Latido o choque de la punta

Publicado en — Julio César Hernández Perera — Diciembre 25th, 2010 — 21:24 bajo El idioma y la medicina

Por Dr.C. Julio César Hernández Perera.

Indudablemente, influido por la costumbre y el uso, muchas veces sin uno darse cuenta si estará bien o mal empleada la terminología «latido de la punta» y «choque de la punta», las oímos referir de manera indiferente -y en ocasiones de manera ambigua- en el examen físico del sistema cardiovascular.

Nos podríamos cuestionar: ¿Estará bien usada? ¿Son equivalentes?

Desde mi punto de vista, lo más apropiado sería emplear el término de «choque de la punta» y así salvamos la confusión que puede generar conceptos imprecisos relativos a la anatomía, la fisiología y la clínica, cuando empleamos la terminología «latido de la punta», porque… lo que realmente estamos examinando es el choque que produce el ápex ventricular izquierdo contra la pared torácica durante la contracción del corazón.

Sin embargo, como mencionamos anteriormente, el uso frecuente hace que se acepten ambas sin que constituyan errores en la semiología médica. Incluso, así ha sido reconocido en el diccionario de la RAE, al definir la palabra latido, que la define como: «cada uno de los golpes producidos por el movimiento alternativo de dilatación y contracción del corazón contra la pared del pecho, o de las arterias contra los tejidos que las cubren. Puede ser percibido por la vista, el tacto y, muy especialmente, por el oído mediante la auscultación o sirviéndose de instrumentos y aparatos adecuados.»

Otros elementos adicionales

Latido es un participio del verbo latir y la etimología de la palabra proviene del latín «glattī(re)» que significa ladrar. Su aplicación referida al corazón ha sido documentada desde el siglo XVI.
En el caso del término de «latido de la punta» o «choque de la punta» -puede ser también definida en otros textos como «latido apexiano», «latido apical» o «latido del ventrículo izquierdo»-, forma parte del examen físico del sistema cardiovascular, principalmente relacionados con la inspección y la palpación. Esta parte del examen preceden a la percusión y a la auscultación, aunque en ocasiones, cuando de descubren hallazgos anormales o en dependencia de la experiencia y habilidad del explorador, se realizan de manera simultánea la inspección-palpación, inspección-auscultación o palpación-auscultación.

Se debe recordar que durante la inspección se debe observar al paciente desde el lado derecho, aunque puede realizarse lo mismo de un lado que de otro. Una visión desde los pies de la cama puede ser útil. Con la inspección estática se intenta observar fenómenos relativos a la coloración de la piel, arquitectura de la región y configuración externa. Mediante la inspección dinámica, los latidos cardiacos, tanto de la región precordial -latido de la punta-, como de las regiones epigástrica y cervical.

En su semiogénesis, el latido de la punta es consecuencia de un fenómeno complejo generado por la contracción expansiva de las cavidades del corazón, como si fuera un golpe que tiene lugar al principio de la sístole. Durante la contracción ventricular todos los diámetros del corazón disminuyen, la base se dirige hacia abajo, los grandes vasos se estrechan, pero el vértice no se mueve hacia arriba. La disposición en espiral de las bandas musculares de los ventrículos hace que su contracción sea muy eficiente y obligue también al corazón a rotar hacia la derecha, apoyando más firmemente su vértice contra la pared torácica; esto, junto con el aumento de tensión de la masa ventricular, provoca el «choque de la punta».

Examen del choque de la puntaNormalmente el choque de la punta es de breve duración y pequeña amplitud. El punto de mayor impulso se localiza en los adultos normales a nivel del quinto espacio intercostal izquierdo en la línea media clavicular, localizado en un punto o un área muy pequeña de aproximadamente 2 a 3 cm de diámetro -abarca aproximadamente la yema de un dedo.

El choque de la punta puede no ser visible en todas las personas. Es más fácilmente evidente en los individuos delgados que en los gruesos, porque el desarrollo exagerado del panículo adiposo o de los músculos pectorales dificulta su observación, a tal grado, que puede faltar en tales condiciones. Se puede observar mejor en los hombres que en las mujeres, ya que las mamas femeninas dificultan su apreciación.

Las alteraciones del choque de la punta se observan mejor con el individuo sentado y la palpación se realiza con la punta de los dedos. Este punto o área se corresponde también con el foco mitral.

Principales alteraciones descritas en el choque de la punta

  • Latido en cúpula. Es un choque intenso, vigoroso y amplio, que generalmente está desplazado hacia abajo y hacia la izquierda. Puede dar la impresión de estar palpando una bola de billar o cúpula, y que ha sido también descrito con el nombre de «choque en cúpula de Bard». Aparece en las grandes hipertrofias del ventrículo izquierdo asociadas a la insuficiencia aórtica
  • Latido negativo. En este caso, el choque de la punta, lejos de levantar la región precordial, la deprime paradójicamente en cada sístole ventricular. Esto se observa en la hipertrofia ventricular derecha, donde al producirse la sístole ventricular, el ventrículo derecho que está formando parte de la punta del corazón, se aleja de la pared del tórax y se tuerce sobre su eje longitudinal de izquierda a derecha y de delante atrás, se produce pues, un vacío que aspira la pared torácica, dando esta depresión sistólica de la punta.
  • Latido en escalera. Este se describe como dos latidos débiles en la punta en vez de uno. La causa de este fenómeno es la pérdida del «tono» cardiaco. En estas condiciones, el ventrículo hipotónico no ofrece resistencia a la oleada sanguínea que cae de la aurícula. Si el ventrículo está muy dilatado, en el período llamado de lleno rápido, o sea, al inicio de la diástole, momento en el que la sangre que se estaba acumulando en la aurícula penetra bruscamente en el ventrículo, al abrirse la válvula correspondiente, la oleada sanguínea antes mencionada levanta la pared del ventrículo hipotónico dando origen al segundo latido débil que caracteriza al llamado latido en escalera, y que en este caso será protodiastólico.
  • Latido universal. Es un fenómeno global en el que toda la pared precordial es proyectada hacia delante porque existe una gran hipertrofia ventricular. En estas condiciones, el órgano contacta en gran parte de su superficie con la pared anterior del tórax; al producirse la sístole y aumentar el diámetro anteroposterior del corazón, al mismo tiempo que rota este órgano de izquierda a derecha y de delante atrás, se origina un latido diagonal que recorre oblicuamente la región precordial. En ausencia de hipertrofia cardiaca puede verse este fenómeno cuando el corazón está engarzado entre la región precordial y un tumor retrocardiaco o prevertebral que empujando a este corazón de tamaño normal hacia delante, originará el mismo fenómeno al producirse la sístole ventricular.

Fuentes:
Llanio Navarro R, Perdomo González G. Propedeútica clínica y semiología médica. 2003; Editorial Ciencias Médicas, Ciudad de La Habana.
Diccionario de la Lengua española, vigésima segunda edición
.

Aún no hay comentarios.

Trackback URI |