« | Main: | »

Rapiditas

By bmn | enero 3, 2013

CNC Granma
En pareja: La química del amor
¿Por qué nos enamoramos de una determinada persona y no de otra?
Científicos de diversas especialidades han hallado la respuesta a la pregunta; a esa especie de fascinación que hace que dos seres se queden “enganchados” con gran necesidad de interactuar y conocerse más. Esta maravillosa experiencia de sentir cosquilleos en el estómago, pulso acelerado y hasta palpitaciones, es el resultado, según estudios recientes, de una serie de cambios bioquímicos que se producen en el organismo de los seres humanos.
La gente se ha enamorado desde tiempos inmemoriales, y siempre se habla de algo distinto, sorpresivo, que inunda el cuerpo entero. En el imaginario popular está la creencia del gran amor; de ese único, exclusivo, que no se parece a otros amores. Hoy la ciencia ha descubierto que tal enlace especial tiene que ver, particularmente, con una serie de reacciones y sustancias químicas que se mezclan en nuestro organismo, ante esa persona que nos despierta además un sinmúmero de emociones.
En la web española http://www.mujeractual.es/ Pilar Muñoz describe los novedosos estudios que han identificado algunas de las sustancias responsables del amor: la dopamina, la feniletilamina y la oxitocina. Todos estos productos químicos son relativamente comunes en el cuerpo humano, pero solamente son encontrados juntos en las etapas de la conquista.
Comentan los expertos que, con el tiempo, el organismo se hace resistente a sus efectos, lo que provoca que la intensa fase de la atracción no dure por mucho tiempo. Curiosamente, son los hombres los que parecen ser más susceptibles a la acción de las sustancias responsables de las manifestaciones asociadas al amor. Ellos se enamoran más rápida y fácilmente que las mujeres, según tales entendidos.
Diversas indagaciones han concluido que se puede incluso hacer una matriz con las variadas manifestaciones y etapas del amor y sus relaciones con diferentes sustancias químicas en el cuerpo. De esta manera, el deseo ardiente de sexo está unido a la testosterona; mientras que la atracción y el amor en la etapa de euforia, así como el sentirse involucrado emocionalmente están relacionados con altos niveles de dopamina y norepinefrina y bajos niveles de serotonina. El vínculo y la atracción que evolucionan hacia una relación calmada, duradera y segura tienen que ver con la oxitocina y la vasopresina.
Estas investigaciones que enmarcan el amor como un proceso bioquímico no han concluido todavía. El descubrimiento que la feniletilamina está vinculada con el amor se inició con la teoría propuesta por los médicos Donald F. Klein y Michael Lebowitz del Instituto Psiquiátrico de Nueva York, quienes sugirieron que el cerebro de una persona enamorada contenía grandes cantidades de esta sustancia y que sería la responsable de las sensaciones y modificaciones fisiológicas que experimentamos cuando nos enamoramos.
Al inundarse el cerebro de feniletilamina, este responde mediante la secreción de dopamina (neurotransmisor responsable de los mecanismos de refuerzo del cerebro, de la capacidad de desear algo y de repetir un comportamiento que proporciona placer), de norepinefrina, y de oxitocina (que además de estimular las contracciones uterinas para el parto y hacer brotar la leche, parece ser un mensajero químico del deseo sexual), y el comienzo de la accción de los neurotransmisores que dan lugar a los arrebatos sentimentales, en síntesis: se está enamorado.
Estos compuestos combinados hacen que los amantes puedan permanecer horas y horas haciendo el amor y conversando, sin sensación alguna de cansancio o sueño, afirma el químico Francisco Muñoz, de Almendralejo, España.
Comenta también el científico español que la atracción bioquímica perdura de dos a tres años, incluso a veces más, pero que al final decae. Con el tiempo el organismo se va haciendo resistente a los efectos de estas sustancias y toda la locura de la pasión se desvanece gradualmente y comienza entonces una segunda fase que podemos denominar de pertenencia que da paso a un amor más sosegado. Se trata de un sentimiento de seguridad, comodidad y paz.
Todos estos compuestos y sustancias químicas que se mezclan en nuestro interior y actúan de manera inconsciente, son la respuesta más lógica a la pregunta que durante siglos se hizo la humanidad: ¿Por qué nos enamoramos de una determinada persona y no de otra?
Amar con inteligencia
No obstante todas estas explicaciones bioquímicas, que podrían terminar arrancándole al amor su mágico misterio, hay una verdad que se yergue como un templo: mantener por tiempo una relación lozana, es más de razón, comprensión y habilidad, que de otra cosa. Entonces ¿qué hacer para lograr que esta química inicial no se diluya entre los ácidos de la cotidianidad, las amarguras de las peleas o los brotes de incomprensiones? La respuesta es fundamentalmente una: amar con inteligencia.
Amar con inteligencia es, también, no dejarse arrastrar por el sentimiento, por la química, y darle el espacio que se merece al raciocinio. Hay quienes conocen a parejas donde la mujer es dominada, incluso maltratada físicamente por su pareja y aún ella dice que lo ama. ¿Cómo se puede querer a una persona que no nos respeta, que nos daña y avasalla? ¿Qué significación tiene eso? ¿Realmente se puede amar desde la humillación?
No hay química amorosa que debiera resistirse cuando una persona, sea hombre o mujer, no tiene para con su pareja el reconocimiento y la consideración que debe mediar entre dos que construyen una relación de amor.
Pero la gente se ciega muchas veces y, atrapados en las reacciones de las que antes hablábamos, no pueden ver con claridad ciertos elementos o sucesos que se encienden como luz roja en son de advertencia. Amigos, amigas y familiares muchas veces se acercan: “No te conviene”, puede ser el aviso. Alucinada o empecinadamente, da igual, se piensa que podemos fundir otra personalidad en la pareja que amamos, hacerla distinta, mejor para bien.
Quizás sería oportuno prestarle más atención a quienes de buena fe nos advierten porque sobre todo no están bajo los efectos de la química, y pueden ver muchas cosas con mayor claridad y objetividad.
No dejarse arrastrar por los sentimientos y mantener siempre despierto el entendimiento —que hace posible una relación sana y por tanto realmente vivificante— es entre otros muchos consejos, uno sabio de nuestro Martí cuando afirmaba: “El equilibrio entre los cónyuges y su mutuo conocimiento son, en el matrimonio, las únicas condiciones de ventura. Lo demás es jugar la vida a cara o cruz.”. Fuente: Infomed Salud para la vida
Afirman que uno de cada dos fumadores muere a causa del tabaco
El jefe del área de intervención del Instituto Nacional del Cáncer en Estados Unidos, James L. Mulshine, indicó “que una de cada dos personas fumadoras muere a causa del tabaco, debido a un cáncer de pulmón, de cuello o de cabeza o por infarto”, y precisó que “como media, las personas fumadoras fallecen catorce años antes que si no hubieran fumado”.
Mulshine, señaló que el tabaco “es el producto comercial más letal que existe, y es asombrosa la prevalencia del hábito del tabaquismo en el mundo”.
Cuanto más se fuma, más se ronca, según muestra estudio
Los fumadores activos, pasivos o aquéllos que alguna vez lo fueron y ya no lo son, son mucho más propensos a roncar que los que nunca fumaron, concluyó un estudio realizado con 15 555 personas de ambos sexos de 25 a 54 años de edad, tomados al azar en cinco países nórdicos.
Los que más fuman son frecuentemente los que más roncan, según los autores de la investigación, que se publicará en la edición de octubre de la American Journal of Respiratory and Critical Care.
El fumar activamente es mucho más importante que la obesidad o que ser fumador pasivo para determinar la ocurrencia de ronquidos, concluyeron. Se trata de la primera vez que se comprueba que el ronquido está relacionado con los fumadores pasivos, agregaron.
El ronquido afecta entre 16 y 33% de los hombres y entre 8 y 19% de las mujeres, dijeron los autores. Los individuos de la muestra provenían de Dinamarca, Noruega, Suecia, Estonia e Islandia.

Confirman efecto benéfico del tomate contra el cáncer de próstata
Científicos holandeses confirmaron los efectos beneficiosos contra el cáncer de próstata que ejerce una sustancia antioxidante presente de forma casi exclusiva en el tomate, informó la prensa londinense. Se trata del pigmento que le da color a ese vegetal, el licopeno, el cual, obtenido de forma sintética, permite reducir la multiplicación de las células cancerígenas en ratones, según resultados investigativos realizados por expertos del Centro Médico Erasmo, en Rotterdam, Holanda.
Los especialistas indicaron que esa sustancia sirve para prevenir el síndrome de degeneración macular, causante de la ceguera en ancianos. Para llegar a esta conclusión el equipo de expertos empleó una variante sintética del licopeno llamada LycoVit, la cual fue combinada con vitamina E, con efectos alentadores en estos animales.
Sin embargo, los autores del trabajo reconocieron que se necesitan aún más estudios sobre el tema antes de que este preparado pueda administrarse de forma preventiva a las personas sanas.

Topics: Noticias | Comentarios desactivados

Los Comentarios están cerrados.