Archive for the 'Boletín informativo'

Lunes 21 / junio / 2010

Para Bibliotecarios

Filed under: Boletín informativo — cpicm-cmw — junio 21st, 2010 — 10:54

“Las organizaciones excelentes no creen en la excelencia, sino en la mejora y el cambio constantes”
Tom Peters

El nuevo ciber rol del gestor de la información: el infonomista

Hay que tener en cuenta que INTERNET no es, por concepción, estructura, funcionamiento y por la propia información que contiene, terreno exclusivo de bibliotecarios y documentalistas.

¿Qué oportunidades brinda Internet al gestor de información?. ¿Cómo se pueden resumir sus tareas en la red? Sus trabajos consisten en generar e integrar información con contenido lo suficientemente interesante y de calidad como para provocar la interactividad del usuario  para establecer una óptima comunicación.

Bibliotecarios y documentalistas son los auténticos buscadores: qué hay en la red, cómo está dispuesto para su acceso, si es de calidad, etc. Son gestores del conocimiento que tendrán que ingeniárselas para optimizar todos los recursos de información válida y facilitar su acceso y comprensión para su uso.

Creatividad e innovación en los servicios de información. ¿Cómo saber lo que necesita el usuario?. La teoría de la anticipación

El nuevo gestor de información tiene que aplicar el ingenio (ingenio: espíritu de invención, facultad para discurrir o crear con prontitud y facilidad. Aplicar atentamente la inteligencia para salir de una dificultad) a fin de optimizar todo cuanto compete a información y darle un valor añadido que genere conocimiento. Ello implica la introducción de la creatividad para la innovación y la consolidación de los servicios de información. Significa analizar las posibilidades de los productos que los servicios de información proporcionan para un mayor y mejor provecho por parte del usuario. Creatividad que se plasma sobre todo a la hora de poner en práctica los conocimientos de modo que conduzcan a la consecución de los objetivos de los servicios de información aportando además beneficios globales a la institución en la que se encuentren enmarcados.

Así, el factor humano se convierte en protagonista. Se habla hoy día de empleabilidad o la capacidad de cada profesional de aportar valor a la organización en la que trabaja, es decir, de desarrollar y mejorar sus competencias en el marco de la institución.

Quedando por tanto, una reflexión sistemática acerca del usuario en términos de cliente: ¿quién es el usuario?, ¿qué quiere?, ¿qué busca?, ¿qué consume?, ¿ha cambiado también?, ¿es consciente de la importancia de su papel? “La compañía que aspira a una mayor calidad se aproxima a los clientes y, por tanto, es más consciente de dónde tiene que mejorar. Al final los clientes tienen lo que desean y no lo que el proveedor cree que quieren. La calidad total es toda una revolución cultural ya que presupone la no aceptación de errores a la hora de ofrecer un servicio específico o un producto”.

El éxito de los servicios de información reside pues en la capacidad de adaptación y satisfacción de las necesidades de cada usuario. La clave está en personalizar al cliente; el marketing de precisión se presenta como herramienta para proporcionar este tratamiento individualizado así como la llamada teoría de la anticipación. Con ello se sitúa al usuario/cliente en el proceso de diseño de un nuevo producto o servicio dado que es imposible crearlos sin conocer sus necesidades. Tal vez la dificultad de esta teoría de la anticipación reside en que los usuarios no siempre son capaces de expresar qué quieren o bien porque no lo saben realmente aunque lo intuyen o bien porque no disponen de los medios necesarios para hacerlo. Todo ello conduce a la potenciación y desarrollo del contacto con el usuario y a dotarle de los medios necesarios para que exista una comunicación constante y fluida.

Pero acercarse al usuario para ofrecer un mejor servicio supone asumir las consecuencias que ello conlleva. Implicar al usuario exige mantener una actitud pro-activa. Esta actitud es más un proceso (de acercamiento y de mejora continua) que un estado (de pasividad) lo que hace necesario un sistema de evaluación que no es más que un modo estructurado de estudiar la autocrítica y el análisis.

De este modo los servicios de información son, en alguna medida, guiados por el usuario para conseguir su fidelidad y satisfacción. Se incorpora la voz del usuario para obrar de acuerdo con ella. Pero no se trata tanto de estar centrado en el cliente como de estar impulsado por el cliente. El servicio de información observa al cliente le escucha (con lo que se llega a la identificación de sus necesidades) para luego actuar.  El “producto información” aparece entonces como una solución a medida a cada problema o necesidad.

Se trata, en definitiva, de analizar qué papel desempeña el gestor de los servicios de información en esta sociedad de la información, qué papel juega el usuario de los mismos y el papel de los servicios en sí en el contexto de la nueva economía del conocimiento.

Tomado de: Teresa Allepuz Ros. Gestores y consumidores de información en la economía del conocimiento. Los sistemas de información al servicio de la sociedad : Jornadas Españolas de Documentación.

No responses yet

Jueves 10 / junio / 2010

El Libro del mes

Filed under: Boletín informativo — cpicm-cmw — junio 10th, 2010 — 13:18

Luís Zurita Gavilanes, Luís Zurita Gavilanes. Protocolo de manejo de artritis reumatoidea.

No responses yet

« Newer Posts

  • Categorías

  • Enlaces

  • RSS Liscuba

  • RSS Servicio de noticias en salud Al Día » VIH/sida

  • Temas