PURE: los fármacos cardiovasculares se infrautilizan en los países pobres y en las poblaciones rurales

Posted at — cardiocirugia — septiembre 18th, 2011 — 21:23 under Temas de opinión

París, Francia. Las brechas entre los países ricos y los que están en vías de desarrollo son evidentes en muchos aspectos y uno de los más devastadores tal vez sea la penetración del tratamiento farmacológico de utilidad comprobada para la prevención secundaria de las enfermedades cardiovasculares, lo indica una encuesta en 628 poblaciones de 17 países de ingresos altos, medianos y bajos [1].

Los autores, dirigidos por el Dr. Salim Yusuf (McMaster University, Hamilton, ON), basándose en sus hallazgos del estudio Prospectivo de la Epidemiología Urbana y Rural (PURE), señalan en su artículo: “Los fármacos eficaces para la prevención de la cardiopatía coronaria y el accidente cerebrovascular se infrautilizan en todo el mundo, pero hay variaciones notables entre los países con diferentes etapas de desarrollo económico”

Afirman: “Incluso los fármacos accesibles y económicos como el ácido acetilsalicílico. . . tuvieron variaciones de siete tantos entre los países de bajos ingresos y los de altos ingresos”; el empleo de estatinas varió 20 tantos. Es más, en los países con más altos ingresos en la encuesta, sólo la mitad a los dos tercios de las personas con un antecedente de IM o accidente cerebrovascular estaban tomando ácido acetilsalicílico o estatinas.

“Por cada grupo de países clasificados según su desarrollo económico, las tasas de uso de fármacos fueron uniformemente más bajas en los ámbitos rurales que en los urbanos”.

El estudio -en el que se analizó el empleo de inhibidores de la función plaquetaria, betabloqueantes, inhibidores de la ECA o antagonistas de los receptores de angiotensina (IRA), estatinas y otros fármacos en personas con cardiopatía coronaria o accidente cerebrovascular- fue publicado hoy día en la versión en línea de The Lancet para coincidir con su presentación por el Dr. Yusuf aquí en el Congreso de 2011 de la European Society of Cardiology (ESC).

En un editorial concomitante [2], el Dr. Anthony M. Heagerty (University of Manchester, UK) hace notar que prevalece la suposición de que los médicos adaptarán sus estrategias de tratamiento en respuesta a los datos abrumadores de estudios clínicos, pero “tomando en cuenta aspectos como la prosperidad nacional y la disponibilidad de la asistencia sanitaria ¿responden los médicos como es de esperar que lo hagan?”

El análisis actual “proporciona un mensaje escueto y alarmante”, escribe. Las deficiencias en los países más acaudalados son “decepcionantes”, pero un “desalentador” 80% de los pacientes encuestados en los países de bajos ingresos no están tomando ninguno de los fármacos para la prevención secundaria.

Según Heagerty, en esos países “La disponibilidad de fármacos y el acceso a la asistencia sanitaria conspirarán para agravar la situación, junto con la necesidad de estrategias coordinadas para proporcionar programas preventivos a largo plazo para enfermedades cardiacas y circulatorias”.

“La asociación con la industria, como se hizo en la lucha contra la infección por VIH, podría cosechar recompensas inmediatas y valiosos donde no se dispone de fármacos genéricos económicos”. Señala que el estudio de Yusuf et al “indica la necesidad de acciones importantes. Está comenzando apenas una epidemia de enfermedades cardiovasculares en muchos países que no están bien preparados para lo que les espera.”

La encuesta, que abarcó un periodo de 2003 a 2009, comprendió 153.996 adultos de poblaciones urbanas y rurales de países clasificados como de altos ingresos (Canadá. Suecia y los Emiratos Árabes Unidos), de ingresos medios altos (Argentina, Brasil, Chile, Malasia, Polonia, Sudáfrica y Turquía), de ingresos medianos bajos (China, Colombia e Irán) y de bajos ingresos (Bangladesh, India, Paquistán y Zimbabwe). Se seleccionaron los países específicos tomando en cuenta las necesidades de seguimiento a largo plazo y los “datos de gran calidad con un presupuesto moderado”.

En base a las respuestas individuales de los participantes, 5650 personas en general habían tenido un episodio de CPC en una mediana de cinco años previos, y 2292 habían sufrido un accidente cerebrovascular en una mediana de cuatro años antes.

Empleo de fármacos cardiovasculares para la prevención secundaria en pacientes con CPC o accidente cerebrovascular, según nivel económico de los países.

untitled11

Todas las tendencias decrecientes de ingresos altos a bajos, p<0,0001

El empleo de fármacos CV para la prevención secundaria fue uniformemente más frecuente en pacientes de poblaciones urbanas que de rurales y las brechas fueron más acentuadas en los países con más bajos ingresos.

Empleo de fármacos cardiovasculares para la prevención secundaria en pacientes con CPC o accidente cerebrovascular, poblaciones urbanas frente a rurales de todos los países encuestados

untitled21

Todas las diferencias urbanas frente a rurales, p<0,001

También se determinó que los pacientes de <60 años de edad tenían notablemente menos posibilidades de estar recibiendo uno de los fármacos que recibían los pacientes de más edad, y los pacientes del género femenino tenían notablemente menos posibilidades que los pacientes masculinos. Sin embargo, según Yusuf et al, “El nivel económico del país contribuyó a casi dos tercios de las variaciones en el uso de fármacos, en tanto que sólo un tercio se debió a factores individuales”, tales como edad, género sexual, educación, antecedente de tabaquismo, índice de masa corporal y si el paciente tenía hipertensión o diabetes.

“Sigue habiendo oportunidades importantes para intensificar el empleo de fármacos, incluso en países de altos ingresos”, afirman. “Se necesitan acciones sistemáticas para comprender por qué incluso los fármacos económicos se infrautilizan considerablemente en todo el mundo. Se precisan urgentemente esfuerzos para incrementar el empleo de fármacos eficaces y económicos para prevenir las enfermedades cardiovasculares y reducirían considerablemente la morbilidad a los pocos años”.

Referencias

1.Yusuf S, Islam S, Chow CK, et al. Use of secondary prevention drugs for cardiovascular disease in the community in high-income, middle-income, and low-income countries (the PURE Study): a prospective epidemiological survey. Lancet 2011; DOI:10.1016/ S0140-6736(11)61215-4. Disponible en: http://www.thelancet.com.

2.Heagerty AM. Secondary prevention of heart disease and stroke: work to do. Lancet 2011; DOI:10.1016/ S0140-6736(11)61302-0. Disponible en: http://www.thelancet.com.

Fuente: http://www.theheart.org

No responses yet

If comments are open, but there are no comments.

Comments RSS

Deja un comentario

*