Diabetes mellitus

6 diciembre 2021

Obesidad y diabetes aúpan la mortalidad por enfermedad hepática

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 16:22

Obesidad en niños
Los niños de 8 años con obesidad pueden ser adultos con cirrosis dentro 30 años y llegar a necesitar un trasplante de hígado o morir, si no se toman medidas mucho antes de que eso ocurra. Ésta es la realidad de una ‘pandemia’ (afecta a países de la mayor parte del mundo) que causa más de 300.000 muertes al año en Europa y más de dos millones en todo el mundo y de la que tratan de concienciar hoy en un informe publicado en The Lancet varios hepatólogos europeos, entre ellos Pere Ginès, jefe del Servicio de Hepatología del Hospital Clínic de Barcelona, del grupo de investigación sobre Enfermedades crónicas del hígado: mecanismos moleculares y consecuencias clínicas del Idibaps, e investigador del Ciberehd; Maria Buti, catedrática de Medicina de la Universidad Autónoma de Barcelona, jefe clínico de la Unidad de Hepatologia del Hospital Universitario Vall d’Hebron de Barcelona y miembro del Ciberehd del Instituto de Salud Carlos III de Madrid, y Bruno Sangro, director de la Unidad de Hepatología del Departamento de Medicina Interna de la Clínica Universidad de Navarra.
Los hepatólogos firmantes de ese nuevo documento forman parte de una comisión impulsada por la citada revista y la Asociación Europea para el Estudio del Hígado (EASL) para destacar la importancia de la prevención de la enfermedad hepática. Remarca el informe la necesidad de establecer métodos de cribado para la detección precoz y promover un estilo de vida saludable para evitar su aparición.
Históricamente estas enfermedades se asocian al alcohol y a las infecciones por los virus de las hepatitis, pero actualmente los malos hábitos alimentarios, el sedentarismo, y la obesidad y diabetes tipo 2 derivada son la causa de un aumento muy significativo de casos detectado en todo el mundo, con excepción de África. Los resultados de este informe se han presentado en Bruselas esta mañana, en un acto que ha contado con la participación de Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.
La prioridad marcada por esta comisión es detectar las barreras para mejorar la salud del hígado en Europa e identificar las soluciones necesarias para conseguirlo. Para ello, se ha realizado una descripción de la situación actual y se hace un llamamiento a la acción con varias recomendaciones.
“Esta comisión ha dado un importante paso para aumentar la concienciación sobre las enfermedades hepáticas, que han sido estigmatizadas, y poner sobre la mesa los próximos pasos que deben realizarse en el ámbito de la salud pública para que los pacientes reciban una atención adecuado a toda la Unión y frenar el aumento en la incidencia de casos”, señala Ginés. “Los hepatólogos no solemos aparecer mucho en los medios pero este problema merece que lo hagamos y que se nos escuche”, añade. Cree que las enfermedades hepáticas son estigmatizadas y que eso afecta a los enfermos y a la investigación, a la que se destinan muchos menos recursos de los que haría falta, por su incidencia y consecuencias, también sobre el sistema sanitario.”
“El estigma tiene un gran impacto en las enfermedades hepáticas en Europa y produce discriminación, dificulta que se busque ayuda médica y reduce la adjudicación de recursos. Hay una conciencia generalizada de que las enfermedades del hígado ocurren porque llevas una mala vida y el paciente teme que piensen de el que es un alcohólico o cosas peores, lo que dificulta abordarlas de forma abierta. Por eso, reconocer ese estigma, estudiar sus causas y combatirlo es muy importante”, apunta Sangro, por su parte. “Además, no todo el alcohol es malo, ni hace falta emborracharse para desarrollar una enfermedad hepática. Hay una relación entre cantidad y sensibilidad, que no para todos va a ser igual. Y, por encima de todo, muchas enfermedades hepáticas no tienen nada que ver con el alcohol”, destaca.

Las enfermedades del hígado constituyen una de las diez primeras causas de muerte en el mundo y, en Europa, son la segunda causa de años de vida laboral perdidos, sólo por detrás de las enfermedades cardiovasculares.
‘Epidemia’ de obesidad
En Europa y España, la enfermedad hepática más frecuente es la esteatohepatitis no alcohólica, o hígado graso no alcohólico, que se asocia a la obesidad y la diabetes de tipo 2 y se estima que afecta a un 30% de la población. La previsión es que en los próximos años esta incidencia aumente a causa de la epidemia de obesidad.
Informa Ginès de que la sobrealimentación y la mala alimentación (alimentos procesados, con mucho hidrato de carbono, mucha grasa, poca verdura y fruta, poco pescado) y la falta de ejercicio físico está causando estragos ya en países como Estados Unidos. Las evidencias sobre los niños y adolescentes se han descrito en ese país y en Canadá y Reino Unido. En Europa, incluida España, los efectos también son evidentes: “Los enfermos de hígado que vemos ahora empezaron a engordar hace 20 o 30 años a causa de los cambios en la dieta y los trabajos más sedentarios que se empezaron a generalizar en esa época”, dice Ginés.
Los hepatólogos europeos de la comisión de The lancet ponen el énfasis en el diagnóstico precoz. Las enfermedades hepáticas en estadios prematuros son asintomáticas y, por tanto, la mayoría de pacientes se diagnostican en estadios avanzados, cuando tienen un peor pronóstico, tanto en lo que respecta a la supervivencia, como a la calidad de vida. “Las enfermedades hepáticas tardan muchos años en aparecer. El objetivo es ir a buscar la enfermedad y detectarla en fases tempranas a través de programas de cribado”, defiende Ginès.
Dos estudios liderados por él han puesto ya de manifiesto que la elastografía hepática, una técnica no invasiva para medir la rigidez del hígado, es una estrategia eficaz y rentable en la detección precoz de la enfermedad hepática crónica. En estos estudios se ha demostrado que, por un lado, cerca de un 4% de las 3.000 personas que participaron en el primer ensayo tenían una enfermedad hepática avanzada sin diagnosticar, con riesgo de convertirse en cirrosis o cáncer de hígado. Por otra parte, en una muestra de más de 6.000 participantes de seis países, se ha demostrado que la detección de fibrosis hepática con algoritmos optimizados es una intervención de salud pública altamente rentable, especialmente en las primeras etapas de fibrosis.
Una propuesta de posible cribado poblacional se está evaluando en prueba piloto actualmente, en segunda fase, en varios lugares (participan centros de atención primaria del área metropolitana de Barcelona).
“El objetivo de estos estudios es conseguir que esta estrategia que proponemos se implemente en los sistemas sanitarios de toda Europa, con lo que se convertiría en el primer programa de detección precoz dirigido al cribado de una enfermedad no oncológica”, manifiesta el experto catalán.
La elastografía hepática no sería la única forma de detectar precozmente la enfermedad hepática crónica; también se podría realizar análisis específicos porque los rutinarios o los incluidos en chequeos no permiten detectar estas enfermedades, precisa el experto del Clínic barcelonés, que es un centro de referencia mundial en hepatología.
“Si pudiésemos detectar precozmente los casos podríamos actuar con, por ejemplo, la eliminación de factores de riesgo de obesidad y, si eso falla, con fármacos contra la enfermedad hepática que se están desarrollando actualmente”, indica.
Lo mejor: comer de forma saludable
Estimular que las personas coman de forma saludable es muy relevante para el hígado. La comisión de hepatólogos de The Lancet propone realizar intervenciones en grupos sensibles y en aquellos colectivos con menos recursos, ya que son más vulnerables frente a las enfermedades hepáticas. Por otra parte, pide que haya una política clara sobre el consumo de bebidas alcohólicas y encontrar un equilibrio para reducir la tasa de aparición de estas enfermedades. También propone reducir y equiparar los precios de los fármacos para el tratamiento de la hepatitis C, gracias a los cuales se ha reducido de forma considerable que, a causa de la infección por el VHC, la hepatitis progrese y pueda acabar causando cirrosis hepática y cáncer de hígado.
“En general, el foco está puesto en las enfermedades graves, pero antes de llegar a ellas hay una historia clínica sobre la que podemos intervenir eficazmente para evitar su progresión”, destaca Sangro.
Carmen Fernández. Barcelona

Fecha: 2/12/2021
Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/medicina/medicina-interna/prudencia-y-esperanza-ante-los-nuevos-medicamentos-para-tratar-la-covid-19.html?emk=NPSMED1&s_kw=1T

Vacunación, el cortafuegos que reduce a la mitad la posibilidad de contagiar

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 16:08

Los vacunados eliminan antes el virus y reducen las opciones de transmisión, como revelan varios estudios.
vacuna-1
Con las tasas de vacunación actuales, casi ocho de cada diez españoles tienen la doble pauta y más tres millones con dosis de refuerzo, y aun así vemos repuntar las cifras de contagios hacia la sexta ola. Mientras Europa vive una situación más dramática que España, en lo que la Agencia Europea del Medicamento la semana pasada en rueda de prensa denominaba cuarta onda pandémica, aquí el blindaje de la vacuna ha permitido que, de momento, lleguemos más tarde a los rebrotes.
Lo cierto es que el secreto, que no es tal, se observa en uno de los efectos secundarios positivos de la inmunización artificial: las personas vacunadas eliminan el virus más rápido, con lo que los contagios se dan con niveles más bajos de virus en general, porque su organismo guarda durante menos tiempo las altas cargas virales. Alfredo Corell, inmunólogo y catedrático de la Universidad de Valladolid, revela que eso lo apunta un artículo publicado en The Lancet, y manifiesta que la tasa de transmisión “se reduce al menos a la mitad, según las cohortes de familias”.
Gabriel Reina, especialista en Microbiología de la Clínica Universidad de Navarra, añade que “los individuos vacunados con infecciones irruptivas tienen una carga viral máxima similar a los casos no vacunados y pueden transmitir la infección de manera eficiente en los hogares, incluso a contactos también inmunizados”.
El estudio que plantea The Lancet sirve para establecer otro punto a favor de unas vacunas que, sin ser diseñadas para evitar los contagios, “sino para prevenir la enfermedad grave y el ingreso”, recuerda Reina, tiene una secuela ‘esterilizante’, “es decir, evita la capacidad de transmisión de los vacunados”, señala el microbiólogo.
Otros trabajos apuntan a una reducción incluso más alta, aunque no están revisados por pares. Sucede con una investigación holandesa, liderada por Brechje de Gier, del Centro para el Control de Enfermedades Infecciosas, Instituto Nacional de Salud Pública y Medio Ambiente (RIVM) de Bilthoven, que recoge que la efectividad de la vacunación completa contra la transmisión a contactos no vacunados en el hogar alcanza el 63% en el caso de la variante delta, ahora predominante, y llegaba al 73% contra alpha.
Con estos supuestos podemos decir que, si el jueves pasado se produjeron 6.315 nuevas infecciones y casi un 80% está inmunizado, significa que sólo se producirían la mitad de los contagios que se contempla con la variante delta. Esto es, con una tasa de reproducción del virus de 1,22 (una de las R más altas que han precedido a un nuevo incremento exponencial de casos) se podría calcular que de cada infectado en vez de llegar el virus a otros siete (capacidad de la variante delta), lo haría a tres. O lo que es lo mismo, con las vacunas conseguimos reducir la tasa de transmisión a la variante original.
Protección según el nivel de exposición al virus
Una de las cuestiones importantes es que las vacunas protegen, pero se ha de medir cuál es la exposición de esos individuos al virus. No es lo mismo ser un profesional sanitario que trabaja en medios donde el patógeno existe, que una persona que pueden tener la ‘oportunidad’ diaria de enfrentarse a él en contadas ocasiones (en muchas de ellas con medidas preventivas, distancia y uso de mascarilla) que otras que, sin tomar precauciones, se expongan a un contagiado durante el tiempo necesario para que la infección llegue a su organismo.
Aquí el microbiólogo de la CUN apostilla que “no todo se puede dejar en manos de la vacuna. La mascarilla sigue jugando un papel clave como barrera contra el virus, primero y sobre todo en los espacios cerrados, y luego al aire libre en zonas masificadas”.
En Israel, el ‘país-laboratorio’ de la vacuna de Pfizer, ya se recogieron datos sobre cómo influía la vacunación en la reducción de casos en los hogares durante los meses de verano, justo antes de sus repuntes y la puesta en marcha de las terceras dosis. Aquí el trabajo apunta a que la vacunación proporciona una protección sustancial contra la susceptibilidad a la infección y un escudo ligeramente más débil contra la infecciosidad dada la infección (del 41 al 79%), reduciendo así la transmisión del SARS-CoV-2 a los contactos domésticos.
Vacunar a los niños, otro cortafuego
La experiencia científica en materia covid no alcanza para conocer hasta qué punto dar luz verde a la vacunación pediátrica (ya se ha hecho en EEUU, Austria, China y se espera que Europa lo haga en breve) serviría también para obstaculizar la supervivencia del SARS-CoV-2 en la sociedad. Algunos trabajos ya apuntan a su utilidad. “Está claro que la recomendación de la inmunización en los más pequeños también va servir no sólo para su protección sino la de sus contactos más estrechos”, subraya Reina.
En España, los menores de 11 años registran las tasas de contagio más altas (la incidencia a 14 días) y son las franjas entre 30-39 y 40-49 las que les suceden. Lo que en la práctica se puede traducir en que el virus circula entre padres e hijos.
Sin vacuna, 19 veces más de riesgo de ingreso en UCI
La Comunidad de Valencia ha puesto de manifiesto la reducción de ingresos en cuidados intensivos al analizar sus cifras de presión asistencial. Con datos hasta la semana pasada (18 octubre al 14 noviembre) de personas hospitalizadas y en UCI cuyo motivo de ingreso fue la enfermedad por coronavirus, se puede concluir lo siguiente: con 31 ingresos en UCI por covid, 21 no vacunados y 10 sí (con pauta completa); son 10 casos entre cuatro millones de vacunados que hay en la región valenciana (0,24 por 100.000) y 21 entre 467.151 no protegidos (4,5 por 100.000), por lo que el riesgo de ingresar en UCI por covid es casi 19 veces superior entre los no vacunados.
Si se observan los datos de ingresados en planta también queda patente la importancia de la vacunación. En 136 ingresos en planta por covid, 60 no estaban vacunados y 76 contaban con escudo; se trataría de 76 casos entre cuatro millones de inmunizados (1,9 por 100.000) y 60 entre 467.151 no vacunados (12,8 por 100.000), por lo que el riesgo de ingresar en un hospital por covid es casi siete veces superior entre los no vacunados. La media de edad está entre los 50 y 69 años.

Pilar Pérez/Elena Quesada
Fecha: 22/11/2021
Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/medicina/medicina-preventiva/vacunacion-el-cortafuegos-que-reduce-la-mitad-la-posibilidad-de-contagiar.html?emk=NPSMED1&s_kw=1T

14 noviembre 2021

Informe de la OMS señala los obstáculos para la disponibilidad de la insulina

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 11:33

Un nuevo informe publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en vísperas del Día Mundial de la Diabetes pone de relieve el alarmante estado del acceso mundial a la insulina y a la atención de la diabetes, y concluye que los precios elevados, la escasa disponibilidad de insulina humana, el número limitado de productores que dominan el mercado de la insulina y la debilidad de los sistemas de salud son los principales obstáculos al acceso universal.
“Los científicos que descubrieron la insulina hace 100 años se negaron a beneficiarse de su descubrimiento y vendieron la patente por un solo dólar”, dijo el Director General de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus. “Desgraciadamente, ese gesto de solidaridad ha sido superado por un negocio multimillonario que ha creado enormes brechas de acceso. La OMS está trabajando con los países y los fabricantes para cerrar esas brechas y ampliar el acceso para todos los que lo necesitan a este medicamento que salva vidas.”
La insulina es la base del tratamiento de la diabetes; para nueve millones de personas con diabetes de tipo 1, convierte una enfermedad mortal en una manejable. Para más de 60 millones de personas con diabetes de tipo 2, la insulina es esencial para reducir el riesgo de insuficiencia renal, ceguera y amputación de miembros inferiores.
La OMS informa de que, a nivel mundial, una de cada dos personas que necesitan insulina para la diabetes de tipo 2 no recibe este medicamento esencial. La diabetes está aumentando en los países de ingresos bajos y medios, y sin embargo su consumo de insulina no ha seguido el ritmo de la creciente carga de la enfermedad.
En las Américas, la necesidad de insulina también ha crecido con el aumento de la prevalencia de la diabetes, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la Oficina Regional de la OMS para las Américas. Desde 1980, la prevalencia de la diabetes de tipo 2 en las Américas se ha triplicado, y se calcula que 62 millones de adultos padecen esta enfermedad. Su prevalencia es mayor en los países del Caribe de habla inglesa. Sin embargo, el aumento afecta tanto a hombres como a mujeres en todos los países y está fuertemente relacionado con el aumento de la prevalencia de obesidad.
La diabetes es ahora la sexta causa de muerte en las Américas. En 2019, 284.049 personas murieron por causas relacionadas con la diabetes.
Como en muchas otras partes del mundo, el acceso a los medicamentos para la diabetes sigue siendo un desafío en las Américas. El Fondo Estratégico de la OPS, un mecanismo regional de cooperación técnica para compras conjuntas de medicamentos esenciales y suministros estratégicos de salud pública, ayuda a los países de América Latina y el Caribe a adquirir medicamentos para la diabetes, incluida la insulina, así como tecnologías para la atención de la diabetes.
“La diabetes se ha convertido en una de las mayores amenazas para la salud pública en las Américas”, dijo el Dr. Anselm Hennis, Director del Departamento de Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental de la OPS. “Hemos intensificado nuestros esfuerzos para mejorar el diagnóstico y el tratamiento de la diabetes, lo que incluye la promoción del uso del Fondo Estratégico para poner la insulina a disposición de personas y comunidades que de otro modo no tendrían acceso”.
El informe de la OMS, “Cumplir una promesa de 100 años: hacer universal el acceso a la insulina”, se publicó este 12 de noviembre para conmemorar el centenario del descubrimiento de la insulina. En él se destacan las principales causas de las deficiencias en el acceso mundial y se sugieren varias medidas para mejorar el acceso a la insulina y los productos afines, así como las medidas que la industria ya ha acordado adoptar.
Los esfuerzos para aumentar el acceso a los medicamentos para la diabetes que salvan vidas es solo una de las líneas de trabajo del Pacto Mundial para la Diabetes de la OMS, lanzado en abril de 2021. El Pacto, que está siendo implementado en las Américas por la OPS, reúne a los gobiernos nacionales, las organizaciones de la ONU, las organizaciones no gubernamentales, las entidades del sector privado, las instituciones académicas, las fundaciones filantrópicas, las personas que viven con diabetes y los donantes internacionales para trabajar por un mundo en el que todas las personas con riesgo de diabetes o que viven con diabetes puedan acceder a la atención que necesitan.

Patricia Alonso Galbán, MD, MSc.
Vice president of the Cuban Society of Medical Informatics
Associate Researcher and Professor
Biostatistics and Community Medicine Specialist
Head of the website and communication group. Cuban National Medical Sciences Information Center – Infomed
Email: patricia.alonso@infomed.sld.cu palonsogalban15121979@gmail.com
ORCID ID: https://orcid.org/0000-0002-9575-394X
Phone number: +53 53306645 (WhatsApp)
Social media: https://about.me/patrycuba

14 de Noviembre Día Mundial de la Diabetes

Filed under: Mensaje — Arturo Hernández Yero @ 11:25

facebook_1636899232509_6865652998514546926El 14 de noviembre, se celebra el Día Mundial de la Diabetes, a modo de recordar la trascendencia de esta enfermedad y la importancia de crear conciencia sobre el impacto de la diabetes en la salud de las personas y sus familiares y además, es el momento apropiado de compartir lo que estamos haciendo y los pasos a seguir para mejorar su prevención, diagnóstico y tratamiento.
En este año 2021 el tema del Día Mundial de la Diabetes será “el acceso al cuidado de la diabetes: si no ahora, ¿cuándo? “ La Organización Mundial de la Salud (OMS) y sus asociados han aprovechado el centenario del descubrimiento de la insulina para poner de relieve la enorme brecha que separa a las personas que tienen a su alcance este medicamento necesario para controlar su diabetes y, también, aparatos básicos como los glucómetros y las tiras reactivas, de aquellas que no disfrutan de este acceso. Además, este Día llega en un momento en que el mundo continúa haciendo frente a la pandemia de COVID 19, que, además de causar la hospitalización de muchas personas con la enfermedad, que constituyen una proporción elevada de las personas afectadas por esta enfermedad vírica y de los pacientes ingresados con manifestaciones graves, ha provocado también interrupciones graves de los servicios de atención a la diabetes En este día, la OPS/OMS se une a sus asociados para llamar la atención a gobiernos y factores principales de la salud mundial, sobre la necesidad de mantener y mejorar el acceso a los servicios de salud y a los medicamentos e insumos para el diagnóstico, tratamiento y autocontrol de la enfermedad. La imperativa necesidad de controlar la diabetes, prevenir sus deletéreas complicaciones y prolongar y asumir una mejor calidad de vida de las personas que viven con diabetes mellitus. La pandemia de COVID-19 ha demostrado que las personas con diabetes tienen más riesgo de presentar otras complicaciones, como ha puesto de manifiesto la elevada proporción de diabéticos entre los pacientes hospitalizados con manifestaciones graves de la COVID-19.
Los programas de cobertura sanitaria universal no contemplan suficientemente la atención a la diabetes, ya que muchas personas, sobre todo en los países de ingresos medianos y bajos, no pueden pagar la insulina, los antidiabéticos y los aparatos que necesitan para tratar la enfermedad. Por lo general, los centros de atención primaria de los países de ingresos bajos no disponen de los aparatos básicos y los medicamentos esenciales que se precisan para diagnosticar y tratar la diabetes.
A pesar de que nunca como ahora habíamos entendido mejor el modo de prevenir y tratar la diabetes, el número de personas que presentan esta enfermedad está aumentando rápidamente y la falta de acceso al diagnóstico y al tratamiento genera sufrimiento y muertes innecesarios, sobre todo en los países de ingresos medianos y bajos.
Más de 420 millones de personas tienen diabetes en el mundo. Esta cifra se ha cuadruplicado desde 1980 y, de acuerdo con las previsiones, superará los 500 millones a finales de la presente década.
El incremento de la prevalencia de la diabetes es, en gran medida, consecuencia de los mayores niveles de obesidad e inactividad física. Por ejemplo, entre 1975 y 2016, a nivel mundial, la prevalencia del sobrepeso y la obesidad entre los niños y adolescentes de 5 a 19 años pasó drásticamente del 4% a más del 18%.
Las defunciones por diabetes en el mundo han aumentado en un 70% entre 2000 y 2019. El mayor crecimiento en el número de varones fallecidos como consecuencia de alguna de las 10 principales causas de muerte fue también provocado por la diabetes, con un 80% desde 2000. La diabetes es una causa importante de ceguera, insuficiencia renal, infarto de miocardio, accidente cerebrovascular y amputación de los miembros inferiores.

Por todas estas razones se impone lograr una amplia cobertura en el diagnóstico temprano y en la atención y educación a nuestros pacientes, asi como en lograr la disponibilidad necesaria de los medicamentos que garantizan el control. El papel de los profesionales dedicados a esta loable labor y el funcionamiento óptimo de los Centros de Atención al Diabético, presentes a todo lo largo y ancho de nuestro País, garantizarán sin lugar a dudas, que se cumpla con los objetivos planteados por la OMS para esta enfermedad.

Fecha:13/11/2021

Fuente: https://www.who.int/es/campaigns/world-diabetes-day/2021

10 noviembre 2021

El riesgo cardiovascular en la diabetes se puede minimizar

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 18:56

Según el estudio CAPTURE, patrocinado por Novo Nordisk, una de cada 3 personas con diabetes tipo 2 presenta enfermedad cardiovascular establecida, de las cuales, la gran mayoría (9 de cada 10) presenta enfermedad cardiovascular ateroesclerótica.

La escasez de datos sobre la prevalencia de la enfermedad cardiovascular en pacientes con diabetes tipo 2, subraya la importancia del estudio CAPTURE. Este estudio internacional observacional estimó la prevalencia de la enfermedad cardiovascular establecida en pacientes con diabetes tipo 2 de manera global, incluyendo datos de aproximadamente 10.000 pacientes de 13 países y 5 continentes.
Este estudio estimó la prevalencia de la enfermedad cardiovascular en un 34,8% y de la enfermedad cardiovascular ateroesclerótica en un 31,8%. La enfermedad cardiovascular aterosclerótica se caracteriza por la aparición de placas de ateroma que están compuestas fundamentalmente por lípidos, tejido fibroso y células inflamatorias. Estas acumulaciones reducen la luz de las arterias, y suelen ser la causa de infarto de miocardio e ictus1. Por lo tanto, es de crucial importancia tener controlados a los pacientes con enfermedad cardiovascular aterosclerótica para evitar futuras complicaciones.
El estudio CAPTURE también estableció la prevalencia de la enfermedad cardiovascular por subtipos. El subtipo más común fue la enfermedad coronaria con un 17,7%, seguido de la enfermedad de la arteria carótida (8,4%) y la enfermedad cerebrovascular (7,2%).
La Sociedad Americana de Diabetes (ADA por sus siglas en inglés) recomienda el uso de medicamentos que aportan beneficios cardiovasculares, en pacientes con diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular aterosclerótica. Estos compuestos incluyen los antagonistas del receptor GLP-1(arGLP-1) y los inhibidores del cotransportador sodio-glucosa tipo 2 (iSGLT-2)2. Sin embargo, a pesar del riesgo cardiovascular que supone padecer diabetes tipo 23,4, y de las recomendaciones presentes en las guías2, el estudio CAPTURE aporta un dato alarmante: menos de 1 de cada 4 pacientes con diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular establecida reciben tratamiento con medicamentos para reducir los niveles de glucosa con beneficios cardiovasculares.

Es fundamental que prioricemos el factor cardiovascular como una de las claves de la gestión de la diabetes tipo 2

Además, el estudio CAPTURE reveló que sorprendentemente, el uso de medicamentos reductores de glucosa con beneficios cardiovasculares se empleaba en un porcentaje muy similar en pacientes con enfermedad cardiovascular previa y sin enfermedad cardiovascular establecida. Un análisis secundario del estudio CAPTURE determinó que, en pacientes con enfermedad cardiovascular, el 21,5% de los pacientes se trataba con iSGLT-2 o arGLP-1, un 15,1% solo con iSGLT2, un 8,3% solo con arGLP-1 y un 1,9% con ambos. Estos porcentajes, además de ser muy bajos, son similares en la población sin riesgo cardiovascular5. Indicando que estos medicamentos se están suministrando independientemente del riesgo cardiovascular.
La doctora Mosenzon subraya que “es fundamental que prioricemos el factor cardiovascular como una de las claves de la gestión de la diabetes tipo 2. Por un lado, se hace necesaria la concienciación de las personas con diabetes tipo 2 acerca de sus factores de riesgo y, por otro, la investigación activa de los profesionales sanitarios en torno a los mismos. Hoy podemos abordar dichos factores de riesgo a través de tratamientos con demostrados beneficios cardiovasculares”6.
Este estudio pone de manifiesto la necesidad de controlar adecuadamente a los pacientes con diabetes tipo 2 con riesgo cardiovascular. Y propone realizar un mayor uso de fármacos reductores de glucosa que hayan demostrados beneficios cardiovasculares ya que existe la
oportunidad de contribuir a mejorar los resultados cardiovasculares a largo plazo en pacientes con diabetes tipo 2.
El estudio CAPTURE tiene un mensaje claro: implementar las actualizaciones más recientes de las guías de tratamiento para la diabetes tipo 2 y cardiología, para de esta manera reducir el riesgo de episodios cardiovasculares.
Referencias
1. Mosenzon O, Alguwaihes A, Leon JLA, Bayram F, Darmon P, Davis T, et al. CAPTURE: a cross-sectional study of the contemporary (2019) prevalence of cardiovascular disease in adults with type 2 diabetes across 13 countries. In: 56th Annual meeting of the European Association for the Study of Diabetes (EASD). 2020. p. Abstract 158.
2. Addendum. 9. Pharmacologic Approaches to Glycemic Treatment: Standards of Medical Care in Diabetes—2020 . Diabetes Care 2020;43(Suppl. 1):S98–S110. Diabetes Care. 2020 Aug;43(8):1979–1979.
3. Saeedi P, Petersohn I, Salpea P, Malanda B, Karuranga S, Unwin N, et al. Global and regional diabetes prevalence estimates for 2019 and projections for 2030 and 2045: Results from the International Diabetes Federation Diabetes Atlas, 9th edition. Diabetes Res Clin Pract. 2019 Nov;157:107843.
4. Brożek JL, Bousquet J, Baena-Cagnani CE, Bonini S, Canonica GW, Casale TB, et al. Allergic Rhinitis and its Impact on Asthma (ARIA) guidelines: 2010 Revision. J Allergy Clin Immunol. 2010 Sep;126(3):466–76.
5. Vencio S, Alguwaihes A, Leon JLA, Bayram F, Darmon P, Dieuzeide G, et al. Contemporary use of diabetes medications with a cardiovascular indication in adults with T2D: a secondary analysis of the multinational CAPTURE study. In: 56th Annual meeting of the European Association for the Study of Diabetes (EASD). 2020.
6. 1 DE CADA 3 PERSONAS CON DIABETES TIPO 2 PRESENTA ENFERMEDAD CARDIOVASCULAR [Internet]. 2020 [cited 2020 Feb 10]. Available from: https://canaldiabetes.com/1-de-cada-3-personas-con-diabetes-tipo-2-presenta-enfermedadcardiovascular/

Este contenido ha sido desarrollado por UE Studio, firma creativa de branded content y marketing de contenidos de Unidad Editorial, para NOVO NORDISK.
Fecha: 15/3/2021
Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/medicina/iese-concluye-su-investigacion-sobre-modelos-de-salud-y-los-retos-del-futuro.html

González: “Hay que estar atentos a mutaciones de resistencia a los nuevos antivirales de la covid”

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 18:52

Dr.Fernando Glze
Sin alarmar, pero con un conocimiento genómico del SARS-CoV-2 único, Fernando González da algunas advertencias sobre posibles mutaciones.

Hace apenas una semana la investigación científica ha dado otra buena noticia en la batalla contra la covid19. Dos antivirales orales contra el SARS-CoV-2 han obtenido datos positivos en la fase III de la investigación: el Molnupiravir, de MSD y Ridgeback Biotherapeutics,-autorizado para su comercialización en el Reino Unido- y el Paxlovid de Pfizer.
Un paso muy importante, que, sin embargo, requiere que se vigile su futura aplicación en pacientes, para no llevarnos sustos. De este riesgo ha advertido Fernando González, investigador de la unidad mixta infección y salud pública Fisabio, de la Universidad de Valencia, desde donde hace una estrecha vigilancia genómica del SARS-CoV-2. Por ello, González conoce bien las mutaciones sucesivas del coronavirus y las variantes que han ido produciéndose.
“Debemos estar atentos a la posibilidad de que aparezcan mutaciones del coronavirus SARS-CoV-2 de resistencia a los tratamientos [nuevos antivirales], pues ya lo hemos visto con el VIH”, ha afirmado el investigador de Fisabio durante su intervención en la V Jornada sobre Vacunación de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE) que se ha celebrado en el Salón Ernest Llunch del Instituto de Salud Carlos III.
Sin embargo, González ha puntualizado que en el caso de esos nuevos antivirales “hay una ventaja y es que, en principio, los pacientes indicados para que se les aplique estos tratamientos estarían en una situación de infección por coronavirus aguda y, por tanto, deberían estar bajo control médico y evitar así la expansión de una posible mutación. Pero, claro hay que asegurar que eso sea así”.
“El virus que está infectando a un paciente mientras el tratamiento consigue detener su proliferación va a seguir replicándose y mientras hay replicación hay posibilidad de mutación. En esos momentos, las mutaciones que aparezcan, si aparece alguna, que permita al virus resistir la acción del antiviral, esa mutación va a persistir en el individuo y es la que va a representar la población viral infectiva, que será un problema si se transmite a terceras personas. Si esos virus tienen esa mutación de resistencia, personas que sean infectadas y puedan necesitar ese tratamiento con esos antivirales ya poseerán un virus resistente a ellos y puede hacer que la efectividad de ese tratamiento vaya disminuyendo con el tiempo”.
Pregunta: ¿Qué se debería hacer con esos futuros pacientes en tratamiento con los nuevos antivirales?
Respuesta: “Lo ideal sería tener a esas personas con aislamiento hospitalario para evitar la transmisión del virus. Otra cuestión es la capacidad hospitalaria del sistema para que eso sea real. Una cosa es lo que sería ideal y otra lo posible. Así, lo ideal en estos casos es poder controlar esa posible transmisión al menos durante los días que la persona todavía tiene una cierta producción de virus mientras el medicamento consigue su efectividad completa”.
P.: ¿Considera que existe algún otro riesgos de mutación de virus cuando España tiene una alta tasa de vacunación?
R.: Tenemos una situación de alta inmunidad en la población. Pero el problema que tenemos es que con las vacunas que se están administrando no impedimos la circulación del virus, ni por el número de vacunados ni por el tipo de vacunas. Porque, además, hay bolsas poblacionales que no tienen vacunación: niños, personas que no están en condiciones de ser vacunadas y las persona que deciden no vacunarse. El virus puede circular en esos grupos y expandirse a la población vacunada y transmitir el virus, aunque con menor eficiencia, que no significa con cero”.
“El virus se expande y transmite fundamentalmente entre la gente no vacunada y llegará un momento en que prácticamente toda la población a la que se va a enfrentar el virus será población inmunizada. Entonces, las mutaciones que permitan al virus sobreponerse a esa barrera inmunitaria son las que la selección favorecerá y tendremos una población de virus capaz de infectar de nuevo a personas inmunizadas”.
P.: ¿Qué podemos hacer para que esto no ocurra?
R.: Alcanzar las cuotas de inmunización lo más rápidamente posible y mantener el virus a raya el mayor tiempo posible, porque cuanto menos virus esté circulando menos probabilidades hay de que se produzcan esas mutaciones indeseables.
P.: Así que usted plantea que hay que seguir con la mascarilla…
R.: Por el momento, sí. Es la solución. La vía optima de funcionamiento.
P.: Y el objetivo de la inmunidad de rebaño?
R.: “Creo que no se debe plantear la inmunidad de rebaño como objetivo último. Es deseable, pero no podemos confiar solo en que la vacunación y las infecciones naturales nos van a librar del virus. De hecho, España tiene un gran éxito en el control de la ola europea actual porque no ha abandonado medidas adicionales de precaución y de prevención de la transmisión.
La gran mayoría de los países europeos no tienen una tasa de vacunación tan alta como la nuestra ni se han mantenido las medidas de precaución como nosotros. Cuando hablamos que ellos tienen unos porcentajes de vacunación del 70% nos olvidamos que un 30% de 80 millones de personas son muchos millones de personas, en las cuales el virus se encuentra fácilmente, con lo cual las tasas siguen siendo muy altas, como sucede en Reino Unido o incluso en Alemania y en otros países europeos, que es lo que estamos viendo en estas últimas semanas”.
Mutaciones
Durante su intervención en el Congreso, González recordó que la variante dominante del virus en la actualidad es la variante delta, que acumula 23 mutaciones en su interior. Aunque, el coronavirus SARS-CoV-2 tiene una tasa promedio de mutación de dos al mes, si bien, advirtió que esta frecuencia en la mutación se ve incrementada en los casos de “infección persistente, que no es igual al covid persistente”. Y explicó que las infecciones persistentes son “las que se prolongan más allá de las dos semanas, que son las que suele permanecer el virus”.
Esta situación ocurre, según apuntó “en personas con el sistema inmunitario débil, entonces el virus está más de dos semanas en el cuerpo de estos enfermos y eso le permite acumular mutaciones y explica el número de mutaciones descritas en algunos casos”.
También recordó que la mayoría de esas mutaciones se produce en la proteína S (espícula) del virus y que suelen desaparecer sin mayores problemas. “Las vacunas son igual de efectiva en estos momentos frente a todas las variantes”, tranquilizó.
A mayor tasa de vacunación menos mutaciones se producen. La diversidad genómica del virus en pacientes vacunados es mucho menor que en no vacunados. En todo caso, las vacunas son igual de efectiva en estos momentos frente a todas las variantes”, tranquilizó.
Soledad Valle. Madrid

Fecha:10/11/2021
Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/medicina/inmunologia/profesion/gonzalez-hay-que-estar-atentos-mutaciones-de-resistencia-los-nuevos-antivirales-de-la-covid.html?emk=NPSMED1&s_kw=1T

29 octubre 2021

Los beneficios de altas dosis de insulina en pacientes con diabetes tipo 2

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 14:36

La especialista en Endocrinología y Nutrición en el Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza, destaca los beneficios que la insulina basal Tresiba U200 puede proporcionar a los pacientes con diabetes tipo 2 con sobrepeso u obesidad, que muestran resistencia a la insulina. La insulina degludec U200 ofrece una mejora de la variabilidad glucémica, asociada a una mayor adherencia terapéutica, al permitir administrar dosis elevadas de insulina en una única dosis diaria con el beneficio de proporcionar la mitad del volumen de las insulinas basales de 100U/día
Pregunta. Empecemos por definir qué es una alta dosis de insulina basal.
Respuesta. Nos referimos a altas dosis de insulina basal cuando se requiere de más de 60U/día de basal, situación que está especialmente presente en pacientes que muestran una importante resistencia a la insulina (RI) de base.
No obstante, creo que en la actualidad esto es un concepto relativo y la evaluación clínica debemos plantearla de forma individualizada considerando las altas dosis de insulina basal en relación con diversos factores como la edad, la presencia de comorbilidades, la existencia de placas de lipodistrofia en zonas de autoinyección…
Por lo tanto, la experiencia clínica nos sugiere la necesidad calcular de forma individualizada la dosis de insulina basal siempre teniendo en cuenta las características de cada paciente.

P. En base a esta definición, ¿cuál sería el común denominador de los pacientes con DM2 que necesitan altas dosis de insulina basal? ¿cuál es el criterio de tratamiento?
R. Los pacientes que requieren de altas dosis de insulina basal se caracterizan por una mayor resistencia a la insulina y esta respuesta anormal a la insulina está estrechamente relacionada con el sobrepeso y obesidad, una tendencia creciente en los últimos años. Además, existen otras comorbilidades que afectan a la resistencia a la insulina también presentes en nuestros pacientes y que siempre deben ser tenidas en cuenta en su valoración.
Actualmente se estima que cerca de un 22% de las personas con diabetes tiene sobrepeso y esta incidencia sigue creciendo incluso en edades más tempranas como la niñez y la adolescencia. Este cuadro se agrava especialmente en los pacientes con diabetes tipo 2, si bien empezamos a ver en la consulta casos de diabetes tipo 1 que antes no mostraban resistencia a la insulina.
La pauta de tratamiento recomendada en estos casos pasa por realizar cambios de estilo de vida para tener una respuesta ponderal y apoyarnos en los nuevos grupos farmacológicos que nos ayudan tanto a reducir el peso corporal como a mejorar la resistencia a la insulina. Con estas dos claves se busca mantener las mínimas dosis de insulina basal necesarias para intentar que este grupo de pacientes tenga los mínimos efectos secundarios del tratamiento con altas dosis y obtener y mantener un óptimo control glucémico.

P. ¿Qué porcentaje de pacientes en tu consulta pueden requerir altas dosis de insulina?
R. Estimamos que entre el 20% y el 30% del total de pacientes con diabetes tipo 2 que vemos en consulta pueden necesitar altas dosis de insulina basal. En mi consulta, este porcentaje se sitúa más cerca del 30% debido a dos factores, la edad media más alta y otras características poblacionales del ámbito sanitario. Por lo tanto, estamos hablando de que casi uno de cada tres pacientes requiere de altas dosis de insulina basal.
P. ¿Cómo suele ser la adherencia al tratamiento en estos perfiles de pacientes que requieren altas dosis?
R. En términos generales, podemos señalar que la adherencia por parte del paciente es peor y este hecho se debe a diferentes factores: su resistencia a la insulina está relacionada con un cuadro de sobrepeso y obesidad, por lo tanto, son menos adherentes a cualquier modificación relacionada con su estilo de vida y con el tratamiento farmacológico y pautas de insulinización indicadas.
Además, los pacientes que precisan de altas dosis de insulina basal tienden a percibir su diabetes como una enfermedad más grave o con sentimientos asociados de culpabilidad que dificultan los progresos en la mejora de dicha adherencia
Otro factor asociado que dificulta este aspecto es el número de inyecciones: dosis altas de insulina implica más recambios de cartuchos y más inyecciones que a su vez derivan en más dolor y molestias en la zona del pinchazo, además de requerir de más fuerza y destreza en la técnica de inyección.

P. ¿Qué riesgos comporta a medio-largo plazo a estos pacientes una dosis inadecuada?
R. Una dosis inferior de insulina basal de la necesaria empeora el control hipoglucémico. Por el contrario, aumentar las dosis de insulina a criterio del paciente, sin control médico, conlleva un mayor riesgo de hipoglucemia.

P. ¿Cuándo se debe tomar la decisión de cambio?
R. Con las nuevas insulinas de alta concentración con las que contamos en actualidad, el cambio a una insulina de alta concentración es posible en cualquier momento. La clave está en informar al paciente, dando más peso a la educación diabetológica, para que entienda el beneficio de las insulinas de alta concentración. Después de todo, el paciente se lleva la enfermedad a su casa y debe atenderla a diario.
Hay que explicarle bien qué cambios conlleva el tratamiento con insulinas de alta concentración: desde la propia pluma de inyección pasando por una mayor facilidad de administración y al administrar menos volumen se requiere de menor fuerza de inyección.

P. ¿Cuál podría ser el abordaje ideal de un paciente con altas dosis?
R. Como comentaba, el cambio a insulinas concentradas es posible en cualquier momento, pero este cambio debemos acometerlo desde la formación y la educación diabetológica. De otro modo, es difícil que el paciente que se adhiera a nuestras recomendaciones individualizadas de estilo de vida, nutricionales o farmacológicas.
Es muy frecuente observar en nuestra práctica clínica diaria, la existencia de placas de lipodistrofia que están relacionadas con una defectuosa técnica de inyección, pero también con las altas dosis de insulina pudiendo afectar hasta un 76% de pacientes con diabetes tipo 1 y a un 56% con tipo 2. Ahora bien, si se le explica cómo evitar y tratar la lipodistrofia y el beneficio que tienen las insulinas de alta concentración también en este aspecto, el paciente va a presentar menos dolor, va a conseguir un mejor control glucémico y como consecuencia, va a mejorar su adherencia terapéutica.

P. ¿Qué tipo de seguimiento requieren estos pacientes? ¿Qué responsabilidad tiene el clínico y cómo debe actuar el paciente?
R. El cambio a insulinas concentradas no necesita especiales medidas, salvo que el paciente entienda el beneficio al que queremos llevarle con un cambio a insulina de alta concentración con una buena información fundamental al inicio de cualquier tratamiento de esta patología crónica. La monitorización es como la de cualquier insulinización que se ha hecho bien inicialmente y que se revisa periódicamente en cada consulta.

P. ¿Qué aporta Tresiba U200?
R. La insulina basal Tresiba U200 aporta muchas ventajas que se añaden a la de la propia insulina. Ofrece una mejora de la variabilidad glucémica asociada a una disminución en el número de inyecciones y una mayor flexibilidad de administración. Además, según se desprende del estudio The BEGIN LOW, la incidencia y la tasa de las hipoglucemias fue numéricamente menor en pacientes con insulina degludec U200 que en pacientes con insulina glargina U100. Además de todo lo anterior, al ser más concentrada, insulina degludec U200 es más cómoda y fácil de administrar al contener una mayor concentración del medicamento con el beneficio de proporcionar la mitad del volumen de las insulinas basales de 100U/ml, aspecto muy importante a tener en cuenta en pacientes que precisan de altas dosis de insulina.
Otro aspecto que valorar, según los datos desprendidos del estudio BEGIN: COMPARE, es la bioequivalencia entre insulina degludec U100 e insulina degludec U200 en pacientes con diabetes tipo 2 en términos de eficacia y seguridad por lo que, a nivel de práctica clínica, no representa ningún hándicap de prescripción.

P. ¿Por qué es Tresiba U200 una opción a valorar?
R. Insulina degludec U200 es una interesante opción que valorar porque introduce aspectos novedosos a la hora de tratar con insulina a nuestros pacientes con diabetes. La administración de un menor volumen cuando se utilizan dosis más altas conlleva ventajas como ya hemos comentado que son una mejora de la adherencia del paciente y de su calidad de vida.

P. ¿Cuál ha sido su experiencia con Tresiba U200?
R. En resumen, el cambio a estas insulinas concentradas, como es el caso de insulina degludec U200, no ha dado ningún problema ni al prescribirla ni al administrarla. En mi experiencia personal, cuando los pacientes han vuelto a revisión a la consulta sus parámetros de calidad de vida y experiencia con la inyección han sido mejores (menor volumen a la hora de inyectarse, mayor número de dosis en dispositivo y menor recambio de los mismos, disminución de dolor en el lugar de inyección…). Incluso en pacientes con diabetes tipo 1 que requieren de altas dosis de insulina, demuestra una óptima aceptación por el paciente demostrando, además, en este grupo de pacientes los beneficios antes reseñados.

Recomendaciones basadas en la opinión de expertos. Consulte siempre la Ficha Técnica completa antes de prescribir este medicamento https://pro.novonordisk.es/content/dam/hcpexperience/es/es_es/tresiba/Tresiba-FlexTouch_precio.pdf
Fecha:28/10/2021

https://www.diariomedico.com/medicina/los-beneficios-de-altas-dosis-de-insulina-en-pacientes-con-diabetes-tipo-2.html

4 octubre 2021

Diabetes y fragilidad

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 18:30

Ancianos haciendo ejercicios
Aunar diabetes y fragilidad induce un envejecimiento acelerado que se acompaña de morbimortalidad. La buena noticia es que ambas condiciones pueden prevenirse.
La fragilidad, el envejecimiento acelerado y la diabetes forman trío que comparte vías patogénicas hormonales e inmunológicas. A ello se suma la acción del sedentarismo y nutriciones inadecuadas, entre otros factores, que acrecientan la citada triada.
Así lo ha afirmado en el XXXII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Diabetes (SED) Francisco José García García, jefe de Servicio de Geriatría del Complejo Hospitalario de Toledo (CHT), quien considera que dichos factores de riesgo relacionados con los estilos de vida son el principal nexo de unión entre estos trastornos; además, comparten vías patogénicas hormonales e inmunológicas comunes.
Vías hormonales e inmunológicas
Hormonalmente, alteraciones como la resistencia a la insulina o el desequilibrio hormonal con disminución de hormonas anabolizantes son comunes a la diabetes, el envejecimiento acelerado y la fragilidad.

Desde el punto de vista inmunológico, estos tres trastornos también se caracterizan por una inflamación crónica, con un incremento de interleucinas y otras proteínas inflamatorias expresadas en múltiples tejidos. Esto hace que la aparición conjunta de diabetes y fragilidad potenciará cambios que inducen a un envejecimiento acelerado.
El geriatra calcula que el impacto conjunto de la fragilidad y de la diabetes alcanza al 40% de la población mayor de 65 años. Además, ambas producen un envejecimiento acelerado y gran morbimortalidad, por lo que deberían ser dianas prioritarias para programas de salud pública, teniendo en cuenta además que la fragilidad se puede prevenir. “La fragilidad es eficazmente prevenible y tratable cuando se hace con personal especializado”.
Los datos del Toledo
El análisis de los datos del Estudio Toledo de Envejecimiento Saludable (ETES), que evalúa el efecto de la fragilidad en la evolución natural de la diabetes en mayores de 65 años, sugiere que “el papel de la diabetes en estas personas mayores radica en su alto impacto, puesto que alcanza en nuestro estudio al 20% de esta población, pero también en los efectos del trastorno metabólico a medio y largo plazo”, subraya García.
A su juicio, la aparición en la historia natural de la diabetes de macro y microangiopatía, el incremento del estrés oxidativo en los tejidos y el depósito de proteína beta amiloide cerebral facilitan la aparición de enfermedad cerebrovascular clínica y deterioro cognitivo y/o demencia, cardiopatía isquémica, disfunción muscular con sarcopenia; “en definitiva, trastornos derivados de la diabetes que terminar asociándose con deterioro funcional, dependencia y muerte”.
-Sobre la disminución de la esperanza de vida que se produce en diabéticos, los profesionales consideran que está muy mediada por la aparición, en su curso clínico, de la fragilidad. De hecho, en el estudio Toledo se ha observado que, en doce años de seguimiento, la presencia de diabetes aumentó la mortalidad en un 50%, “mientras que en los diabéticos con criterios de fragilidad la mortalidad se elevó hasta un 470%”.
-La prevención sigue siendo la mejora aliada para estrechar el vínculo entre fragilidad, diabetes y envejecimiento acelerado. La implementación de cambios nutricionales y de actividad física, adecuados a estas edades, junto con el control metabólico son las mejores herramientas.
-Restricción calórica sin desnutrición
-Luigi Fontana, director del Programa de Investigación Clínica de Longevidad Saludable del Centro Charles Perkins de Sidney, Australia, ha destacado, en la misma sesión científica del congreso de la SED, el importante problema que plantea la obesidad; “una pandemia de obesidad y enfermedades crónicas derivadas de los estilos de vida poco saludables que se están acelerando y hace que muchos modelos de financiación de la salud existentes sean insostenibles”.
-Así, ha analizado los beneficios que para prevenir estas alteraciones que él considera pueden derivarse de la restricción calórica y más aún teniendo en cuenta los datos de la OMS que indican que hasta un 80% de las enfermedades cardiovasculares y la diabetes y el 40% de los cánceres se pueden prevenir realizando cambios asumibles.
-Los estudios en modelo animal, ratones y monos, ya han observado que “la restricción dietética con una ingesta óptima de nutrientes protege contra la obesidad, la diabetes tipo 2, el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, el envejecimiento, la neurodegeneración y la fragilidad del cerebro. En humanos origina adaptaciones biológicas que protegen contra estas enfermedades”.
-A su juicio, la restricción calórica sin desnutrición “sigue siendo la intervención no genética más sólida hasta la fecha que puede maximizar la vida útil en múltiples modelos animales y también extiende la esperanza de vida”. En cualquier caso, según recuerda, “la esperanza de vida aumenta al máximo a medida que se reduce la ingesta de alimentos, pero luego disminuye rápidamente cuando la restricción se vuelve excesiva”.
-Y ha puesto a poner en el foco, las bondades de la dieta mediterránea como “uno del instrumentos más útiles para controlar el peso corporal y mejorar la salud metabólica”, aunque manteniendo la moderación de algunos de sus componentes, como el aceite de oliva, por sus elevadas calorías.
Raquel Serrano
Fecha: 18/06/2021
Fuente: Diario Médico,España.

https://www.diariomedico.com/medicina/endocrinologia/diabetes-y-fragilidad-combinacion-presente-en-el-40-de-los-espanoles-mayores-de-65-anos.html

14 septiembre 2021

El fenofibrato reduce ‘in vitro’ un 70% la infección por coronavirus

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:26

El fenofibrato, un medicamento oral que se utiliza para el tratamiento del colesterol, ha logrado reducir en un 70% la infección por SARS-CoV-2 en células humanas en un experimento de laboratorio. Los resultados del estudio, en el que ha participado investigadores de Reino Unido, Italia y Dinamarca, se publican en Frontiers in Pharmacology.
Los autores explican que en el estudio utilizaron concentraciones del medicamento que son seguras y equiparables a las que se suelen emplear en la práctica clínica cuando se prescribe este fármaco hipolipemiante.
Señalan que el siguiente paso es evaluar el fármaco en pacientes hospitalizados por covid-19 a través de ensayos clínicos. En estos momentos el potencial del fenofibrato frente a la covid-19 ya es objeto de dos ensayos clínicos: uno dirigido por la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos), y el otro liderado por la Universidad Hebrea de Jerusalén (Israel). En ambos, se investigará la eficacia del fenofibrato a dosis de 145 mg durante 10 días en la mejora de la evolución clínica de los pacientes con covid-19.
“Ahora necesitamos con urgencia más estudios clínicos para establecer si el fenofibrato es un potencial agente terapéutico para tratar la infección por SARS-CoV-2″, afirma Scott Davies, de la Universidad de Birmingham.
Para su estudio, los investigadores examinaron un panel de medicamentos aprobados para identificar fármacos con capacidad para interrumpir la interacción entre la proteína de la espícula de la superficie del virus y el receptor ACE2 del huésped.
Variantes
Una vez identificaron el potencial del fenofibrato, probaron su eficacia para reducir la infección en un estudio en células con cepas del SARS-CoV-2 aisladas en 2020. Así vieron que el fenofibrato redujo la infección hasta un 70%.
Según la Universidad de Birmingham, uno de los centros que ha liderado la investigación, hay datos adicionales todavía no publicados que indican que este fibrato es también eficaz contra las variantes Alfa y Beta. En estos momentos se investiga su papel frente a la Delta.
“Nuestros datos indican que el fenofibrato puede tener el potencial de reducir la gravedad de los síntomas de la covid-19 y también la propagación del virus”, afirma la coautora Elisa Vicenzi, del Instituto Científico San Raffaele de Milán. “Dado que el fenofibrato es un fármaco oral que es muy barato y está disponible en todo el mundo, además de que tiene un amplio historial de uso clínico y un buen perfil de seguridad, nuestros datos tienen implicaciones globales”.
En concreto, declara Vicenzi, el alcance de su estudio es de especial interés para los pacientes en países con rentas bajas y medias, y para personas que no han sido vacunadas o para quienes las vacunas no están indicadas, como los niños, los pacientes con síndromes hiperinmunes o en tratamiento con inmunosupresores.
Naiara Brocal

Fecha:14/8/2021
Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/medicina/farmacologia/el-fenofibrato-reduce-vitro-un-70-la-infeccion-por-coronavirus.html

Efpeneglatide en diabetes tipo 2

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 14:20

Gerstein HC, Sattar N, Rosenstock J, et al. Cardiovascular and Renal Outcomes with Efpeglenatide in Type 2 Diabetes. N Engl J Med. 2021 Jun 28. doi: 10.1056/NEJMoa2108269. (Original study)
Abstract
BACKGROUND: Four glucagon-like peptide-1 (GLP-1) receptor agonists that are structurally similar to human GLP-1 have been shown to reduce the risk of adverse cardiovascular events among persons with type 2 diabetes. The effect of an exendin-based GLP-1 receptor agonist, efpeglenatide, on cardiovascular and renal outcomes in patients with type 2 diabetes who are also at high risk for adverse cardiovascular events is uncertain.
METHODS: In this randomized, placebo-controlled trial conducted at 344 sites across 28 countries, we evaluated efpeglenatide in participants with type 2 diabetes and either a history of cardiovascular disease or current kidney disease (defined as an estimated glomerular filtration rate of 25.0 to 59.9 ml per minute per 1.73 m2 of body-surface area) plus at least one other cardiovascular risk factor. Participants were randomly assigned in a 1:1:1 ratio to receive weekly subcutaneous injections of efpeglenatide at a dose of 4 or 6 mg or placebo. Randomization was stratified according to use of sodium-glucose cotransporter 2 inhibitors. The primary outcome was the first major adverse cardiovascular event (MACE; a composite of nonfatal myocardial infarction, nonfatal stroke, or death from cardiovascular or undetermined causes).
RESULTS: A total of 4076 participants were enrolled; 2717 were assigned to receive efpeglenatide and 1359 to receive placebo. During a median follow-up of 1.81 years, an incident MACE occurred in 189 participants (7.0%) assigned to receive efpeglenatide (3.9 events per 100 person-years) and 125 participants (9.2%) assigned to receive placebo (5.3 events per 100 person-years) (hazard ratio, 0.73; 95% confidence interval [CI], 0.58 to 0.92; P<0.001 for noninferiority; P = 0.007 for superiority). A composite renal outcome event (a decrease in kidney function or macroalbuminuria) occurred in 353 participants (13.0%) assigned to receive efpeglenatide and in 250 participants (18.4%) assigned to receive placebo (hazard ratio, 0.68; 95% CI, 0.57 to 0.79; P<0.001).
Diarrhea, constipation, nausea, vomiting, or bloating occurred more frequently with efpeglenatide than with placebo.
CONCLUSIONS: In this trial involving participants with type 2 diabetes who had either a history of cardiovascular disease or current kidney disease plus at least one other cardiovascular risk factor, the risk of cardiovascular events was lower among those who received weekly subcutaneous injections of efpeglenatide at a dose of 4 or 6 mg than among those who received placebo. (Funded by Sanofi; AMPLITUDE-O ClinicalTrials.gov number, NCT03496298.).

Fecha:16/7/2021
Fuente: https://www.evidencealerts.com/Articles/AlertedArticle/100094

Página siguiente »

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus