9 de mayo de 1860. «Nacimiento del Dr. Joaquín María Albarrán y Domínguez»

Posted at — Julio César Hernández Perera — mayo 8th, 2010 — 6:44 under Efemérides

9 de mayo de 1860. «Nacimiento del Dr. Joaquín M. Albarrán y Domínguez»

El Dr. Joaquín María Albarrán y Domínguez (9 de mayo de 1860 – 17 de junio de 1912), fue un urólogo cubano, nacido en Sagua La Grande. Estudió la carrera de medicina en Barcelona, consiguiendo su título en 1877. Posteriormente realizó su doctorado en Madrid. En 1878 viajó a París, donde trabajó y estudió bajo las órdenes renombrados médicos. En los inicios de su carrera Albarrán se dedicó a los campos de la microbiología y la anatomía patológica, pero más tarde prefirió la urología donde realizó importantes contribuciones.

Fue el primer cirujano en Francia que realizó la prostatectmía perineal para el tratamiento del cáncer prostático. Está reconocido como el inventor de un instrumento conocido como uña de Albarrán y con ello hizo que la cateterización ureteral fuera una práctica urológica más fácil. En el escenario clínico fue el primero en proyectar la nefrostomía y observó que en la anuria secundaria a los cálculos renales, el drenaje mediante nefrostomía era esencial antes del tratamiento definitivo del cálculo.

Ganó tres veces el Premio Goddard -de la Academia Francesa de Medicina- y el premio Tremblay. En 1908 dirigió el «Primer Congreso Internacional de Urología».

Este excepcional clínico, urólogo, histólogo y bacteriólogo, falleció en París el 17 de enero de 1912 a los 52 años de edad como consecuencia de una tuberculosis. Irónicamente, la enfermedad fue adquirida a través de una herida sufrida por un escalpelo contaminado que se empleó en la disección renal de un enfermo joven que padecía de una tuberculosis renal. En el año de su muerte había sido nominado para el «Premio Nobel de Medicina».

El hecho de permanecer casi toda su vida en el exterior no lo desligó de Cuba. El 9 de septiembre de 1890, en banquete que le ofrecieron sus colegas en la patria, levantó su copa para decir:

«Brindo, señores, porque se le den a Cuba los elementos que le faltan para su completo desarrollo científico y por el porvenir de la ciencia, que tendrá consigo el porvenir moral y material de la tierra en que nacimos».

Por aquellas fechas, en 1890, el semanario «El Fígaro» reconocía las palabras del ilustre médico que para acceder a tan elevados cargos debió adoptar la ciudadanía francesa:

«Si los azares de la vida me han hecho adoptar por patria a la gran nación francesa, nunca olvido que soy cubano y siempre tenderán mis esfuerzos a hacerme digno de la patria en que nací».

Existe además constancia de que colaboró con numerosas entregas de efectivo para la causa de la independencia a través de los comités patrióticos de cubanos residentes en Francia

Enlaces de interés: Joaquín Albarrán, gloria de la Medicina | Joaquín Albarrán Domínguez. Orgullo de la medicina universal | Joaquín María Albarrán Domínguez. Aportes a la morfología cervicofacial normal y patológica

One response so far

If comments are open, but there are no comments.

Trackback URI | Comments RSS

Deja un comentario

*