Para el Bibliotecario

Filed under: Boletín Informativo abril 2017 — abril 3rd, 2017 — 14:07 — cpicm-cmw

logo_boletinabril 2017

El reloj del bibliotecario está caminando

El ámbito profesional del bibliotecario evoluciona hacia una inmersión en capacitación y habilidades propias de la era digital. Los roles desempeñados por los profesionales de la información están influyendo las capacidades de gestionar desarrollos de bases de datos, de herramientas de referencia, sistemas de información, de edición, de comunicación y difusión, de diseño y gestión de contenidos, y por último de formación en el uso de estos recursos. Entre los distintos roles desarrollados por los bibliotecarios, se está destacando:
– El de editor, faceta en la cual se crean, o recuperan, se difunden, y preservan en soporte digital los contenidos de interés.
– Como diseñadores del entorno web y su desarrollo en arquitectura y estructura de la información vinculada a la gestión de los contenidos.
– Una tercera faceta es la de divulgador, en dos vertientes la científica y la cultural.
– Por último, la faceta de formador es la que permite transmitir a los usuarios las capacidades de acceder a los recursos de información que ofrece la biblioteca.

Actualmente en el ámbito profesional de los bibliotecarios, aparecen amenazas y  oportunidades que afectan tanto al nivel como al alcance de las competencias profesionales. Los bibliotecarios son profesionales que utilizan la tecnología, para favorecer la transferencia de conocimiento, por tanto, están obligados a formarse y reciclarse tan rápidamente como lo haga la tecnología existente.

Hoy los servicios tradicionales pierden peso específico, la actividad presencial cede protagonismo, para cederlo a las nuevas actividades y estrategias relacionadas con la información y documentación digital.
Por eso el bibliotecario participa en el planeamiento estratégico, por ser un conocedor del conjunto de funciones y servicios posibles en la biblioteca o centro de información, donde se conjugan habilidades informacionales junto a las informáticas, para incidir en el aumento de la calidad en los servicios prestados y se orientan hacia la personalización o el direccionamiento a colectivos específicos.

El crecimiento hay que medirlo mirando el reloj, porque ya estamos en tiempo de diseñar equipos fortalecidos por profesionales de la información con dominio en la gestión de los intangibles, como los contenidos web, los flujos de información, uso de elementos gráficos, constructores de una identidad corporativa, editores de productos electrónicos, diseñadores de servicios a partir de estudios de demanda, más las actividades encaminadas a la divulgación y promoción de estos resultados.

Tomado de: Horizontes del Bibliotecario

Educación de usuarios

Filed under: Boletín Informativo abril 2017 — abril 3rd, 2017 — 14:06 — cpicm-cmw

logo_boletinabril 2017

SCOPUS
Cubre miles de títulos de publicaciones seriadas activas de más de 5 000 casas editoras; más de 20 000 son revistas arbitradas y más de 2 600 del total presentan acceso abierto. Contiene 29 millones de registros desde el presente hasta 1995 (el 84 % de los artículos poseen resumen; hasta 1996 presentan también sus referencias bibliográficas, procedentes de publicaciones académicas —revistas y series monográficas y comerciales—) y 21 millones de registros corresponden a contribuciones publicadas antes de 1996. Presenta, además, una extensa cobertura de materiales de conferencias (más de 5,5 millones), páginas científicas en Internet (unos 376 millones) y patentes (más de 25,2 millones) y procesa los artículos “en prensa” de más de 3 850 revistas.

A pesar del carácter multidisciplinario de su colección, el 48 % de sus títulos clasifican en las categorías ciencias de la vida y de la salud. Los artículos publicados desde 1996 hasta el presente incluyen sus referencias bibliográficas, necesarias para los análisis de citación, aunque existe una gran cantidad de artículos sin sus referencias de fechas anteriores hasta el 1823. Su actualización es diaria; cada día ingresan unos 5 500 registros nuevos, aproximadamente 2 millones al año. Scopus es la base de datos internacional con mayor cobertura de revistas y otras fuentes de información científica de América Latina. En el año 2013 inició un esfuerzo particular por extender el número de libros disponibles en la base de datos que se extenderá hasta 2015.

Scopus es la alternativa europea al monopolio que durante más de 40 años ejercieron las bases de datos del antiguo Institute for Scientific Information (ISI actual Thomson Reuters) en el área de los estudios de citación en el contexto científico internacional. Posee herramientas inteligentes para seguir, analizar y representar el comportamiento de la actividad en la ciencia, en especial con respecto a su consumo, a partir del empleo de los datos de citación de las obras y los autores. Además de la búsqueda bibliográfica, Scopus permite la obtención de una serie de indicadores métricos que permiten evaluar el comportamiento de las fuentes de información procesadas por la base de datos. Entre los abundantes indicadores métricos utilizados para la evaluación de las fuentes procesadas por esta base de datos se encuentran el Source Normalized Impact per Paper (SNIP) que mide el impacto de citación de una revista en su contexto, y el SCImago Journal Rank (SJR), desarrollado por el Grupo SCImago, y que es una medida del prestigio científico de una revista que se basa en la ponderación del valor de las citas recibidas.

Algo más del 50 % de los títulos de revistas y actas de conferencias que procesa Scopus son únicos; es decir, no aparecen en el Web of Science, el porcentaje estimado de títulos únicos en Web of Science es del 25 %, aunque existen diferencias según temáticas y regiones que se acentúan en particular en los territorios ubicados fuera de Norteamérica y Europa occidental. Las revistas solapadas, es decir, aquellas que se procesan por ambos recursos tienden a ser las más citadas. Scopus abarca el 80 % de las citas emitidas por las revistas procesadas en su colección. Aunque posibilita la búsqueda por materias según términos comprendidos en el MeSH y el DeCS, siempre que los registros procesados los posean, no permite el uso de las facilidades de búsqueda propias de cada uno de los tesauros en sus respectivas bases de datos, como la construcción de la estrategia de búsqueda desde ellos o la llamada explosión de términos subordinados. Scopus dispone de las facilidades del sistema para gestión documental y de la información recuperada denominado QUOSA. Se distribuye mediante suscripción.

Tomado de: Rev. cuba. inf. cienc. salud vol.26 no.1 La Habana ene.-mar. 2015

Diabetes. La epidemia del siglo

Filed under: Boletín Informativo abril 2017 — abril 3rd, 2017 — 14:05 — cpicm-cmw

logo_boletinabril 2017

Reprogramación celular para que los enfermos de diabetes produzcan insulina

Como rutina, los diabéticos tienen que vivir pendientes de las inyecciones de insulina debido a que su páncreas no la puede generar de forma natural. La enfermedad provoca que su sistema inmune destruya las llamadas células islote, que permiten que el páncreas produzca esta hormona que regula el nivel de glucosa en la sangre.

Esta dependencia puede acabar en el futuro gracias a los resultados de una investigación publicada en la revista Nature Communications. Científicos del Centro Max Delbrück de Medicina Molecular en Berlín (Alemania) han modificado genéticamente células tomadas del hígado para que actúen como estas células islote.

La investigación dirigida por Francesca Spagnoli, no trataba de generar nuevas células sino forzar una ‘crisis de identidad’ en las ya existentes en el hígado, reprogramando genéticamente su comportamiento para que actúen como las células eliminadas por la enfermedad y ayuden a que el páncreas vuelva a generar insulina.

El objetivo se ha cumplido gracias a la modificación de un solo gen, el TGIF2, que se encuentra activo en el tejido del páncreas pero no en el hígado.
La bióloga molecular española Nuria Cerdá-Esteban, investigadora del equipo de Spagnoli y autora principal del estudio, realizó pruebas en ratones, y observó que las células del hígado se comportaban como células pancreáticas al recibir copias del gen TGIF2. Como pudieron comprobar los autores, al principio las células perdían sus propiedades hepáticas para desarrollar después las características propias de las células islote. Después, trasplantaron esas células modificadas a ratones enfermos de diabetes.

Los resultados muestran como tras la intervención los niveles de glucosa en la sangre de los roedores mejoraron de forma natural. Las células modificadas estaban asumiendo la función de esas células islote perdidas.
Con estos datos, la siguiente línea de actuación es intentar aplicar el éxito en pacientes humanos, aunque aún queda camino por recorrer.

Tomado de: Amazings

Older Posts »

  • Categorías

  • Enlaces

  • RSS Liscuba

  • RSS Servicio de noticias en salud Al Día » VIH/sida

  • Temas