Tag Archive 'Microbiología'

Jueves 20 / septiembre / 2012

Patrones de resistencia antimicrobiana en uropatógenos de pacientes hospitalizados

Filed under: Actualidad en el CIMEQ,Artículos médicos de interés,Autores cubanos en publicaciones extranjeras — Julio César Hernández Perera — septiembre 20th, 2012 — 12:15

Patrones de resistencia antimicrobiana en uropatógenos de pacientes hospitalizados
Martínez Arroyo M, Hernández González E, Guedes Vidal L Y. Salud(i)Ciencia. 2012;18(8):732-6.
La presente publicación realizada por investigadores del Laboratorio de Microbiología del Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas (Cimeq) y del Centro Internacional de Restauración Neurológica (Ciren), trata el tema de la resistencia antimicrobiana de uropatógenos. En el mismo se muestran los resultados de un estudio de las muestras de orina de pacientes hospitalizados en el Cimeq. La bacteria más frecuente fue la Escherichia coli, con un patrón de resistencia caracterizado por mayor resistencia a medicamentos como los aminoglucósidos, las fluoroquinolonas y algunos tipos de cefalosporinas.

Comentarios desactivados

Jueves 13 / septiembre / 2012

Staphylococcus aureus meticilín-resistente USA300 en Cuba

Filed under: Artículos médicos de interés,Autores cubanos en publicaciones extranjeras — Julio César Hernández Perera — septiembre 13th, 2012 — 21:33

USA300 Methicillin-resistant Staphylococcus aureus in Cuba
Hopman J, Peraza GT, Espinosa F, Klaassen CH, Velázquez DM, Meis JF et al. Antimicrob Resist Infect Control. 2012 Jan 26;1(1):2.
La infección por Staphylococcus aureus meticilín-resistente (EAMR) es un problema de salud creciente en la región del Caribe. En el siguiente estudio realizado por investigadores holandeses y cubanos (del Instituto de Medicina Torpical «Pedro Kourí» y del hospital «Hermanos Ameijeiras») se investigó la epidemiología molecular de las cepas de EAMR aisladas en Cuba. El clon más frecuente fue el spa-tipo 149, seguidos del USA 300.

Comentarios desactivados

Martes 8 / mayo / 2012

Disfunción inmune en la enfermedad inflamatoria intestinal

Filed under: Artículos médicos de interés,Revisiones (temas de medicina) — Julio César Hernández Perera — mayo 8th, 2012 — 16:16

Innate immune dysfunction in inflammatory bowel disease
Gersemann M, Wehkamp J, Stange EF. J Intern Med. 2012 May;271(5):421-8. doi: 10.1111/j.1365-2796.2012.0c515.x.
La enfermedad de Crohn y la colititis ulcerosa, son las dos enfermedades más importantes de las enfermedades inflamatorias intestinales. Caracterizadas principalmente por inflamación del ilion terminal y el colon, en ellas son frecuentes la presencia de bacterias (patogénicas o no), con un papel preponderante en el desarrollo y mantenimiento de estas afecciones. La siguiente revisión se enfoca en los cambios presentes en la barrera intestinal por los microorganismos intraluminales, si contribución en la patogénesis de la enfermedad y su relevancia para trazar nuevas estrategias terapéuticas.

Comentarios desactivados

Miércoles 7 / diciembre / 2011

8 de diciembre de 1937. «Fundación del Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kourí” (IPK)»

Filed under: Efemérides,Historia de la medicina — Julio César Hernández Perera — diciembre 7th, 2011 — 20:58

8 de diciembre de 1937. «Fundación del Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kourí” (IPK)»
El 8 de diciembre de 1937, se fundó el Instituto de Medicina Tropical, que en la actualidad lleva el nombre de su fundador, el Dr. Pedro Kourí. Aquel joven médico e investigador había dado previamente certeros pasos en el campo de la medicina dedicados a las enfermedades parasitarias y altamente transmisibles. Se ganó así, el merecido reconocimiento, no sólo por parte de sus colegas nacionales, sino también de otros especialistas del mundo.
Es difícil reseñar los cuantiosos resultados de su productiva obra, pero sin dudas, podríamos destacar la autoría de varios textos imprescindibles dentro de su área; la creación de métodos de diagnóstico y tratamiento para diferentes males como la fasciolosis; sus responsabilidades dentro de sociedades científicas nacionales e internacionales; la fundación de los laboratorios Kuba y de la «Revista de Parasitología Clínica y Laboratorio», actualmente conocida como «Revista Cubana de Medicina Tropical».

Por todas estas razones, el Consejo Universitario aprobó la creación del «Instituto de Medicina Tropical», una idea propuesta por el profesor Kourí.

En 1979 el centro pasa a ser identificado oficialmente como «Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kourí”» (IPK), en tributo a la obra del eminente científico. Desde esa fecha, sus objetivos y alcance se han extendidos a otras ramas de la medicina.

En 1993, el IPK, que hasta ese momento estaba anexo a la Escuela de Medicina de la Universidad de La Habana, se trasladó a otras instalaciones más amplias y modernas, que le permitían continuar su desarrollo. En la actualidad es considerado un centro de excelencia y referencia internacional, colaborador de la OPS/OMS, que contribuye también a la formación de nuevos profesionales dedicados a la microbiología médica, la infectología y las enfermedades transmisibles.

Enlaces relacionados:
IPK
IPK en EcuRed

One response so far

Viernes 18 / noviembre / 2011

Aislamiento del virus Coxsackie A24, en pacientes con conjunctivitis hemorrágica en Cuba, 2008-2009

Filed under: Autores cubanos en publicaciones extranjeras,Resultados relevantes en investigaciones científicas — Julio César Hernández Perera — noviembre 18th, 2011 — 16:23

Isolation of Coxsackievirus A24 variant from patients with hemorrhagic conjunctivitis in Cuba, 2008-2009
rev-journal-of-clinical-virologyFonseca MC, Sarmiento L, Resik S, Pereda N, Rodríguez H, Kourí V et al. J Clin Virol. 2011 Nov 8. [Epub ahead of print].
Dos brotes de conjuntivitis hemorrágica acontecieron en Cuba durante los años 2008 y 2009. En la presente publicación, realizada por investigadores del Instituto de Medicina Tropical «Pedro Kourí» (IPK), se exponen los resultados de un estudio encaminado a determinar el agente etiológico de ambas epidemias. Este trabajo documenta la nueva introducción en América Latina de un virus procedente del sudeste asiático vinculado con los brotes. Los usuarios de Infomed pueden acceder al texto completo a través de Hinari.

Comentarios desactivados

Jueves 19 / mayo / 2011

Diagnóstico y tratamiento de la esquistosomiasis

Filed under: Artículos médicos de interés,Revisiones (temas de medicina) — Julio César Hernández Perera — mayo 19th, 2011 — 20:35

Diagnosis and management of schistosomiasis
bmjGray DJ, Ross AG, Li YS, McManus DP. BMJ. 2011 May 17;342:d2651.
La esquistosomiasis es un parasitismo causado por tremátodos del género Schistosoma. Se estima que afecta a más de 200 millones de personas, a lo largo del continente africano, asiático y sudamericano. En el siguiente artículo de revisión se describen aspectos de interés de esta enfermedad, como la patofisiología, el cuadro clínico, el diagnóstico y el tratamiento.

No responses yet

Sábado 30 / abril / 2011

Estratos de incidencia de tuberculosis en los municipios de Cuba: 1999-2002 y 2003-2006

Filed under: Artículos médicos de interés,Autores cubanos en publicaciones extranjeras — Julio César Hernández Perera — abril 30th, 2011 — 22:22

Estratos de incidencia de tuberculosis en los municipios de Cuba: 1999-2002 y 2003-2006
rev-panam-salud-publicaGonzález Díaz A, Pérez Soler K, Sánchez Valdés L, Matthys F, González Ochoa E, Van der Stuyft P. Rev Panam Salud Publica. 2010 Oct;28(4):275-81.
La tuberculosis ha mostrado una tendencia descendente en Cuba. Vemos así, que en la actualidad es considerado como uno de los países de las Américas con menor incidencia. El presente trabajo realizado por investigadores del Instituto de Medicina Tropical «Pedro Kourí» (IPK) y del Instituto de Medicina Tropical de Amberes, Bélgica, se realiza un estudio epidemiológico relacionado con la distribución municipal de la enfermedad durante los periodos 1999-2002 y 2003-2006. Se pudo comprobar que los municipios menos poblados y dedicados principalmente a actividades agropecuarias registraron disminuciones significativas de incidencia de la enfermedad. Sin embargo, todavía siguen altas las tasas de los municipios densamente poblados y dedicados a la industria y los servicios; donde se requieren de estrategias diferenciadas para lograr un mayor control de la enfermedad.

No responses yet

Miércoles 30 / marzo / 2011

31 de marzo de 1917. «Muerte de Emil Adolf von Behring»

Filed under: Celebraciones,Efemérides — Julio César Hernández Perera — marzo 30th, 2011 — 8:30

31 de marzo de 1917. «Muerte de Emil Adolf von Behring»

Emil Adolf von Behring (Hansdorf, Prusia Oriental, 15 de marzo de 1854 – Marburgo, Alemania, 31 de marzo de 1917) fue un destacado médico y bacteriólogo alemán. Entre sus aportes más trascendentales se encuentra la creación de la sueroterapia. Con ello, la humanidad pudo combatir de manera eficiente la difteria, enfermedad que hasta ese momento, constituía un azote importante para la humanidad, sobre todo a la población infantil.

En 1890, junto al bacteriólogo japonés Shibasaburo Kitasato, descubrió la antitoxina del tétanos. En sus investigaciones, demostró que era posible producir inmunidad contra el tétanos en un animal, al inyectarle dosis graduadas de suero sanguíneo proveniente de otro animal que tuviera la enfermedad. Una fracción del suero del animal inmunizado -a la cual Behring llamó antitoxina- podía entonces utilizarse para lograr una inmunidad, al menos temporal, en otro animal. Demostró que al inyectar el suero sanguíneo de un animal afectado por el tétanos a otro, se generaba inmunidad a la enfermedad en el segundo.

Partiendo de estos hallazgos, el investigador demostró que esta técnica podía aplicarse igualmente contra la difteria. Llegó a exponer que el suero de animales inmunizados contra toxinas diftéricas atenuadas podía inocularse con fines preventivos o terapéuticos en otros animales.

En 1891 salvó la vida de una niña enferma de difteria, al tratarla con suero. Esto le hizo sospechar a Behring la existencia de unas sustancias –que llamó antitoxinas– que eliminaban las toxinas segregadas por las bacterias, lo que supuso un gran avance en el conocimiento de las defensas corporales.

Poco después hizo públicos los resultados de su trabajo sobre la aplicación del suero contra la difteria, en el que demostraba que el poder de resistencia a la enfermedad no reside en las células del cuerpo, sino en el suero sanguíneo libre de células. Por este trabajo fue el primer profesional de la salud que obtuvo el Premio Nobel de Fisiología y Medicina, en 1901.

Enlaces destacados: El primer premio nobel de medicina y fisiología | Emil Behring’s Medical Culture: From Disinfection to Serotherapy

No responses yet

Viernes 24 / diciembre / 2010

Distribución clonal de Neisseria meningitidis aisladas en pacientes enfermos y portadores sanos, en Cuba entre 1983 y 2005

Filed under: Artículos médicos de interés,Autores cubanos en publicaciones extranjeras,Resultados relevantes en investigaciones científicas — Julio César Hernández Perera — diciembre 24th, 2010 — 8:28

Clonal Distribution of Disease-Associated and Healthy Carrier Isolates of Neisseria meningitidis between 1983 and 2005 in Cuba
Climent Y, Yero D, Martínez I, Martín A, Jolley KA, Sotolongo F, Maiden CJ, Urwin R y Pajón RJ. J Clin Microbiol 2010;48(3):802-10
Investigadores del Departamento de Biología Molecular del Instituto Finlay, del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de La Habana y del Departamento de Zoología de la Universidad de Oxford, analizaron 420 cepas de Neisseria meningitidis recolectadas entre 1983 y 2005 en Cuba. El conjunto de cepas comprende 167 aisladas de casos enfermos y 253, de portadores sanos. En la tipificación de secuencias múltiples de loci (MLST, siglas en inglés) se identificaron 63 tipos de secuencias; 32 de las cuales eran nuevas. La importancia de esta investigación radica en que se informa la diversidad genética y la estructura poblacional de las cepas de N. meningitidis aisladas en Cuba. También se estudiaron la caracterización genética asociada con la aplicación de una vacuna contra N. meningitidis administrada por más de 20 años en Cuba.

No responses yet

Sábado 11 / diciembre / 2010

Epónimos: bacilo, fenómeno y postulados de Koch

Filed under: El idioma y la medicina,Epónimos,Historia de la medicina — Julio César Hernández Perera — diciembre 11th, 2010 — 23:20

Por: Dr.C. Julio César Hernández Perera.

¿Conoces a un médico que haya hecho los mayores aportes al estudio de enfermedades que han causado, en cuanto al número de muertes y enfermos, los mayores daños al hombre a lo largo de la historia?

Si nos pidieran una respuesta, y sin intentar ser dogmáticos, muchos no lo pensarían demasiado y la elección, se inclinaría a favor del prestigioso médico alemán Heinrich Hermann Robert Koch, por el hecho de haber logrado grandes descubrimientos relacionados con la tuberculosis y el cólera. Estas dos enfermedades infecciosas constituían los azotes más peligrosos en el siglo XIX, y aún en el siglo XXI, no dejan de ser una preocupación a nivel mundial.

Puede ser conocido por muchos como el padre o el fundador de la bacteriología; Robert Koch nació el 11 de diciembre de 1843 en Clausthal, Reino de Hanover, actual Alemania. Hijo de un ingeniero de minas, fue el tercero de 13 hermanos. A los cinco años logró sorprender a sus padres cuando le dijo que había aprendido a leer solo, y esto lo había conseguido únicamente con el auxilio de periódicos. Pudo ser este hecho la primera evidencia de su sorprendente inteligencia y persistencia metódica, que a lo largo de su vida futura constituyeron características distintivas en su personalidad.

Desde su edad escolar mostraba un profundo interés por la biología, y como su padre, un fuerte impulso para viajar y conocer el mundo. En 1862, a los 19 años, empezó a estudiar medicina en la Universidad de Göttingen. Con 23 años culmina en 1866 la carrera. Fue a Berlín por 6 meses de estudios de química y en esa estancia estuvo influenciado por Virchow. En su vida inicial como profesional se desempeñó en el Hospital Clínico en Hamburgo, después en Langenhagen y finalmente en Rackwitz, provincia de Posen.

A pesar se su severa miopía, en 1870 marchó voluntariamente como médico militar a la guerra Franco-Prussiana. Desde 1872 a 1880 fue médico del distrito Wolsztyn -conocido también como Wollstein-, del que se destacó como un médico rural. Se afirma que con solo 29 años de edad, emprendió en este lugar su verdadera carrera, ya que empezó a desplegar desde este momento una impetuosa labor investigativa y a realizar importantes publicaciones. En esa época, a partir del ántrax empezó a desarrollar investigaciones y con ello se originaron sus contribuciones a la medicina.

Koch y el ántrax.

En 1840 Gustav Jacob Henle (1862-1866) había publicado la teoría de que algunas enfermedades infecciosas pudieran ser causadas por organismos microscópicos vivos. Henle había sido profesor de Koch en las asignaturas de Anatomía y Fisiología en la Universidad de Göttingen, y es indudable que había ejercido en él una influencia importante.

Asimismo, el descubrimiento realizado en 1855 por Aloys Pollender, relacionado con la observación de «plantas» -posteriormente conocido como bacilo antracis- en la sangre de animales muertos por ántrax; y la clasificación ulterior de estos microorganismos como bacterias, realizado por el parasitólogo Casimir-Joseph Davaine (1811-1882), tuvieron gran influencia en la motivación que manifestó Koch por esa enfermedad.

Sin contar con un equipamiento ideal, Koch empezó a desarrollar diferentes investigaciones en conejos en los que conseguía transmitirle el bacilo del ántrax con muestras provenientes de otros animales enfermos. Tuvo así la convicción de que eran organismos parásitos vivos. También logró cultivar el bacilo en adecuados medios de cultivo y descubrir que producían esporas que eran capaces de ser viables, aun en condiciones desfavorables. Este hallazgo lograba explicar la recurrencia de la enfermedad en lugares de pastos que no eran por largo tiempo empleados, y cuando las condiciones se hacían favorables, se transformaban nuevamente en forma de bastoncillos. Sus trabajos permitieron confirmar que la enfermedad del ántrax podía ser transmitida mediante la sangre de animales que la padecían.

De igual manera, logró establecer el ciclo del microorganismo. Pudieron ser catalogados sus experimentos como la primera prueba de la relación existente entre el bacilo y una enfermedad en particular. Entre 1873 y 1876 continuó sus investigaciones en este campo y logró desarrollar técnicas para visualizar y fotografiar el bacilo.

Koch y el descubrimiento del bacilo de la tuberculosis

Aunque en el tiempo que Koch empezó a investigar la enfermedad de la tuberculosis, se sabía que era provocada por un agente infectivo, pero el organismo no había sido aún aislado.

El primer tejido tuberculoso que estudió fue obtenido de un trabajador que previamente había tenido un buen estado de salud hasta que tres años antes de morir, empezó a tener tos, dolor torácico y pérdida importante de peso. Inoculó las muestras obtenidas en los ojos, y bajo la piel de animales de laboratorio. Mientras estaba a la espera de que la infección apareciera, cubrió otras muestras de tejido infectado en un portaobjetos y empezó a observarlos a través del microscopio. Durante días Koch no lograba observar nada. A igual resultado arribaban otros «microscopistas», ya que el bacilo tuberculoso era extremadamente pequeño -aproximadamente un tercio del tamaño del bacilo del ántrax-, y esta dificultad era la principal causa que impedía su observación. Pero después de impregnar la muestra en varios colorantes, la bacteria fue finalmente visible después de adquirir una coloración rosada. Al poco tiempo, los animales en los que había experimentado, morían uno tras otros.

Con la certeza de haber descubierto el microorganismo que causaba la tuberculosis, empezó a recolectar muestras de tejidos infectados en el cuerpo de pacientes fallecidos por esa enfermedad y amplió las investigaciones. La parte más difícil de la investigación era lograr el crecimiento de la bacteria en un medio de cultivo. Al igual que otros investigadores, inoculaba el bacilo en medios de agar-sangre. Pero a diferencia de otros que no lograban obtener crecimiento y desechaban las muestras después de varios días, Koch persistía en la espera con infinita paciencia y las inspeccionaba regularmente con gran paciencia. Después del decimoquinto día, logró demostrar pequeñas colonias en el medio de cultivo, que logró concluir que se correspondían con el bacilo tuberculoso.

Merece un comentario especial en esta parte, señalar que su asistente fue Julius Richard Petri. Él diseñó unos recipientes que fueron utilizados en los cultivos microbianos empleados por Koch. En la actualidad aún se emplean en los laboratorios de microbiología y se conocen como «placas de Petri», en honor a su inventor, y a la vez, asistente del joven y extraordinario investigador.

El 24 de marzo de 1882, seis meses después de arduo trabajo, presentó los resultados de sus investigaciones ante un grupo selecto de personas. Después de ello, gozó de la aceptación por unos y la desaprobación de otros. Al final, con el transcurso del tiempo y la reproducción de sus investigaciones, sus hallazgos fueron finalmente aceptados por la comunidad médica mundial.

Por esta razón, en 1982 -un siglo después del anuncio de Koch-, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Unión Internacional Contra la Tuberculosis y las Enfermedades Respiratorias (UICTER) patrocinaron el primer «Día Mundial de la Tuberculosis», y a partir de este momento, se empezó a proclamar cada año esta celebración, y en todo el mundo, como el «Día mundial de la lucha contra la tuberculosis».

Koch y el descubrimiento de la bacteria del cólera

No había transcurrido mucho tiempo después del trascendental descubrimiento del bacilo tuberculoso, y en 1883 Koch fue enviado a Egipto como líder de una «Comisión Alemana para el estudio del Cólera». Su objetivo fue estudiar la aparición de un brote de cólera en el Delta del Nilo. Previamente, el temor de la extensión de esa epidemia a los países de Europa había sido advertido por el gobierno francés, ya que se sospechaba que la causa de la enfermedad fuera un microorganismo.

No pasó mucho tiempo para que sospechara que la enfermedad era originada por un bacilo en forma de coma, pero súbitamente la epidemia desapareció. No obstante, proseguía en sus investigaciones con los últimos materiales infectados que lograron recolectar. A la par, logró descubrir la causa de la disentería amebiana y el bacilo de dos variedades de conjuntivitis egipcia, un agente que es conocido en la actualidad como bacilo de Koch-Week. Koch se interesó en el saneamiento y en los viajes realizaba visitas a estaciones de cuarentena, campamentos de pelegrinos y monumentos antiguos.

A su regreso a Berlín, llevó consigo especímenes que contenían el organismo que había identificado como probable causa del cólera, una bacteria que era pequeña y vibrante -por eso se le llamó vibrio-, con forma de coma. Como aún podían existir dudas, Koch decidió viajar a la India, lugar donde la enfermedad se había convertido en endémica desde hacía mucho tiempo. En Bengala, logró confirmar los hallazgos realizados en Egipto. En la India también logró demostrar la presencia del microorganismo en las heces de pacientes asintomáticos y descubrió que crecían fácilmente en medios de cultivo de agar con caldo de carne de res. Aisló también la bacteria en el agua de consumo de muchos hogares y con ello la teoría de la transmisibilidad por vía oral a través del agua contaminada.

Su última comunicación relacionada con los estudios de cólera en la India fue el 4 de marzo de 1884. El regreso victorioso de la comisión, que él dirigió, motivó que el emperador le confiriera la «Orden de la Corona de la Estrella», junto a un premio monetario.

Ulteriores trabajos de Koch

Aparte de estos grandes aportes, Koch realizó otras investigaciones relacionadas con otras enfermedades, como la lepra, la peste bubónica, la malaria, la fiebre tifoidea, la enfermedad del sueño, entre otras. Para ello realizó intensos viajes al continente asiático y africano. Por sus importantes aportes, recibió el Premio Nobel en 1905.

Epónimos relacionados con Robert Koch.

Como resultado de su aporte a la medicina se describen con su nombre:

  • «Bacilo de Koch -sinonimia: «bacilo tuberculoso»-: bacteria causante de la tuberculosis.
  • «Fenómeno de Koch» -sinonimia: «reacción de Koch»-: sirve para referirse a la respuesta de hipersensibilidad retardada que acontece cuando un animal, previamente infectado con el bacilo tuberculoso, y se reinfecta mediante una inyección subcutánea. Se produce una reacción inflamatoria circunscrita a la piel, con el desarrollo inicial de lesiones necróticas -escara-, que cura rápidamente. También se define como este fenómeno cuando se le inyectan bacilos de tuberculosis en el peritoneo de los animales de laboratorio y como consecuencia de ello se produce colapso de los animales. El exudado que se obtiene está formado exclusivamente por linfocitos.
  • «Postulados de Koch» -sinonimia: «postulados de Henle-Koch» o «leyes de Koch»-: la especificidad de un microorganismo no puede ser demostrada sin el cumplimiento de las siguientes condiciones:
    1. El microorganismo debe encontrarse en todos los casos de la enfermedad.
    2. Debe ser cultivado en cultivo puro.
    3. La inoculación de este cultivo debe provocar la enfermedad en los animales susceptibles de sufrirla.
    4. El microorganismo debe ser aislado nuevamente de tales animales y desarrollarse nuevamente en cultivos puros.
  • «Esterilización con vapor de Koch»: Robert Koch desarrolló un método de esterilización mediante el vapor. El procedimiento es repetido de manera sucesiva durante por tres días. Esta es una forma de tindalización.
  • «Conjuntivitis de Koch-Weeks» -sinonimia: «bacilo de Weeks»: una forma pleomórfica del Hemophilus Influenzae, la causa de una conjuntivitis aguda catarral u «ojo rosado». En 1883, Koch descubrió el bacilo en dos formas diferentes de la conjuntvitis infeciosa, u «oftalmia egipcia». En 1886 Weeks descubrió el mismo organismo como causa del «ojo rosado»

Bibliografía:

Hollenberg NK, Graves SW. Koch’s postulates and the digitalis-like factor. Hypertens Res. 1995 Mar;18(1):1-6.

Münch R. Robert Koch. Microb Infect. 2003;5:69-74. Ellis H. Robert Koch: pioneer of bacteriology and Nobel prize winner. Br J Hosp Med (Lond). 2010 Apr;71(4):223.

Zetterström R. Robert Koch (1843-1910): investigations and discoveries in relation to tuberculosis. Acta Paediatr. 2006 May;95(5):514-6.

Kaufmann SH. Robert Koch, the Nobel Prize, and the ongoing threat of tuberculosis. N Engl J Med. 2005 Dec 8;353(23):2423-6.

Kaufmann SH, Schaible UE. 100th anniversary of Robert Koch’s Nobel Prize for the discovery of the tubercle bacillus. Trends Microbiol. 2005 Oct;13(10):469-75.

Deshpande AV. The life of Robert Koch. J Postgrad Med. 2003 Apr-Jun;49(2):190.

One response so far

« Newer Posts - Older Posts »