Tag Archive 'Dermatophagoides pteronyssinus'

ago 13 2015

Diferencias entre asmáticos y no asmáticos en el perfil de reconocimiento de la IgE a distintos alergenos de ácaros

Filed under artículos destacados

Resch Y,  Michel S,  Kabesch M, Lupinek C, Valenta R, Vrtala S. Different IgE recognition of mite allergen components in asthmatic and non-asthmatic patients. J Allergy Clin Immunol 2015.

(Acceso libre)

Microarreglo allergen chip Las novedosas herramientas de diagnóstico molecular abren nuevas posibilidades para estudiar la relación entre sensibilización a diferentes componentes alergénicos de los ácaros de  polvo doméstico y el desarrollo del asma. Es ya conocido que diversas funciones biológicas de los alergenos de ácaros guardan estrecha relación con su capacidad sensibilizante y proinflamatoria en las vías aéreas. El presente estudio de un grupo de investigadores de la Universidad Médica de Viena en Austria, constituye un aporte relevante en ese sentido. En el mismo los autores evalúan la respuesta de anticuerpos IgE e IgG hacia un panel de 7 alergenos del ácaro Dermatophagoides pteronyssinus (Der p 1, Der p 2, Der p 5, Der p 7, Der p 10 y Der p 21 y Der p 23) en niños atópicos con asma o sin ella en comparación con un grupo control de niños no atópicos. Se trata de un estudio transversal que emplea la poderosa tecnología de los microarreglos ISAC, también llamados biochips que permite la detección múltiple de IgE hacia diferentes moléculas.

En el estudio los alergenos reconocidos con mayor frecuencia fueron Der p 1, Der p 2 (ambos considerados ampliamente los más importantes) y Der p 23. Este último alergeno, una proteína de 14 Kda, proveniente de la matriz peritrófica intestinal (membrana compuesta de proteínas y quitina) del ácaro, fue  caracterizado en el 2013 por este mismo grupo científico y parece ser tan relevante como Der p 1 y Der p 2. La combinación de Der p 1, Der p 2 y Der p 23 resultó positiva en el 92.4% de los pacientes. Como era esperado, los pacientes asmáticos, como promedio, reconocieron un mayor número de  alergenos y con mayor frecuencia que los atópicos no asmáticos: 70% de los pacientes asmáticos reaccionaron a entre 3 y 6 alergenos, mientras que 74% de los no asmáticos reconocían solo entre 1 y 3. Los niveles de IgE hacia ciertos alergenos (Der p 1, Der p 2, Der p 5 y Der p 23) resultaron también mayores en el grupo de niños asmáticos. Diferencias significativas entre asmáticos y no asmáticos fueron observadas para los alergenos Der p 2, Der p 5 y Der p 7, lo cual sugiere que la sensibilización a los mismos juega un papel importante en la evolución de la enfermedad alérgica respiratoria hacia el asma. De hecho, los tres alergenos son proteínas de unión de ligandos lipídicos y al menos en dos de ellos (Der p 2 y Der p 7) esa función biológica estaría vinculada a la inducción de inflamación en mucosas respiratorias ante la exposición a LPS, según estudios anteriores.

Por otra parte, los anticuerpos IgG tendrían un efecto protector o bloqueador antialérgico. No es aún suficiente el conocimiento existente sobre el grado en que coinciden los espectros de reconocimiento epitópico de la IgE y la IgG, aspecto que pudiera estar relacionado con la existencia de diferentes vías de maduración y cambio de clase hacia IgE. En ese sentido el presente estudio arroja también resultados polémicos. Entre los asmáticos, el número de pacientes con IgG específica hacia los alergenos evaluados fue menor con relación a los atópicos no asmáticos, aunque los niveles fueron comparables entre ambos grupos, lo cual concuerda solo parcialmente con el efecto protector de la IgG. En contraste, los niveles de IgG fueron menores para los no atópicos. Aún más, los alergenos con frecuencias de reconocimiento más altas por la IgG no coinciden precisamente con el perfil de la IgE. Ellos fueron Der p 2, Der p 10 y Der p 23 en los asmáticos; Der p 5 y Der p 10 en los atópicos no asmáticos; Der p 1, Der p 7 y Der p 21 en los no atópicos.  En tanto que las diferencias en cuanto a niveles cuantitativos entre los grupos asmático o no asmático fueron significativas solo para Der p 1 y Der p 10 (Der p 10 es la tropomiosina del ácaro, un conocido panalergeno con reactividad cruzada incluso con alergenos alimentarios como el camarón).

Asimismo, las respuestas IgE e IgG alergeno específicas muestran correlación cuantitativa solo de modo parcial con valores peores en el grupo de los asmáticos. Los autores identifican tres poblaciones diferentes: pacientes solamente con IgG alergeno específica, con IgG e IgE y, por último, solo con IgE. Las proporciones de las tres poblaciones varían en dependencia del alergeno. Así, para Der p 1 se identificó un grupo considerable de niños asmáticos que mostraron IgE en ausencia de IgG, aunque tanto para Der p 1, como para Der p 2 y Der p 23 hubo predominio claro de los individuos con IgG+IgE en el grupo de los asmáticos, mientras que para el resto de los alergenos una parte considerable mostró solamente o predominantemente IgG. En general, el tránsito de atópicos no asmáticos a asmáticos (o sea, el desarrollo de al asma en los individuos alérgicos) pareciera estar relacionado con el desplazamiento de la respuesta desde IgG hacia una repuesta mixta de IgG+IgE. Sin embargo, la presencia de individuos asmáticos con respuesta de IgE en ausencia de IgG (más marcada para Der p 1) entra en contradicción con el modelo secuencial de cambio de clase donde la IgG4 debe preceder a la IgE, lo cual sugiere alguna característica particular de este alergeno (¿función proteasa?) que favorecería una vía diferente y directa de cambo de clase hacia IgE.

Ambos efectos observados en los pacientes asmáticos: un espectro de reconocimiento mas amplio y  mayores niveles de IgE, implican una carga más densa y mas variada de los mastocitos, basófilos, y células presentadoras de antígenos, con IgE específica unida a sus receptores y, por lo tanto, hace más sensibles a los pacientes ante la exposición a fuentes alergénicas, lo cual constituye indudablemente un signo de agravamiento de la enfermedad alérgica.

De modo general, los autores concluyen que los perfiles  IgE e IgG hacia diferentes alergenos de ácaros difieren considerablemente entre los niños atópicos con o sin síntomas de asma. Los niños asmáticos se caracterizan, entonces, por un repertorio IgE más expandido  y niveles incrementados de IgE específica. Desde el punto de vista clínico estos resultados pudieran ser útiles para el diseño de pruebas de diagnóstico específicas para el fenotipo alérgico del asma. Indudablemente, el trabajo aporta para una mejor comprensión del papel de los alergenos de ácaros en la inducción del asma alérgica, aunque se requieran más estudios que profundicen en la complejidad del repertorio de anticuerpos y su posible asociación con diferentes fenotipos asmáticos.

Por: DrC Alexis Labrada

Comentarios desactivados

may 17 2013

Aprueban inicio de ensayo clínico de inmunoterapia en niños con vacunas VALERGEN por vía sublingual

Filed under Noticias

La inmunoterapia alergeno específica por la vía sublingual (es decir gotas debajo de la lengua) ha demostrado ser un tratamiento eficaz para el asma y bien tolerado por el paciente. Las vacunas de alergenos de ácaros VALERGEN, desarrolladas y producidas en BIOCEN han sido evaluadas para el tratamiento del asma por esa vía en estudios llevados a cabo en pacientes adultos. El CECMED ha concedido su autorización para el inicio de un nuevo ensayo clínico de dichas vacunas por vía sublingual en niños. El estudio se llevará a cabo en los Hospitales Pediátricos William Soler, Juan Manuel Márquez y Angel Arturi Aballí, todos en la ciudad de La Habana, en niños asmáticos, entre 5 y 15 años de edad, con síntomas alérgicos a los ácaros Dermatophagoides pteronyssinus y Blomia trpicalis. Particulrmente, los estudios con este último son escasos pues se trata de una especie que es importante solo en los trópicos. El estudio empleará tres esquemas de dosis durante 6 meses en busca de la dosis óptima en cuanto a beneficios para el paciente. Los resultados del estudio serían útiles para la mejor prescripción del tratamiento y en un futuro para el desarrollo de otras formas farmacéuticas de estos productos. Los detalles metodológicos del estudio pueden ser consultados en el Registro Público Cubano de Ensayos Clínicos.

Comentarios desactivados

feb 13 2011

Ácaros del polvo

Filed under Acerca de

En la década de los 60, los biólogos holandeses Voorhost y Spieksma descubrieron que los ácaros del polvo doméstico del género Dermatophagoides (familia Pyroglyphidae), eran la causa principal de la alergia al polvo. Estos artrópodos de dimensiones microscópicas conviven con el hombre, habitando fundamentalmente dentro de colchones y tapices y alimentándose con decamaciones humanas. En la actualidad, un cúmulo de evidencias científicas respaldan el papel dominante de los alergenos de ácaros como agente etiológico del asma alérgica.

Se han descrito varias especies del género Dermatophagoides: D. pteronyssinus, D. farinae, y en Cuba, D. siboney. Las condiciones climáticas del trópico son ideales para la proliferación de los ácaros lo cual contribuye a explicar su gran importancia clínica en nuestro medio. Otros ácaros no piroglífidos, fundamentalmente de las familia Acaridae y Glycyphagidae, conocidos inicialmente como “ácaros de almacén” por habitar en alimentos y granos, son también importantes fuentes alergénicas. Particularmente, la especie Blomia tropicalis, muy abundante en climas cálidos y húmedos, se considera una de las tres de mayor relevancia alergénica a nivel mundial, junto con D. pteronyssinus y D. farinae.

Al conjunto de estas especies presentes en el ambiente casero se le suele denominar ácaros domésticos.

Se han logrado identificar hasta 22 grupos de proteínas alergénicas homólogas de ácaros domésticos. Varios grupos (1, 3, 6 y 9) poseen actividad proteolítica. Dicha actividad biológica estaría asociada a su alergenicidad, en primer lugar, porque incrementa la permeabilidad de las barreras epiteliales y propicia el acceso de los alérgenos a las células presentadoras de antígenos en un contexto alergénico. También se han descrito varias interacciones específicas con receptores del sistema inmunitario innato y adaptativo, en particular entre los alergenos del Grupo 2 y el receptor humano TLR4.

Dermatophagoides pteronyssinus (Trouesart, 1897)

Taxonomía: Acari, Astigmata, Pyroglyphidae Ácaro Dermatophagoides pteronyssinus

Tamaño: 300-350 µm

Hábitat: Se encuentran en grandes cantidades en el polvo de casa. Los sitios más importantes son: la cama (cubierta del colchón, almohadas y ropa de cama), los dormitorios, alfombras, pisos y muebles tapizados.

Distribución geográfica: En todo el mundo.

Epidemiología: La inhalación o el contacto directo con el alérgeno, induce sensibilización alérgica (asma y dermatitis por contacto). La exposición a alérgenos de ácaros del género Dermatophagoides está fuertemente asociada a la aparición y desarrollo del asma. Los alérgenos más importantes son Der p 1 (una glicoproteína de 25 kDa, contenida en las partículas fecales del ácaro) y Der p 2 (15 kDa, proteína de unión de lípidos, la cual se encuentra en el cuerpo del ácaro, aparentemente con una función defensiva antibacteriana).

Dermatophagoides farinae:

Taxonomía: Acari, Astigmata, Pyroglyphidae

Tamaño: 300-400 µm

Hábitat: Se encuentran en grandes cantidades en el polvo de casa. Los sitios más importantes son: la cama (cubierta del colchón, almohadas y ropa de cama), los dormitorios, alfombras, pisos y muebles tapizados.

Distribución geográfica: En todo el mundo, pero fundamentalmente en Norteamérica y el norte de Europa. Prefiere climas templados secos.

Epidemiología: La sensibilización alérgica se produce por inhalación de los alergenos contenidos en las partículas fecales (Der f 1) o en restos o exhuvias del cuerpo del ácaro. Los alérgenos más importantes son Der f 1 y Der f 2, análogos a Der p 1 y Der p 2, con alto grado de homología de secuencia y alta reactividad cruzada.

Dermatophagoides siboney

(Cuervo, 1982)

Ácaro Dermatophagoides siboneyTaxonomía: Acari, Astigmata, Pyroglyphidae. Desde el punto de vista taxonómico es bastante cercano a D. farinae. Parece ser una variante evolutiva de éste adaptado a climas húmedos y cálidos.

Tamaño:  250-300 µm.

Hábitat:  Se encuentran en el polvo de casa. Los sitios más importantes son: la cama (cubierta del colchón, almohadas y ropa de cama), los dormitorios y muebles tapizados.

Distribución geográfica: Cuba, Puerto Rico y presumiblemente en otras islas de las Antillas Mayores y costa del Caribe. S ha reportado también en Argelia. Propio de climas cálidos húmedos.

Epidemiología: La sensibilización alérgica se produce por inhalación de los alergenos contenidos en la partículas fecales (Der s 1) o en restos o exhuvias del cuerpo del ácaro. Al menos 5 alergenos han sido caracterizados, de ellos los más importantes son Der s 1 y Der s 2, análogos a Der p 1, Der f 1 y Der p 2, Der s 2, con alto grado de reactividad cruzada con los mismos.

Blomia tropicalis

(Bronswijk, Cock y Oshima, 1973)ácaro Blomia tropicalis

Taxonomía: Acari, Astigmata, Glyciphagoidea, Echimyopodidae.

Tamaño: 300-450µm

Hábitat: Polvo de casa y productos almacenados. Es posible encontrarlos en las camas y muebles tapizados.

Distribución geográfica: áreas tropicales y subtropicales con clima húmedos y cálidos, usualmente  en zonas cercanas a las costas.

Epidemiología: La sensibilización alérgica se produce por inhalación de los alérgenos. La sensibilización a Blomia tropicales está asociada al asma bronquial en los países tropicales donde abunda dicho ácaro. Se han caracterizado varios alérgenos, en su mayoría homólogos a Dermatophagoides, aunque algunos son únicos (por Ej. Blo t 12). La reactividad cruzada con ese género es muy limitada. A diferencia de los Dermatophagoides los alérgenos del Grupo 1 y 2 no juegan un papel dominante en la reactividad IgE hacia B. tropicalis. De ellos, sólo el primero ha demostrado una importancia moderada, aunque su contenido en los extractos alergénicos es muy bajo. El alérgeno mayor es Blo t 5 (15 kDa, también una proteína de unión de lípidos) , que es reconocido por el 60-75% de los pacientes alérgicos a B. tropicalis.

Tyrophagus putrescentiae

(Schrank, 1781)

Taxonomía: Acari, Astigmata, Acaridae

Tamaño: 300-400 µm

Hábitat: Productos almacenados, especialmente alimentos, con alto contenido de grasa y proteína. Puede ser encontrado en las casas, particularmente en las cocinas y cuartos de almacenamiento.

Distribución geográfica: En todo el mundo.

Epidemiología: Pueden causar asma bronquial y rinoconjuntivitis en las personas que trabajan en ambientes rurales o están expuestos a alimentos contaminados. El alergeno principal Tyr p 2 ha sido caracterizado.

Lepidogliphus destructor

(Schrank, 1781)

Taxonomía: Acari, Astigmata, Acaridae

Tamaño: 400-600 µm

Hábitat: Fundamentalmente en productos almacenados, ocasionalmente en el polvo de casa también.

Distribución geográfica: En todo el mundo.

Epidemiología: Producen alergenos potentes capaces de inducir sensibilización alérgica y manifestaciones clínicas como asma y rinoconjuntivitis. El alergeno principal Lep d 2 ha sido caracterizado

No responses yet