« | Main: | »

Junio 28 de 1881. Comienzo de las investigaciones de Carlos J. Finlay en humanos

By bmn | enero 21, 2013

Fuente

Lic. José Antonio López Espinosa

Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas

Luego de 22 años consagrados al estudio de la fiebre amarilla, el doctor Carlos J. Finlay Barrés (1833-1915) expuso por primera vez en público, el 18 de febrero de 1881, que para la propagación de esta afección debía existir el caso previo de un individuo con el padecimiento en un período determinado; un sujeto sano apto para adquirirla; así como un agente independiente tanto de la enfermedad como del enfermo, pero indispensable para transmitirla del paciente a un hombre sano. Aunque ya conocía que ese agente era un mosquito, no se aventuró a afirmar su hipótesis en su exposición ese día en la Conferencia Sanitaria Internacional en la ciudad de Washington, por cuanto consideraba que no había realizado suficientes experimentos para justificarla.

A su regreso a La Habana, Finlay continuó sus investigaciones, hasta que al fin decidió comenzar la parte experimental para comprobar su hipótesis. Así el 28 de junio del mismo año 1881 hizo picar por uno de los que él llamó Culex mosquitos a un enfermo de fiebre amarilla nombrado Camilo Anca, quien se encontraba en el quinto día de evolución de la enfermedad y su estado era tan grave que falleció dos días después. Con la anuencia del entonces Gobernador General, don Ramón Blanco, realizó la primera inoculación con ese mismo mosquito al soldado español Francisco Beronat Mayarol, quien adquirió la fiebre amarilla en forma benigna. Varios días después inoculó a Alejandro López Castillo, Luciano García Pinillos, Domingo López Fernández y Domingo Grases Blanco, quienes como Beronat eran soldados sanos acuartelados en la fortaleza de La Cabaña (ver anexo). Con estos individuos logró otros dos casos de fiebre amarilla benigna y dos fiebres efímeras ligeras sin carácter definido. Esta fue la primera vez que se realizó en el mundo un experimento semejante.

Armado con estos datos experimentales, Finlay se decidió a redactar su trabajo fundamental, que tituló “El mosquito hipotéticamente considerado como agente de transmisión de la fiebre amarilla” el cual presentó el 14 de agosto siguiente en la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana. En ese trabajo no se refirió a la mera presencia de un agente, como había hecho meses antes en la Conferencia Internacional de Washington, pues aquí afirmó que las condiciones para la propagación de la enfermedad eran:

– Existencia de un enfermo de fiebre amarilla, en cuyos capilares pueda el mosquito clavar sus lancetas e impregnarlas de partículas virulentas, en el período adecuado de la enfermedad.

– Prolongación de la vida del mosquito entre la picada hecha en el enfermo y la que deba producir la enfermedad.

– Coincidencia de que sea un sujeto apto para contraer la enfermedad alguno de los que el mismo mosquito vaya a picar después.

Esta contribución, basada en pruebas experimentales y cuya argumentación y conclusiones fueron definitivas, sirvió más que para demostrar una teoría, para convertirse en la piedra angular de la doctrina finlaísta acerca de la transmisión de las enfermedades de hombre a hombre por intermedio de agentes chupadores de sangre. Por ello se trata con este escrito de hacer justicia en el sentido de que se recuerde la fecha del 18 de junio de 1881, en la que el sabio médico cubano hizo por primera vez sus investigaciones en humanos con el paciente Camilo Anca y el soldado Francisco Beronat.

ANEXO

Relación de los voluntarios inoculados por el doctor Carlos J. Finlay entre 1881 y 1900

Francisco Beronat Mayarol

Alejandro López Castillo

Luciano García Pinillos

Domingo López Fernández

Domingo Grases Blanco

Josefa Alonso

Isidoro Caballero

Juan Berea

Eustaquio Urra

Pe. Obeso

Pe. Zamesa

Juan Sixto

Pe. Manuel Gil

Andrés Vallín

Paúl Rohling

Carl Behrens

Marcel L-M

Paulino López

José Peña

Pe. Segundo

Pe. Estanilao

Pe. Enrique

P. López

Pe. Notoria

P. Zarranz

P. Álvarez

Po. Vicente

Po. Ozalla

Pe. Aparain

Pe. Quintín

Ho. Fermín

José Prendes

J. Corzo

Pe. Iriarte

Pe. Aramendi

Pe. Varona

B. Miguel

Pe. Egaña

Ho. Larrañaga

Ho. Alberdi

N. N.

Pe. Remigio

Pe. Ruiz

Pe. Izu

Pe. Aizpuru

Pe. Ipiñaza

Pe. Errasti

Pe. Valvino

Pe. Juan Bautista

Ho. Ambrosio

T. Giradles

Pe. Azpiroz

Pe. Fernández

Pe. Egaña

Pe. Goñi

Pe. Morán

Pe. Agapito

Pe. Bernardo

Pe. Inocencio

Ho. Santiago

M. Valencia

Pe. Arri

Pe. Arencibia

Pe. Remondegui

Ho. Bereciartua

Ho. Olazábal

Ho. González

Santiago Illera

D. J. Solo

Ho. Morán

Pe. Gutiérrez

Pe. Arri

Pe. Suárez

Pe. Arbeloa

Ho. Galárraga

Ho. Bereciartua

Pe. Arvide

Pe. Ardesoro

Pe. Teodoro

Pe. Hermenegildo

Ho. Eusebio

Ho. Isidro

Pe. Torcuato

Pe. Santillana

P. Pereira

Pe. Santiesteban

Pe. Palacios

José Castillo

Ho. Carlos

Ho. Albizua

José Tortosa

Pe. Jáuregui

Pe. Cruz

Pe. Aramburu

Pe. S. Uribe

Pe. Gómez

Ho. Gondoya

Belardino

Pe. Patricio

Pe. Romeu

Pe. Ivinaga

Pe. Manuel García

Pe. Bernabé

Pe. Pedro

BIBLIOGRAFÍA

Domínguez F. Carlos J. Finlay. Su centenario (1933). Su descubrimiento (1881). Estado actual de su doctrina (1942). La Habana: Cultural; 1942. p. 101-106.

Finlay CJ. El mosquito hipotéticamente considerado como agente de transmisión de la fiebre amarilla. An Acad Cien Med Fis Nat Habana 1881;18:147-169.

—-. Reseña de los progresos realizados en el siglo XIX en el estudio de la propagación de la fiebre amarilla. Rev Med Trop 1901;2(1):56-73.

—-. Trabajos selectos. Habana: Secretaría de Sanidad y Beneficencia; 1912. p. 369-382.

—-. Obras completas. T3. La Habana: Academia de Ciencias de Cuba. Museo Histórico de las Ciencias “Carlos J. Finlay”; 1967. p. 9-21.

Roig de Leuchsenring E. Carlos J. Finlay. Gran sabio y gran benefactor de la humanidad. Habana: Editorial “Alfa”; 1937. p. 6-8.

Tercer Congreso Médico Pan-Americano celebrado en La Habana (Cuba) en los días 4, 5, 6 y 7 de febrero de 1901. Actas de las sesiones y memorias presentadas. T1. Habana: Imprenta y Librería “La Moderna Poesía”; 1902. p. 195-211.

Topics: Historia | Comentarios desactivados

Los Comentarios están cerrados.