Esofagitis eosinofílica se relaciona con la marcha atópica

Posted at — alergia — junio 26th, 2018 — 18:49 under General,Novedades

La esofagitis eosinofílica (EEo) es una afección digestiva crónica, caracterizada por una inflamación eosinofílica localizada del esófago,  asociada con la sensibilización a alimentos. Alergólogos del  Hospital de niños de Filadelfia (Estados Unidos) han hallado evidencias de que esta afección se produce por una alergia alimentaria y  forma parte de la conocida  “marcha alérgica”  o ” marcha atópica”,  que identifica la secuencia y  progresión  de distintas enfermedades alérgicas en el tiempo, es decir, su aparición en las diferentes edades.

“Cuantas más alergias tiene un niño, mayor es el riesgo  de desarrollar EEo. La conexión entre estas alergias sugiere una causa biológica subyacente común, y también puede implicar que si podemos tratar con éxito un tipo anterior de alergia, se podrán prevenir alergias posteriores”, ha señalado David A. Hill, alergólogo y principal autor del estudio, publicado en la revista ‘Journal of Allergy and Clinical Inmunology: In Practice’.

En contraste con las alergias alimentarias anafilácticas clásicas, potencialmente mortales como a los cacahuetes, la EEo tiene una baja mortalidad, pero una alta morbilidad. Sus síntomas aparecen de manera insidiosa. Puede referirse dolor al tragar, reflujo, dolor de estómago e incluso espasmos del esófago. En los niños, se manifiesta con trastornos de la alimentación, vómitos, síntomas de reflujo y dolor abdominal. En los adolescentes y adultos, sus manifestaciones más frecuentes son la disfagia y las impactaciones esofágicas de alimentos.

En ocasiones determinar el alimento causal representa un reto diagnóstico, porque la relación entre alimentos y síntomas no suele ser evidente.  La EEo puede tardar en manifestarse, a veces se diagnostica erróneamente o persiste sin diagnosticar en la adolescencia.

El equipo de investigación analizó los registros de salud, en una cohorte longitudinal de más de 130.000 pacientes, desde el nacimiento hasta la adolescencia, con el objetivo de determinar si los pacientes desarrollaban enfermedades alérgicas y la edad de aparición. Los investigadores también compararon el riesgo de desarrollar EEo entre niños alérgicos y no alérgicos. La  progresión típica de la marcha atopica en la infancia es una alergia en la piel, como la dermatitis atópica, seguida de una alergia alimentaria y luego una alergia respiratoria, rinitis y  asma. El estudio actual es el primero en sugerir que la EEo es también un componente de esta secuencia de alergias. “Descubrimos que si los niños tenían tres alergias distintas, tenían nueve veces más probabilidades de desarrollar EEo que los niños sin alergias preexistentes”, ha señalado Hill.

Se plantea que una intervención desde las primeras etapas puede prevenir la aparición de otras manifestaciones alérgicas. En el caso de la EEo en algunos pacientes, la evitación de alimentos específicos produce la normalización de las alteraciones  esofágicas.

Fuente: ecoDiario.es
Lunes, 25 de Junio de 2018
Salud

No responses yet