Tag Archive 'Efemérides'

Martes 27 / noviembre / 2012

Aniversario 141 del fusilamiento de ocho estudiantes de Medicina. El «pecado» de querer a la Patria

Filed under: De la prensa — Julio César Hernández Perera — noviembre 27th, 2012 — 15:50

Aniversario 141 del fusilamiento de ocho estudiantes de Medicina. El «pecado» de querer a la Patria
A 141 años exactos de un crimen que los cubanos no olvidarán aunque pasen los siglos -el fusilamiento de los ocho estudiantes de Medicina, el 27 de noviembre de 1871- esta fecha es propicia para recordar. Aquel suceso tiene raíces tan hondas y dolorosas, que no obstante la fuerza pulverizadora del tiempo, ni los jóvenes actuales, ni nadie verdaderamente humano, pueden mirarlas pasivamente. [Leer el artículo completo]

Comentarios desactivados

Domingo 19 / agosto / 2012

20 de agosto de 1915. «Aniversario de la muerte de Finlay»

Filed under: Celebraciones,Efemérides — Julio César Hernández Perera — agosto 19th, 2012 — 6:21

El 20 de agosto de 1915 muere en La Habana el sabio cubano Dr. Carlos Juan Finlay Barrés, quién dedicó toda su vida a dar solución a los grandes problemas del cuadro epidemiológico de nuestro país en su época. Años más tarde de su fallecimiento, la Academia de Ciencias dede Cuba publicó sus Obras Completas en seis tomos, lo que permite hoy el estudio exhaustivo de su producción total, sin duda alguna, el aporte más importante hecho por un cubano en el campo de las ciencias médicas. Finlay es considerado como un verdadero símbolo de la medicina cubana

Comentarios desactivados

Sábado 25 / febrero / 2012

26 de febrero de 1962. «Comenzó la primera Campaña de vacunación contra la poliomielitis»

Filed under: Celebraciones,Efemérides — Julio César Hernández Perera — febrero 25th, 2012 — 12:43

26 de febrero de 1962. «Comenzó la primera Campaña de vacunación contra la poliomielitis»
vacunacion-contra-la-polio-hEl 26 de febrero de 1962 comenzó la primera Campaña de vacunación contra la poliomielitis, dirigida por el Ministerio de Salud Pública, y con la ayuda de las organizaciones de masas. Aquella campaña fue la pionera de los programas de inmunización que constituían compromisos ineludibles del gobierno revolucionario con la población cubana. En sólo cuatro meses quedó eliminado en nuestra patria el mal de la poliomielitis. Esta acción constituye uno de los acontecimientos más importantes en aras de alcanzar el mayor bienestar y desarrollo posible para nuestra población.

Representa uno de los grandes hitos que marcaron, entre otras acciones, las grandes diferencias que se evidenciaron antes y después del triunfo de la Revolución Cubana en el año 1959. Desde entonces, se sumaron otros importantes éxitos de connotación internacional. Ocho meses después se inició la campaña de inmunización de la Triple (difteria, tosferina y tétanos). Así, logramos declarar eliminada la difteria en 1979, el sarampión en 1993, la tos ferina en 1994, y la rubéola y la parotiditis en 1995. Junto a estas conquistas, se exhibe además la erradicación de formas clínicas graves como el tétanos neonatal en 1972, la meningitis tuberculosa en niños menores de un año en 1998, y las complicaciones severas como el síndrome de la rubéola congénita y la meningoencefalitis posparotiditis, en 1989. Han dejado de constituir problemas de salud en Cuba el tétanos a partir de 1990, y desde el 2003 el haemophilus influenzae, agente bacteriano causante de meningitis y neumonías en los menores de edad.

Otros logros obtenidos en esta esfera se aprecian frente a graves enfermedades como la fiebre tifoidea, la hepatitis B y la meningoencefalitis meningocóccica. Antes de 1959 Cuba reportaba anualmente 500 fallecidos por sarampión, tétanos, tos ferina o difteria; 300 casos de parálisis por poliomielitis y decenas de miles por otras enfermedades prevenibles. En la actualidad, los niños cubanos son protegidos contra 13 enfermedades con 11 vacunas diferentes, de las cuales ocho de ellas son de producción nacional, gracias al desarrollo científico-técnico alcanzado por Cuba. De gran trascendencia se puede destacar la producción por ingeniería genética de una vacuna contra la hepatitis B, que convirtió a nuestro país, como la tercera nación del mundo con semejante resultado científico. Entidades científicas cubanas elaboran además vacunas contra la fiebre tifoidea, meningoencefalitis B y C, tos ferina, tétanos, hepatitis B, difteria y haemophilus influenzae tipo B.

Enlaces d e interés: Cué Brugueras Manuel. Erradicación de la poliomielitis. Rev Cubana Farm [revista en la Internet]. 2000 Dic; 34(3): 221-224.

2 responses so far

Miércoles 15 / febrero / 2012

18 de febrero de 1881. «Finlay expone su teoría sobre el agente transmisor de la fiebre amarilla»

Filed under: Celebraciones,Efemérides — Julio César Hernández Perera — febrero 15th, 2012 — 14:08

carlos-j-finlay18 de febrero de 1881. «Finlay expone su teoría sobre el agente transmisor de la fiebre amarilla»
Durante la «V Conferencia Sanitaria Internacional», celebrada en Washington, Estados Unidos, entre los meses de enero a marzo de 1881, y por primera vez en el continente americano, el científico cubano Dr. Carlos Juan Finlay Barrés, asistió como delegado especial por Cuba y Puerto Rico dentro de la delegación española. Se contó con la asistencia de delegados de varios países y uno de los temas más importantes tratados en el cónclave estuvo relacionado con la transmisión de la fiebre amarilla. El 18 de febrero de 1881, Finlay tuvo la oportunidad de dar a conocer al mundo su revolucionaria hipótesis, que transformaría con posterioridad el pensamiento médico y científico relacionado con la fiebre amarilla. En aquel entonces, la enfermedad era un azote para la población mundial.

El médico cubano, quien tanto aportó con sus conocimientos, manifestó lo siguiente:

«Mi opinión personal es que tres condiciones son, en efecto necesarias para que la fiebre amarilla se propague:

1. La existencia previa de un caso de fiebre amarilla, comprendido dentro de ciertos límites de tiempo con respecto al momento actual.

2. La presencia de un sujeto apto para contraer la enfermedad.

3. La presencia de un agente cuya existencia sea completamente independiente de la enfermedad y del enfermo, pero necesaria para transmitir la enfermedad del individuo enfermo al hombre sano.»

De una manera muy extracta, quedó explicada en su tercera condición, toda la esencia de que la fiebre amarilla sólo podía ser transmitida por un «agente intermediario». En aquel momento Finlay optó por abstenerse a indicar el mosquito como ese «agente intermediario», ya que sabía que al hacerlo podría provocar un mayor rechazo y escepticismo por parte de la comunidad médica mundial.

De regreso a Cuba, realizó experimentos con voluntarios y no sólo confirmó su teoría, sino que descubrió también, que el individuo picado una vez por un mosquito infectado quedaba inmunizado contra futuros azotes de la enfermedad. La historia se encargó de demostrar la veracidad de sus ideas y de otorgarle el mérito por sus investigaciones, que intentaron arrebatarle. Tal fue la trascendencia, que representó uno de los mayores aportes al conocimiento médico en el siglo XIX.

Fuentes:

Febrero 18 de 1881. Anuncio de la existencia de un agente intermediario transmisor de la fiebre amarilla.

Oración Finlay pronunciada por el Dr. Gregorio Delgado el 3 de diciembre del 2003.

Finlay, el esbozo de una magistral teoría.

No responses yet

Lunes 13 / febrero / 2012

14 de febrero de 1975. «El Consejo de Ministros aprueba el Código de Familia»

Filed under: Efemérides — Julio César Hernández Perera — febrero 13th, 2012 — 9:37

14 de febrero de 1975. «El Consejo de Ministros aprueba el Código de Familia»
El Código de Familia, aprobado un día como hoy, entró en vigor el 8 de marzo de 1975 como homenaje a la mujer cubana. Surgía así un cuerpo legal propio para las instituciones de familia, matrimonio, divorcio, relaciones paterno-filiales, obligación de dar alimentos, adopción y tutela. Este proyecto de Código fue discutido por millones de cubanos, quienes tuvieron la posibilidad de sugerir enmiendas o modificaciones que fueron tomadas en cuenta.

El estatuto reconoce a la familia como célula fundamental de la sociedad a partir del fortalecimiento de la igualdad de derechos y deberes entre los sexos y los hijos, de los vínculos de cariño, ayuda y respeto recíprocos entre los integrantes del núcleo; de la formación de valores e ideología.

Los objetivos principales de este código son:

  • Contribuir al fortalecimiento de la familia y de los vínculos de ayuda y respeto recíprocos entre sus integrantes;
  • Contribuir al fortalecimiento del matrimonio legalmente formalizado o judicialmente reconocido, fundado en la absoluta igualdad de derechos de hombre y mujer;
  • Contribuir al más eficaz cumplimiento por los padres de sus obligaciones con respecto a la protección, formación moral y educación de los hijos, para que se desarrollen plenamente en todos los aspectos y como dignos ciudadanos de la sociedad socialista;
  • Contribuir a la plena realización del principio de igualdad de todos los hijos.

El Código de Familia cubano se encuentra actualmente en proceso de modificación. Se pretende adecuar sus preceptos -una vez aprobado- a los lineamientos de las Convenciones de Naciones Unidas sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer y sobre los derechos del niño.

Fuente:

Ecured. Código de Familia

No responses yet

Miércoles 1 / febrero / 2012

2 de febrero de 1806. «Se inaugura el Cementerio Universal de La Habana»

Filed under: Actualidad en el CIMEQ,Efemérides — Julio César Hernández Perera — febrero 1st, 2012 — 23:00

2 de febrero de 1806. «Se inaugura el Cementerio Universal de La Habana»
cementerio-de-espada-hEl 2 de febrero de 1806 se inauguró el primer cementerio público de La Habana, ubicado en el cuadrante formado por las calles Aramburu, San Francisco, San Lázaro y Vapor, en lo que hoy es parte del municipio Centro Habana.

Por de más de 300 años prevaleció la costumbre de enterrar a los muertos en las iglesias. Muchos feligreses creían que al morir y ser enterrados en estos lugares de culto, se estaba más cerca de Dios, sin olvidar, el lucrativo negocio que ello representaba también para una parte del clero. Pero el hedor de los cadáveres descompuestos conspiraba contra la salud pública y el buen desarrollo del culto religioso.

El primer intento por prohibir los enterramientos en el interior de los templos fue del Gobernador Don Luis de las Casas, que fracasó a causa de lo arraigada que estaba esta costumbre y su estrecha relación con las creencias religiosas.

Con el antecedente de haber sido proscrita esta práctica y el establecimiento de cementerios en la metrópoli española, durante la segunda mitad del sigo XVIII, en La Habana, la necesidad de hacer un cementerio fue acogida por Sociedad Económica de Amigos del País. No sin algunas protestas populares, pero apoyada por la palabra autorizada del sabio cubano Dr. Tomas Romay, la iniciativa fue puesta en práctica por el Obispo Juan Díaz Espada y Landa, pero lamentablemente el proyecto no fraguó por la dificultad de encontrar un terreno extramuros donde ubicarlo.

Fue el Obispo Don Felipe de Tres Palacios, sucesor de Espada, continuador también de la idea y en 1804 el Obispado adquirió 19 mil 780 varas cuadradas (unos 16 mil 534 metros) de terreno y se comenzó la obra a una milla al oeste de la ciudad en las inmediaciones de la costa de San Lázaro.

En febrero de 1806 quedó concluido, con capacidad para más de 4 mil 600 sepulturas, cuatro osarios y una capilla.

Desde el 2 de febrero de ese año cesaron las inhumaciones en los templos, aunque se siguió enterrando en el patio de los monasterios y conventos que tenían sus propios cementerios, pero principalmente a los monjes y monjas.

El nuevo camposanto recibió como nombre el de su principal impulsor, el Obispo Espada.

En 1833, a causa de la epidemia de cólera que azotó el país, fue necesario ampliar el cementerio en 3 mil 400 varas cuadradas. En 1849 se adquirieron nuevos terrenos.

El Cementerio de Espada tiene una interesante historia que se relaciona también con la escuela de medicina y la lucha independentista contra la colonia española. Al poco tiempo de fundado, se construyó a su lado la sala de anatomía o de San Dionisio, lugar donde los estudiantes de medicina realizaban sus prácticas. Esta circunstancia estuvo relacionada con los sucesos que desembocaron en el injusto fusilamiento de ocho jóvenes a manos del Cuerpo de Voluntarios, el 27 de noviembre de 1871.

Entre las personalidades enterradas allí, se encontraba el propio Obispo de Espada, cuyos restos fueron trasladados posteriormente al Cementerio de Colón en 1878. También fueron sepultadas otras muchas celebridades como José de la Luz y Caballero, Francisco de Arango y Parreño, el poeta y socialista alemán, George Weerth, y el pintor español Juan Bautista Vernay, fundador de la academia de Pintura de San Alejandro. Se conoce que el Dr. Tomás Romay, fue enterrado en el nicho 146, del cuarto Departamento del primer patio. Hoy sus restos se encuentran en el Museo de Ciencias Médicas, en la calle Cuba número 460, en La Habana Vieja.

El Cementerio de Espada fue clausurado por decreto del Gobernador, el 30 de septiembre de 1878 y quedaron en él 314 mil 244 cadáveres hasta después de abril 1900 en que fueron trasladados a otras necrópolis.

En la actualidad sólo se conserva una pared con nichos y tapas, que cierra el paso en la calle Aramburu a la altura de la calle Vapor, para recordar al visitante, que en ese lugar estuvo el primer cementerio, donde reposaron, durante casi un siglo, los restos de muchos de los que fraguaron nuestra nación.

Enlaces: Febrero 2 de 1806. Inauguración del primer cementerio de La Habana

No responses yet

Jueves 26 / enero / 2012

28 de enero de 1853: «Natalicio de José Martí»

Filed under: Efemérides — Julio César Hernández Perera — enero 26th, 2012 — 11:30

28 de enero de 1853: «Natalicio de José Martí»
Cada 28 de enero de 1853 se celebra el natalicio de nuestro Apóstol. A continuación se presenta un artículo presentado en el diario Juventud Rebelde titulado: «Martí, médico de cuerpo y alma». Se exponen facetas de Martí relacionadas con la Medicina, quien no reparó en sanar las vidas y dolencias ajenas.

Comentarios desactivados

Domingo 15 / enero / 2012

17 de enero de 2001. «Muerte del Dr. Orfilio Peláez Molina»

Filed under: Efemérides — Julio César Hernández Perera — enero 15th, 2012 — 20:11

17 de enero de 2001. «Muerte del Dr. Orfilio Peláez Molina»
El 17 de enero de 2001, falleció en La Habana, el notable oftalmólogo y científico cubano Orfilio Peláez Molina. Se le conoce internacionalmente por haber concebido un nuevo tratamiento para la retinosis pigmentaria.

Nació el 17 de noviembre de 1923 en Magarabomba -actual poblado del mismo nombre, perteneciente al municipio Céspedes de la provincia Camagüey-, Cuba.

Se graduó como médico en la Universidad de La Habana en 1951, e inició su actividad profesional en el Hospital “Pedro Borrás”, donde se dedicó a la Pediatría Oftalmológica. Con posterioridad ejerció en la Clínica Acción Médica, en la Liga contra la Ceguera (actual Hospital Oftalmológico “Ramón Pando Ferrer”), y en el Servicio de Neuroftalmología del Hospital “Calixto García”. Llegó a alcanzar las categorías de Especialista de Segundo Grado en Oftalmología y de Doctor en Ciencias Médicas. Recibió adiestramientos en Queratoplastia, Microcirugía Ocular y Traumatología durante los años 1968-1970, en España y la U.R.S.S., país este último donde fue becario de los Institutos Krasnov y Fiódorov.

Tras concebir un nuevo tratamiento para la retinosis pigmentaria, logró con éste que la enfermedad se detuviera, en un 75% de los casos atendidos, así como una mejoría de la visión, en un 16% de ellos. Esta innovación quirúrgica, que comenzó su aplicación en 1987, comprende la introducción en el espacio subesclerótico de tejido vascular retro-orbital, del propio paciente, para la revitalización de las células fotorreceptoras retinianas. El Dr. Peláez combinó además dicho procedimiento operativo con la aplicación intravenosa de ozono y suplementos vitamínicos, así como con la terapia electromagnética. Reconoció la importancia del diagnóstico precoz de la afección, el cual posibilita una mejoría de hasta un 90% de los casos.

Otro de sus aportes científicos a la medicina cubana fue el estudio sobre el “signo del tatuaje”, en la localización de cuerpos extraños intraoculares magnéticos. Entre sus principales investigaciones estuvieron: la epidemiología de los traumatismos oculares; la epidemiología y ensayos clínicos en el tratamiento de la conjuntivitis hemorrágica en Cuba; las quemaduras y causticaciones oculares. En relación con la retinosis pigmentaria, llevó adelante estudios epidemiológicos, heredo-familiares y de sus características clínicas y oftalmológicas en el niño, el adulto y el anciano cubanos. Realizó, además, experimentos quirúrgicos en animales de laboratorio, en instituciones científicas de Cuba y Suecia.

Recibió la distinción de Miembro de Mérito de la Academia de Ciencias de Cuba, en 1998, y la de Miembro de Honor del Colegio de Ópticos de la Facultad de Medicina de San Juan, Puerto Rico, en 1997. Formó parte de varias organizaciones científicas internacionales, entre las que se encuentran: la Academia de Ciencias de México, la Sociedad Mundial de Ergoftalmia, la Sociedad Española de Ergoftalmia y la Association for Research in Vision and Oftalmology (ARVO) de Estados Unidos.

Fue estimulado con numerosas distinciones, entre las que se encuentran: la condecoración y medalla “Dr. Carlos J. Finlay”, por su aporte a la medicina cubana; la Medalla de la Academia de Ciencias de Sofía, Bulgaria (1993), como reconocimiento al Mérito Científico; y el Premio Visión en California, Estados Unidos (1994), por haberse dedicado durante 40 años al estudio e investigaciones en Retinosis Pigmentaria. Asimismo, recibió en tres ocasiones el Trofeo a la Calidad en los Servicios Médicos, en las ciudades de Madrid y New York, durante los años 1995-1997. En el orden político nacional, se desempeñó como diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular, y se le distinguió como Héroe Nacional del Trabajo de la República de Cuba, así como Vanguardia Nacional del Sindicato de los Trabajadores de la Salud, por más de quince años.

Fuente:
Ecured

No responses yet

Domingo 15 / enero / 2012

17 de enero de 1912. «Muerte del Dr. Joaquín María Albarrán y Domínguez»

Filed under: Efemérides,Historia de la medicina — Julio César Hernández Perera — enero 15th, 2012 — 19:44

17 de enero de 1912. «Muerte del Dr. Joaquín María Albarrán y Domínguez»
joaquin-albarran-hEl 17 de enero de 1912, falleció a los 51 años de edad en París, Francia, el Dr. Joaquín María Albarrán Domínguez (9 de mayo de 1860 – 17 de enero de 1912), como consecuencia de una tuberculosis y diabetes. La enfermedad infecciosa fue inconscientemente adquirida a través de una herida sufrida por un escalpelo contaminado, que se empleó en la disección renal de un enfermo joven que padecía de tuberculosis renal.

Emigró a España cuando tenía 13 años, donde inició los estudios de la carrera de Medicina en Barcelona. Se graduó de Licenciado en Medicina y Cirugía en la Facultad correspondiente de la renombrada Universidad barcelonesa. Posteriormente, se trasladó a Madrid, donde alcanzó en 1878 el título de Doctor en Medicina. En 1878 viajó a París, donde trabajó y estudió bajo las órdenes de renombrados médicos. En los inicios de su carrera, el Dr. Albarrán se dedicó a los campos de la microbiología y la anatomía patológica, pero más tarde prefirió la urología donde realizó importantes contribuciones.

Con su genio y su dominio profundo de las fundamentales disciplinas médicas (Morfología, Patología y Fisiología) modernizó su especialidad, levantándola sobre bases científicas. En su obra cumbre «Medicina operatoria de las vías urinarias», sentó y siguió el principio de que la buena técnica operatoria descansa sobre las bases de la anatomía normal y la patológica. Estas ideas prevalecen en toda su obra. Las descripciones anatómicas que realizó son modélicas y superiores a las que hoy día aparecen en muchos materiales de medicina. Su perfecto conocimiento constituye un guía magnífico para determinar el tipo de cirugía apropiada para cada paciente.

Por todo esto, es considerado por muchos como el más completo de los urólogos modernos, también estimado como un símbolo para las generaciones de especialistas dedicadas a la Urología.

Fuentes:
Valores humanos y cubanía del Dr. Joaquín Albarrán
Kaufman A. Joaquín María Albarrán (1860-1912). Gac Med Caracas. 2006;114 (4).
Joaquín Albarrán, gloria de la Medicina
Joaquín Albarrán Domínguez. Orgullo de la medicina universal

No responses yet

Miércoles 11 / enero / 2012

15 de enero. «Día de la ciencia cubana»

Filed under: Celebraciones,Efemérides — Julio César Hernández Perera — enero 11th, 2012 — 7:00

15 de enero. «Día de la ciencia cubana»
academia-de-ciencias-de-cubaEl 15 de enero de 1960, en el paraninfo de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, durante la celebración del vigésimo aniversario de la «Sociedad Espeleológica de Cuba», el Comandante en Jefe Fidel Castro pronunció un histórico discurso donde esbozó las bases de la política de formación humana y desarrollo profesional y científico de la Revolución. En esa alocución expresó: «El futuro de nuestra patria tiene que ser, necesariamente, un futuro de hombres de ciencia». Por esa razón, esta fecha ha sido escogida para celebrar cada año el «Día de la Ciencia Cubana».

«Ciencia y técnica significa preparar un país, crear un país», destacó Fidel y posteriormente a finales de la década de los años sesenta, manifestó «cuando les hablo de ciencia y técnica, les hablo de la necesidad de crear las condiciones que nos permitan vivir de nuestro sudor y de nuestra inteligencia». En la actualidad Cuba exhibe importantes logros de la ciencia en diferentes ramas y la colaboración internacional en la salud, educación, el deporte y otros frentes.

Enlaces: Discurso pronunciado por el comandante Fidel Castro Ruz, en el acto celebrado por la Sociedad Espeleológica de Cuba, en la Academia de Ciencias, el 15 de enero de 1960 | Cincuenta hitos de la ciencia revolucionaria | Cinco décadas de una definición histórica de las ciencias | Sesión solemne por el Día de la Ciencia Cubana

One response so far

Older Posts »