Tag Archive 'inmunidad innata'

dic 31 2014

Alergia respiratoria causada por ácaros del polvo doméstico: ¿Qué conocemos realmente?

Filed under Revisiones

Respiratory allergy caused by house dust mites: What do we really know? Calderón MA, Linneberg A, Kleine-Tebbe J, De Blay F, Hernández D, Virchow JC, Demoly P. J Allergy Clin Immunol 2014 (pdf, acceso libre)

Los ácaros del polvo doméstico de varias especies son los alergenos perennes de mayor importancia a nivel mundial, y su papel como agente etiológico de la rinitis alérgica, y particularmente del asma, es indiscutible. La presente revisión aborda nuevos conocimientos sobre el repertorio de proteínas alergénicas de ácaros, los datos epidemiológicos más recientes y los vínculos entre exposición y patofisiología de la enfermedad alérgica respiratoria.

La bibliografía registra al menos 11 especies de ácaros de importancia alergénica. Entre ellas las que reportan más abundancia en el ambiente doméstico son: Dermatophagoides pteronyssinus (85% de las casas), D. farinae (47%), Euroglyphus mainei (27%), Blomia tropicalis (20%), aunque estas cifras suelen ser muy dependientes de las condiciones climáticas específicas de cada área. Particularmente, Blomia tropicalis es muy abundante en climas de alta humedad (67-85%) y temperatura (20-30°C) donde tiende a ser la especie dominante.

Aunque la prevalencia de la sensibilización alérgica a ácaros es generalmente muy alta en casi todos los estudios publicados, los valores son heterogéneos y no se cuenta con estimados precisos de forma global. Por ejemplo, en un estudio en 15 países desarrollados europeos la prevalencia fue de 21.7%. En mujeres de origen latino en EE.UU. estos valores alcanzaron 37% para D. pteronyssinus y 34% para D. farinae; sin embargo, en Taiwán, un país insular subtropical, la prevalencia en población pediátrica alcanzó la cifra astronómica de 80%. Otro aspecto controversial son los datos epidemiológicos sobre la relación entre asma y alergia a ácaros. Un meta-análisis europeo arrojó una alta correlación entre ambos aspectos (r=0.64)  aunque con heterogeneidad significativa  entre diferentes poblaciones. La proporción de asma atribuible a algún alergeno varió entre 4 y 61%, dependiendo de forma importante de la técnica diagnóstica empleada.

Obviamente, el desarrollo de la alergia a ácaros está relacionado con la exposición a los mismos, sin embargo, es una relación compleja. Datos de un estudio en Alemania (con 1314 pacientes) sugieren que un valor 10 µg/g de polvo constituye un umbral, a partir del cual se incrementa la sensibilización. Para valores por debajo de 0.1 µg/g el riesgo de sensibilización sería mucho menor. Sin embargo, para valores superiores a 10 µg/g la relación se aparta de la linealidad tomando forma de campana, el riesgo alcanza un máximo y después decae ante mayor exposición. El mecanismo de protección a altos niveles  de exposición no es aún completamente comprendido. Un estudio sugiere que aquí también puede ser importante la historia de atopia familiar. Así, una exposición superior a 10µg/g se asocia a un decrecimiento del riesgo  de asma alérgica, solamente en niños con antecedentes atópicos familiares, mientras en los que no tienen dichos antecedentes, el riesgo continua incrementándose con la exposición. No obstante, los datos deben tomarse con cautela, ya que los métodos de evaluar la exposición no son realmente precisos. A diferencia de otros alérgenos, como los pólenes, el valor predictivo de los cuestionarios es muy bajo.

La habilidad de formar partículas pequeñas (1.1-4.7um) es un factor importante en la capacidad de inducir sensibilización de los alergenos de ácaros. Estas partículas, ricas en alergenos del Grupo 1 y otras proteasas, penetran y alcanzan las mucosas pulmonares. Mas allá de esta propiedad física, la actividad bioquímica inherente a estas moléculas es capaz de interactuar con receptores del sistema inmune innato (PAR. TLR4) y propiciar la sensibilización alérgica y la respuesta alérgica efectora de fase tardía, característica del asma, que es relativamente independiente de IgE. La perpetuación de estos estímulos al sistema inmunitario es un aspecto crítico en la enfermedad alérgica respiratoria a los ácaros.

Así, se postula el siguiente modelo multifactorial: un desencadenante inicial (viral, ambiental) estimula el sistema innato e induce una inflamación crónica inicial, la cual puede, en dependencia de la predisposición genética del individuo interaccionar con la respuesta hacia alergenos específicos, ante la exposición a los mismos, desarrollando entonces la alergia.

Este modelo de dos golpes (2 “hits”) es aceptado cada vez más como explicación del desarrollo de la alergia y está cada vez más sustentado por datos epidemiológico recientes. El rol de la exposición a ácaros en el desarrollo del asma es apoyado por varios estudios de cohorte, los  cuales apuntan a la existencia de una ventana etárea crítica en los 3 primeros años de vida, en los cuales los niños serían particularmente sensibles a la exposición. Estas investogaciones epidemiológicas sustentan que la sensibilización alérgica en niños menores de 5 años constituye un factor de riesgo significativo para el asma. Por ejemplo, un amplio estudio de cohorte en Manchester, Inglaterra, evidenció que a la edad de 8 años, la sensibilización a ácaros, tanto independientemente como combinada con otros alergenos, incrementó el riesgo de asma en 87%. Otro estudio en pacientes asmáticos evidenció que la fase tardía ocurre más frecuentemente cuando los pacientes se exponen a ácaros que cuando lo hacen a otros alergenos como epitelio de gato o polen, lo cual encaja con la actividad bioquímica específica de los alérgenos de ácaros y su interacción con el sistema inmune innato, propiciando la inflamación Th2.

En conclusión, la presente revisión, refuerza la importancia del diagnóstico temprano de la alergia a ácaros para el manejo y control de la enfermedad alérgica respiratoria y particularmente para el asma.

Por Alexis Labrada, DrC

Comentarios desactivados

feb 14 2011

Inmunidad alérgica

Filed under glosario

Dícese de los mecanismos del sistema inmunitario propios de la respuesta alérgica, en el sentido de su propósito primario, beneficioso para el organismo humano y de los mamíferos, o sea, de protección y no de sus consecuencias patológicas. La inmunidad alérgica proveería defensas contra parásitos intestinales, en vías respiratorias y ectoparásitos de la piel, tales como garrapatas e insectos. Además se cree propicia conductas de defensa ante otros xenobióticos y organismos macroscópicos.

Comentarios desactivados

feb 10 2011

El papel de la inmunidad innata inducida por los ácaros del polvo doméstico en el desarrollo de la alergia

Filed under Revisiones

Jacquet A. The Role of the House Dust Mite-Induced Innate Immunity in Development of Allergic Response. Int Arch Allergy Immunol.

En este artículo el Profesor belga Alain Jacquet abarca, en una revisión que contiene 102 referencia bibliográficas, los más recientes avances en la comprensión de la interacción compleja entre los alergenos de ácaros y el sistema inmunitario. Expone el investigador belga que cada vez se comprende mejor que la inflamación alérgica proviene no solo de una respuesta exacerbada Th2/IgE de la inmunidad adaptativa (es decir antígeno-específica), sino que también existe una fuerte influencia asociada a la activación directa de células del llamado sistema inmunitario innato, tales como células epiteliales de los bronquios, queratinocitos, células dendríticas, mastocitos, basófilos y eosinófilos; tanto por la acción directa de los alérgenos (debido a su actividad biológica intrínseca) como a las llamadas señales de “peligro” presentes también en las fuentes alergénicas naturales. Estas pueden consistir de diferentes contaminantes microbianos como LPS y Beta-glucanos que jugarían el papel de adyuvantes pro-Th2 en las mucosas respiratorias. Estos contaminantes pudieran incluso provenir de microorganismos endosimbiontes, es decir que viven internamente en los ácaros, por ejemplo contribuyendo a su proceso digestivo. En particular el papel adyuvante del LPS inhalado sería dosis-dependiente: a bajas dosis sería pro-Th2, mientras que altas dosis favorecen Th1. Es de destacar que el contenido de LPS en las vacunas de alérgenos actuales (obtenidas de fuentes naturales) suele ser bastante variable y usualmente no se especifica.

Se conoce desde hace algunos años que la función proteolítica de varios alérgenos de ácaros (Der p 1, Der p 3, Der p 6, Der p 9) está involucrada en el desarrollo de la sensibilización alérgica del paciente (o sea, en la fase aferente de la respuesta Th2). Sin embargo, el papel de otros alérgenos no proteolíticos como el Der p 2, desde ese punto de vista no era completamente conocido. Como aspectos novedosos se exponen los más recientes resultados que evidencian elegantemente como el Der p 2, atendiendo a una homología estructural, es capaz de actuar como un homólogo funcional de la proteína humana MD-2, que propicia la unión de LPS al receptor TLR4, lo cual condiciona sus propiedades auto-adyuvantes pro Th2 en las mucosas respiratorias.

En adición a las alergias respiratorias, el artículo relaciona también las evidencias de la acción directa del Der p 1 y de los extractos de ácaros en la activación de queratinocitos y en la secreción de citocinas proinflamatorias, y por lo tanto su papel en la Dermatitis Atópica.

En conclusión, el artículo sugiere profundizar en las investigaciones de las propiedades adyuvantes intrínsecas de los alérgenos de ácaros y su influencia sobre los mecanismos de la inmunidad innata, haciendo uso para ese fin de alérgenos purificados o recombinantes. La caracterización más completa de estas propiedades pudiera abrir las puertas a nuevas oportunidades terapéuticas.

Por Alexis Labrada, DrC

No responses yet