Prevención cardiovascular efectiva, una necesidad de vida o muerte.

Posted at — Dr. Juan Adolfo Prohías Martínez — diciembre 13th, 2013 — 8:21 under Blog del editor

foto-prohias-para-editorial1111

Cuando analizamos el panorama de salud en este 2013 en nuestro país se repite en diferentes foros que el cáncer ha desplazado a las enfermedades cardiovasculares y un análisis superficial lo da como un hecho indefectible y con explicaciones plausibles.

 

La diferencia entre ambas causas es de alrededor de 300 defunciones mas y si se toma en consideración la enfermedad cerebrovascular de causa etiológica común a las cardiovasculares vuelve a sobrepasarla por mucho.

 

Cualquier análisis de mortalidad por cáncer debe conllevar los conceptos de prevalencia que no es mas que la incidencia más la supervivencia, la sumación del diagnóstico cáncer en localizaciones diferentes y por ende con etiologías y prevención también diferentes, la posible influencia de factores de asistencia así como el envejecimiento de la población.

 

Un reciente reporte de la OMS-OPS señala una disminución de la mortalidad por cáncer en nuestra región geográfica lo cual nos compulsa aun más a un análisis objetivo de lo anterior planteado.

 

No obstante este mismo reporte plantea la recomendación de fortalecer las políticas de salud en la prevención del tabaquismo, el incremento de la actividad física, una dieta saludable y la reducción del alcohol para aumentar la supervivencia por cáncer.

 

En este punto de contacto entre estas causas principales de mortalidad y morbilidad la prevención efectiva es la única alternativa estratégica que tendrá impacto y resultados. Un espejismo sería pensar que con la atención médica podemos enfrentar y resolver estos problemas de salud pasando por los aspectos de infraestructura, acceso y calidad de la misma.

 

Tenemos tabaquismo activo elevado y pasivo muy marcado, insuficiente actividad física, hipertrigliceridemia, como elementos muy negativos sobre los cuales debemos accionar sin dilación.                       .

 

Solo un enfoque intersectorial puede salvarnos al garantizar el compromiso de la sociedad para un control adecuado de los factores de riesgo con un ciudadano más informado y con presión ambiental generando cambios sociales y culturales.

 

Tenemos preocupaciones para compartir y son que las acciones reales preventivas son insuficientes porque no abarcan toda la sociedad ni el reconocimiento del riesgo individual por el individuo, los aspectos sociales y preventivos tiene que compatibilizarse de una forma armónica partiendo de la premisa que muchos decisores no están concientes que es mas costeable                    prevenir efectivamente que tratar la enfermedad.

 

De acuerdo a la proyección demográfica en Cuba para los próximos años esta prevención cardiovascular constituye una prioridad ya que los recursos en salud son limitados frente a necesidades crecientes unidas a los aspectos de productividad y sostenibilidad de la sociedad como un todo.

 

Prevenir de verdad con acciones concretas, pasando de la descripción a las medidas vale la pena pues todos estamos involucrados.

No responses yet