured Testing Protocol’, ‘Protocolo de análisis estructurado’), que acaban de publicarse en ‘Diabetes Care'[1].
La automedición de la glucemia (AMG) constituye un elemento consolidado en el manejo terapéutico de diabéticos tipo 1 o 2 tratados con insulina[2,3]. Sin embargo, siempre ha habido opiniones discrepantes sobre si la AMG periódica es beneficiosa para los diabéticos tipo 2 no tratados con insulina(14,5,6,7).
Para obtener más información al respecto se ha llevado a cabo el Estudio STeP, un ensayo clínico multicéntrico prospectivo, aleatorizado por centros, que ha analizado el efecto de la AMG estructurada en el control de la glucemia de 483 pacientes con diabetes tipo 2 no tratados con insulina que presentaban un control de la glucemia deficiente (HbA1c ≥7,5%) al inicio del estudio. Los resultados ofrecen datos nuevos y significativos sobre la eficacia de la AMG realizada de forma estructurada.
Diseño del estudio
Los participantes incluidos en el estudio acudieron a diferentes centros de Atención Primaria de la costa este de los EE.UU. Dichos centros fueron asignados aleatoriamente a un grupo de control activo (GCA; n = 227) o a uno de análisis estructurado (GAE; n = 256).
La duración del mismo fue de doce meses, y los parámetros clínicos se evaluaron al inicio y en las visitas programadas que tuvieron lugar en los meses 1, 3, 6, 9 y 12. En dichas visitas, los profesionales sanitarios registraron los datos analíticos relevantes y todos los participantes rellenaron cuestionarios relativos a la calidad de vida.
Los pacientes del grupo GCA recibieron el tratamiento de referencia habitual según las recomendaciones vigentes en Estados Unidos. Por su parte, los del grupo GAE recibieron el mismo tratamiento, pero su protocolo se complementó con el concepto de manejo estructurado de la diabetes, centrado en la AMG. Los pacientes de ambos grupos recibieron glucómetros y tiras reactivas con carácter gratuito.
Análisis de los perfiles personales de glucemia
El planteamiento innovador está basado en perfiles estructurados de glucemia de siete puntos (antes de las tres comidas principales, dos horas después de éstas y antes de acostarse), recogidos y documentados a lo largo de tres días consecutivos antes de cada visita trimestral programada al profesional sanitario. Para documentar los valores de glucemia, el tamaño de las raciones y el valor calórico, así como para comentar su experiencia con la AMG, los pacientes del grupo GAE utilizaron la herramienta Accu-Chek® 360° View para el perfil de tres días. En todas las visitas comentaron los perfiles obtenidos con el profesional sanitario.
Destaca el hecho de que para familiarizarlos con el protocolo, los pacientes del GAE recibieron una formación estandarizada sobre AMG y análisis de patrones. Por su parte los médicos recibieron esa misma formación, así como un algoritmo para sugerir estrategias de medicación adecuadas.
Manejo estructurado de la diabetes
El análisis por intención de tratar (intent-to-treat) mostró mejoras significativas en los valores medios de HbA1c tanto en los pacientes del grupo GCA como en los del GAE. No obstante, a los doce meses los valores de HbA1c eran significativamente inferiores en los pacientes del grupo GAE que en los del GCA (-1,2% frente a -0,9%; Δ = 0,3%, p = 0,04).
El análisis por protocolo mostró una reducción aún mayor de la HbA1c (-1,3% frente a -0,8%; Δ = 0,5%, p <0,003). La evaluación más detallada de los datos del GAE también mostró reducciones significativas de la glucemia en todas las mediciones, tanto preprandiales como posprandiales (p <0,001).
Un aspecto aún más importante es que entre los meses uno y doce se produjo un descenso significativo en las fluctuaciones de la glucemia entre la medición preprandial y posprandial en todas las comidas: desayuno (de 44 mg/dl a 35 mg/dl, p <0,005), almuerzo (25 mg/dl a 17 mg/dl, p <0,03) y cena (34 mg/dl a 26 mg/dl, p <0,05). Además, la amplitud media de las fluctuaciones de glucemia en el grupo GAE indicó una reducción media significativa en la variabilidad de la glucemia (38,5 mg/dl en el mes 1 frente a 34,3 mg/dl en el mes 12, p = 0,0003).
Los resultados analíticos, útiles
Gestionar la diabetes analizando de forma eficaz y estructurada los patrones glucémicos individuales, como lo hizo el grupo GAE del estudio con la herramienta Accu-Chek 360° View para el perfil de tres días, puede mejorar sustancialmente los resultados médicos en diabéticos tipo 2 no tratados con insulina con control glucémico deficiente, lo que resulta clínicamente útil.
Como el protocolo utilizado en el grupo GAE pone énfasis en el momento en que los pacientes realizan las mediciones y en el modo en que los profesionales sanitarios utilizan estos datos de forma clínicamente relevante con ayuda de las herramientas Accu-Chek de Roche Diabetes Care, puede resultar adecuado prestar especial atención a mejorar la calidad de la AMG y el modo en que se utilizan los resultados de las mediciones.
Por consiguiente, integrar la AMG estructurada en un programa de tratamiento interdisciplinario -y, por tanto, en el tratamiento habitual de los diabéticos tipo 2 no tratados con insulina- puede mejorar la interacción entre médicos y pacientes, contribuir a un ajuste fundamentado del tratamiento y dar lugar a un mejor control de la glucemia.
Acerca de Roche
Roche, cuya sede central se halla en Basilea (Suiza), es una compañía líder del sector de la salud, centrada en la investigación y con la potencia combinada de la integración farmacéutica-diagnóstica. Roche es la mayor empresa biotecnológica del mundo y tiene medicamentos auténticamente diferenciados en las áreas de oncología, virología, inflamación, metabolismo y sistema nervioso central. Roche también es el líder mundial en diagnóstico in vitro, incluido el diagnóstico histológico del cáncer, y pionero en el control de la diabetes.
La estrategia de Roche en medicina personalizada tiene como fin proporcionar medicamentos y herramientas diagnósticas que hagan posible mejoras tangibles de la salud, la calidad de vida y la esperanza de vida de los pacientes. En el año 2009, Roche tenía más de 80.000 empleados en todo el mundo e invirtió casi 10.000 millones de francos suizos en investigación y desarrollo. Las ventas alcanzaron la cifra de 49.100 millones de francos suizos. Genentech (Estados Unidos) es un miembro de plena propiedad del Grupo Roche. Roche posee una participación mayoritaria en Chugai Pharmaceutical (Japón).
Acerca de Roche Diabetes Care
Roche Diabetes Care es pionera en el desarrollo de sistemas de determinación de la glucemia y un líder mundial en sistemas y servicios de control de la diabetes.. La marca Accu-Chek lleva 35 años ayudando a las personas con diabetes a vivir sus vidas de la manera más normal y activa posible, y a los profesionales de la salud, a tratar de manera óptima a sus pacientes con esta enfermedad.
Hoy, la cartera Accu-Chek ofrece a diabéticos y profesionales de la salud productos innovadores y soluciones creativas para un control de la diabetes cómodo y eficaz, desde la determinación de la glucemia hasta la administración de insulina, pasando por la gestión de la información. La marca Accu-Chek engloba glucómetros, bombas de insulina, dispositivos de punción, sistemas de gestión de datos y programas de formación para unos resultados terapéuticos mejores.
——————–
Referencias
[1]Polonsky WH, Fisher L, Shikman CH, Hinnen DA, Parkin GC, Jelsovsky Z et al. Structured SMBG significantly reduces HbA1c levels in poorly-controlled, non-insulin treated type 2 Diabetes: Results from the STeP Study [NCT00674986].Diabetes Care February 2011 34:262-267; doi:10.2337/dc10-1732.
[2] Diabetes Control and Complications Trial (DCCT) Research Group. The effect of intensive treatment of diabetes on the development and progression of long-term complications in insulin-dependent diabetes mellitus. N Engl J Med 1993; 329(14):977-986.
[3] Karter AJ, Ackerson LM, Darbinian JA, D’Agostino RB, Jr., Ferrara A, Liu J, Selby JV. Self-monitoring of blood glucose levels and glycemic control: the Northern California Kaiser Permanente Diabetes registry. Am J Med 2001; 111(1):1-9.
[4] Guerci B, Drouin P, Grange V, Bougneres P, Fontaine P, Kerlan V, Passa P, Thivole C, Vialettes B, Charbonnel B. Self-monitoring of blood glucose significantly improves metabolic control in patients with type 2 diabetes mellitus: the Auto-Surveillance Intervention Active (ASIA) study. Diabetes Metab 2003; 29(6):587-594.
[5] Barnett AH, Krentz AJ, Strojek K, Sieradzki J, Azizi F, Embong M, Imamoglu S, Perusicova J, Uliciansky V, Winkler G. The efficacy of self-monitoring of blood glucose in the management of patients with type 2 diabetes treated with a gliclazide modified release-based regimen. A multicentre, randomized, parallel-group, 6-month evaluation (DINAMIC 1 study). Diabetes Obes Metab 2008; 10(12):1239-1247.
[6] Farmer A, Wade A, Goyder E, Yudkin P, French D, Craven A, Holman R, Kinmonth AL, Neil A. Impact of self monitoring of blood glucose in the management of patients with non-insulin treated diabetes: open parallel group randomised trial. BMJ 2007; 335(7611):132.
[7] O’Kane MJ, Bunting B, Copeland M, Coates VE. Efficacy of self monitoring of blood glucose in patients with newly diagnosed type 2 diabetes (ESMON study): randomised controlled trial. BMJ 2008; 336(7654):1174-1177.
Madrid,  febrero de 2011.-
http://www.noticiasmedicas.es/medicina/noticias/6886/1/El-manejo-estructurado-de-la-diabetes-puede-mejorar-el-control-de-la-glucemia-y-reducir-los-valores-de-HbA1c-en-la-diabetes-tipo2-no-tratada-con-insulina-/Page1.html

Legumbres: un lujo a cucharadas

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 8:43

Son fundamentales para mantener una dieta equilibrada, hidratos de carbono, proteínas, fibra, hierro y vitaminas son sus principales atributos
 
De alimento indispensable a prescindible. Este es el camino que han recorrido las legumbres a lo largo de las últimas décadas. Durante muchos años, judías, lentejas y alubias eran las reinas indiscutibles en la cocina de la mayoría de los hogares. Su módico precio y el inestimable aporte energético que proporcionaban -suficiente incluso para convertirlos en plato único- eran sus principales atributos.
El eterno sambenito de que comer de cuchara engorda, la fase previa de “remojo” que exige su elaboración y los molestos gases que producen tras su ingesta fueron los culpables de acabar con su reinado. Los últimos datos de MERCASA, empresa nacional dependiente del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural, ilustran esta brecha: en los hogares donde quien realiza las copras es una persona con más de 65 años, el consumo de legumbres es más elevado, mientras que la demanda es menor si la persona que compra tiene menos de 35 años. Se estima además, que en España el consumo per cápita de legumbres es de 3,3 kilos al año. Una cifra que se sitúa lejos de los cerca de 5 kilos que cada español comía hace apenas 9 años, y en las antípodas de los casi 9 kilos de los años 60. Por orden, hoy en día las legumbres favoritas son los garbanzos, las alubias y las lentejas.
Para desterrar viejos mitos y malas reputaciones inmerecidas los expertos en nutrición de EROSKI CONSUMER recuerdan que para tener una dieta equilibrada las legumbres son indispensables en el menú semanal. Son alimentos funcionales que proporcionan al organismo proteínas e hidratos de carbono, la energía que necesita el cuerpo para vivir. Su consumo frecuente, entre 2 y 4 veces a la semana, consigue efectos beneficiosos frente a enfermedades cardiovasculares, ciertos tipos de cáncer y diabetes.
Hidratos de carbono y proteínas, a puñados
Hay un lugar en el que las legumbres, pese a los vaivenes que ha sufrido su consumo, han mantenido su reinado intacto: la pirámide de la alimentación saludable. Ocupan junto a cereales, pasta y patatas, una posición de liderazgo, su base. ¿El motivo? Su alto contenido en hidratos de carbono. Más de la mitad de las calorías de una dieta debe que proceder de estos nutrientes ya que son el principal combustible del organismo, la energía que éste necesita para moverse, trabajar y pensar. Las legumbres que más hidratos aportan son las habas, con un 60%, y la que menos, la soja (26%).
Las proteínas son otra de sus bazas, especialmente en el caso de las habas, lentejas y garbanzos. Su contenido proteico varía, según el tipo de leguminosa que sea, entre los 19 gr y los 25 gr por cada 100 gr. En algunos casos, la cantidad de proteínas que proporcionan las legumbres supera incluso a la de la carne. Eso sí, la calidad del nutriente que procede de las leguminosas es inferior, a excepción de la que posee la soja. No obstante, hay una solución para mejorarla: combinar las legumbres con cereales como el arroz, el cuscús o la pasta. De esta manera, un plato de lentejas o garbanzos con arroz, sopa con garbanzos o pasta con guisantes se convierte en un aporte de proteínas tan completas como las que se concentran en la soja, la carne, el pescado o los huevos. Es un recurso muy útil para sustituir semanalmente algunas raciones de carne o de pescado por un buen plato de legumbres con cereales, con la garantía total de que el nuevo plato es igualmente nutritivo.
Pero los hidratos y las proteínas no son los únicos nutrientes que proporcionan. Las legumbres son fuente de vitaminas B y E. En cuanto a los minerales, aportan de forma notable calcio, zinc, potasio, fósforo y magnesio. Aunque las lentejas se lleven la fama de ser las que más hierro contienen, lo cierto es que todas las legumbres contienen de dos a tres veces más que la propia carne. Ocurre lo mismo que con las proteínas. El organismo absorbe peor el hierro de origen vegetal que el animal. Sin embargo, la vitamina C de otros alimentos que acompañan a las legumbres, como el pimiento verde o el tomate, mejora el grado de asimilación del hierro de las legumbres.
Ahora bien, todas estas cualidades positivas de las legumbres varían ligeramente en función de su método de conservación. Las frescas, como guisantes y habas que no necesitan ni remojo ni cocción, tienen menos hidratos de carbono y calorías que las secas (garbanzos, lentejas, alubias?). Las que se comercializan en conserva aportan más sodio debido a la sal que se les añade como conservante. Y las congeladas concentran mayor cantidad de vitamina C.
Buenas para el corazón
El poderío nutritivo de las legumbres es el responsable de que su consumo frecuente, entre 2 y 4 veces a la semana, tenga efectos beneficiosos en la salud. Ayudan a mantener el nivel en colesterol en sangre bajo, siempre que se combinen con una dieta pobre en grasas. Las saponinas, sustancias abundantes en las legumbres y en especial en las germinadas, son las responsables de reducir el colesterol ya que impiden su absorción en el intestino. Todo ello incide a su vez para que los niveles de riesgo de enfermedades cardiovasculares sean bajos.
Las legumbres tienen un índice glucémico pequeño, después de ingerirlas aumenta poco el nivel de glucosa en sangre. Por ello, son recomendables para los diabéticos ya que contribuyen a mantener los niveles de azúcar en sangre más estables. Además, varias investigaciones desarrolladas indican que su consumo frecuente puede prevenir la resistencia a la insulina de estas personas.
También son un aliado perfecto para combatir el estreñimiento y conservar la buena salud del intestino. La fibra es otro de los nutrientes que más destaca en las legumbres. Un plato de alubias (100gr) aporta alrededor de 18,75 g de fibra, más de la mitad del total diario recomendado. Su consumo habitual favorece el buen tránsito intestinal y previene la aparición de cáncer colorrectal.
¿Engordan o no?
El mito de que las legumbres son “pesos pesados” que aportan demasiadas calorías está muy extendido. Pero, ¿qué es lo que realmente engorda la legumbre en sí o los “sacramentos” que las acompañan? El aporte calórico medio de una ración de legumbres (100gr) oscila entre las 280 y 400 calorías. Una cantidad considerable, dada su particular composición nutritiva, pero que se duplica, e incluso triplica, cuando en el plato coinciden chorizo, panceta, morcilla y otros consortes tan arraigados en nuestra cocina. Las más calóricas son las de tipo oleaginoso como el cacahuete, la soja y el altramuz. En todas ellas, la grasa es de tipo insaturado, la “saludable”. Su contenido graso es bajo, entre un 1% y un 6%, a excepción de los altramuces (15%), la soja (17%-20%) y el cacahuete (40%-50%).
Diversos estudios realizados indican que la sensación de saciedad es mayor cuando se come un plato de legumbres que cualquier otro alimento. Una cualidad que evita que aparezca el “gusanillo” del hambre a media tarde y el correspondiente picoteo para acallarlo. Por tanto, no es aconsejable eliminar las legumbres de la alimentación, sino que lo conveniente es variar el tipo de ingrediente que se le añade de forma habitual o reducir, al menos, su presencia.
La otra cara de la moneda
El aporte elevado de fibra de las legumbres tiene efectos saludables en la salud, pero también otros menos deseables: los gases y la hinchazón abdominal. El mejor remedio para combatirlos es incorporar las legumbres de forma progresiva a la dieta, para que el cuerpo se acostumbre a ellas. Sin embargo, no es el único antídoto que funciona. Para reducir la flatulencia tras consumir legumbres hay distintos trucos y consejos que conviene aplicar:
• “Asustar a las lentejas”. Es una técnica ya tradicional en muchos hogares. Consiste en romper el hervor mientras se cuecen las legumbres. Se retira la cazuela del fuego durante unos minutos o bien se añade agua fría a la que acaba de hervir. De esta manera, se reducen al máximo los oligosacáridos que son los culpables de producir los gases.
-Puré. El mayor aporte de fibra procede de los hollejos, o las pieles, de las legumbres. En el intestino se fermentan y ocasionan la flatulencia. Si los hollejos se retiran, se previene su aparición. Tomar las legumbres trituradas en puré o pasadas por el colador chino para quitarles la piel reduce el riesgo de sufrir gases.
-Anís. Añadir durante la cocción condimentos carminativos como comino, anís, romero, tomillo o hinojo es otra de las medidas. Facilita la digestión de las legumbres y se reduce el cúmulo de gases.
-Sin prisa. Masticar bien los alimentos, comer y beber despacio evita tragar una cantidad excesiva de aire mientras se come.
-Infusión. Poner fin a la comida con una infusión digestiva de alguna de las plantas antes mencionadas, o de las conocidas manzanilla y menta poleo es otro de los remedios, tan habitual como efectivo.
Fecha de publicación: 16 de abril de 2010
http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/alimentos_a_debate/2010/04/16/192446.php

13 febrero 2011

Revista sobre obesidad

Filed under: Revistas — Arturo Hernández Yero @ 18:13

Encuentre y obtenga interesantes artículos en la Revista de la SEEDO(Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad)

11 febrero 2011

Perspectiva mundial en diabetes

Filed under: Revistas — Arturo Hernández Yero @ 23:02

Diabetes Voice

Una revista de la Federación Internacional de Diabetes que presenta una panorámica de lo que se hace en cada país para ayudar a las personas con diabetes, con un enfoque basado en la prevención y educación

Página siguiente »

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus